Ginkgo biloba: para estimular la circulación sanguínea4

El ginkgo (Ginkgo biloba) es la planta medicinal más vendida en los países desarrollados, según asegura el Dr. Josep Lluís Berdonces. Este médico naturista destaca el poder terapéutico del ginkgo como consecuencia de su acción estimulante de la circulación sanguínea. También considera al Ginkgo biloga como un remedio natural y efectivo en los tratamientos de los trastornos ligados al envejecimiento, alternativa a tener muy en cuenta dado que la población mayor de 65 años es cada vez más numerosa.

Propiedades del ‘Ginkgo biloba’

  • Es un tónico vascular.
  • Actúa como neuroprotector.
  • Es antialérgico.
  • Tiene propiedades antioxidantes.
  • Alivia la disfunción sexual –tanto en hombre como en mujeres–, provocada como efecto secundario del consumo de antidepresivos, sin reaccionar de manera adversa a estos medicamentos.
Ginkgo biloga
El Ginkgo biloba es un remedio efectivo en los tratamientos de trastornos ligados al envejecimiento.

Dolencias en las que se recomienda el uso de ‘Ginkgo biloba’

Por ser un estimulante de la circulación, se ha demostrado la eficacia del Ginkgo biloba tanto en el tratamiento como en la prevención de numerosas enfermedades, muchas de ellas ligadas al envejecimiento:

  • Arterioesclerosis. Esta dolencia se caracteriza por la falta de riego sanguíneo en distintas zonas del cuerpo y, muy especialmente, en el cerebro. Una mejora de la circulación cerebral permite recuperar hasta cierto punto las facultades perdidas a causa del envejecimiento. El Ginkgo biloba es una de las opciones más efectivas para el tratamiento de este trastorno.
  • Falta de riego cerebral. El ginkgo mejora el flujo sanguíneo y ejerce un efecto protector sobre las neuronas. Esta acción se concreta en una mejor captación del oxígeno y la glucosa por parte de las neuronas, lo que permite una mejor nutrición y oxigenación celular.
  • Falta de memoria. Muchos estudios avalan la eficacia del ginkgo en casos de pérdida de memoria. En este sentido, no sólo es recomendable el ginkgo biloba para personas mayores, sino para personas más jóvenes en época de sobrecarga de trabajo o para estudiantes en periodo de exámenes.
  • Angina de pecho e infarto de miocardio. Producida por la falta de riego cerebral, la angina de pecho también puede tratarse con ginkgo. Esta planta es también útil para prevenir el infarto de miocardio, puesto que disminuye la agregación de la sangre.
  • Embolias. El Ginkgo biloba inhibe la agregación de las plaquetas y permite una mayor fluidificación de la sangre, gracias a su alto contenido en bioflavonoides. Por ello resulta útil para prevenir embolias, así como para reducir sus secuelas.
  • Alzheimer y demencia senil. Un estudio realizado en la Universidad de Exeter demostró que la ingesta de ginkgo mejoraba la capacidad memorística de las personas con Alzheimer y que retrasaba la evolución de esta enfermedad.
  • Depresión. Aunque el ginkgo no es una planta específica para el tratamiento de esta enfermedad, se ha demostrado su eficacia en las depresiones de personas mayores relacionadas con la pérdida de facultades y la falta de valoración de uno mismo a causa de la reducción de las facultades cognitivas.
Ginkgo biloba
Muchos estudios avalan la eficacia del Ginkgo biloba en casos de pérdida de memoria.

Precauciones a la hora de tomar ‘ginkgo biloba’

El Ginkgo biloba no es tóxico y no se le conocen interacciones. Sin embargo, no es aconsejable a personas que estén tomando anticoagulantes para el tratamiento de enfermedades cerebrovasculares, a no ser que sea prescrito por un médico. En pacientes con hipersensibilidad a esta planta, pueden presentarse molestias gastrointestinales, dolor de cabeza y dermatitis.

Fotos: www.100tificas.wordpress.com.es y www.esmateria.com

Aloe Vera, para cuidarnos por dentro y por fuera1

El Aloe Vera –o sábila– es un gran conocido en la cosmética natural, pero quizás no son tan populares sus propiedades protectoras y regeneradoras para tratar alteraciones como las úlceras de estómago, su capacidad para regular el colesterol o el papel que desempeña para estimular las defensas del organismo, por citar algunas de sus virtudes.

El uso medicinal del Aloe Vera se remonta a los orígenes de la humanidad y ha sido usado por grandes civilizaciones de la antigüedad: asirios, babilonios y egipcios. También aparece en los textos chinos y en tradiciones hebreas, hindúes y africanas. En España, el valor terapéutico del Aloe Vera fue olvidado durante décadas. En Europa, se recuperó su uso durante la II Guerra Mundial, por su acción regeneradora epitelial.

Del Aloe Vera se utilizan las hojas basales  de la planta adulta (más de tres años), de las cuales se obtiene el acíbar y el gel.

  • El acíbar es el látex que se obtiene por incisión de la hoja fresca. Cuando es desecado, queda cristalizado en piedrecitas oscuras con un alto contenido en antraquinonas, un principio activo de acción laxante o purgante.
  • El gel de Aloe Vera, de gran interés medicinal, es una sustancia blanquecina mucilaginosa. Se extrae del parénquima central de las hojas del Aloe Vera (la pulpa). Está formado por mucopolisacáridos (MPS) que le dan la textura de gel. Esta fracción del aloe no debe contener antraquinonas laxantes.
Aloe Vera
Aloe Vera.

Propiedades del Aloe Vera

  • Protector de la mucosa gástrica e intestinal.
  • Efecto antiinflamatorio intestinal, gástrico y artrítico.
  • Antiulceroso por su efecto cicatrizante y amortiguador del pH gástrico.
  • Antibacteriano. El Aloe Vera inhibe el crecimiento de la bacteria Helicobacter pylori por la presencia de pequeñas cantidades del principio activo aloe-emodina.
  • Hipoglucemiante. Controla los niveles de azúcar en la sangre.
  • Depurativo y tonificante. Actúa como desintoxicante de residuos metabólicos y toxinas en afecciones hepato-biliares, reumatismos, artritis, procesos alérgicos, dermatitis, eczemas…
  • Facilita la eliminación del exceso de colesterol y regula los niveles de triglicéridos en sangre.
  • Analgésico. Controla la producción de leucotrienos y prostaglandinas inflamatorias.
  • Inmunoestimulante frente a un amplio número de microorganismos. El Aloe Vera bloquea la producción de bacterias (Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes…), hongos y virus como el del herpes. Estimula la actividad de monocitos, macrófagos y bloquea la producción de leucotrienos y prostaglandinas, evitando las inflamaciones. Previene estados de inmunopresión inducidos por radiación ultravioleta y tratamientos de radioterapia.

Uso del Aloe Vera para la piel

  • Protector cutáneo. Protege de las lesiones producidas por tratamientos de radioterapia.
  • Cicatrizante en lesiones epidérmicas, dada su gran capacidad de regeneración celular. Favorece el correcto entrelazado de las fibras de colágeno y una mayor rapidez en la curación de lesiones, además de una mejoría en el flujo sanguíneo y en la sensibilidad de la zona afectada.
  • Mitigador de las molestias cutáneas como quemaduras, sarpullido, erupción cutánea, picadura de insectos, escoceduras, acné…
  • Humidificador de la piel. El Aloe Vera actúa facilitando la absorción de nutrientes y agua, a la vez que crea una barrera que previene la pérdida de humedad de la piel.
  • Sobre las placas de psoriasis, favorece la humectación y regeneración de la zona afectada. Mejora la curación de brotes de psoriasis.
  • Efecto antiedad, ya que el Aloe Vera previene del fotoenvejecimiento cutáneo. Estimulando la síntesis de colágeno y de elastina, previene la acumulación de melanina en la piel, evitando la aparición de zonas hiperpigmentadas.

Foto: www.lareserva.com

Manteca de Karité, una aliada para la piel y contra el envejecimiento0

El aceite conocido como Manteca de Karité se extrae de un árbol de la familia de las sapoteaceas (butryospermum paradoxum) y, más concretamente, de sus semillas nuez de sea. La Manteca de Karité ha sido utilizada durante miles de años para curar enfermedades de la piel y el cuero cabelludo, así como para mitigar decoloraciones de la piel, cicatrices y arrugas. También se ha usado como relajante muscular, como analgésico para hinchazones y artritis y como filtro solar. Para aplicarla, sólo es necesario derretirla en el hueco de la mano antes de su utilización.

El Dr. Marc Hincky fue quien testó clínicamente la Manteca de Karité y la consideró como un magnífico tratamiento natural contra el envejecimiento. La efectividad de la Manteca de Karité radica en su carácter insaponificable. Es decir, no se vuelve jabonosa ni en presencia de un fuerte alcalino. Esto garantiza que sus propiedades hidratantes se mantengan viables y contribuyan a mantener una piel joven, al estimular el tejido y al ayudar a la piel a que produzca su propio colágeno.

Los ácidos grasos de la Manteca de Karité son indispensables para hidratar y retener la elasticidad de la piel. Al reconstruir la falta de grasa de las células epidérmicas, la Manteca de Karité da a la piel todos los elementos necesarios para mantener su equilibrio.

Hoy también sabemos que la Manteca de Karité aumenta la circulación capilar que, a su vez, incrementa la oxigenación del tejido mejorando la eliminación de residuos tóxicos metabólicos.

Manteca de Karité
Manteca de Karité

Beneficios de la Manteca de Karité

  • Es un eficaz nutriente para pieles secas (codos, rodillas, talones, etc.), pieles sensibles y, en general, para todo el cuerpo.
  • Equilibra el agua de la piel.
  • Es reafirmante y un aceite antiestrias ideal.
  • Actúa como protector ante el frío, los rayos solares y agentes externos. Se utiliza tanto en invierno como en verano.
  • Es un excepcional agente suavizante, especialmente para el cuero cabelludo.
  • Relaja la musculatura cuando es empleada como crema para masaje.
  • Cuida y protege la delicada piel de los recién nacidos. De hecho la Manteca de Karité es utilizada en muchas maternidades.

Foto: www.aulanatural.com