Isoflavonas de soja, nuestras aliadas durante la menopausia0

El interés por las isoflavonas de soja empezó al observarse que las mujeres japonesas y de otros países asiáticos suelen tener una menopausia más tardía respecto de las mujeres occidentales, así como menores trastornos y un menor índice de osteoporosis. Se creyó que la alimentación, concretamente el consumo de soja, tiene una marcada influencia en este hecho ya que la soja es una fuente importante de vitaminas, proteínas, minerales, fibras vegetales, lípidos e isoflavonas. La soja es un alimento muy presente en la dieta de los países orientales, en cambio casi ausente en la dieta de los países occidentales. Aunque se conocía con anterioridad que los componentes de ciertas plantas presentaban efectos estrogénicos, no fue hasta 1946 que se produjo la primera observación científica.

Una de las características más interesantes de los fitoestrogénos en general y de las isoflavonas de soja en particular es que en su forma original, es decir, tal y como se encuentran en la planta, son inactivas. Requieren de la acción enzimática de las bacterias intestinales para pasar a su forma activa y poder ser absorbidas.

Los fitoestrógenos se encuentran en plantas como las lentejas, los cereales, la alfalfa o las coles, y poseen una actividad similar a la de los estrógenos, siendo las isoflavonas de soja las que presentan una mayor concentración de este elemento.

Isoflavonas de soja y menopausia

La ingestión de isoflavonas de soja durante la etapa anterior a la menopausia resulta muy beneficiosa ya que aumenta la duración del ciclo menstrual.

Durante la menopausia, los efectos de las isoflavonas  son útiles en: sofocos, riego cardiovascular, osteoporosis y atrofia genitourinaria. Asimismo, existen estudios que demuestran que el consumo de isoflavonas y concentrados de soja hace disminuir el colesterol LDL (lo que conocemos como colesterol malo) y los triglicéridos mientras que aumenta el HDL (colesterol bueno), lo que se traduce en un menor riesgo de enfermedades cardíacas y cardiovasculares.

Además, las isoflavonas de soja presentan una intensa actividad antioxidante (contrarrestando la actividad de los radicales libres). También una actividad antiagregante plaquetar al inhibir la síntesis de protombina en la placa aterosclerótica, una actividad protectora a nivel vascular.

Isoflavonas de soja.
Las isoflavonas de soja ayudan a disminuir los síntomas de la menopausia y fortalecen la salud de los huesos.

Isoflavonas de soja y osteoporosis

En cuanto a la osteoporosis, se ha demostrado que las isoflavonas de soja tienen actividad in vitro sobre los osteoblastos y osteoclastos. Diversos estudios han argumentado que el consumo de isoflavonas aumenta la densidad ósea al disminuir la reabsorción ósea que se acentúa durante la menopausia.

En el ámbito de la atrofia genitourinaria, las isoflavonas de soja tienen un efecto estrogénico muy positivo en la citología vaginal.

Beneficios de las isoflavonas de soja para la salud

Por lo tanto, podemos resumir que el consumo de isoflavonas de soja proporciona los siguientes beneficios para la salud:

  • Disminuye el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Beneficia la salud de los huesos, reduciendo la incidencia de la osteoporosis.
  • Ayuda a disminuir los síntomas propios de la menopausia.

Foto: www.diariofemenino.com

La lecitina de soja: un complemento para absorber las grasas y reducir el colesterol0

La lecitina de soja es un producto natural obtenido del germen de la soja. Se emplea como complemento gracias a sus propiedades nutricionales. Uno de los principales beneficios de la lecitina de soja es que contribuye a la disolución de las grasas en agua. Si tenemos en cuenta que los líquidos del organismo, el plasma y las secreciones digestivas son medios acuosos, nos daremos cuenta de la importancia de la lecitina. También reduce el colesterol y, con ello, el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

De hecho, la lecitina ya se encuentra ampliamente distribuida en nuestro cuerpo. Es un fosfolípido imprescindible que forma parte de las membranas celulares. El organismo produce la lecitina en el hígado, pero su producción se ve limitada si falta alguno de los componentes básicos, como el fósforo o algunas vitaminas. Es recomendable entonces que la dieta se complemente con lecitina de soja.

Lecitina de soja
La lecitina de soja contribuye a mejorar el aprendizaje y la memorización.

La lecitina es necesaria en el organismo porque:

  • Participa en la digestión de las grasas de la dieta.
  • Facilita la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K.
  • La lecitina, en la sangre, ayuda a mantener los lípidos en general y el colesterol en particular, evitando que se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos. Así se reduce el riesgo de padecer arteriosclerosis y sus complicaciones.
  • Favorece la síntesis hepática de lipoproteínas de alta densidad (más conocidas como colesterol bueno), que transportan el colesterol que ha quedado depositado en las paredes vasculares y lo devuelven al hígado para ser reciclado. Una dieta complementada con lecitina de soja reduce el colesterol total en sangre y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • La lecitina es una fuente importante de fosfatidilcolina, que aporta colina y fósforo, ambos implicados en la función cerebral y en la mejora del aprendizaje y la memorización.
  • La colina es también indispensable para el normal funcionamiento del hígado. La lecitina es un excelente protector de la célula hepática.

Cantidad recomendada de lecitina de soja

Al no tratarse de un nutriente esencial, no existen necesidades cuantificadas. La dosis mínima, según los expertos, sería unos 2 gramos diarios de lecitina de soja, cantidad suficiente para que la lecitina ejerza sus efectos en los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo. No obstante, las necesidades de lecitina varían en función del estado de salud, la edad, el esfuerzo intelectual o el grado de actividad física. Así, en determinados casos, sería aconsejable incrementar la ingesta de lecitina de soja hasta 10 ó 12 gramos diarios, o asociar a la lecitina otras sustancias específicas, como por ejemplo el germen de trigo.

Foto: www.eslasalud.com

Noni: un fruto tropical con múltiples beneficios para la salud0

El noni (Morinda citrifolia) es el fruto de una planta tropical originaria de la India, perteneciente a la familia de las Rubiaceae. El noni es considerado sagrado por diversas culturas y ha sido empleado por sanadores y chamanes en sus rituales y prácticas terapéuticas desde hace miles de años. Sin embargo, en Occidente no empezó a estudiarse esta fruta hasta finales del siglo XIX. Fue ya en los años noventa cuando empezó a comercializarse dadas las evidencias de los beneficios del noni para combatir enfermedades crónicas y dolencias tan graves como el cáncer, problemas cardiovasculares y sobrepeso.

Dónde se puede encontrar la planta de noni

Contrariamente a lo que se cree, el noni está muy extendido en todo el litoral tropical y no sólo en el Pacífico sur. Es quizás en el Caribe donde el noni encontró las  mejores condiciones de clima y suelo para adaptarse y producir frutos de la máxima calidad. La planta de noni puede alcanzar los 6 metros de altura y vivir más de 80 años.

El noni en la cultura occidental

Si el noni se ha utilizado desde hace miles de años en diferentes culturas, ¿cómo se explica que haya llegado a nosotros hace tan pocas décadas? Es cierto que el interés científico por el noni llegó mucho más tarde, a finales del siglo XIX, cuando en Europa se empezó a estudiar la botánica tropical. Sin embargo, la aparición de los antibióticos hizo que el interés por el noni y otras plantas medicinales quedara eclipsado. Después de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual los soldados americanos que estuvieron en las islas del Pacífico se beneficiaron de las propiedades del noni, se reactivó el interés por este fruto y se impulsaron nuevas investigaciones. En los años noventa del siglo pasado empezó la comercialización masiva del noni a nivel mundial, aunque no fue hasta el 2003 que la Comisión Europea autorizó la venta de zumo de noni como ingrediente alimentario para su uso en bebidas pasteurizadas a base de frutas. El consumo de noni ha crecido espectacularmente en los últimos años.

Noni
El noni estimula el sistema inmunológico e incrementa la energía corporal.

Beneficios del noni para la salud

Las investigaciones realizadas por los doctores Neil Solomon y Ralph Heinicke en los años 90 indican que el noni actúa a nivel celular básico, por lo que posee tantas y tan variadas cualidades, entre ellas:

  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Incrementa la energía corporal.
  • Inhibe el crecimiento de las células cancerígenas.
  • Regula el sueño, la función intestinal y la presión arterial.
  • Facilita las erecciones sexuales masculinas.
  • Actúa como agente antiinflamatorio, antibacteriano, antihistamínico o analgésico.

El Dr. Neil Solomon estudió a más de 10.000 pacientes con más de 100 problemas de salud distintos y que consumen noni. La conclusión fue que el noni ayudó de alguna forma a más del 75% de los enfermos a combatir dolencias tan graves como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, infartos o problemas de sobrepeso. El Dr. Solomon atribuyó al noni la capacidad de facilitar el intercambio celular –Solomon, N. (1999) The NONI Phenomenon, Direct Source Publishing, EE.UU.–, lo que explica que esta planta pueda ser beneficiosa para tan diversos padecimientos.

Composición del zumo de noni

En la composición del zumo de noni se encuentran más de 150 nutracéuticos que interactúan entre ellos, potenciando así sus efectos. Los más importantes son: xeronina, proxeronina, escopoletina, damnacantal, ácido ursólico, hierro, fósforo, magnesio, calcio, cinc, cobre y las vitaminas A, C, E, B1, B6 y B12.

Foto: En Forma Salud 180

Nueces de lavado, un detergente natural y eficaz5

Las nueces de lavado son los frutos del Sapindus Mukorossi, un árbol que puede llegar a medir 15 metros de altura y que crece en la India y Nepal. Florece entre marzo y abril y sus frutos se recolectan en otoño. Cuando están maduras, las nueces se secan y se pelan. Sus cáscaras son muy ricas en saponinas que, disueltas en agua, actúan como un jabón natural.

Cómo utilizar las nueces de lavado

Su uso es muy simple:  se colocan 5 ó 6 cáscaras de nueces de lavado en un saquito de algodón dentro de la lavadora junto con la ropa. Estas nueces lavan pero no blanquean en exceso, por ello utilizaremos perborato para potenciar el blanqueado. Asimismo, no se necesita añadir suavizante porque es un producto natural. En todo caso, si se desea, se pueden añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda o limón para perfumar la colada.

Se pueden reutilizar las cáscaras de las nueces de lavado 2 ó 3 veces si se utilizan en lavados de 30-40° y 1 ó 2 veces en lavados de 60-90°. En cambio, para lavados en agua fría, antes se debe hacer una decocción de las nueces de lavado. Se trata de poner 20 ó 30 cáscaras en un litro de agua hirviendo, mantener la ebullición a fuego lento durante 5 minutos para después enfriar. Así se obtiene un jabón natural concentrado que se usará directamente para lavar a mano o en la lavadora.

Las nueces de lavado son un producto natural que ni daña ni envenena, no es un producto agresivo por lo que se puede usar también en ropa de seda o lana y está aconsejado para lavar ropa delicada así como ropa de bebé o de personas que tengan alergia a determinados detergentes químicos. Otra ventaja de las nueces de lavado es que se trata de una materia prima natural y es biodegradable al 100%.

Nueces de lavado
Al utilizar nueces de lavado, también estamos apoyando el ecosistema de los aldeanos de Nepal.

Otras aplicaciones de las nueces de lavado

  • Producto de limpieza (sin ingredientes agresivos).
  • Lavavajillas.
  • Champú para animales (perros, gatos, caballos…).
  • Insecticida natural para el cuidado de las plantas.

Al utilizar nueces de lavado, también estamos apoyando el ecosistema de los aldeanos de Nepal.

Foto: Jabones y cremitas

Rhodiola rosea: mejora tu resistencia física y di adiós al estrés11

La Rhodiola rosae (Rhodiola rosae L., Crassulaceae) –o hierba rhodiola– es una planta medicinal cuya raíz aromática se ha utilizado durante siglos para tratar la fatiga y la mala resistencia física, los desórdenes del sistema nervioso, las infecciones e incluso para estimular la fertilidad. La Rhodiola rosae crece en las regiones más frías de Europa y Asia y en las zonas alpinas de altura.

Históricamente, los vikingos usaban la Rhodiola rosae para estimular la fuerza y la resistencia física. En la actualidad sigue siendo en el norte de Europa donde el uso de la Rhodiola rosae está más extendido. Sólo en Escandinavia se han vendido más de 400 millones de dosis de Rhodiola rosae en los últimos 20 años.

Rhodiola rosae
La Rhodiola rosae tiene propiedades antidepresivas: mejora el insomnio y la inestabilidad emocional.

Principales usos de la Rhodiola rosae

  • La Rhodiola rosae está indicada contra la fatiga y en estados de convalecencia. Es especialmente útil en estados asténicos: en casos de poca energía, debilidad, susceptibilidad ante el estrés físico y emocional y capacidad de placer disminuida.
  • Está clasificada como una planta adaptógena, es decir, que protege el organismo frente a un amplio rango de factores estresantes haciendo que causen el mínimo impacto.
  • La Rhodiola rosae actúa como estimulante y sedante del sistema nervioso central y, por consiguiente, tiene efectos anti-estrés. Incrementa la capacidad de concentración y la función cognitiva en general, la energía y resistencia física, mental y sexual, sobre todo bajo situaciones de estrés.
  • Es útil en pacientes con el sistema inmune disminuido y en deportistas, ya que posee propiedades ergogénicas: incrementa el rendimiento físico, especialmente la resistencia.
  • La Rhodiola rosae mejora la respuesta del organismo frente a influencias externas perjudiciales como patógenos, contaminantes y estresantes ambientales, ya que refuerza la función tiroidea, del timo y adrenal.
  • Posee propiedades antidepresivas para pacientes con depresión leve o moderada. También mejora síntomas específicos como el insomnio, la inestabilidad emocional y los niveles de somatización. Además, no tiene efectos secundarios.
  • La Rhodiola rosae también evita que el estrés afecte el sistema cardíaco, previene las arritmias y tiene cierta capacidad antioxidante y anticancerígena.

Foto: Alpine Garden Society