Osteoporosis: consejos dietéticos y nutricionales0

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la disminución del tejido que forma los huesos, tanto de las proteínas que constituyen su estructura como de las sales minerales de calcio que contienen. Como consecuencia, los huesos son más frágiles y se rompen con relativa facilidad tras una caída o un traumatismo. La osteoporosis afecta sobre todo a mujeres amenorreicas o posmenopáusicas, dada la menor producción de estrógenos por los ovarios y otras carencias hormonales. Otros factores que aumentan el riesgo de presentar osteoporosis son la deficiencia de calcio y vitamina D debido a una malnutrición, el consumo de tabaco y/o alcohol y la vida sedentaria.

Para convivir con la osteoporosis, se recomienda hacer ejercicio (caminar es ideal) y tomar el sol (que estimula la síntesis endógena de vitamina D) puesto que estos hábitos favorecen la absorción del calcio. Además es necesario conservar una buena calidad de la flora intestinal para garantizar el correcto aprovechamiento de los nutrientes. También hay que saber que el  estrés es un enemigo de la osteoporosis, puesto que favorece situaciones de pérdida de masa ósea.

Osteoporosis
Para convivir con la osteoporosis, se recomienda hacer ejercicio y tomar el sol.

En caso de osteoporosis, hay que evitar:

  • Azúcares, edulcorantes y productos que los contengan. Para endulzar se recomienda utilizar pequeñas cantidades de miel y melaza.
  • Productos refinados (pan blanco, bollería industrial…).
  • Café, refrescos azucarados o con gas, bebidas de cola, té negro y bebidas alcohólicas.
  • Productos envasados, precocinados y conservas.
  • Cocinar con mucha sal y tomar alimentos muy salados.
  • Un exceso de proteína en cada comida, sobre todo las más concentradas como la carne roja y los despojos. Si se toma carne, es preferible que sea blanca y acompañada sólo con verduras crudas, cocidas o salteadas.
  • Grasas saturadas que se encuentran en bollería y embutidos.
  • Productos que contengan fosfatos procedentes de aditivos químicos (se encuentran en embutidos, quesos fundidos, patatas fritas, derivados lácteos, bebidas carbónicas y refrescantes, mermelada, cacao y chocolates).
  • El abuso de laxantes, antiácidos y corticoides.

Con osteoporosis, conviene reducir el consumo de:

  • Alimentos ricos en oxalatos, como cacao, espinacas, ruibarbo, remolacha, acelgas, espárragos, col de Bruselas y setas. Los oxalatos dificultan la absorción del calcio.
  • Verduras y hortalizas como las solanáceas (tomate, berenjena, pimiento, patata), que alteran el metabolismo del calcio, lo retiran de la sangre y lo depositan en lugares erróneos como articulaciones y riñones.

Alimentos aconsejados para pacientes de osteoporosis

  • Cereales integrales: arroz, trigo, avena, cebada, mijo, quinoa, amaranto, trigo sarraceno…
  • Legumbres: una de las más interesantes es la soja y sus derivados (tofu, leche de soja, tempeth, miso…) por sus cualidades estrogénicas.
  • Verduras y hortalizas (salvo las mencionadas anteriormente), puesto que ayudan a alcalinizar la sangre y, en consecuencia, se evita que el calcio sea movilizado desde los huesos para contrarrestar el exceso de acidez. Están especialmente indicadas las verduras de hoja verde (col, coliflor, col rizada, brócoli, berros, ortigas, endivia, escarola, lechuga, perejil, diente de león, apio, puerros, hinojo, judías, alcachofa…) y otras como calabacín, zanahoria y calabaza.
  • Se recomienda tomar los cereales y las legumbres acompañados de mucha verdura (el doble).
  • Algas: arame, hiziki, wakame y kombu. Son alcalinizantes, llevan mucho más calcio que los productos lácteos y la relación con otros minerales es equilibrada, lo que facilita la absorción del calcio. Además ayudan a controlar posibles desequilibrios en el peso, colesterol sanguíneo y tensión arterial.
  • Fruta fresca: se aconsejan tres piezas al día.
  • Frutos secos y semillas: almendras, piñones, semillas de sésamo y semillas de calabaza. Tienen que ser crudos y sin salar para poder aprovechar sus ácidos grasos.
  • Fruta desecada: higos secos, dátiles, pasas de Corinto…
  • Germinados: especialmente de alfalfa y soja.
  • Aceite de oliva de primera presión.
  • El pescado es ideal como fuente de proteína. Es bueno tomar pescado blanco (rape, merluza, bacalao, lenguado…) pero también azul (sardinas, atún, salmón…) por su contenido en vitamina D (indispensable para ayudar a fijar el calcio en los huesos). La sepia, el calamar y el besugo también son ricos en calcio.
  • Lácteos. La leche debe ser tomada con moderación. Se deberían tomar preferiblemente lácteos fermentados como yogur o kéfir.

Suplementos dietéticos y plantas medicinales para contrarrestar la osteoporosis

  • El fósforo y el magnesio también juegan un papel importante en la salud de los huesos, pero para evitar la descalcificación, su proporción deber ser ligeramente inferior que la de calcio. Hay que tenerlo en cuenta cuando se toma un complemento rico en fósforo o magnesio.
  • Es conveniente tomar suplementos equilibrados de minerales y oligoelementos: sílice, boro y zinc.
  • El Coral Calcio Marino y la Dolomita son suplementos dietéticos muy indicados en caso de osteoporosis, del mismo modo que lo son las isoflavonas de soja en el contexto de la etapa del climaterio.
  • En cuanto a plantas medicinales, se recomiendan infusiones remineralizantes a base de cola de caballo, ortiga y avena; infusiones depurativas que ayuden a trabajar y cuidar el hígado y el riñón; y plantas de acción fitoestrógenica (salvia, eleuterocco, zausgatillo, maca…) para evitar la pérdida de masa ósea.

¡Te proponemos una receta! Hummus para 4 personas

Ingredientes: 300 gr de garbanzos cocidos, 2 dientes de ajo, sal o tamari, 2 cucharadas de zumo de limón, 3 cucharadas de tahín, un poco de agua, pimentón dulce y pepino.

Elaboración: Se pican los ajos y se trituran en el mortero junto con la sal. Acto seguido, se añade el zumo de limón (que suavizará el sabor del ajo) y las cucharadas de tahín. Todo ello se mezcla con los garbanzos y se tritura bien. Si es necesario se añade poco a poco agua para lograr una textura de papilla fina, suave y sin grumos. Se sirve frío, por lo que es preferible dejar reposar el puré durante una hora en la nevera. Antes de servirlo, hay de espolvorear un poco de pimentón dulce para decorar el plato y acompañarlo con pepino para ir untando el hummus.

Foto: www.ellahoy.es

Aceites macerados para el cuidado de la piel2

Los aceites macerados tienen las propiedades de los componentes con los que se elaboran. Es decir, por un lado, las propiedades de las plantas medicinales escogidas; y por otro, se aprovecha la acción suavizante del aceite utilizado como base, ya sea el de almendras dulces, el de oliva virgen o el de sésamo, por citar tres de los más utilizados.

Cómo se preparan los aceites macerados

  • Se utilizan 100 gramos de la planta seca elegida (por ejemplo, flores de caléndula, sumidades floridas de hipérico o de ruda). Se introducen en una botella de boca ancha y se vierte sobre ellas 1 litro del aceite básico elegido.
  • Se tapa bien la botella. Se pone boca abajo para asegurarse de que queda herméticamente cerrada. Debe mantenerse en esa posición 40 días y 40 noches a la intemperie.
  • Todos los días hay que agitar suavemente la botella.
  • Pasados los 40 días, hay que filtrar el aceite y guardarlo en botellitas de cristal bien tapadas. Siempre es mejor que las botellas sean de color ámbar.
  • Para una mejor conservación de aceites macerados, deben guardarse en un lugar fresco y oscuro.

Éste es el método de elaboración que el botánico Pio Font i Quer propone en su libro El Dioscórides Renovado (Editorial Península).

Propiedades medicinales de aceites macerados para el cuidado de la piel

  • Aceite macerado de caléndula (Calendula officinalis).Es excelente para pieles secas, delicadas y sensibles que se irritan con facilidad. Se emplea tanto para niños como para personas mayores. Tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas y fungicidas (contra virus, bacterias y hongos) y cicatrizantes. Acelera el proceso de curación de heridas, escoceduras, picaduras de insectos, dermatitis, eccemas y vulvovaginitis.
  • Aceite macerado de gordolobo (Verbascum thapsus). Es un calmante útil en caso de quemaduras, sabañones y hemorroides. Aplicado sobre el cabello, mantiene el color rubio dorado de los cabellos teñidos, los hidrata y les da brillo.
  • Aceite macerado de ruda (Ruta graveolens). Activa la circulación sanguínea y protege venas y arterias. También tiene la capacidad de enrojecer la piel y provocarle sensación de calor. Es muy indicado en dolores osteoarticulares, en contusiones sin heridas y en unturas externas sobre el oído cuando hay problemas de falta de riego sanguíneo que se manifiesta en forma de acúfenos (golpes o sonidos en el oído) o ligera sordera.
  • Aceite macerado de hipérico (Hypericum perforatum). Es útil en tratamientos regeneradores: quemaduras, llagas, heridas, contusiones (en catalán se conoce popularmente como oli de cop), acné, eccemas y psoriasis. Calma el dolor y activa la circulación sanguínea, por eso también es empleado en caso de hemorroides. Tiene un efecto antiviral en uso tópico para el herpes labial. Es importante evitar la exposición solar después de su aplicación.
  • Aceite macerado de árnica (Arnica montana). Tiene una acción cicatrizante, antiinflamatoria, antiséptica y antifúngica (contra virus, bacterias y hongos). Da muy buenos resultados en inflamaciones articulares, contusiones, torceduras, golpes, chichones e irritaciones cutáneas. No debe emplearse nunca en heridas abiertas.
Aceite macerado de árnica
El aceite macerado de árnia da buenos resultados en inflamaciones articulares, contusiones, torceduras, golpes, chichones e irritaciones cutáneas.

Foto: Biovegetalis.blogspot.com.es

Wheatgrass: la hierba de trigo aporta energía instantánea0

El wheatgrass, conocida en castellano como hierba de trigo o pasto de trigo, es uno de los suplementos alimenticios más utilizados en la actualidad. Se valora especialmente su alto contenido en clorofila (el 70% del wheatgrass es clorofila), vitaminas, minerales, aminoácidos y encimas. El wheatgrass no es más que la planta de trigo joven (recolectada entre los 9 días y las dos semanas). Últimamente la hierba de trigo ha sido catalogada como un superalimento por su densidad nutricional, aunque su consumo ya existía hace décadas.

Beneficios del wheatgrass

  • Es energizante y cicatrizante.
  • Ayuda a la formación de glóbulos rojos debido a la similitud de su molécula a la de la hemoglobina; mejora la circulación; combinado con frutas y verduras, reconstruye las células sanguíneas y ayuda a prevenir la anemia.
  • Colabora en la oxigenación de las células y en la eliminación de toxinas del organismo.
  • Contiene vitaminas A, C y E, todas ellas con un gran poder antioxidante, que ayudar a combatir los daños producidos por los radicales libres. Por su acción antioxidante, previene el envejecimiento celular.
  • Aporta aminoácidos como la lisina, la fenilamina y el triptófano, por citar algunos. El triptófano es indispensable para la formación de serotonina, un neurotransmisor que ayudar a relajarse y a disminuir el nivel de ansiedad.
  • Es un excelente remedio contra el estreñimiento, limpia los intestinos y mantiene el colon en buen estado.
  • Estimula las hormonas sexuales.
  • Contribuye a que el organismo elimine metales tóxicos como el mercurio, el aluminio, el cobre y el plomo.

Una cucharada de wheatgrass mezclada con zumo, yogurt o espolvoreada sobre la verdura o la ensalada nos aportará energía instantánea a todas y cada una de nuestras células.

El wheatgrass es valorado por su alto contenido en clorofila.
El wheatgrass es valorado por su alto contenido en clorofila.

Composición nutricional por 100 gramos de wheatgrass

Proteínas 14 gr
Carbohidratos 71 gr
Grasas 2 gr
Vitamina B1 (Tiamina) 0,58 mg
Vitamina B2 (Ricoflavina) 0,15 mg
Vitamina B3 (Niacina) 2,9 mg
Vitamina B5 (Ácido Pantoténico) 1,5 mg
Vitamina B6 (Piridoxina) 0,58 mg
Magnesio 2,1 gr
Hierro 5 mg
Calcio 33 mg
Potasio 656 mg
Fósforo 247 mg
Cobre 0,7 mg

Foto: www.easygreeneurope.com

Arándanos negros: protégete de los radicales libres y cuida tu sistema sanguíneo0

Los arándanos negros (Vaccinium myrtillus) son unas bayas que crecen de un pequeño arbusto en los bosques de Europa central y del norte así como en determinadas zonas de Asia y América. Los arándanos negros tienen otros nombres en castellano: mirtilo, arandilla, anavia y ráspano. No deben confundirse con los arándanos rojos, que poseen una potente acción antiséptica y antibiótica por lo que sus jugos son muy recomendables en caso de infecciones de orina. Los arándanos negros, en cambio, destacan por sus propiedades antioxidantes y por sus beneficios en el sistema sanguíneo, entre otros.

Características nutricionales y medicinales de los arándanos negros

Los arándanos negros contienen sales minerales (de calcio, magnesio y potasio), taninos, ácidos orgánicos (málico y cítrico), inositol, pectina y flavonoides, entre otros compuestos. Pero los arándanos negros destacan sobre todo por su contenido en antocianosidos, los pigmentos que le dan la coloración azulada. Los antocianosidos son sustancias hidrosolubles que el organismo asimila fácilmente para su disponibilidad.

Entre los beneficios de los antocianosidos hay que destacar:

  • Tienen una acción antioxidante superior a la vitamina E y un efecto sinérgico a esta vitamina. Trabajando conjuntamente, ambas refuerzan su acción. Nos protegen de los radicales libres, responsables del envejecimiento celular y nocivos para el organismo.
  • Favorecen la síntesis del colágeno y los mucopolisacáridos, componentes principales del tejido conectivo. Eso aporta beneficios para la piel, las paredes de los vasos sanguíneos, las articulaciones, el aparato respiratorio y los intestinos.
  • Mejoran la microcirculación y favorecen la regeneración de los pigmentos de la retina de forma específica. Esto implica una mejora de la visión nocturna.
  • Impiden las reacciones alérgicas al inhibir la liberación de histamina.
  • Regulan la concentración de glucosa en sangre.
  • Inhiben sustancias inflamatorias.
  • Aumentan la resistencia de los capilares e impiden una excesiva permeabilidad, por lo tanto, evitan la filtración de tóxicos a través de la barrera sanguínea cerebral.
Arándanos negros
Los arándanos negros tienen una acción antioxidante superior a la vitamina E.

Formas de tomar arándanos negros

  • Zumo del fruto: puede tomarse directamente o diluirlo en otro líquido (zumo de naranja, leche…)
  • Maceración del fruto seco: se mezcla una cucharadita de arándanos negros secos en un vaso de agua.
  • Yogur con arándanos negros: en el yogur se puede mezclar una cucharadita de arándanos secos.
  • Desayuno nutritivo: en un vaso de leche de soja (o almendras o arroz), se puede mezclar una cucharada sopera de levadura de cerveza, una cuchara sopera de avena triturada y una cucharada sopera de frutos de arándanos negros secos.
  • También se pueden tomar extractos concentrados de arándanos negros para aportar una mayor concentración de antocianidinas.