Celulitis: consejos dietéticos y plantas medicinales0

La celulitis, como explicamos en un artículo anterior, es una afectación cosmética que se produce por un debilitamiento de las estructuras del tejido conjuntivo situadas inmediatamente por debajo de la superficie de la piel. Ésta adquiere un aspecto acolchado y al palparla aumenta su volumen y su sensibilidad, y se aprecian nódulos cutáneos, lo que se describe como piel de naranja.

Los tratamientos anticelulitis se basan en disminuir la carga sobre el tejido conjuntivo reduciendo el tamaño de las células grasas mediante la dieta y el ejercicio.

Consejos generales para tratar la celulitis

  • Evita el uso de ropa ajustada que impida una correcta circulación sanguínea y linfática, así como el calzado con mucho tacón.
  • Practica ejercicio al aire libre de manera regular: bicicleta, jogging o natación.
  • En caso de obesidad, disminuye el peso, evitando adelgazamientos bruscos.

Consejos dietéticos para la celulitis

  • Hidrata el cuerpo bebiendo suficiente agua (mejor en forma de infusiones o caldos vegetales, que tienen un eficaz efecto drenante).
  • Evita el consumo de sustancias tóxicas (alcohol, café, tabaco y aditivos).
  • Para facilitar la eliminación de sustancias tóxicas, sigue una dieta sana, rica en frutas (son aconsejables las fresas, el kiwi, la piña y el pomelo) y  hortalizas y verduras frescas (son recomendables el hinojo, el apio y la zanahoria).
  • Da preferencia a las proteínas de origen vegetal (legumbres y cereales integrales, frutos secos, etc.) y evita carnes rojas, embutidos y quesos secos. También tendrás que moderar los lácteos descremados, pescados y carnes blancas.
  • Evita los productos de pastelería y bollería, el chocolate, los fritos, los guisados, las conservas y la comida precocinada.
  • Son buenos complementos alimenticios la garcinia, el té verde, la neopuntia y la L-carnitina.
Celulitis: frutas como las fresas, el kiwi, la piña y el pomelo ayudan a eliminar toxinas.
Celulitis: frutas como las fresas, el kiwi, la piña y el pomelo ayudan a eliminar toxinas.

Plantas medicinales

  • Aquéllas que mejoran la circulación sanguínea: ginkgo (Ginkgo biloba), arándano (Vaccinum myrtillus), grosellero negro (Ribes nigrum).
  • Las que facilitan la eliminación de líquidos: cola de caballo (Equisetum arvense), diente de león (Taraxacum officinale).
  • Las plantas medicinales para depurar el organismo: alcachofera (Cynara scolymus), cardo mariano (Sylybum marianum), centella asiática (Gotu kola), castaño de Indias (Aesculus hippocastanum) y fucus (Fucus vesiculosus).

Enlaces relacionados

Celulitis: cómo eliminarla con remedios naturales

Foto: www.frutasiru.com

Insomnio: remedios naturales para combatirlo2

El insomnio es uno de los trastornos que más afecta a nuestra sociedad. Se estima que el 30% de la población lo padece, especialmente los ancianos, las mujeres y personas con enfermedades psiquiátricas. El insomnio puede manifestarse de diferentes maneras: la dificultad para conciliar el sueño, la dificultad para mantenerlo, un despertar precoz y la sensación de un sueño poco reparador.

Es fundamental conocer las causas del insomnio para poder tomar medidas. Las causas pueden ser de diferente índole, pero habría que destacar la ansiedad, la angustia, el miedo, la tristeza y las molestias físicas; la toma de sustancias estimulantes; o circunstancias ambientales (ruido, temperatura inadecuada, cama incómoda, etc.). La multitud de posibles causas hace que cada persona deba ser diagnosticada y tratada de manera individual, acorde con sus circunstancias.

Fitoterapia para el insomnio

Disponemos de una gran variedad de plantas medicinales con acción relajante y sedante. Una tisana a base de pasiflora (Passiflora incarnata), amapola (Papaver rhoeas), espino blanco (Crataegus oxycantha), tila (Tilia platyphyllos) y lúpulo (Humulus lupulus) después de cenar nos ayudará a tener un sueño continuo y reparador.

Aromaterapia para el insomnio

En el campo de la aromaterapia, la esencia de lavanda (Lavandula angustifolia), azahar (Citrus auriantum), albahaca ( o manzanilla (Matricaria chamomilla) proporcionarán una atmósfera inductora al sueño.

Sustancias como la melatonina, principalmente administrada en desfases horarios o jet-lag, o el triptófano, como precursor de la serotonina con acción tranquilizadora, pueden ser otros remedios naturales para combatir el insomnio.

Combatir el insomnio
El insomnio afecta más a las mujeres que a los hombres

12 consejos para dormir mejor

1. Haz ejercicio regularmente.

2. Lleva una dieta equilibrada y haz cenas ligeras.

3. Elimina sustancias estimulantes como el café, el té negro o el chocolate.

4. Evita el alcohol y el tabaco.

5. Toma vitaminas (Grupo B) y minerales (calcio, magnesio…)

6. Controla la medicación.

7. Suprime la siesta.

8. Espera hasta tener sueño de verdad.

9. Establece un horario regular y respétalo también en fin de semana.

10. Olvídate de las preocupaciones.

11. Practica rituales placenteros como un baño, yoga o música relajante.

12. Crea una atmósfera agradable y tranquila que conduzca al sueño.

Retención de líquidos: cómo tratarla de manera natural0

La retención de líquidos es un problema que afecta más a las mujeres que a los hombres y puede tener diferentes orígenes: una alteración hormonal (más habitual en mujeres), un problema circulatorio (a menudo ocasionado por una vida sedentaria) o por una situación de estrés. Si la retención de líquidos es importante, afectando a los ojos o a los tobillos, hay que acudir al médico para que descarte cualquier problema renal o cardíaco.

Plantas medicinales para retenciones de líquidos leves:

  • Cola de caballo (Equisetum arvense). Es diurética y aporta silicio, un oligoelemento necesario para el tejido estructural (uñas, piel, cabello, articulaciones, etc.)
  • Grama (Agropyrum repens). Con la raíz de esta planta se prepara una infusión de efecto diurético, suave y refrescante, muy adecuada para los calurosos días de verano.
  • Diente de león (Taraxacum officinalis). Se utiliza la raíz pero sobre todo las hojas. Es conocida por su acción diurética y depurativa del hígado.
  • Abedul (Betula pendula). Los hojas de este árbol son quizás el mejor diurético del reino vegetal por su riqueza en sales potásicas y flavonoides.
Retención de líquidos
La retención de líquidos se puede tratar con plantas medicinales y tisanas diuréticas.

Tisanas diuréticas:

Para preparar una tisana diurética para la retención de líquidos, mezclaremos a partes iguales cada una de estas plantas. De la mezcla tomaremos una cuchara sopera por cada 250 ml de agua. Deberemos hervirla durante un minuto, dejarla reposar y tomar tres tazas al día.

Otro remedio natural para la retención de líquidos es la semilla de Avena (Avena sativa). Para preparar agua de avena debemos hervir, en un litro de agua, dos cucharadas soperas de semilla de Avena durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo, lo dejaremos reposar 10 minutos y lo colaremos. Tomaremos la tisana a lo largo del día.

Foto: www.blognutricion.com

Botiquín de vacaciones: qué remedios naturales debes llevar4

Un buen botiquín de vacaciones es parte indispensable del equipaje que preparas para salir de viaje. Te proponemos algunos remedios naturales que debes llevar en época de verano para proteger a toda la familia.

Para los insectos:

  • Hay diferentes aceites esenciales naturales para repeler insectos, como el de citronela, geranio o árbol de té.
  • Los preparados a base de caléndula o própolis calman el picor y facilitan la recuperación de la piel tras una picadura.
  • Si vas a algún país exótico o a alguna zona con muchos mosquitos puedes complementar tu repelente con la ingesta de vitamina B. En caso de países con riesgo de malaria, debes consultar con un centro de vacunación para ir bien preparado.

Para el sol:

  • Recuerda que los protectores solares disponen de filtros que reducen la cantidad de rayos solares que penetran en la piel, evitando así las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel. Deben aplicarse media hora antes de la exposición y extenderse de manera uniforme por todo el cuerpo. En el caso de los niños, el factor mínimo de protección debe ser 30. Aconsejamos las cremas solares respetuosas con el medio ambiente, con una composición biodegradable.
  • No olvides el bálsamo corporal para después de tomar el sol. Para rehidratar la piel, podemos utilizar aceites y extractos de efecto reparador como la rosa mosqueta, el aloe vera o la caléndula.

Para los viajes:

  • El jengibre ayuda a evitar mareos.
  • Si viajas con mascotas, walnut es la flor de Bach más indicada para evitar que los perros se mareen.

Para las heridas:

  • El ungüento de própolis es el más indicado para cicatrizarlas. No debe faltar al lado de las tiritas.

Para el ejercicio:

  • Si vas a realizar deporte o largas excursiones a pie, el alcohol vitaminado reduce el riesgo de contracturas y facilita la recuperación del tono muscular después del ejercicio.  Si sufres de mala circulación, la crema círculo te ayudará a recuperarte después de una larga caminata.

Para tu barriga:

  • Dependiendo de donde vayas puede que un cambio de alimentación te haga sufrir las típicas e indeseables gastroenteritis. Para ello, es prudente llevarte un frasco de probióticos para mantener tu flora intestinal en buenas condiciones.
Vacaciones en familia
Vacaciones en familia

Además del botiquín de vacaciones, hay que tener en cuenta otras cuestiones para la seguridad familiar y, de manera particular, para los niños:

  • Protégeles del sol con una gorra o un sombrero con visera.
  • Asegúrate de que toman suficiente agua para restablecer el equilibrio hídrico. También les ayudará la fruta, los zumos, los helados y las bebidas refrescantes.
  • Después de las comidas, deben esperar un tiempo prudencial antes de bañarse.
  • Planifica el itinerario del viaje con paradas frecuentes. Coloca una pulsera o un sistema de identificación a los niños. Utiliza correctamente todos los dispositivos de seguridad del automóvil.
  • Asegúrate de llevar contigo la tarjeta sanitaria.

Foto: www.hola.com

¿Las plantas curan?0

¿Las plantas curan? La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos contesta a esta pregunta con la definición de planta medicinal: ” Vegetales que contienen principios activos secundarios capaces de prevenir, paliar o curar una enfermedad”. Pero es la historia del ser humano la que nos acerca al uso de las plantas con fines medicinales desde tiempos inmemoriales. Las plantas fueron ampliamente utilizadas en los albores de la mayoría de las culturas y muchas veces su efecto medicinal reforzaba la virtud de la magia del hechicero.

Hoy el científico, el investigador, el hombre de ciencia tiene medios para adentrarse en la compleja estructura orgánica de las plantas, sabe su composición, ha podido aislar los principios activos, ha podido valorarlos farmacológicamente, sabe de sus efectos secundarios y ha podido constatar las propiedades que a lo largo de la historia se les suponían.

A través de la observación, de la teoría de los signos y de la intuición, el hombre primitivo fue clasificando las plantas por sus propiedades (la pulmonaria la utilizaba para los bronquios ya que la forma de sus hojas es parecida al lóbulo del pulmón, al fruto del nogal. A las nueces se les suponían propiedades para el cerebro, ya que su forma nos recuerda la estructura de este órgano, y como éstos podríamos poner múltiples ejemplos). Cuando la ciencia ha estudiado estas plantas medicinales, casi siempre ha comprobado que aquella intuición de nuestros antepasados se ve confirmada por la evidencia científica (la pulmonaria es rica en alantoína y mucílagos, mientras que las nueces aportan gran cantidad de ácidos grasos, especialmente linoleico y linolénico).

Plantas Medicinales: Manzanilla

Pero yo quiero contestar a esta pregunta desde la experiencia de muchos años de observación, estudio y trabajo. Las plantas medicinales previenen, palían o curan, si se cumplen tres condiciones:

Utilizar la planta adecuada. Cuanta más información tenemos de las propiedades de una planta medicinal y más experiencia en su utilización, más satisfactorios serán los resultados. Muchas veces tenemos la tentación de buscar por internet las propiedades de la flora de otros continentes cuando en nuestra flora disponemos de plantas tan efectivas y sobre todo con mucho mejor conocimiento de las mismas a través de su utilización durante muchísimos años. Yo siempre antepongo las flores de nuestro entorno tanto por el conocimiento que tenemos de ellas como por su seguridad.

• Emplearla de forma adecuada. En la mayoría de los casos que una planta no ha resultado efectiva es por un mal uso. Desde su recolección, pasando por el secado, la conservación o la preparación se pueden ir acumulando errores que irán en detrimento de su efectividad. Desde este blog, iré explicando los secretos de las plantas, aquello que normalmente no está escrito en los libros, para aprovechar todo el potencial de propiedades medicinales de las plantas. Las épocas de recolección dependiendo de la parte de la planta que queremos utilizar, los procesos de secado, la conservación y muy especialmente las formas de utilización. Todo ello lo iremos explicando en este blog.

Paciencia. Las plantas medicinales necesitan tiempo y constancia. Estos son los dos grandes condicionantes de la fitoterapia: “poco, a menudo y calentito”. Esta es la receta de la abuela y es bien sabido que las abuelas siempre tienen razón.

L. Teixé