Antioxidantes para vencer los radicales libres3

Este artículo está dedicado a los antioxidantes, aquellas sustancias que normalmente obtenemos a través de la dieta y que actúan como mecanismo de defensa para prevenir o retardar la oxidación de las moléculas del organismo. Pero vayamos por pasos. Antes de hablar de los sistemas antioxidantes, explicaremos el proceso de liberación de los radicales libres y qué es el daño oxidativo.

Los humanos necesitamos el oxígeno para poder generar la energía que nos permite realizar las funciones vitales. El proceso de obtención de oxígeno también implica la liberación de radicales libres. Los radicales libres son unas moléculas con exceso de electrones, hecho que las hace inestables y altamente reactivas. Para estabilizarse roban electrones de otras moléculas, las cuales quedan alteradas y a su vez continúan el proceso dañino en una reacción en cadena. Hay circunstancias que pueden hacer aumentar la producción de radicales libres, como la contaminación ambiental, el tabaquismo, las dietas ricas en grasa o la exposición excesiva a las radiaciones solares.

En condiciones normales de salud existe un equilibrio entre la generación de radicales libres y su neutralización por los sistemas de defensa antioxidantes. Cuando el equilibrio se altera, el exceso de radicales libres produce el daño oxidativo, es decir, hay una alteración en el funcionamiento y en la estructura de las células hasta el punto de poderse generar enfermedades degenerativas (cáncer, artrosis, patologías respiratorias, enfermedades cardiovasculares y afecciones oculares).

El daño oxidativo (también llamado estrés oxidativo) puede producir alteraciones en la mayoría de las moléculas del organismo:

  • En los lípidos, especialmente en los ácidos grasos poliinsaturados y el colesterol.
  • En las proteínas: los aminoácidos más sensibles son el triptófano, la tirosina, la fenilalanina, la histidina, la metionina y la cistina.
  • En los ácidos nucleicos (ADN y ARN), cuya alteración produce errores en la división celular capaces de generar fenómenos cancerígenos.
Los antioxidantes previenen y retardan la oxidación de las moléculas del organismo.
Los antioxidantes previenen y retardan la oxidación de las moléculas del organismo.

Acción de los antioxidantes

Los antioxidantes son mecanismos de protección frente a los radicales libres. Entre los beneficios de los antioxidantes, podemos destacar las siguientes acciones:

  • Frenan los procesos degenerativos óseos y articulares, del páncreas (prevención de la diabetes tipo II), de la retina y de las células (Alzheimer y Parkinson).
  • Retardan el envejecimiento celular, por ejemplo, en la piel. Retrasan la aparición de arrugas y manchas cutáneas.
  • Regulan el sistema inmunitario y combaten procesos alérgicos.
  • Mejoran la circulación cerebral.
  • Protegen las arterias frente a la formación de placas.
  • Combaten la fatiga y el estrés.
  • Tienen un efecto anticancerígeno.

El organismo cuenta con mecanismos de defensa frente a la potencial oxidación causada por los radicales libres: sistemas formados por enzimas antioxidantes y sistemas antioxidantes no enzimáticos. Ambos neutralizan o enlentecen la cadena de daños oxidativos. Estos sistemas antioxidantes actúan de manera coordinada y conjunta, de tal manera que donde no llegan los unos son más eficientes los otros.

Sistemas formados por enzimas antioxidantes

  • El superóxido dismutasa (SOD) es específico para neutralizar el anión superóxido (O2) a peróxido de hidrógeno (H2O2). Para su función requieren la presencia de cobre, zinc y manganeso.
  • La catalasa convierte el peróxido de hidrógeno (H2O2) en oxígeno y agua. También neutraliza radicales libres fruto del metabolismo lipídico.
  • Las enzimas de la familia glutatión peroxidasa, que neutraliza peróxido de hidrógeno (H2O2) y peróxidos lipídicos. Presenta gran actividad en el hígado y más moderada en el pulmón, el cerebro y el corazón. Requiere selenio.

Por lo tanto, los minerales como el selenio, el zinc, el manganeso y el cobre así como el aminoácido L-cisteína no actúan directamente como antioxidantes pero son imprescindibles para el correcto funcionamiento de las enzimas antioxidantes.

Sistemas antioxidantes no enzimáticos

Reaccionan con los radicales libres evitando el daño en las moléculas más importantes del organismo.

  • Vitamina C: por ser hidrosoluble, actúa como antioxidante en medio acuoso. Fuentes de vitamina C: escaramujo, cítricos (pomelo, naranja, lima, limón), kiwi, fresas, papaya, tomate y perejil.
  • Vitamina E: agrupa un conjunto de compuestos fenólicos como el α-tocoferol. Protegen de la oxidación lipídica de la membrana celular y de las lipoproteínas que transportan colesterol y triglicéridos. Fuentes de vitamina E: aceite de germen de trigo, de soja, de algodón y de maíz.
  • Coenzima Q10 o ubiquinona: protege contra la oxidación de los compuestos que forman parte de la membrana celular, sobre todo en el corazón y el hígado.
  • Vitamina A: protege las moléculas lipídicas. Fuente: aceite de hígado de bacalao.
  • Ácido α-lipoico: componente de azufre que recicla las vitaminas E y C y protege los ß-carotenos. Fuente: patata.
    • Bioflavonoides: los más abundantes en el plasma humano son el ß-caroteno, la luteína, la zeaxantina, el licopeno y la criptoxantina. Los tres primeros son precursores de la vitamina A.
      • ß-caroteno: tiene mayor capacidad antioxidante que la vitamina A. Fuentes: zanahoria, calabaza, albaricoques, espinacas y acelgas.
      • Luteína: previene la formación de cataratas. Fuentes: maíz, vegetales de hoja verde como espinacas y brócoli, frutas como naranjas, melocotones o mango, y pimientos rojos y amarillos.
      • Licopeno: actúa protegiendo los lípidos de la oxidación. Favorece la circulación sanguínea. Fuente: tomate.
      • Quercetina: potente protector celular que evita la oxidación de las LDL o colesterol malo. Inhibe la fotooxidación de la vitamina E. Actúa como antiinflamatorio y antialérgico. Fuentes: ginkgo, tila, , manzana, zanahoria y cebolla.
      • Pignogenol: gran protector de los rayos solares. Fuentes: corteza de pino marítimo (Pinus pinnaster).
      • Antocianosidos: regeneran la capa purpúrea de la retina y de la rodopsina, mejorando la visión nocturna. Protegen los vasos sanguíneos. Fuente: arándanos.
      • Isoflavonas: además de tener virtudes estrógenas, son antioxidantes. Fuentes: soja.

Otras plantas medicinales y alimentos ricos en antioxidantes

Ginkgo biloba, cardo mariano, té verde, ajo, uva negra y vino tinto, alga spirulina, olivo, cúrcuma y semilla de pomelo.

Aceite de jojoba: para el cuidado de la piel seca y el cabello2

El aceite de jojoba se obtiene de la extracción de las semillas del arbusto Simmondsia chinensis, que crece espontáneamente en el desierto de California y Méjico. También llamado “oro líquido”, el aceite de jojoba tiene excelentes propiedades para el cuidado de la piel seca y sensible, y del cabello.

Aceite de jojaba para el cabello
El aceite de jojoba se utiliza para aumentar el volumen y el brillo del cabello.

El aceite virgen de jojoba es una cera líquida, con una fina coloración dorada, que tiene una composición similar al sebo de la piel humana. Es rico en ésteres (ceramidas), vitamina E, ácidos grasos esenciales y proteínas.

Beneficios del aceite de jojoba para el cuidado de la piel

  • El aceite virgen de jojoba es rehidratante y muy nutritivo para la piel (se absorbe rápidamente). Es considerado un gran regenerador celular.
  • Es un cosmético eficaz para el cuidado de la piel delicada, seca o irritada, así como para afectaciones como la cuperosis, la psoriasis y el acné.
  • Regula la producción sebácea. Es capaz de disolver los depósitos grasos de los folículos pilosos y las espinillas.
  • Proporciona un efecto lubricante sin dejar una sensación grasa.
  • Tiene propiedades antibacterianas.
  • Protege de las radiaciones solares y minimiza las alergias lumínicas. Esta acción se potencia en combinación con el aceite de sésamo.
  • Previene el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de arrugas.
  • Es un potente antioxidante, dada la presencia de ceramidas y vitamina E. Regula la oxidación de los radicales libres.
  • Es útil para evitar las estrías durante el embarazo, especialmente si se mezcla con aceite de rosa mosqueta.
  • Se puede utilizar como desmaquillante o después de aplicar una mascarilla de arcilla.
  • También se usa para después del afeitado.
  • Es un excelente vehículo natural de los aceites esenciales.

Indicaciones del aceite de jojoba para el cuidado del cabello

  • El aceite virgen de jojoba es eficaz en problemas del cabello como caspa, seborrea, caída del cabello o puntas quebradizas.
  • Reduce los picores y la descamación del cuero cabelludo.
  • Protege ante irritaciones producidas por tintes y permanentes.
  • Estimula el crecimiento del cabello.
  • Proporciona un efecto lubricante sin dejar una sensación grasa.
  • Es un excelente lubrificante de las pestañas.
  • También se utiliza para aumentar el volumen y el brillo del pelo. En este caso, hay que añadir de 7 a 12 gotas de aceite de jojoba en el champú habitual, aplicar y dejar actuar 5 minutos antes de aclarar el cabello. Se debe realizar este lavado 1 o 2 veces por semana. Si se quiere reforzar el efecto de esta operación, se pueden añadir aceites esenciales a la mezcla: 2 gotas de cedro, 2 gotas de ylang-ylang y 2 gotas de romero.

Foto: www.reclamaroc.com

Desmodium ascendens: para recuperar y desintoxicar el hígado8

El desmodium (Desmodium ascendens) es una planta herbácea clasificada dentro de la familia de las leguminosas. Crece de forma natural en África ecuatorial, sobre todo en Sierra Leona, y en la selva amazónica. Al desmodium se le describen propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica (reduce o elimina los efectos de las alergias). Junto con el cardo mariano, el desmodium es conocido como el mejor remedio natural para recuperar y desintoxicar el hígado. En la medicina tradicional africana se ha utilizado también para tratar la ictericia (coloración amarillenta de la piel y las mucosas a causa del aumento de la bilirrubina).

Para describir el desmodium diremos que es una planta trepadora que se enreda en el tronco de otros árboles (cacao, palma, etc.). Sus hojas son trifoliadas, triangulares, muy agudas y levemente articuladas en el margen interno. Sus flores de color violáceo o blanco se presentan en racimos terminales. Sus frutos son gruesos, sinuosos y de un color castaño cuando están maduros.

Desmodium ascendens
Desmodium ascendens: la fitoterapia utiliza sus hojas para el cuidado del hígado.

Propiedades del Desmodium ascendens

La parte de la planta utilizada en fitoterapia son las hojas. Entre las propiedades reconocidas del desmodium podemos destacar las siguientes:

  • Está muy indicado en hepatitis tóxicas y de origen vírico.
  • Previene las enfermedades del hígado causadas por el alcohol o por la quimioterapia.
  • Es utilizado en casos de digestiones lentas, hinchazones y gases.
  • Actúa como preventivo ante tratamientos farmacológicos que puedan dañar la función hepatobiliar (hígado, páncreas y vesícula biliar).
  • Se recomienda en procesos alérgicos por su actividad sobre la inhibición de la histamina (broncoespasmos y asma).
  • Es usado como terapia de apoyo en casos de cirrosis hepática y otras patologías del hígado.
  • Es un buen colerético (estimulante de la producción de bilis) y colagogo (facilita la expulsión de bilis retenida en la vesícula biliar). Favorece la normalización de las transaminasas.

Cómo tomar desmodium

La forma más habitual de tomar desmodium es en forma de decocción. Se llena una cucharada sopera rasa con las hojas, se hierve durante 2 minutos y se deja en reposo 10 minutos más. Es mejor tomar la infusión antes de las comidas.

En casos de hepatitis agudas, se aconseja hervir 15 gramos de la planta en 1,5 litros de agua durante 15 minutos. Después se deja reposar otros 15 minutos y se cuela. Hay que tomar un vaso en ayunas y el resto de la infusión se bebe cada 3 o 4 horas, en aquellos momentos que el estómago está lo más vacío posible. Este tratamiento dura 5 días.

En uso externo, se maceran las hojas de desmodium en zumo de limón durante 15 minutos y luego se diluye con un poco de agua. En forma de compresa se puede aplicar sobre brotes alérgicos o afecciones de la piel.

El desmodium es una planta muy segura, carece de toxicidad y no se le conocen efectos secundarios a las dosis recomendadas. Con todo, al no disponer de datos suficientes, no se recomienda en casos de embarazo y lactancia.

La avena, un gran reconstituyente0

La avena (Avena sativa) es un cereal nutritivo, remineralizante y reconstituyente. Además de darnos fuerza y vigor, la avena es rica en fibra soluble, calma los estados nerviosos e facilita el metabolismo de producción de energía. Otra de las ventajas de este cereal es que se puede consumir de diferentes formas: grano, harina, copos, salvado, agua de avena y licuado de avena (leche de avena).

Características nutricionales de la avena

La avena es rica en proteínas (11%), grasas insaturadas (ricas en linoléico), vitaminas (vitamina E y, sobre todo, del grupo B: B1, B2 y B3) y minerales (calcio, hierro, magnesio, potasio, manganeso, fósforo, cinc y silicio). Tiene menor contenido de hidratos de carbono que otros cereales, pero la fibra es más completa: contiene elementos solubles e insolubles.

Ventajas de la avena para la salud

  • Ayuda a sobrellevar el desgaste intelectual.
  • Es un buen reconstituyente en situaciones de estrés.  Reduce la ansiedad y evita el decaimiento.
  • Es idónea en etapas de crecimiento en la alimentación infantil.
  • Es útil para personas que realizan una gran actividad muscular y en deportistas.
  • Refuerza la fecundidad (por su contenido en avenasterol).
  • Aumenta la producción láctea, si la mujer toma avena durante el embarazo y la lactancia.
  • Es una excelente fuente nutricional para la tercera edad.
  • Favorece la recuperación en estados de convalecencia.
  • Se recomienda en personas diabéticas.
  • Mejora el buen funcionamiento del páncreas.
  • Favorece la digestión de las grasas.
  • Ayuda a reducir los altos niveles de colesterol.
  • Reduce la velocidad de absorción de los hidratos de carbono.
  • Es un cereal adecuado en trastornos de acidez gástrica.
  • Regula el tránsito intestinal (en grano o copos).
Avena
La avena es rica en fibra soluble, nos da fuerza y vigor y calma los estados nerviosos.

Cómo preparar la avena

  • En grano: por cada medida de avena integral, se utilizan dos medidas de agua. Se hierve a fuego medio durante una hora como mínimo. Conserva al máximo sus cualidades nutritivas.
  • Agua de avena: por cada litro de agua, se usan dos cucharas soperas de granos de avena integral. Se hierve durante 15 minutos y después se cuela. Se puede tomar fría o a temperatura ambiente. Remineraliza, aporta vitaminas, es laxante y diurético suave.
  • En copos: se obtienen después de prensar los granos y eliminar la cascarilla externa, sin perder el salvado. Este tratamiento permite tomar los copos de avena crudos (con yogur, kélir o leche) o cocinarlos en poco tiempo (unos 10 minutos).
  • En harina: puede utilizarse para espesar sopas.
  • Salvado de avena: se toma mezclado en un yogur, kéfir, leche o en una crema. Es rico en fibra soluble, regulariza el tránsito intestinal y regula el exceso de colesterol en sangre.
  • Leche de avena: es de fácil digestión.
  • Crema de avena: para prepararla, debemos hervir, durante 8 minutos, 3 cucharadas soperas bien colmadas de copos de avena en 400 ml de agua mineral. Después se añaden de 50 a 100 gramos de verduras cortadas finas, una cucharada de aceite de oliva virgen y una pizca de sal. Pasados los 8 minutos, se bate todo y se hierve 2 minutos más.

Usos cosméticos de la avena

La avena, aplicada por vía externa, también aporta grandes beneficios para la piel: regenera y protege el cutis, proporciona suavidad y elasticidad a la piel, limpia impurezas y es útil en casos de pieles irritadas, eccemas y para tratar alergias.

Podemos preparar un peeling de avena mezclando harina de avena, un poco de aceite de oliva y zumo de limón. Se utiliza para limpiar impurezas y asperezas de la piel, frotándola sobre la zona afectada.

Foto: es.123rf.com