Menopausia y plantas medicinales0

La menopausia, como final de la etapa reproductiva de la mujer, conlleva una serie de síntomas. No necesariamente se presentan todos ellos y tampoco tienen por qué darse al mismo tiempo. Todo dependerá de la constitución y los hábitos de cada mujer.

Síntomas de la menopausia

  • Sofocos y sudores
  • Nerviosismo, irritabilidad, trastornos del sueño, humor depresivo, ansiedad y dificultad de concentración.
  • Sequedad vaginal y sequedad de piel y mucosas.
  • Debilitamiento de cabellos y uñas.
  • Aumento de peso.
  • Osteoporosis o disminución de la masa ósea, con el consiguiente riesgo de fracturas.
  • Colesterol, hipertensión arterial y trastornos circulatorios.

Tradicionalmente la medicina convencional proponía la terapia hormonal sustitutiva (THS) para paliar el déficit hormonal. Dados los efectos secundarios de este tratamiento, cada vez hay más médicos que apuestan por la plantas medicinales como una alternativa a la farmacología clásica para remediar los trastornos derivados de la menopausia.

Menopausia y plantas medicinales

Fitoterapia para la menopausia

  • Isoflavonas de soja. Ayuda a paliar el déficit de estrógenos durante la menopausia, dado su alto contenido en fitoestrógenos como la daizeína y la genisteína.
  • Trébol rojo (Trifolim pratense). Utilizada tradicionalmente como espasmolítico, expectorante, sedante y antiinflamotorio, tiene propiedades similares a la soja.
  • Dong quai (Angelica sinensis). Se utiliza para los dolores menstruales, la menopausia y la falta de regla. Es una de las hierbas chinas más prescritas.
  • Ñame (Dioscorea villosa). Además de su aplicación en trastornos gastrointestinales, se usa para los dolores menstruales y de postparto.
  • Vitex o árbol casto (Vitex AgnusCastus). Actúa sobre la glándula hipofisaria en la regulación hormonal y es indicada para irregularidades del ciclo menstrual, síndrome de tensión premenstrual y otros síntomas relacionados. Antiguamente se utilizaba esta planta para ayudar a mantener el celibato en los monasterios.
  • Aceite de lino. Contiene omega 3 y omega 6, que posee una acción reguladora hormonal. Reduce los sofocos y previene el cáncer de mama.
  • Agripalma (Leonurus cardiaca). Actúa como sedante del corazón, calmando las palpitaciones.
  • Lúpulo (Humulus lupulus). Tiene un efecto estrogénico, debido a unas sustancias llamadas prenilflavonoides. Tiene un efecto beneficioso en casos de ansiedad e insomnio.
  • Hipérico (Hypericum perforatum).  Además de sus propiedades antidepresivas y antiinflamatorias, un estudio ha demostrado que mejora los síntomas menopáusicos y del bienestar general en pacientes que recibieron 900 mg de hipérico durante tres meses.
  • Valeriana (Valeriana afficinalis). Es útil para estados de inquietud, nerviosismo y alteraciones del sueño. 

Foto: www.lamujerperfecta.net

La soja y sus beneficios0

La soja es una legumbre presente en la mayoría de las recetas de la cocina oriental. Aunque forma parte de la cocina asiática desde hace milenios, ha sido durante los últimos años cuando diferentes estudios han demostrado los beneficios de la soja si se consume de manera habitual. Entre sus bondades, está el hecho de no contener lactosa, el no aportar colesterol a la dieta y la capacidad como proteína vegetal de poder suplir la carne animal. Hoy en día la soja es la legumbre más consumida del mundo y sus derivados están cada vez más presentes en nuestros hogares. Presentamos diferentes formas de consumirla.

  • Soja verde Mungo. Es la variedad más conocida y una importante fuente de proteína vegetal. Es de fácil cocción (recomendamos un remojo de 12 horas). Como todas las legumbres, su piel contiene fitina, un componente que dificulta la digestión e incluso la absorción de ciertos minerales como el calcio. Para evitarlo, después de las 12 horas de remojo, debemos hervir la soja junto con un trozo de alga Kombu, cuyo ácido algínico favorecerá la descomposición de la fitina y la digestión de la legumbre. De las diferentes sojas verdes, la variedad Mungo es la visualmente más blanca y apetitosa.
  • Soja blanca. Se utiliza para hacer la bebida de soja. Para ello, se deja remojar con agua a lo largo de toda la noche. Al día siguiente se hierve durante 15 minutos con un trozo de alga Kombu y después se cuela. Acto seguido se tritura junto con cuatro veces su volumen de agua y ya está lista para colar y tomar, endulzándola con miel o sirope de agave.
  • Soja roja o Azuki. Es similar a una judía y su forma recuerda a un riñón. Por analogía, la medicina tradicional china ha empleado la soja roja para personas con problemas renales. Se debe remojar durante 12 horas y hervir durante 30 minutos y se puede consumir como caldo. 
  • Lecitina de soja. Es un aceite que contiene la soja. Una vez procesado, se presenta en pequeñas bolitas de color blanco o en perlas del mismo aceite. Su consumo habitual debe ser de 2 gramos (aproximadamente 2 perlas) o una cucharada sopera al día de lecitina granulada tomada directamente o mezclada con cualquier líquido. La lecitina de soja es favorable para el buen control del colesterol.
Campo de cultivo de soja
La soja es, hoy en día, la legumbre más consumida en el mundo.
  • Miso. Es un fermentado natural de las legumbres de soja, que aporta una base de proteína a nuestra alimentación. Existen diferentes variedades: miso de cebada (llamado mugi miso o barley miso); miso de arroz (aka miso, de sabor salado y fuerte, y shiro miso, de sabor más suave); miso de arroz integral (genmai miso); miso de soja puro (hatcho miso); o miso de garbanzos (yellow miso). Se presenta en una pasta que debemos conservar en frío, o bien en sobres de miso en polvo, que se disuelven rápidamente en agua caliente, convirtiéndose en un consomé ideal para las noches de otoño.
  • Tamari. Es una salsa de soja que acompaña diferentes platos de la cocina oriental. Se obtiene de la soja fermentada en agua y sal. Se utiliza como condimento del tofu o del tempeh y también está indicado para guisos.
  • Shoyu. Similar al tamari, pero de sabor más suave. Se obtiene a partir de la soja y trigo tostado y, por lo tanto, contiene gluten. Se recomienda para condimentar sin cocinar.
  • Tofu. Es la leche de soja cuajada con cloruro de magnesio en escamas (llamado popularmente Nigari). Es exquisito ligeramente salteado en la sartén y aderezado con tamari o acompañando ensaladas como si fuera queso fresco.
  • Tempeh. Se obtiene por la fermentación de la soja, en este caso por la acción de un hongo del género Rhizopus. Destaca por su valor nutricional, con proteínas de alta calidad, vitaminas del grupo B y fibra. El tempeh tiene un aspecto de conglomerado blanquecino donde se distinguen aún los trozos de soja. Por su consistencia, se puede cortar y hacer filetes. El tempeh es originario de Indonesia, donde se le atribuyen propiedades terapéuticas para tratar enfermedades intestinales. 

Foto: www.hola.com

Vitamina D, fuente de salud0

La vitamina D es un micronutriente esencial que el organismo no puede sintetizar y por tanto debe obtenerse a través de la exposición solar o mediante la alimentación. Se calcula que entre el 40 y el 75% de la población mundial tiene deficiencias de vitamina D. Las causas que explican esta deficiencia son diversas: el miedo al cáncer de piel hace que muchas personas apenas se expongan al sol o que abusen de los protectores solares; cada vez pasamos más tiempo en el interior de los edificios (trabajando en una oficina, estando en casa, etc.); y también hay enfermedades que dificultan la absorción de la vitamina D (hepatopatías, enfermedad de Chron, colitis ulcerosa y enfermedad celíaca, por citar algunas).

Obtención de vitamina D por la exposición solar

La exposición de la piel a la luz solar es la manera más eficaz de garantizar que la persona obtiene la cantidad suficiente de vitamina D, pues la molécula dura el doble de tiempo en el organismo que si se obtiene a través de la alimentación. La luz UVB, al entrar en contacto con las capas de la piel, degrada la molécula 7-dehidrocolesterol que se encuentra en las células de la piel y la convierte en pre-vitamina D3. Después se trasforma en D3 (colecalciferol), que es la forma de vitamina D presente en la mayoría de complementos alimenticios. La forma activa y necesaria para un buen funcionamiento del organismo es la 1,25-dihidroxivitamina D, que se transformará en los riñones cuando el cuerpo lo requiera.

El mejor momento para la exposición solar y la obtención de mayor cantidad de vitamina D es al mediodía, entre las 11 y las 15 horas, en los meses de primavera y verano. Es cuando hay más rayos UVB (hay que recordar que los rayos UVA no aportan beneficios ni vitamina D al organismo). Es recomendable salir al exterior al mediodía bajo el sol, primero sin ponerse el protector solar, para aplicarlo después, cuando la persona ya ha estado expuesta al sol durante un tiempo.

Vitamina D y exposición solar
La vitamina D se obtiene, sobre todo, por la exposición solar.

La vitamina D en la alimentación

Son alimentos ricos en vitamina D los champiñones desecados al sol (es la única fuente vegetal), los huevos, el pescado azul (arenques, salmón y sardinas) y los alimentos enriquecidos. Además, hay dos tipos de complementos alimenticios de vitamina D: la D2 (ergocalciferol) y la D3 (colecalciferol), ésta última considerada la más eficaz.

Acción preventiva

Una buena aportación de vitamina D nos puede prevenir de:

  • Resfriados y gripe, puesto que la vitamina D refuerza el sistema inmunológico.
  • Riesgo de sufrir esclerosis múltiple.
  • Obesidad.
  • Estados de ánimo bajos y depresiones.
  • Artritis, dolores e inflamaciones.
  • Debilidad muscular, fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.
  • Hipertensión y trastornos cardiovasculares.
  • Diabetes.
  • Infertilidad, tanto en el hombre como en la mujer.
  • Problemas durante el embarazo y durante los primeros años de vida del hijo, dado que la vitamina D disminuye el riesgo de preclampsia.
  • Problemas cutáneos (psoriasis y acné).
  • Y osteoporosis, ya que la vitamina D facilita la absorción del calcio y del magnesio y mejora la salud ósea.

Foto: http://www.muchabelleza.com

7 bebidas refrescantes y saludables para el verano0

Ya sabes lo importante que es hidratarnos para que nuestro organismo funcione correctamente, y más en verano. Para ello es necesario consumir unos 2 litros de agua diarios, consumo que se verá incrementado en la época estival. Pero también podemos preparar otro tipo de bebidas saludables que nos aporten beneficios extra para nuestro bienestar. ¡Te proponemos 7 bebidas refrescantes y saludables para soportar mejor el calor!

Batido antioxidante

Los zumos de frutas y verduras, especialmente aquellas ricas en betacaroteno y vitaminas A, B, C y E, nos aportan un efecto antioxidante, importante para prevenir muchas enfermedades.

Ingredientes: 2 tomates maduros, 1 pepino pequeño, 2 tallos de apio, 4 vasos de zumo de tomate, 1 vaso de zumo de zanahoria y 1 cucharada de zumo de limón.

Preparación: pelar y trocear todas las verduras, poner todos los ingredientes en un bol y batirlos hasta obtener una mezcla suave y homogénea. Se puede dar un toque picante añadiendo una pizca de jengibre.

Batido antioxidante para el verano
Batido antioxidante para el verano

Bebida depurativa

Favorece la eliminación de líquidos y toxinas.

Ingredientes: diente de león, cola de caballo, abedul y zarzaparrilla.

Preparación: poner una cucharada sopera de la mezcla en un vaso de agua y hervirla durante dos minutos. Dejar reposar 10 minutos y tomar dos vasos al día antes de las comidas.

Bebida remineralizante

Reconstituyente, tonificante y rica en minerales.

Ingredientes: avena, cola de caballo y ortiga verde.

Preparación: poner una cuchara sopera de cada planta en un litro de agua y hervirla durante 15 minutos. Colar y tomar la tisana durante el día.

Bebida energética

Favorece la concentración y el rendimiento físico.

Ingredientes: romero, nuez de kola, canela, menta, guaraná y regaliz.

Preparación: necesitamos una cuchara de postre de la mezcla por cada vaso de agua. Habrá que hervirla durante 2 minutos, dejarla reposar 10 minutos y tomarla por la mañana o cuando necesitemos un aporte de energía.

Bebida digestiva

Mejora la digestión y elimina la formación de gases.

Ingredientes: a partes iguales, anís verde, anís estrellado, hinojo, melisa, comino, coriandro y regaliz.

Preparación: necesitamos una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua. Habrá que hervirla durante 1 minuto y dejar reposar 5 minutos. La infusión se puede servir caliente o fría.

Bebida circulatoria

Favorece la circulación y elimina la sensación de pesadez y hormigueo en las extremidades.

Ingredientes: hamamelis, ruscus, castaño de indias, salvia y anís estrellado.

Preparación: necesitamos una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua. Habrá que hervirla durante 2 minutos, dejarla reposar 10 minutos y tomar 2 vasos al día.

Tisana caprichosa

Una deliciosa infusión exótica.

Ingredientes: ibiscus, jengibre, canela y malva.

Preparación: necesitamos 1 cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua. Habrá que hervirla 2 minutos y tomar en frío al gusto.

Foto: ¿Qué me pongo a comer mañana?