Dolor articular: suplementos alimenticios para proteger las articulaciones2

El dolor articular es una consecuencia del envejecimiento y de la pérdida de flexibilidad de las articulaciones. Sin embargo, existen productos naturales capaces de contrarrestar esta tendencia, de reforzar las articulaciones y de eliminar el dolor articular. En este artículo te presentamos cuatro suplementos para que puedas disfrutar de cualquier actividad física o de un simple paseo, sin perjudicar tus huesos, cartílagos, tendones, ligamientos y músculos.

Existen complementos alimenticios capaces de reforzar las articulaciones y eliminar el dolor articular.
Existen complementos alimenticios capaces de reforzar las articulaciones y eliminar el dolor articular.

Suplemento de colágeno, magnesio y vitamina C

Es un buen aliado para combatir el dolor articular. El colágeno es la proteína mayoritaria en el organismo humano y desempeña un papel fundamental para las articulaciones y la piel. Con la edad disminuye la producción de colágeno y eso conlleva el envejecimiento y una menor flexibilidad de los tejidos de los que forma parte. El colágeno hidrolizado, de fácil asimilación, refuerza los tejidos, ralentiza su envejecimiento y, por tanto, frena el dolor articular. La vitamina C, por su parte, es imprescindible para la formación del colágeno. Repara y mantiene cartílagos, huesos y dientes. Además, el magnesio es esencial para que el sistema muscular y el sistema nervioso estén en perfecto estado. Participa en el mantenimiento y la recuperación de las células y tejidos, al mismo tiempo que ayuda a disminuir el cansancio y la aparición de calambres, tics y contracturas.

Harpagofito, grosellero negro y vitaminas

Este suplemento se envasa en cómodos viales elaborados con extractos vegetales utilizados tradicionalmente en casos de degeneración y dolor articular. El harpagofito es indicado en procesos reumáticos y degenerativos en general. Al grosellero negro y al fresno se les atribuye la propiedad de disminuir los procesos inflamatorios. La cola de caballo se emplea para remineralizar los huesos y mitigar el dolor articular. Y el bambú favorece la reconstrucción del cartílago.

Cartílago de tiburón

Entre los componentes más importantes del cartílago de tiburón hay el colágeno y un conjunto de glucosa-minoglicanos, fundamentales para erradicar el dolor en las articulaciones y protegerlas. Así pues, podemos afirmar que la ingesta de cartílago de tiburón favorece el movimiento y reduce de manera significativa la inflamación y el dolor articular.

Calcio Coral Marino

Es un suplemento muy indicado para mantener un buen estado de los huesos. El coral, en su estado natural, contiene un gran número de oligoelementos de alta biodisponibilidad. En otras palabras, los minerales presentan una estructura química similar a la de nuestro organismo y éste es capaz de absorberlos fácil y rápidamente. El reequilibrio del pH reduce la aparición del dolor articular y otras múltiples dolencias, entre ellas la destrucción de la estructura ósea.

Foto: www.farmaciaencasaonline.es

Menopausia: hábitos de vida para paliar las molestias2

La menopausia es el final de la etapa reproductiva de la mujer. El cese de la producción de estrógenos conlleva una serie de síntomas: sudoración excesiva, sofocaciones, cambios en el metabolismo, etc. Sin embargo, muchos de estos inconvenientes pueden paliarse o prevenirse con unos buenos hábitos de vida. También hay plantas medicinales para reducir las molestias de la menopausia. En este artículo proponemos tanto recomendaciones dietéticas y nutricionales para la menopausia como indicaciones sobre plantas medicinales y otros consejos de carácter general para afrontar esta etapa.

Alimentos que debemos potenciar en la menupausia

  • Alimentos remineralizantes (calcio, magnesio, siliceo, fluor, fósforo, boro, manganeso, zinc, cobre…)
  • Alimentos alcalinizantes: umeboshi y algas.
  • Alimentos ricos en vitaminas D, A, K, B9 y B12.
  • Alimentos ricos en bioflavonoides: fresas, naranja ácida, espinacas, remolacha, pimientos, cebolla, aguacate, berenjena, plátano, brócoli, coliflor…
  • Alimentos ricos en aminoácidos esenciales: lisana, trigo sarraceno, amaranto, quinoa, pescado, huevos, carnes blancas, polen
  • Alimentos con fitoestrógenos: isoflavonas (soja, trébol rojo), cumestanos (alfalfa, col), lignamos (lino, legumbres, verduras, frutas), así como derivados del resorcinol: resveratrol (vinos tintos), macoides (maca) y alholvas.
  • Alimentos antioxidantes: ricos en clorofila.
  • Estimulantes de la producción de estrógenos: salvia y eleuterococo (útiles en la premenopausia para alargar la producción de estrógenos).

Alimentos aconsejados

  • Verduras: col, coliflor, brócoli, nabos, germinados de alfalfa, mostaza, ortigas, alcachofas, escarola, berros, canónigos, rúcula, perejil, puerros, calabaza, zanahoria, espárragos y algas (arame, hiziki, kombu, wakame, chorela y espirulina).
  • Frutas: piña, fresa, frambuesa, naranja, mandarina, ciruela, manzana, granada, chirimoya, moras, arándanos, uva negra, pasas, higos, coco, aguacate, dátiles…
  • Condimentos: cola de caballo, ortiga en polvo y fenogreco.
  • Especies: ajo, cúrcuma, canela, mostaza, jengibre, albahaca, nuez moscada, orégano, menta y coriandro.
  • Frutos secos: almendras, anacardos, nueces, pistachos, avellanas, castañas, piñones…
  • Granos y cereales: amaranto, mijo, avena, trigo sarraceno, quinoa, arroz integral, maíz…
  • Legumbres: soja, azuki, garbanzos, soja fermentada, tofu, judías blancas, lentejas, guisantes, habas..
  • Tubérculos: cebolla, ajo, nabo, zanahoria, daikon, remolacha, maca, yacon, mandioca…
  • Pescado: pescado azul, merluza, lubina, bacalao.
  • Carne: pollo, pavo, conejo.
  • Huevos: la yema.
  • Lácteos: quesos de cabra y oveja semicurados, yogur, kéfir…
  • Fermentados: chucrut, soja fermentada (miso, tamari), umeboshi, kombucha, kéfir de agua…

Alimentos que debemos evitar en la menopausia

  • Alimentos acidificantes: productos lácteos, carnes, café, azúcar blanco…
  • Embutidos y sal.
  • Dietas hiperproteícas.
  • Exceso de alcohol.
  • Alimentos que dificultan la absorción del calcio (solanáceas, alimentos ricos en potasio, conservas, aditivos con fosfatos, bebidas carbonizadas, refrescos con cafeína…)
Una dieta adecuada puede paliar algunas de las molestias de la menopausia.
Una dieta adecuada puede paliar algunas de las molestias de la menopausia.

Otros consejos generales para la menopausia

  • Tomar alimentos hidratados y beber 2 litros de agua al día.
  • Consumir grasas de origen vegetal (aceite de oliva).
  • Masticar y ensalivar bien los alimentos.
  • Potenciar el consumo de alimentos procedentes de la agricultura ecológica.
  • Mantener una vida activa sin abusar de la energía (hay que descansar más, evitar el exceso de ejercicio físico y de actividad sexual).
  • Practicar ejercicios de respiración para oxigenar los tejidos.
  • Tomar el sol 30 minutos al día en horas prudentes.
  • Mantener los intestinos en buenas condiciones para una buena asimilación de los alimentos.
  • Mantener en buenas condiciones el hígado y los riñones.
  • Evitar ciertos medicamentos (corticoides, tetraciclinas y preparados tiroideos) así como el exceso de laxantes y diuréticos.

Complementos dietéticos para prevenir o tratar molestias de la menopausia

  • Sofocaciones: isoflavonas de soja.
  • Sequedad vaginal: perlas de germen de trigo, omega-6 y aceite íntimo.
  • Descalcificación: aceite de hígado de bacalao, shiitake, verde de alfalfa, dolomita, coral marino, minerales ricos en calcio, sésamo, plantas remineralizantes y algas.
  • Artritis-Artrosis: cartílago de tiburón, silicea, colágeno, masajes con aceite de sésamo o alcohol de vitaminas.
  • Hipercolesterolemia: lecitina de soja, betaglucanos, semillas de chía, sacha inchi, plantas que bajan el colesterol, regulador intestinal…
  • Hipertensión: complemento de ajo, olivo y espino blanco, y plantas hipotensoras (olivo y espino blanco).
  • Artromialgias: harpagofito.
  • Irritabilidad, nervios y estrés: plantas relajantes, triptófano y vitaminas del complejo B.
  • Agotamientos y falta de energía: jalea real complex, bayas de gogi, ginseng, noni, schisandra, maca y guaraná.

Consejos para el cuidado de la piel en la menopausia

  • Mantenerla hidratada bebiendo mucha agua.
  • El omega 6 evita la sequedad de la piel.
  • Bálsamos a base de aloe vera y caléndula para mantener su poder regenerativo.
  • Crema circulo para mantener y activar la circulación de las piernas.
  • Rosa mosqueta para paliar líneas faciales y estrías.
  • Utilizar a menudo cremas reafirmantes para mantener la tersura corporal.

Infusiones de plantas recomendadas para la menopausia

  • Salvia: exceso de sudoración.
  • Zausgatillo: función equilibradora de los estrógenos.
  • Ortiga blanca: reguladora hormonal.
  • Trébol pratensis: regula la descomposición hormonal que se produce en la menopausia.
  • Ortiga verde: remineralizante y antihemorrágica.
  • Alfalfa: palía el déficit de hormonas.
  • Regaliz: regula los estrógenos.
  • Lúpulo: alivia y reduce las sofocaciones.
  • Dong-quai: tónico uterino por su contenido en fitoestrógenos.
  • Cimicifuga: rebaja los sofocos, evita la sequedad vaginal y alivia otros síntomas tanto físicos como psicológicos.
  • Vid roja: para tratar sangrados excesivos.
  • Bolsa de pastor: es antihemorrágica.
  • Perejil: aumenta la producción de estrógenos.
  • Alholva: también aumenta la producción de estrógenos.
  • Milenrama: palía la ansiedad y el nerviosismo propios de la menopausia.
  • Pasiflora: también se utiliza para paliar el nerviosismo.
  • Sésamo: su aceite puede utilizarse como lubrificante para facilitar el coito.
  • Aguacate: su pulpa se puede usar como mascarilla para hidratar pieles secas.
  • Té verde: tiene propiedades antioxidantes.
  • Ispagula: tiene efecto saciante.

Plantas medicinales recomendadas para la menopausia

  • Por su acción fitoestrogénica: alholva, cimicifuga, dong-quai, alfalfa, trébol rojo, zausgatillo, salvia y perejil.
  • Remineralizantes: avena, cola de cabello y ortiga dioica.
  • Antisudoríferas: salvia y ciprés.
  • Relajantes: melisa, azahar, pasiflora, mejorana, tila, valeriana, hipérico, amapola y lúpulo.
  • Antihemorrágicas (sangrados excesivos): bolsa de pastor, hamamelis, ortiga dioica, vid roja, cola de caballo, alfalfa (rica en vitamina K).
  • Antidepresivas: ajedrea, hipérico, romero, menta y regaliz.

Foto: www.1001consejos.com

Semillas de sésamo, un alimento nutritivo y versátil2

Las semillas de sésamo (Sesamum indicum) son un alimento altamente nutritivo, completo y equilibrado, debido a la cantidad y calidad de nutrientes que contiene. También conocidas como ajónjoli, alegría o haholi, las semillas de sésamo siempre han sido muy apreciadas por su carácter nutritivo y oleaginoso. El hombre ha cultivado sésamo –originario de India y del este de África– desde tiempos muy antiguos.

Características nutricionales de las semillas de sésamo

La proteína de las semillas de sésamo es rica en metionina (da energía y mejora el rendimiento muscular), triptófano (libera serotonina, neurotransmisor involucrado en la regulación del sueño y el placer), histidina (mejora las defensas y mantiene los tejidos sanos) y colina (elimina toxinas y protege el hígado). Las semillas de sésamo son ricas en hierro, fósforo y magnesio. Tienen una perfecta relación calcio/fósforo como calcificante óseo. El aceite de semillas de sésamo es rico en ácidos grasos poliinsaturados (reducen el colesterol, descienden la presión arterial y tienen una función protectora del corazón) y lecitina (previene enfermedades cardíacas). También contiene un fitoesterol denominado sesamol con un gran poder antioxidante.

Beneficios de las semillas de sésamo

  • Son útiles en la edad de crecimiento o en cualquier época en la que el organismo necesite realizar un gran esfuerzo físico o psíquico.
  • Son beneficiosas en casos de arteriosclerosis y para reducir niveles altos de colesterol.
  • La decocción de las semillas de sésamo ayuda a la producción de leche durante la lactancia y actúa como regulador menstrual.
  • Regulan la función intestinal debido a su contenido en mucílago.
  • Son un complemento alimenticio adecuado en casos de osteoporosis.
  • Tienen un alto poder antioxidante.
  • Son tónicas y antifebrífugas.
Semillas de Sésamo
Las semillas de sésamo se pueden tomar como condimento de ensaladas, sopas, etc.

Cómo tomar semillas de sésamo

  • Directamente con una cucharadita, junto con un vaso de agua o de zumo de frutas. Las semillas de sésamo, tostadas a fuego mínimo, mejoran su sabor y resultan más digestivas. Hay que tener en cuenta que, a temperaturas más altas de 60 grados centígrados, se destruyen sus fosfolípidos (lecitinas).
  • Se pueden espolvorear las semillas de sésamo por encima de otros alimentos (sopas, ensaladas, pasteles o pan) como condimento.
  • Con las semillas se sésamo se puede preparar una horchata muy apreciada en afecciones febriles.
  • Se pueden condimentar los platos con gomasio (en japonés significa sal de sésamo; véase receta más abajo) y puede sustituir el uso de sal común.
  • En puré (llamado tahín por los turcos).
  • Con aceite de sésamo se pueden condimentar las ensaladas.
  • Se pueden hacer germinar (4 ó 5 horas de remojo y 2 ó 3 días de germinación).
  • Tienen múltiples aplicaciones en la cocina.

Receta de gomasio

El gomasio, respecto a la sal de mesa, tiene la ventaja de evitar la sed. Se asimila más fácilmente y mejora la digestibilidad de los cereales.

Ingredientes: 10 partes de sésamo y 1 parte de sal marina. Esta proporción puede variar según los gustos y necesidades.

Preparación: Se tuestan ligeramente y por separado las semillas sésamo y la sal. Después se tritura la mezcla en un mortero o con un suribachi, mortero oriental con surcos en su interior que no deja que las semillas resbalen y facilita su trituración.

Recomendaciones: Una vez preparado, no hay que guardarlo más de 4 ó 5 días. El gomasio no se debe cocinar. Se espolvorea sobre ensaladas y cremas.

Receta de tahín

Ingredientes: 100 gramos de semillas de sésamo, 5 cucharadas de aceite de sésamo, sal marina y agua.

Preparación: Se tuestan ligeramente las semillas de sésamo en una sartén seca, sin aceite, a fuego medio. Acto seguido, se trituran las semillas tostadas en el mortero o con la batidora. Se añade un poco de agua para emulsionar la pasta hasta alcanzar la textura deseada y se añade sal al gusto.

Recomendaciones: El tahín se toma extendido sobre pan, como base para preparar salsas o se añade a platos tradicionales como el puré de garbanzos (hummus).

Foto: www.mis-recetas.org