Aceite de onagra, rico en omega 60

La onagra (Oenotherabiennis) es una planta originaria de Norteamérica. Fue introducida en Europa a finales del siglo XVII como planta ornamental y se ha asilvestrado en taludes cerca de los ríos de zonas templadas. Toda la onagra es comestible pero es en sus semillas donde se encuentran en gran proporción unos preciados nutrientes: los ácidos grasos poliinsaturados, entre los cuales destaca el ácido gamma-linolénico (de la familia omega 6).

Beneficios del aceite de onagra

  • Dermatología: mantiene la elasticidad de la piel y su aspecto sano.  Ayuda a combatir problemas como la fragilidad de uñas y cabello, la piel reseca y escamosa, y la aparición de arrugas. También regula el exceso de sebo.
  • Sistema nervioso: equilibra la hiperactividad de niños y adultos. Regula la liberación y la acción de los neurotransmisores. Combate el estrés y previene la depresión. Es un paliativo de trastornos neurológicos causados por degeneración neuronal.
  • Metabolismo: favorece la correcta acción de la insulina y un correcto metabolismo del calcio. Reduce la tasa de lípidos en sangre.
  • Sistema cardiovascular: reduce la tendencia a la trombosis y previene trastornos cardíacos y vasculares.
  • Sistema reproductor: es eficaz en trastornos hormonales como el síndrome premenstrual, menstruaciones irregulares y dolorosas o escasez de semen. También en los síndromes de la pre-menopausia y la pre-andropausia.
  • Sistema inmunitario: regula y estimula las funciones de los linfocitos T.
  • Acción antiiflamatoria: en casos de artrosis reumatoide, fibrosis quística y procesos alérgicos y asmáticos.
  • Si se asocia la vitamina E (alfa-tocoferol) al aceite de semillas de onagra se garantizan aún más sus propiedades, por el poder antioxidante de esta vitamina. Actúa sobre las sustancias grasas protegiéndolas de la oxidación y ahorra el consumo de otros antioxidantes como el selenio y el glutatión. De este modo, el aceite de semillas de onagra tiene más capacidad protectora frente a la intoxicación hepática y a la degeneración neuronal.
Onagra
Las semillas de la onagra contienen el ácido gamma-linolénico (omega 6).

Características nutricionales del aceite de onagra

Los ácidos grasos omega 6 pertenecen al grupo de nutrientes esenciales, denominados así porque el organismo no es capaz de fabricarlos pero, en cambio, son imprescindibles para mantenernos en un buen estado de salud. Por lo tanto debemos garantizarlos en la alimentación.

Aunque podemos transformar el ácido linolénico en ácido gamma-linolénico, en la práctica, su síntesis en nuestro organismo se ve afectada por diversos factores que pueden dificultarla (envejecimiento, infecciones víricas, agresiones contaminantes, estrés, diabetes, hipercolesterolemias, consumo excesivo de grasas saturadas, déficits de zinc, magnesio, biotina o vitamina B6.

Cómo actúa el ácido gamma-linolénico (omega 6)

La importancia del ácido gamma-linolénico radica, por un lado, en que forma parte de las membranas celulares, asegurando así una fluidez y permeabilidad adecuadas para mantener un correcto estado de salud celular. Por otro lado, es precursor de unas moléculas de alto valor biológico con acción hormonal: las prostaglandinas E1. Las prostaglandina E1, a su vez, refuerzan las defensas (activan los linfocitos T), regulan la respuesta al dolor, reducen la coagulación y tienen una acción vasodilatadora que contrarresta situaciones de hipertensión arterial.

Foto: vivirsalud.imujer.com

Semillas de chía, ricas en Omega 36

Las semillas de chía son la fuente vegetal con más alta concentración de omega 3. Poseen un 33% de aceite, del cual el ácido alfa-linolénico (omega 3) representa un 64%. El omega 3 es un ácido graso esencial sumamente necesario para una buena salud, pero como el cuerpo no puede producirlo por sí solo, debe ser suministrado por una fuente externa, marina o vegetal como las semillas de chía.

Las semillas de chía son fáciles de preparar. Se deben dejar remojar en un vaso con agua, zumo, leche o yogurt durante al menos 15 minutos antes de consumir. Las semillas de chía absorben el líquido y forman un gel. También se pueden añadir a cualquier otro alimento (ensaladas, sopas, etc.), ya que no alteran el sabor ni el olor de la comida.

Beneficios del omega 3

  • Para la función neuronal. Favorece la comunicación química de las neuronas y, por lo tanto, es muy beneficioso para paliar dolencias relacionadas con el envejecimiento (deterioro mental, demencia senil, Parkinson, Alzheimer…), para tratar el trastorno bipolar y el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad en los niños) y en casos de estrés, depresión y migrañas.
  • Para la prevención y el tratamiento del cáncer. Muy especialmente de mama, colon, próstata, hígado, páncreas y pulmón.
  • Para el corazón y el cerebro. Regula la tensión arterial; reduce el nivel de colesterol y triglicéridos; inhibe trombosis en arterias y hace más fluida la sangre, previniendo así problemas cardiovasculares y cerebrovasculares, apoplejías y migrañas.
  • Para procesos inflamatorios. Reduce los problemas inflamatorios intestinales, entre otros, y tiene importantes beneficios en enfermedades crónicas como psoriasis, asma o artritis reumatoide.
  • Durante el embarazo y la lactancia. Previene la hipertensión de la madre relacionada con el embarazo y el posparto; beneficia el desarrollo visual del feto; mejora el índice de desarrollo mental de los nacidos prematuramente; refuerza el sistema inmunológico del recién nacido; estimula el crecimiento y el desarrollo neurológico y psicomotor del niño; y reduce la dermatitis seborreica del recién nacido.
Semillas de chía
Las semillas de chía se toman remojadas con agua, zumo, leche o yogur.

Beneficios de las semillas de chía por su alto contenido en omega 3

  • Fibra. Las semillas de chía contienen un elevado nivel de fibra. En contacto con el agua absorben hasta 20 veces su peso, dando la sensación de saciedad, ayudando a controlar el apetito y logrando una mejor digestión. Las semillas de chía también contribuyen a regular el tránsito intestinal y previenen el estreñimiento, la colitis ulcerativa y enfermedades como las inflamaciones intestinales, la diverticulosis y el cáncer de colon. La chía prolonga el estado de hidratación del cuerpo y regula más eficazmente los fluidos corporales y la absorción de nutrientes. Además, la fibra en forma de mucílago (gel) retarda la absorción y conservación de carbohidratos en azúcar y, por lo tanto, previene enfermedades como la diabetes.
  • Antioxidantes. Las semillas de chía retardan el envejecimiento de las células y protegen el organismo de los radicales libres asociados a enfermedades degenerativas.
  • Proteínas. Son una buena fuente de proteína (23%). Después de su ingesta, las semillas de chía se digieren y absorben con facilidad. Proporcionan aminoácidos esenciales, con la ventaja de no contener gluten, por lo cual son recomendadas para celíacos.
  • Minerales. Las semillas de chía poseen gran contenido de magnesio, potasio y fósforo, minerales sinérgicos al calcio. En cuanto a los oligoelementos, la chía es una gran fuente de hierro (casi 3 veces más que el hígado vacuno). La chía también es rica en zinc y manganeso.
  • Calcio. Las semillas de chía tienen entre 6 y 10 veces más calcio que la leche de vaca. Es esencial en la formación de huesos y dientes. Previene la osteoporosis y suaviza sus efectos, por lo cual las mujeres en edad de menopausia y los atletas deben tomar semillas de chía en gran cantidad.

Foto: www.bellezapura.com

Mango africano, un complemento para adelgazar0

El mango africano (Irvingia gabonensis) es un complemento alimenticio utilizado en las dietas de control de peso, puesto que tiene la capacidad de reducir el apetito y de inhibir la producción de grasas. El mango africano es la fruta de un árbol de la familia de las Irvingiaceae, que se encuentra sobre todo en Ghana, Camerún y Costa de Marfil.

El árbol de mango africano puede alcanzar los 40 metros de altura. Sus flores son de color blanco-amarillento y aparecen desde febrero a marzo. En el periodo de lluvias se recolecta el fruto, de color verde, con el mesocarpio comestible suave y anaranjado, y de semillas oleaginosas. Es precisamente en las semillas donde en la actualidad existe un mayor interés, debido a su capacidad de incrementar la cantidad de Leptina (también conocida como proteína OB u hormona del hambre), responsable de regular el metabolismo y el apetito en los seres humanos.

Estudios sobre el mango africano

Un equipo de investigadores de la Universidad de Yaoundé (Camerún), dirigido por el Dr. Julius E. Oben, ha llevado a cabo diferentes estudios sobre el comportamiento de la semilla del mango africano y su capacidad de inhibir la producción de grasa, actuando sobre determinados genes y encimas que regulan el metabolismo. Los participantes en los estudios siempre han experimentado una importante pérdida de peso. También se ha observado una menor concentración en la sangre de azúcar y de colesterol malo (lipoproteínas de baja intensidad, LDL en sus siglas en inglés). Todos estos resultados se lograron sin efectos secundarios.

El mango africano es un complemento que se utiliza en las dietas para perder peso.
El mango africano es un complemento que se utiliza en las dietas para adelgazar.

Cómo actúa el mango africano

Diferentes estudios han confirmado que el mango africano actúa de cuatro maneras efectivas:

  • Como quemador de grasa: acelerando el metabolismo, para quemar la grasa sobrante de manera más rápida.
  • Como supresor del apetito: ayuda a aumentar los niveles de leptina naturales, disminuyendo de forma natural el apetito.
  • Retrasa el vaciamiento gástrico: retarda el proceso digestivo, permaneciendo más tiempo la comida en el tracto digestivo y haciendo que la persona tenga menos necesidad de comer.
  • Fuente de fibra: su excelente fibra ayuda a deshacernos de los residuos de una forma rápida y natural, garantizando el buen funcionamiento del organismo.

También hay que decir que el mango africano tiene importantes cantidades de vitaminas C y A y que es rico en calcio, potasio, sodio, hierro y fósforo.

Propiedades medicinales del mango africano

Tradicionalmente la población autóctona ha utilizado el mango africano por sus propiedades medicinales: la corteza mezclada con aceite de palma es usada para tratar las diarreas; a nivel tópico, la corteza es utilizada por sus propiedades antibióticas y antifúngicas. También es un excelente analgésico.

El mango africano siempre ha sido un elemento básico en la alimentación de estos países. Trituraban la fruta y la utilizaban para cocinar. Además, el mango africano servía en los largos viajes de caza para aportarles energía y mitigar el hambre.

A pesar de las grandes expectativas de esta semilla como complemento en dietas para adelgazar, debemos tener siempre en cuenta que una alimentación equilibrada y adecuada a cada edad y persona es la mejor garantía para que la pérdida de peso sea segura y sin riesgo para la salud.

Foto: www.adelgazarconenriqueangel.com

“Los oligoelementos deben estar en constante equilibrio para que nuestro metabolismo funcione”. Entrevista a Nuria Llenas0

Nuria Llenas Roca trabaja en Manantial de Salud desde 1999 (la podéis encontrar en la tienda de Gran Vía). Se formó como naturópata en la escuela Censana. La oligoterapia siempre ha sido una de las terapias que más le ha interesado y por eso en esta entrevista nos habla de los oligoelementos.

–¿Qué son los oligoelementos?

–Son metales que se encuentran en nuestro organismo en dosis infinitesimales de 1mg/kg de peso corporal y facilitan el trabajo a nuestras enzimas, que son las que se encargan de las reacciones químicas que se producen en nuestro organismo. Por eso, para que nuestro metabolismo funcione correctamente los oligoelementos se deben encontrar en constante equilibrio.

–Se estima que existen más de 70 oligoelementos y todos son importantes, pero ¿cuáles destacarías?

–Todos tenemos unas características propias y congénitas, como puede ser antecedentes familiares, comportamiento del individuo, etc. que nos hacen más o menos predispuestos al desarrollo de una enfermedad u otra. Así se explica, por ejemplo, que en un mismo grupo de individuos, y bajo las mismas condiciones, como en el caso de una epidemia, algunos lleguen a desarrollar la enfermedad y otros no. Cuando nuestro organismo se descompensa aparecen síntomas tanto físicos como psíquicos: se les llama patología funcional. Los dividimos en 5 grandes síndromes (conocidos como diátesis), y cada uno de ellos es tratado con su correspondiente oligoelemento. Estos son Manganeso, Manganeso-Cobre, Manganeso-Cobalto, Cobre-Oro-Plata.

–¿Y el quinto síndrome?

Junto con estas cuatro diátesis hay un síndrome que puede encontrarse en cualquiera de ellas. Es el de desadaptación porque representa la dificultad que las glándulas endocrinas tienen para adaptarse a estímulos de la hipófisis. Pueden ser desórdenes menstruales, impotencia sexual, retraso en el desarrollo. Lo tratamos con la asociación de zinc-cobre. Hay una segunda desadaptación que es a nivel del eje hipofisario-pancreático, que provocan trastorno de la tasa glucémica, dan síntomas como: hambre de lobo, somnolencia, sensación de vacío intelectual… Se utiliza el zinc-níquel-cobalto. Pero aparte de los oligoelementos que pertenecen a las diferentes diátesis, existen los llamados complementarios que juegan un papel importante en la funcionalidad del organismo.

Nuria Llenas es naturópata, especializada en los oligoelementos.
Nuria Llenas es naturópata, especializada en los oligoelementos.

–¿Existe algún oligoelemento sin el cuál no podríamos vivir?

Se acepta que al menos 15 oligoelementos son indispensables para la vida animal. Los más importantes: aluminio, bismuto, cobalto, cobre, flúor, yodo, litio, magnesio, fósforo, potasio, silicio, selenio, azufre y zinc. Del magnesio –muy solicitado actualmente– es interesante saber que el cuerpo humano  contiene sobre 25 gramos depositados en huesos, sangre y otros tejidos. Cuando estamos en una situación de estrés perdemos magnesio por la orina, por lo que es conveniente aumentar su ingesta. Incluso se ha observado que, aumentado la toma de magnesio en la dieta, puede bajar la tensión arterial. El cobre juega un gran papel antiinflamatorio y antiinfeccioso. Nos permite disminuir la utilización de antibióticos y sirve de ayuda en procesos articulares inflamatorios. El fósforo es indispensable para que nuestra energía nerviosa e intelectual funcione correctamente. El litio actúa sobre nuestros neurotransmisores, da muy buenos resultados en casos de ansiedad menor, irritabilidad e insomnio. No se debe confundir con el litio usado en psiquiatría con dosis muy fuertes.

–¿Hay alguna manera de saber si carezco de algún oligoelemento o si tengo en exceso?

–Por medios analíticos convencionales no podemos conocer la carencia o exceso de oligoelementos, ya que la acción de un oligoelemento es siempre intracelular. Es por ello que a través de las características asociadas a la enfermedad podremos saber a qué diátesis pertenece y por tanto los oligoelementos necesarios. Un ejemplo, una deficiencia de cobre da lugar a defectos en los tejidos elásticos que revisten los vasos sanguíneos y, si esto persiste, se producirán hemorragias, anemias y un desarrollo deficiente de huesos y los nervios, así como una alta incidencia de infecciones. Si por el contrario fuera un exceso, ya fuere por exposición profesional, por la toma de estrógenos que también pueden aumentar el nivel de cobre en sangre o cualquier otra causa, pueden haber síntomas como vómitos, nauseas, dolores…

–¿Por qué en primavera proliferan trastornos como las alergias respiratorias y oculares, el asma, etc.?

–La alergia es una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunitario ante la presencia de un alérgeno. En primavera, debido al aumento de polen, estamos más predispuestos a este tipo de trastornos. Cada vez que estamos en contacto con estas sustancias, liberamos histamina y como consecuencia los síntomas típicos de la alergia.

–¿Cómo podemos contrarrestarlos con oligoelementos?

–Como preventivo empezaremos dos meses antes de la primavera a tomar Manganeso, 1 vial tres veces por semana; alternando con el Azufre, 1 vial también tres veces por semana. En la fase aguda se dará Manganeso, 1 vial en ayunas; el Azufre 1, vial al acostarse todos los días excepto el domingo ;  y añadiremos el Fosforo durante la crisis, 1 vial al día.

–¿Qué alimentación recomendarías a una persona que sufre alergias estacionales?

–Es importante mantener una buena flora intestinal. Para ello un aporte de probióticos sería lo más indicado. Los alimentos ricos en omega 3 (sardinas, salmón, atún, semillas de chía) son muy indicados. Los alimentos antioxidantes disminuirán la inflamación y protegerán nuestras mucosas. Para ello son importantes las vitaminas A, B, C y E, que se pueden encontrar entre otros en los kiwis, naranjas, endivias, espárragos, levadura de cerveza, germen de trigo, avena aguacate… Los flavonoides contenidos en las uvas, arándanos, cebollas… también son un gran aliado.

Nuria Llenas, en la tienda de Gran Vía de Manantial de Salud.
Nuria Llenas, en la tienda de Gran Vía de Manantial de Salud.

–¿Podrías decirnos cuáles son los oligoelementos más importantes en primavera y dónde podemos encontrarlos?

–Según  la medicina china, la primavera está relacionada con el hígado, los ojos, los tendones, las uñas y, por supuesto, con la sangre y la energía: “la primavera la sangre altera”.

El azufre es un buen aliado para el hígado, además de formar parte de las uñas, la piel y el pelo. Lo podemos encontrar en huevos, pescado, ajo, cebolla, germen de trigo…

El magnesio, especialmente para reforzar nuestras defensas y en casos de  ansiedad y depresiones. Hay que incluir en la dieta germen de trigo, almendras, avellanas, chocolate…

El selenio, indispensable para el sistema inmunológico, ejerce una acción sobre los radicales libres. Tomaremos levadura de cerveza, nueces del Brasil, pipas de calabaza, hinojo, maíz, avena

El zinc participa en el funcionamiento de más de 100 enzimas. Se dice que el zinc es al cerebro lo que el hierro a la sangre, por lo que junto con otros oligoelementos como el hierro, el cobre y el fósforo nos puede ayudar a superar este cansancio primaveral. Los encontraremos en alimentos como la levadura de cerveza, huevos, pescado, cereales, quesos..

–¿Alguna contraindicación?

Ninguna. Puede emplearse en niños, embarazadas, diabéticos e hipertensos. No existe toxicidad, ya que las cantidades usadas son muy pequeñas.

–¿Pueden interferir con otras medicaciones?

No interfiere con ningún medicamento. Sin embargo si se toman corticoides ó ansiolíticos sí pueden disminuir la acción de los oligoelementos.

–¿Cuál es la posología?

Debido a las bajas concentraciones de los oligoelementos, la dosis es la misma en lactantes, niños y adultos. Lo que hay que tener en cuenta es que los niños suelen tener una mayor respuesta al tratamiento por lo que podremos reducir la frecuencia de tomas.