El hierro, un nutriente esencial para el organismo0

El hierro es un nutriente esencial. Por un lado, forma parte de la hemoglobina, molécula que se encuentra en los glóbulos rojos y que es indispensable para lograr la correcta oxigenación de todas las células del cuerpo. Por otro lado, el hierro interviene como catalizador, facilitando y acelerando las reacciones bioquímicas necesarias para el correcto funcionamiento del organismo.

Necesidades diarias de hierro

Las necesidades diarias de hierro varían en función de circunstancias como la edad y el sexo. En general, se recomienda garantizar 10 mg de hierro al día en hombres y 15 mg de hierro al día en mujeres. En la mujer, las necesidades de este mineral se incrementan hasta 18 mg diarios durante la gestación y la lactancia y se reducen a 10 mg después de la menopausia.

Asegurar una correcta asimilación del hierro

Si el hierro no es bien asimilado por el organismo, no podremos disponer de él. Por este motivo hay que tener en cuenta que para que el hierro, una vez absorbido, pueda formar parte de la hemoglobina de los glóbulos rojos son necesarios el ácido fólico (se encuentra en los vegetales de hoja verde y, en menor cantidad, en las legumbres y los frutos secos) y vitamina B12 (leche, huevos, pescados, carne, levadura de cerveza y alga espirulina).

También hay que tener en cuenta que la absorción del hierro se favorece con Fe hemo (hierro unido al grupo hemo de algunas moléculas), proteínas en la dieta, flavonoides, fructosa, vitamina C (ácido ascórbico), ácido cítrico y ácido málico. Por el contrario, se dificulta la absorción del hierro con Fe no hemo (inorgánico); tomando té y café en las comidas; con carbonatos, oxalatos, fosfatos, fitatos y fibra insoluble; con ácido acético; con exceso de calcio, cobalto, cobre, zinc, cadmio y manganeso (ya que compiten por la misma entrada en la célula); y con una dieta carente de proteínas.

Estrategias para garantizar la presencia y la biodisponibilidad de hierro en el organismo

  • Incorporar en la dieta, de forma habitual, alimentos ricos en hierro, tales como carnes, marisco (almejas y mejillones..), legumbres (soja, lentejas…), cereales (mijo, avena, centeno…), verduras y hortalizas (de color morado), alga espirulina y levadura de cerveza.
  • El hierro que aportamos a través de alimentos de origen vegetal, se absorbe más fácilmente si, a la vez, se consumen alimentos ricos en vitamina C (kiwi, naranja, papaya, pomelo o zumo de cítricos).
  • Reforzar los platos con una cucharadita de levadura de cerveza, que aporta hierro y vitaminas del grupo B.
  • Aprovechar el contenido mineral del perejil. Es fácil de consumirlo triturado en aceite y añadido como aliño en ensaladas.
  • Complementar los platos (ensaladas, sopas, cremas…) con algas (espirulina), semillas (calabaza, sésamo…) o frutos secos (nuez) que aporten hierro.
  • El contenido en hierro de la remolacha roja se concentra si la tomamos en forma de zumo. Para hacer más agradable el sabor, se pueden hacer zumos mixtos junto con zanahoria o manzana.
  • Tomar pan integral elaborado con levadura madre (no con levadura artificial) para que el ácido fítico contenido en el salvado se desdoble y no dificulte la absorción del hierro.
  • Si te apetece té o café, tómalos dos horas después de las comidas.
El hierro que aportamos a través de alimentos de origen vegetal, se absorbe más fácilmente si se consumen alimentos ricos en vitamina C.
El hierro que aportamos a través de alimentos de origen vegetal, se absorbe más fácilmente si se consumen alimentos ricos en vitamina C.

Una receta rica en hierro: sandwich de queso fresco con sésamo, aguacate y tomate

Ingredientes: 2 rebanadas de pan de centeno (el más rico en hierro), 1 cucharada sopera de levadura de cerveza, 20 gramos de queso fresco para untar, 4 rodajas muy finas de tomate verde, ¼ de aguacate mediano, semillas de sésamo, aceite de oliva y zumo de limón.

Preparación: se unta una de las rebanadas con el queso fresco y se espolvorea con la levadura de cerveza. Se añaden las rodajas de tomate y se salan ligeramente. Se corta el aguacate, se retira el hueso y se rocía con zumo de limón para que no se oxide, se sala y se corta en lonchas finas a lo largo. Se colocan la lonchas de aguacate encima del tomate y se espolvorea con las semillas de sésamo. La otra loncha se unta con aceite de oliva. Ya se puede cerrar el sandwich, presionándolo para que quede estable, y está a punto para comer.

Foto: www.perfumesclub.com

Arcilla: propiedades terapéuticas y cosméticas0

La arcilla tiene propiedades terapéuticas de gran efectividad, tanto para su uso interno como externo y cosmético, y por eso es un producto que recomendamos mucho en nuestros herbolarios de Barcelona y su provincia. Puede aplicarse directamente sobre la piel o en cataplasmas frías y calientes. Eso ya lo sabían los egipcios, que utilizaban la arcilla para curar desde heridas de la piel hasta inflamaciones y enfermedades internas. Los médicos griegos Galeno y Dioscórides también conocían los beneficios de la arcilla sobre la piel y dejaron escritas algunas de sus aplicaciones. En Roma, Plinio el Viejo relató con detalle en sus obras la forma de utilización de la arcilla. Avicema, al principio de nuestra era, también utilizó la arcilla para sus tratamientos. Sin embargo, fueron los naturópatas alemanes del siglo XVIII y XIX (Kneipp, Khun, Just, Stumpf, Felke…) los que devolvieron la arcilla al lugar que le corresponde dentro de la medicina natural.

La arcilla procede de la descomposición de los feldespatos (formados por sílice y silicato de aluminio). Existen diversos tipos (arcilla roja, blanca o caolita, amarilla, verde…) según la composición de otros minerales que contenga.

Propiedades de la arcilla

  • Antiséptica y bactericida. Impide el desarrollo de microorganismos, también en contacto con heridas.
  • Cicatrizante.
  • Analgésica, refrescante y antiinflamatoria. Alivia el dolor.
  • Absorbente y desintoxicante. Elimina toxinas e impurezas, absorbiendo las sustancias de desecho y fijándolas en su superficie.
  • Regeneradora. Favorece la creación de nuevos tejidos.
Con la arcilla se pueden hacer mascarillas de belleza facial y corporal.
Con la arcilla se pueden hacer mascarillas de belleza facial y corporal.

Aplicaciones de la arcilla en uso externo

  • Acné, puntos negros y cutis excesivamente grasos. Elimina las impurezas de la piel y normaliza la secreción sebácea.
  • Infecciones cutáneas: abscesos, forúnculos y procesos herpéticos.
  • Alteraciones en la piel como psoriasis y eczemas.
  • Hidratación y depuración de la piel.
  • Contusiones y hematomas.
  • Picaduras de mosquitos, insectos, arañas, etc. Se aplica una cataplasma en frío para refrescar y desinfectar la zona.
  • Procesos reumáticos, artritis, artrosis y mialgias. En tales casos, la cataplasma se debe aplicar en caliente.

Modos de empleo de la arcilla

  • Mascarilla de belleza facial y corporal. Se aplica extendiendo una fina capa de arcilla (recomendamos hacerlo siempre con espátula de madera) sobre la zona deseada dejándola actuar unos 15 minutos. Hay que retirar la arcilla antes de que se seque totalmente, aclarar con agua tibia y finalmente aplicar una crema hidratante.
  • Cataplasma. Hay que aplicar directamente sobre la piel una capa de arcilla de un centímetro de grueso y dejarla actuar entre una y tres horas. Después se debe aclarar con agua tibia y aplicar una crema hidratante.

Foto: www.creceroperecer.com

Desodorante de piedra de alumbre: una alternativa natural y mineral2

El desodorante de piedra de alumbre ya era utilizado por los romanos. Este sulfato mineral cristalizado fue muy valorado sobre todo durante la Edad Media. La creciente demanda de una cosmética lo más natural posible ha recuperado el interés por la piedra de alumbre tras haber quedado en el olvido popular durante un largo periodo de tiempo. Actualmente se extrae de las canteras de Siria. Su modo de empleo es fácil: después de la ducha o el baño y tras humedecer la piedra de alumbre con agua, se frota la piel unos segundos y así se consigue un eficaz efecto desodorante para todo el día.

Ventajas del desodorante de piedra de alumbre

  • Destruye la bacteria causante del mal olor. El sudor es un fenómeno natural que permite la termorregulación del cuerpo. Es producido por las glándulas ecrinas (presentes en todo el cuerpo y que segregan un líquido incoloro e inodoro) y las glándulas apocrinas (situadas en axilas, pies y manos, responsables de un sudor que puede convertirse en mal olor por las bacterias que se alimentan de él y lo descomponen). El desodorante de piedra de alumbre destruye estas bacterias.
  • Permite la transpiración. Los desodorantes convencionales dificultan el proceso natural de transpiración, controlando el sudor y ocultando el mal olor corporal con perfumes. Las sustancias químicas de este tipo de desodorantes reducen la transpiración, pero no eliminan las bacterias causantes del mal olor, y obstruyen los poros de la piel. El desodorante de piedra de alumbre no enmascara los malos olores sino que actúa antes de su desarrollo, combatiendo las bacterias que los provocan.
  • No irrita la piel. Tampoco contiene alcohol, ni aluminio, ni perfume ni ninguna sustancia química tóxica que pueda dañar la salud.
  • Es económico. El desodorante de piedra de alumbre tiene una larga duración.
  • No es pegajoso ni mancha la ropa.
  • Es respetuoso con el medio ambiente.
Desodorante de piedra de alumbre
Desodorante de piedra de alumbre.

Otras aplicaciones de la piedra de alumbre                   

  • Tras el afeitado. La piedra de alumbre es cicatrizante, hemostática y astringente, es decir, cura las pequeñas heridas, detiene las hemorragias y contrae los poros de la piel. Así la protege de las agresiones externas y le confiere un tacto terso y suave.
  • Después de la depilación. La piedra de alumbre cicatriza las pequeñas heridas y calma la irritación de la piel. Es muy recomendable para personas con piel sensible.
  • Para secar los granos de la piel. Debido a sus cualidades astringentes (cierra los poros) y antisépticas (destruye los microbios).
  • Como reafirmante. La piedra de alumbre ha sido utilizada por muchas civilizaciones y las mujeres árabes ya la usaban para reafirmar los pechos o el vientre.

Foto: www.maquilladas.com

Recetas con seitán0

Podemos definir el seitán como una auténtica carne vegetal, no tan sólo por su alto contenido en proteínas (24,7%) sino también por su color, sabor fuerte, textura y consistencia, que posibilitan su uso en la cocina de idéntico modo al que se tratan las carnes. Todo ello facilita el cambio a una dieta vegetariana, tanto proteínicamente como gastronómicamente, puesto que permite ampliar la variedad de platos.

El seitán, producto originario del Extremo Oriente, es el gluten de trigo (donde se hallan la práctica totalidad de las proteínas) hervido durante hora y media con salsa de soja y algas de Kombu, lo que supone un enriquecimiento en sales minerales y un aporte de lisina, aminoácido esencial del que son algo deficitarios los cereales. Si comparamos el seitán con la carne de buey o de cerdo, por ejemplo, veremos que el seitán aporta más proteínas, menos grasas y por lo tanto muchas menos calorías.

El seitán es un alimento altamente reconstituyente y de gran digestibilidad, apto para personas débiles, niños y ancianos, e incluso para diabéticos, dada su práctica ausencia de hidratos de carbono. Esperamos que te animes a cocinar alguna de estas 7 recetas.

Seitán a la naranja

Ingredientes: Seitán, aceite de oliva, cebollas, zanahorias, champiñones, guisantes verdes e ingredientes para el aliño: miso, naranja, laurel y sal marina.

Preparación: Hay que saltear la cebolla con la sal y el aceite durante 5 minutos y después añadir el seitán y las zanahorias (todo cortado a rodajas finas), los champiñones, el zumo de naranja y la piel rallada de ésta. Luego hay que taparlo y cocinarlo a fuego lento durante 30 minutos. Acto seguido hay que diluir una cucharada de miso con un poco del jugo del cocido y cocinar a fuego lento durante unos 3 minutos más. Finalmente hay que agregar los guisante verdes cocidos y el plato ya estará preparado para servir caliente.

Pastel de patata y seitán

Ingredientes: Seitán, patata, salsa de tomate, acelgas, cebolla y ajos.

Preparación: Hay que pelar las patatas, hervirlas con agua y sal y hacer puré. También es necesario hervir las acelgas con agua y sal, escurrirlas y cortarlas pequeñas. Con el aceite caliente, hay que dorar la cebolla, los ajos y el tomate a fuego medio. Después llega el momento de añadir el seitán muy picado y las acelgas, y dejarlo todo junto 5 minutos más. En una bandeja, se pone una base de puré de patata, una capa de seitán y otra con puré de patata. Finalmente se le añade queso rallado y se pone el pastel a gratinar.

Libritos de seitán

Ingredientes: Seitán, tofu ahumado y pan rallado, así como harina blanca, agua y sal para el rebozado.

Preparación: Se empieza cortando el muy fino tanto el seitán como el tofu ahumado, para después montar los libritos. Luego hay que hacer la masa del rebozado con harina blanca, un poco de agua y sal. Hay que removerla hasta que quede espesa. Acto seguido hay que pasar los libritos montados por esta masa para después rebozarlos con pan rallado. Por último hay que freírlos y, al sacarlos, ponernos encima de un papel absorbente. Los libritos se sirven con perejil.

Seitán con setas a la cerveza

Ingredientes para 4 personas: 500 gramos de seitán, 6 cebollitas francesas, 300 gramos de setas frescas, 50 gramos de tofu, 1 vaso de cerveza, 1 cucharada de harina, 1 cucharada de aceite, pimienta, tomillo, perejil y sal.

Preparación: Hay que cortar el seitán en tiras no muy finas y sazonarlo con un poco de pimienta. Las cebollitas deben cortarse en aros finos para luego rehogarlas con el aceite a fuego suave hasta que se ablanden. Cuando lleven unos minutos en el fuego, hay que añadir el seitán para que se sofrían juntos. Después se añade harina y se remueve rápidamente para que no se hagan grumos. Se agrega también la cerveza, el tomillo y la mitad del perejil picado. Se deja cocer medio tapado a fuego lento. Acto seguido, se cortan las setas y se trocea el tofu en taquitos. Se añaden estos ingredientes a la cazuela y se deja hasta que reduzca la salsa y se espese. Un poco antes de retirar del fuego, se añade el resto de perejil, se salpimienta y ya está listo para servirse.

Seitán al curry con piña

Ingredientes para 4 personas: 500 gramos de seitán (cortados en 8 filetes), 8 rodajas de piña, 2 vasos de zumo de piña, 2 cucharaditas de curry en polvo, 1 vasito de leche evaporada, 1 cucharada de harina, 2 cucharadas de cointreau, 3 cucharadas de aceite de oliva.

Preparación: La noche anterior a la elaboración del plato, se untan los 8 filetes de seitán con el curry y una cucharada de aceite. Se deja el preparado en la nevera. Al día siguiente, se pone el zumo de piña en la sartén a fuego vivo. Se agregan las rodajas de piña y se cuecen 5 minutos. Luego se retiran las rodajas y se deja cocinar el zumo más tiempo, hasta que se reduzca a la mitad. Acto seguido, se mezcla la leche con la harina, se añade a la sartén y se deja a fuego lento otros 5 minutos más. En una sartén aparte, se preparan los filetes de seitán a la plancha durante 2 minutos. Se incorpora el cointreau y, con cuidado, se prende fuego y se deja hasta que se apague solo. Se sirve junto con la piña cocida y la salsa, acompañado de verdura o arroz.

Seitán con champiñones

Ingredientes: Seitán, cebolla, ajos, tomates, champiñones y perejil.

Preparación: Hay que saltear la cebolla cortada a cuadritos y los ajos. Después se añaden los champiñones cortados a láminas y los tomates pelados y troceados. Paralelamente, hay que freír el seitán y, una vez frito, mezclarlo con el salteado.

Seitán con champiñones
Seitán con champiñones

Foto: Paraíso Vegetal

Canelones de seitán

Ingredientes: Seitán, cebollas, ajos, laurel, coliflor, champiñones, zanahoria, salsa de soja, perejil y piñones.

Preparación del relleno: Hay que triturar el seitán y hacer el salteado con cebollas cortadas a cuadritos, ajo y laurel durante 10 minutos a fuego medio. Después hay que saltear los champiñones en láminas y la zanahoria rallada, durante 10 minutos. Acto seguido, se añade al seitán picado, se mezclar bien y se le pone la salsa de soja, el perejil cortado crudo y los piñones.

Para hacer los canelones: Hay que poner mucha agua a hervir, unas gotas de aceite y sal. Hay que poner unos 6 u 8 canelones durante 10 ó 15 minutos, sacarlos y ponerlos en agua fría en un barreño. Después se estiran encima de un trapo limpio y húmedo. Seguidamente se reparte el relleno y se enrollan los canelones. Finalmente hay que untar la bandeja con aceite y colocar el canelón con la junta hacia abajo.

Para hacer la bechamel: Hay que saltear la cebolla con laurel y sal. Luego se le añade la coliflor, agua y sal, y se cocina durante 20 minutos. Después hay que pasarlo por la batidora y mezclarlo con miso blanco y leche de arroz. Finalmente, se esparce la bechamel por encima de los canelones, se le añade almendra en polvo y se pone a gratinar.