Colesterol: suplementos dietéticos y plantas medicinales para controlarlo3

Para controlar los niveles de colesterol, tal como explicamos en el artículo anterior, es necesario llevar una dieta adecuada y tener unos hábitos de vida saludables. En este contexto, hay suplementos dietéticos y plantas medicinales que pueden contribuir a mantener el colesterol a raya.

Suplementos dietéticos para control del colesterol

  • Lecitina de soja. La soja (y también los huevos) contienen una sustancia llamada fosfatidilcolina, que tiene la capacidad de dividir la grasa en particulas pequeñas y ponerlas en suspensión. La lecitina posee, además, ácidos grasos saludables (linoleico, linolénico, inositol, colina y fósforo). La lecitina de soja actúa contra el colesterol desde tres frentes: tiende a expulsarlo de los lugares donde suele haber más concentración; como decíamos, divide las grasas en partículas más pequeñas y mejora la proporción de colesterol bueno (HDL – lipoproteínas de alta densidad) respecto al colesterol malo(LDL – lipoproteínas de baja densidad); también tiene un poder antioxidante que hace que el colesterol se oxide menos y forme menos placas.
  • Salvado de avena. Entre sus múltiples propiedades, cabe destacar que disminuye el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno. La avena posee fibra soluble que absorbe agua, toxinas y colesterol circulante en sangre. Además, proporciona un efecto saciante que ayuda a adelgazar. En Manantial de Salud disponemos del Micro-oat22, un salvado de avena micronizado con más cantidad de beta-glucanos.
  • Omega-3 o semillas de chía. Las semillas de chía son la fuente vegetal con una más alta concentración de omega-3, un ácido graso esencial que regula la tensión arterial, reduce el nivel de colesterol y triglicéridos, y fluidifica la sangre.
  • Levadura de arroz rojo. Entre las virtudes de este suplemento tan utilizado por la medicina tradicional china destaca la de disminuir los niveles de colesterol malo e incrementar los de colesterol bueno. Reduce la producción de plaquetas y, por lo tanto, tiene un efecto protector sobre la circulación arterial. Además facilita la disolución de las grasas triglicéridos gracias a su acción drenante sobre el hígado. En Manantial de Salud disponemos del suplemento Colestop Extra Forte, unas cápsulas formuladas con levadura de arroz rojo, alcachofera, alpiste, policosanol y CoQ10, entre otros componentes para el control del colesterol.
Para controlar el colesterol es necesario hacer una dieta adecuada y tener unos hábitos saludables.
Para controlar el colesterol es necesario hacer una dieta adecuada y tener unos hábitos saludables.

Plantas medicinales para reducir el colesterol

La mejor manera de disminuir los elevados niveles de colesterol con plantas medicinales es preparar infusiones en las que se asocien hierbas que ayuden a la reducción total del colesterol y al aumento del colesterol bueno; plantas que actúen sobre la excreción del colesterol y la estimulación de la vesícula biliar; y hierbas que protejan el hígado. Algunas de estas plantas son guggul (Commiphora mukul), té de java (Ortosiphon aristatus), travalera (Centaurea aspera), centaura menor (Erytraea centaurium), cardo mariano (Silybum marianum), alcachofera (Cynara scolymus) y romero (Rosmarinus officinalis).

Desde Manantial de Salud proponemos una mezcla específica, la Tisana Col. Se trata de una combinación de plantas tradicionalmente utilizadas para ayudar a mantener los niveles normales de colesterol. Se recomienda tomarla dos veces al día, preferiblemente antes de las comidas. Para prepararla, pondremos una cucharada sopera de la mezcla en un vaso de agua. Lo pondremos a hervir durante 1 minuto y luego lo dejaremos en reposo 5 minutos. Una vez colada la mezcla, ya estará lista para tomar. La Tisana Col está compuesta por las siguientes plantas: Centaurium linariifolium (Centaura, sumidad florida), Fumaria officinalis (Fumaria, planta florida), Rosmarinus officinalis (Romero, sumidad florida); Fucus vesiculosus (Fucus, talos); Taraxacum officinale (Diente de león, planta); Medicago sativa (Alfalfa, hojas); Cynara scolymus (Alcachofera, hojas), Paliurus aculeatus (Paliure, fruto) y Celtis australis (Almez, hojas).

Foto: www.alimmenta.com

Colesterol: recomendaciones dietéticas para mantenerlo a raya0

El colesterol es un tipo de grasa fundamental en el organismo e interviene en diferentes funciones vitales. Entre los papeles que desempeña el colesterol, hay que destacar que forma parte de la estructura de las membranas celulares; es un precursor de la vitamina D (que, junto con la luz solar, contribuye a la fijación del calcio); y es necesario para la producción de hormonas como la adrenalina, los estrógenos y los andrógenos.

Colesterol ‘bueno’ y colesterol ‘malo’

El colesterol puede tener un origen interno (producido por el hígado) o externo (incorporado a través de los alimentos). En la sangre, el colesterol se une a unas moléculas llamadas lipoproteínas, que se encargan de transportarlo. El exceso de colesterol puede ser perjudicial según el tipo de lipoproteína al que vaya unido.

  • Colesterol malo. El que se une a las lipoproteínas de baja intensidad (LDL, en sus siglas en inglés) puede depositarse en las paredes de los vasos sanguíneos y llegar a formar ateromas. Por ello se le conoce como colesterol malo.
  • Colesterol bueno. El que va unido a las lipoproteínas de alta intensidad (HDL) puede ser recuperado por el hígado y transformarlo en otras sustancias para eliminarlo o reciclarlo. Es el colesterol bueno.

Así pues, el colesterol no es malo en sí. El problema es el exceso de colesterol, que resulta aún más perjudicial si se oxida. Si las paredes arteriales están en buen estado, es difícil que el colesterol se acumule en su interior ya que resbala. Ahora bien, cuando las arterias están dañadas, el colesterol se puede adherir a sus paredes llegando a provocar alteraciones como ateromas y arteriosclerosis, que se complicarán con la presencia de hipertensión arterial.

Aspectos dietéticos a potenciar para una alimentación baja en colesterol

  • Basar la alimentación en una dieta equilibrada y natural, intentando mantener un peso saludable.
  • Fraccionar la dieta en 5 comidas al día y establecer horarios regulares para las comidas ayuda a mantener un nivel de lípidos regular en sangre.
  • Aumentar el consumo de fibra. Ayuda a la eliminación del exceso de colesterol. Hay que tomar todo tipo de frutas y verduras frescas (preferiblemente las de temporada y, si es posible, de cultivo ecológico) y de algas. Es necesario comer hortalizas y verduras frescas (mínimo 2 raciones al día, 1 de ellas en crudo). También es bueno consumir ajo (preferentemente crudo) y cebolla. Debemos consumir cereales integrales en grano (arroz, mijo, cebada, avena, quinoa…) y derivados como el pan o la pasta integrales. Es necesario comer legumbres 2 o 3 veces por semana, que además de aportar fibra soluble, contienen esteroles vegetales que inhiben la absorción de colesterol.
  • Consumir alimentos ricos en antioxidantes naturales: frutas y verduras de colores intensos, cítricos, té verde
  • Comer pescados blancos y sobre todo azules, preferiblemente los de tamaño pequeño: sardina, boquerón, caballa…
  • Racionalizar el consumo de huevos. Se permiten 4 a la semana, según el caso. No hay que tomar más de 1 yema al día.
  • Incorporar en la dieta el tofu, el seitán y el tempeh.
  • Potenciar el consumo de aceite de oliva virgen (tanto en crudo como para cocinar), ya que aporta grasas monoinsaturadas y antioxidantes (aumenta el colesterol bueno, reduce el malo y evita que se oxide).
  • Aumentar el consumo de ácidos omega-3. Están presentes en los pescados azules y en las semillas de chía y de lino. Favorecen la fluidez de la sangre y previenen la formación de trombos.
  • Consumir semillas y frutos secos de manera moderada, especialmente nueces, almendras y avellanas.
  • Optar por técnicas de cocción que aporten menos grasa (hervido, vapor, rehogado, horno…). Hay que quitar la grasa visible de la carne antes de consumirla y desgrasar los caldos de carne o de ave en frío.
  • Utilizar aliños y condimentos variados que contengan zumo de limón, vinagres de buena calidad, hierbas aromáticas (albahaca, hinojo, laurel, tomillo, orégano…) y especias suaves (jengibre, comino, canela, curry, pimentón dulce…). Así, la comida será más apetitosa y reduciremos el consumo de sal.
  • Apostar por leches vegetales, especialmente de avena.
  • Son alimentos permitidos: carnes blancas (pollo, pavo, conejo…) sin piel ni grasa visible y magras (magro de cerdo y de ternera); jamón cocido magro o de ternera; lácteos desnatados (yogurt, kéfir y quesos frescos bajos en grasa); y caldos desgrasados.
Para mantener el colesterol a raya también es importante hacer ejercicio y evitar el estrés.
Para mantener el colesterol a raya también es importante hacer ejercicio y evitar el estrés.

Hábitos alimenticios a reducir para mantener el colesterol a raya

  • Consumir pocas grasas saturadas (lácteos grasos, vísceras, carnes rojas y grasas, embutidos…) y de grasas hidrogenadas (galletas, bollería industrial, frituras a altas temperaturas, margarinas…). Contienen sustancias que sobrecargan el hígado, aumentan la concentración de lípidos en sangre y favorecen los procesos oxidativos en el organismo. También hay que reducir el consumo de patés, salchichas y hamburguesas; dulces y chocolate; pescado en conserva y ahumado y marisco; coco y leche de coco.
  • Quitar de la lista de la compra alimentos como platos precocinados, galletas, bollería industrial, conservas, bebidas y zumos envasados, frutas en almíbar y confitadas…
  • En cuanto a las técnicas de cocción, hay que evitar los fritos y los guisos.
  • Mantener a raya el azúcar, el alcohol y el café y evitar el tabaco. Son sustancias potencialmente tóxicas para el hígado y dificultan su buen funcionamiento. Si se consume alcohol, debe ser de baja graduación, especialmente vino tinto).
  • Evitar el consumo innecesario de medicamentos.

También es importante…

  • Hacer ejercicio físico regularmente. Además de aportar múltiples beneficios, ayuda a aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL) y a eliminar el colesterol sobrante.
  • Evitar el estrés mantenido e intentar tener un buen estado de ánimo.

En un próximo artículo hablaremos de los suplementos dietéticos y las plantas medicinales para regular el colesterol.

Foto: tododieta.com

Aceite de rosa mosqueta para reducir cicatrices0

Seguramente las aplicaciones más conocidas del aceite de rosa mosqueta tienen que ver con la mejoría de la cicatrización de heridas y con la reducción de cicatrices. Sin embargo, el aceite de rosa mosqueta tiene otras muchas aplicaciones para el cuidado de la piel.

La rosa mosqueta (Rosa rubiginosa) es una planta arbustiva que crece de manera silvestre en el sur de Chile. Sus frutos son rojos y tradicionalmente se han utilizado para elaborar tés y mermeladas. Así se aprovecha su alto contenido en vitamina C. Pero es de las flores de donde se obtiene el aromático aceite esencial de rosa mosqueta así como la apreciada agua de rosas.

Aplicaciones del aceite esencial de rosa mosqueta

  • Es un buen remedio para la piel reseca y escamosa con tendencia a la deshidratación.
  • Mantiene la textura y elasticidad de la piel y su aspecto sano.
  • Atenúa las líneas faciales de expresión y las arrugas.
  • Reduce las manchas producidas por la edad y el envejecimiento de la piel. También disminuye la hiperpigmentación.
  • Evita las estrías de la piel durante el embarazo.
  • Reafirma los tejidos.
  • Como decíamos al principio, contribuye a la mejora de la cicatrización de heridas (cicatrices del acné, post-operatorias…).
  • Ayuda a reducir queloides y cicatrices hipertróficas, hipercrómicas y retractiles.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y es emoliente (ablanda las inflamaciones y durezas aparecidas en las piel).

 Modo de empleo del aceite de rosa mosqueta

Hay que aplicar el aceite de rosa mosqueta 3 o 4 veces al día de forma regular y constante sobre la zona de la piel a tratar. Durante 2 o 3 minutos debe efectuarse un suave masaje con la yema del dedo en forma circular hasta que el aceite de rosa mosqueta quede completamente absorbido.

El aceite de rosa mosqueta es eficaz para reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras.
El aceite de rosa mosqueta es eficaz para reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras.

Estudios clínicos

La dermatóloga Faviola Carvajal lideró un estudio en el Hospital de Van Buran de Valparaíso (Chile) sobre la reducción de cicatrices con aceite de rosa mosqueta. En la investigación participaron 90 pacientes con quemaduras, cortes y cicatrices quirúrgicas (recientes o no). Los resultados obtenidos después del tratamiento fueron positivos en el 97% de los casos. El grado de la recuperación varió en función de la duración del tratamiento, del número de aplicaciones diarias y del estado de la piel al inicio del estudio. En ningún caso se detectaron alergias y, en los pacientes que sufrían picazón, ésta desapareció al poco tiempo.

Foto: nosotras.com

Miel de manuka: una alternativa natural a antibióticos y antisépticos0

La miel de manuka es el único alimento en el mundo 100% natural que muestra una actividad antiséptica y antibacteriana efectiva y fiable, debido a su componente Metilglioxal, que se encuentra en el néctar de su flor. Cualquier miel tiene un poder antibacteriano debido a su contenido en peróxido de hidrógeno, pero el espectro de acción de la miel de manuka es mucho más amplio. Abarca bacterias, hongos y protozoarios, entre otros tipos de gérmenes. De hecho, no se ha logrado encontrar ningún organismo infeccioso en el que la miel de manuka no funcione.

La manuka es un arbusto de la familia de las mirtáceas que crece en estado salvaje en las tierras vírgenes de la costa del este de Nueva Zelanda, en unas difíciles condiciones climáticas. Su periodo de floración es breve, de sólo seis semanas, y deja poco tiempo para que las abejas saquen el preciado polen de su blanca flor.

Más de 20 años investigando sobre la miel de manuka

La manuka siempre ha sido utilizada por la medicina tradicional del pueblo maorí para curar la fiebre, la bronquitis y el asma, así como por sus propiedades cicatrizantes y antisépticas. El poder curativo de la miel de manuka ha motivado diferentes estudios desde hace más de dos décadas. Fue el equipo de investigación de la Universidad de Dresde (Alemania), dirigido por el profesor Thomas Henle, el que descubrió que el Metilglioxal es, sin lugar a dudas, el compuesto responsable de la lucha antibacteriana de la miel de manuka.

Estudios posteriores se han centrado en evaluar la concentración de Metilglioxal que pueden contener las mieles de manuka. Las de más alta concentración alcanzan los 700 mg de Metilglioxal por kg, es decir, una concentración 70 veces mayor que la miel clásica. Como el contenido varía de un arbusto de manuka a otro, los recolectores de miel de manuka han creado el índice de eficacia UMF® (Unique Manuka Factor, en sus siglas en inglés) para medir su poder antibacteriano. Cuanto más elevado es el índice UMF®, más importante es la acción contra gérmenes y bacterias de la miel de manuka. Así, un factor UMF®10 tiene el mismo efecto frente a los distintos tipos de bacterias que una disolución de fenol al 10% (el fenol es una molécula antiséptica potente, muy utilizada en la industria farmacéutica moderna).

“Donde no llegan los antibióticos, llega la miel de manuka”

El hecho de que los neozelandeses utilicen este proverbio es significativo y dice mucho del poder de la miel de manuka contra cualquier tipo de bacteria.  Sólo es necesario tomar dos o tres cucharaditas de miel al día. Dicha ingesta contribuye a que el organismo se deshaga de la bacteria y reduce el riesgo de una nueva infección.

Aplicaciones de la miel de manuka

• Lucha contra los distintos tipos de estafilococos, bacterias causantes de muchas infecciones. También contra el mutante MRSA (estafilococo áureo resistente a la meticilina), ante el cual nada puede hacer un antibiótico.
• Lucha contra la bacteria Helicobacter pylori, responsable de la úlcera de estómago y duodeno.
• Cuidado del aparato digestivo, hernia de hiato, acidez de estómago, etc.
• Prevención de la gingivitis, caries, aftas y dolores de garganta.
• Cicatrización de heridas profundas, heridas infectadas, úlceras, eczemas, quemaduras y picaduras de insectos. Para su uso externo, se puede mezclar la miel de manuka con aceite. También existen cremas de miel de manuka.

Foto: Enfemenino.com

“Donde no llegan los antibióticos, llega la miel de manuka” (proverbio neozelandés).
“Donde no llegan los antibióticos, llega la miel de manuka” (proverbio neozelandés).

Artículos relacionados

La miel, un edulcorante nutritivo y con valor terapéutico

El polen, un revitalizador físico y mental

El própolis, un antibiótico natural

Jalea real, un complemento vitamínico para otoño y primavera

Higiene nasal y remedios naturales0

Una buena higiene nasal practicada con regularidad aporta muchos beneficios para la salud. Por citar algunos, refuerza la función defensiva de las mucosas, mejora el drenaje lagrimal, previene resfriados y reduce la respuesta alérgica por desensibilización de las mucosas. Una buena higiene nasal también alivia la otitis (especialmente en niños) y estimula el funcionamiento de las glándulas adenoides y las amígdalas.

Por otra parte, la higiene nasal mejora las funciones auditivas, olfativas y gustativas, produce un bienestar general, despeja la cabeza y, por consiguiente, aumenta la capacidad mental.

Funciones de la mucosa nasal

La nariz, junto con la boca, es la puerta de entrada más importante del organismo. A través de ella penetra el aire que después de atravesar varios conductos llega a los alveolos pulmonares y, desde allí, se obtiene la energía necesaria para que nuestro cuerpo realice todas sus funciones vitales. La mucosa nasal, membrana que tapiza las fosas y conductos nasales, tiene tres funciones principales:

  • Filtrar y limpiar el aire.
  • Acondicionarlo para que llegue a los pulmones con la humedad y temperatura adecuadas.
  • Actuar como organismo sensorial para la captación de olores.

Cuando la mucosa nasal está limpia y fisiológicamente activa, existe menos riesgo de enfermar, ya que está preparada para defendernos en caso de infecciones respiratorias. Para ello cuenta con tres dispositivos:

  • La mucosa fabrica el moco que recubre los conductos respiratorios con una fina capa. El moco captura impurezas y es capaz de destruir numerosos gérmenes que hay en el aire.
  • El movimiento de los Cilios (estructuras microscópicas en forma de pelo), que arrastra el moco hacia la faringe para ser neutralizado después en el aparato digestivo.
  • Una red linfática interna fabrica los macrófagos, células especializadas en destruir los microbios que puede contener el aire respirado.
Una buena opción para la higiene nasal es respirar vahos.
Una buena opción para la higiene nasal es respirar vahos.

Tratamientos naturales para una buena higiene nasal

  • Calor húmedo. Se trata de respirar vahos. En un litro de agua, hay que añadir tres cucharadas soperas de una mezcla de plantas antisépticas, balsámicas y descongestivas: la Tisana Vahos, baños nasales y gargarismos, compuesta por eucaliptus, yemas de pino, romero, espliego, gordolobo y manzanilla de Mahón. Recogemos el vaho aspirándolo y buscando su impacto sobre la zona nasal. Una vez realizada la inhalación, hay que colar un poco de agua en una taza, añadiendo una pizca de sal. Cuando el agua de la taza está templada, es el momento de hacerse un baño nasal durante 1 o 2 minutos, ya sea directamente o con la ayuda de una lota. En caso de que haya mucosidad en el cuello o aparezca carraspera, habrá que colar una pequeña cantidad del agua sobrante de los vahos, añadirle un poco de zumo de limón y hacer gargarismos.
  • Aceite nasal descongestivo. Se elabora con una mezcla de plantas muy similar a la que hemos utilizado para hacer los vahos. En un pequeño cazo de cerámica, hay que incorporar 50 gramos de la mezcla, cubriéndola con aceite de oliva de primera presión. Es necesario hervir la mezcla al baño maría durante 15 minutos y después dejarla reposar 12 horas. Luego habrá que colarla y guardarla en un frasco de vidrio opaco bien cerrado y resguardado de la luz. Con la ayuda de algodón o con una varilla, se pueden aplicar toques de este aceite en las fosas nasales 2 o 3 veces al día. Es un aceite que puede utilizar toda la familia (tanto bebés como personas mayores). El aceite nasal descongestivo lubrifica e hidrata los conductos nasales, facilitando la respiración, y nos protege de agentes externos (ácaros, polen, humedad, etc.).
  • Agua de mar. Con el agua de mar aceleramos los procesos curativos, drenando y descongestionando las vías respiratorias. Se puede aplicar de muchas maneras, desde la más clásica a través de una lota, hasta fórmulas más avanzadas como son la ducha, el aerosol o la pulverización.

Foto: Salud Pasión

Suplementos nutricionales para personas mayores0

Una alimentación adecuada combinada y los suplementos nutricionales específicos para cada situación son la base para garantizar una buena calidad de vida cuando llega la llamada tercera edad. No se trata de dar más años a la vida sino de dar más vida a los años, ayudando al organismo a trabajar lo más eficazmente posible y a estimular su propio poder natural de autocuración.

En general, las comidas deberán ser más ligeras, potenciando los alimentos integrales y los antioxidantes (verduras y frutas crudas, las verduras con clorofila, los frutos rojos y morados y los alimentos ricos en selenio, como el germen de trigo, la cebada, el arroz integral, los ajos, los nabos y el pescado azul). Se deberán tomar menos calorías, menos proteínas y menos sal. Es importante evitar, sobre todo, los alimentos ácidos, las comidas frías, las salsas, las frituras, los embutidos, las carnes rojas, la bollería y las bebidas excitantes. Los azúcares simples o refinados deberían sustituirse por miel o azúcar integral.

En la tercera edad, también se deben ingerir más alimentos con vitamina A (zanahoria, calabaza, brócoli, tomate, judías verdes…), vitamina E (aceites de primera prensada, germen de trigo, cereales integrales, frutos secos…), vitamina C (brócoli, pimiento rojo, coles de Bruselas, naranjas, kiwis y cítricos en general).

Será un profesional cualificado quien indicara qué suplementos nutricionales habrá que incorporar según las necesidades de cada persona.

Una alimentación adecuada combinada y los suplementos nutricionales específicos para cada situación son la base para una buena calidad de vida en la tercera edad.
Una alimentación adecuada combinada y los suplementos nutricionales específicos para cada situación son la base para una buena calidad de vida en la tercera edad.

Suplementos nutricionales para la tercera edad

  • Antioxidantes.Los podemos incorporar a través de la dieta para retardar el envejecimiento celular (aparición de arrugas y manchas cutáneas). Fortalecen los huesos y las articulaciones. Combaten la fatiga y el estrés, y mejoran la circulación cerebral. Además tienen efectos preventivos ante enfermedades como el cáncer, el Alzheimer y el Parkinson.
  • Polen. Es un revitalizador físico y mental y fortalece las defensas. Aumenta la vitalidad y favorece el vigor muscular. Refuerza las defensas ante infecciones. Regula el ritmo cardíaco. Es eficaz en problemas de próstata. A nivel mental, levanta el estado de ánimo y es un buen aliado ante la depresión. Mejora las funciones intelectuales (lucidez mental, concentración, atención…), vence la fatiga mental y favorece un sueño reparador.
  • Lecitina de soja. Este componente de la soja tiene beneficios como la reducción del colesterol, el fortalecimiento de la memoria y de la capacidad de concentración. También mejora el rendimiento físico.
  • Levadura de cerveza. Refuerza el sistema nervioso y previene trastornos como la irritabilidad, la ansiedad, el insomnio o la depresión. Además activa los procesos metabólicos para lograr un mayor bienestar y un mejor rendimiento.
  • Jalea real. Este complemento vitamínico incrementa la energía, aumenta la resistencia al cansancio y ayuda al organismo a defenderse de enfermedades.
  • Alga espirulina. Protege al organismo de la degradación y el envejecimiento. Es un buen protector cardiovascular y celular. Aumenta la vitalidad y fortalece las defensas.
  • Enzimas digestivas. A medida que avanza la edad, el organismo produce una menor cantidad de enzimas digestivas y eso complica la absorción de alimentos, traduciéndose en problemas de acidez, pesadez y falta de energía. Existen suplementos nutricionalesque ayudan a asimilar mejor alimentos como las proteínas, la leche o las grasas.
  • Cartílago de tiburón.Tiene múltiples beneficios, pero destaca por ser uno de los remedios naturales más eficaces para prevenir y tratar dolencias como la artritis, el reuma, la osteoporosis y estados inflamatorios.
  • Calcio coral. Refuerza el sistema inmunológico y retrasa el envejecimiento. También fortalece los huesos y se le relaciona con una mayor longevidad.
  • Ginkgo biloba. La principal virtud de esta planta medicinal es que estimula la circulación sanguínea. Ello tiene implicaciones como la prevención de enfermedades cardiovasculares y el fortalecimiento de la memoria. Se he demostrado que retarda la pérdida de memoria en casos de Alzheimer.  También es eficaz en casos de depresiones relacionadas con la pérdida de facultades cognitivas y la baja autoestima que esta situación puede conllevar.
  • Infusiones. Las hay antiinflamatorias, para mejorar la circulación, para facilitar las digestiones, para favorecer la relajación y conseguir un sueño reparador…

Suplementos nutricionales para la mujer

  • Isoflavonas. Reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y también mejoran la salud ósea y previenen la osteoporosis.
  • Onagra. El aceite de onagra es rico en omega 6. Entre otros beneficios, ayuda a mantener joven y fuerte el cabello, las uñas y la piel, previene de trastornos cardiovasculares y equilibra el sistema nervioso. Es un paliativo en trastornos neurológicos causados por la degeneración neuronal.