Cardo mariano: una planta para proteger el hígado0

El cardo mariano (Silybum marianum L.) es de la familia de las Asteráceas y crece espontáneamente en zonas templadas, especialmente del sur de Europa. El cardo mariano destaca por ser un gran protector hepático y ha sido utilizado con fines medicinales desde la más remota antigüedad. Teofrasto (372-278 a.C.), Plinio (23-79) y Dioscórides (40-90) ya hablaban de las propiedades curativas de esta planta. Culpeper (1616-1654) recomendaba el cardo mariano para remover las obstrucciones del hígado y del bazo.

Descripción y composición del cardo mariano

Botánicamente podemos describir el cardo mariano como una planta anual, de tallo ramoso y robusto, hojas brillantes, grandes y onduladas, flores de color púrpura colgantes con capítulos terminales grandes. Los frutos del cardo mariano son negros, brillantes y provistos de un ligero moteado blanco.

En la composición de esta planta medicinal encontramos flavonoides (flavonolignanos), especialmente silimarina y sus isómeros, aceites esenciales ricos en ácidos grasos, compuestos proteicos, mucílagos y taninos. Las hojas del cardo mariano son ricas en ácido fumárico.

El cardo mariano es un gran protector hepático. Su mayor efectividad se observa en personas con lesiones de origen tóxico.
El cardo mariano es un gran protector hepático. Su mayor efectividad se observa en personas con lesiones de origen tóxico.

Aplicaciones medicinales del cardo mariano

  • El cardo mariano es un gran protector hepático, especialmente sus frutos. La silimarina estabiliza las membranas de las células del hígado mediante un mecanismo antioxidante (dicha propiedad se ha comprobado en muchos ensayos y casos clínicos de intoxicación hepática). La mayor efectividad de esta planta se observa en personas con lesiones de origen tóxico.
  • El cardo mariano protege las células de los riñones en caso de insuficiencia renal.
  • Reduce la resistencia a la insulina en pacientes con diabetes tipo II que también padecen cirrosis.
  • Esta planta medicinal palía los efectos de la resaca.
  • Tiene propiedades antihemorrágicas.
  • El cardo mariano está especialmente indicado para proteger el hígado de las personas que toman muchos medicamentos, sobre todo antiinflamatorios, analgésicos o antivirales.
  • El cardo mariano también se utiliza como tratamiento paliativo en algunos hospitales de referencia de países desarrollados.

El cardo mariano es una planta segura, sin toxicidad incluso a dosis superiores a las habituales. No obstante, en caso de extractos estandarizados muy potentes, aconsejamos el asesoramiento de un profesional, ya que podría interferir disminuyendo o aumentando la acción de algunos medicamentos.

El cardo mariano, fácilmente distinguible en primavera por las franjas de color lechoso que aparecen en sus hojas y por su inflorescencia característica, es uno de los muchos tesoros que tenemos en nuestra flora y que debemos conservar.

Núria Teixé, Licenciada en Farmacia y Bioquímica

Foto: www.buenasalud.net

Las 10 algas más conocidas y sus beneficios para tu salud0

Las algas son un alimento muy versátil y fácil de incluir en muchos platos (sopas, caldos, consomés, estofados, ensaladas, salteados, postres…). Ya te comentamos en un artículo anterior que es más importante la variedad de algas tomadas y la frecuencia con la que se consumen que no la cantidad que se incluye en cada plato (que puede ser 1 ó 2 cucharadas).

¿Cómo puedes cocinar las algas?

Para cocinar las algas, a grandes rasgos, debes seguir cuatro pasos. Lo primero es lavarlas bajo el grifo con agua fría. Después hay que ponerlas en remojo. Lo siguiente es cocinarlas y, por último, cortarlas y añadirlas a los platos elegidos. Con todo, cada alga necesita un tiempo de remojo diferente, dependiendo de su densidad y textura, y las hay que no requieren remojo (por ejemplo, la alga nori). Por otro lado, también varía el tiempo de cocción. Es más: algunas de estas verduras de mar se pueden comer crudas (la wakame o la dulce). Es por todo ello que te aconsejamos que, en cada caso, consultes con tu herbolario o profesional de confianza.

Hay que comer algas con frecuencia y disfrutar de su gran variedad.
Hay que comer algas con frecuencia y disfrutar de su gran variedad.

Las 10 principales algas y sus propiedades

  • Kombu, también llamada kelp o laminaria (Laminaria sp.). Favorece la absorción y distribución de los nutrientes en el organismo. Regula la función de la glándula tiroides. Es beneficiosa para personas con sobrepeso y también se utiliza para tratar la gota (exceso de ácido úrico). Puede servir como base de caldos vegetales y sopas (remineraliza y refuerza el organismo), y es ideal para cocer legumbres o cereales.
  • Wakame (Undaria pinnatifida). Protege las enzimas digestivas, regula el colesterol y está indicada en problemas circulatorios. Tiene un sabor suave que la hace interesante para iniciarse en el consumo de algas.   
  • Hiziki (Hizikia fusiforme). Es una de las fuentes más ricas en minerales y oligoelementos, equilibra el sistema nervioso y depura el nivel de glucosa en sangre. Es rica en calcio y está indicada en casos de osteoporosis. Da belleza a la piel, fortalece el cabello y refuerza las uñas. Puede acompañar cereales, verduras salteadas y ensaladas.
  • Arame (Eisenia bicyclis). Es especialmente rica en calcio y yodo. Su equilibrio mineral puede combatir la hipertensión y corregir trastornos de los órganos femeninos. Al igual que la alga hiziki, se puede tomar con cereales, verduras salteadas y ensaladas.
  • Nori (Porphyra umbilicalis o Porphyra linearis). Ayuda a disminuir los niveles de colesterol, ya que favorece la disolución y eliminación de depósitos grasos. También facilita las digestiones y a menudo la encontramos acompañando alimentos fritos. Se incorpora desmenuzada en tiritas finas en diferentes platos (sopa, cereales, verduras asadas), se puede tomar junto a frutos secos o como envolturas en los tradicionales sushi.
  • Agar-agar (Gelidium sesquipedale o Gracilaria verrucosa). Como gelatina natural que es, se utiliza para elaborar recetas en las que sea necesaria una consistencia gelatinosa o como espesante. Esta alga se puede comprar en copos, en finas tiras o en barras. Es pura fibra soluble, gran reguladora intestinal para combatir el estreñimiento. Sacia el hambre por lo que es adecuada para dietas de control de peso, ya que modera la ansiedad por comer. También destaca su capacidad de arrastrar metales pesados.
  • Dulse (Palmaria plamata). Es la alga más rica en hierro, muy adecuada en casos de anemia. Se puede comer cruda, en ensaladas, o bien cocinada ligeramente, en sopas y condimentos.
  • Cochayuyo (Durvillaea antárctica). Contiene sustancias desintoxicantes (ácido algínico y L-cisteína). Troceada, puede acompañar cereales y legumbres.
  • Espagueti de mar (Himanthalia elongata). Es importante su contenido en hierro, potasio y vitamina C. Es diurética y previene la retención de líquidos. Es adecuada para reponer el hierro orgánico e indicada en casos de osteoporosis, caída de cabello y uñas quebradizas. Se puede añadir a legumbres y cereales (combina muy bien con el arroz integral).
  • Espirulina (Spirulina maxima). Es considerada como un protector cardiovascular y celular. Ayuda a proteger el organismo de la degradación y el envejecimiento. Está indicada en casos de anemia y para personas con alguna carencia nutricional (vegetarianas, veganas o que siguen alguna dieta). En polvo, la alga espirulina puede incorporarse en sopas, caldos y cremas.

Foto: www.conscienciaviva.com.ar

Diez razones saludables para comer algas1

Hoy en día se conocen unas 24.000 especies de algas, pero sólo una pequeña parte de ellas es empleada con fines culinarios o medicinales. Desde la antigüedad, muchos pueblos del mundo las han incorporado en su dieta por sus beneficios para la salud. Una pequeña cantidad de algas en cada comida (1 ó 2 cucharadas), integrándolas en sopas, caldos o salteados de verduras, será suficiente, puesto que es más importante la frecuencia de su consumo y la variedad de algas que la cantidad que se tome.

Las algas se pueden consumir desde la temprana edad. Los lactantes pueden tomarlas a través de la leche materna. Cuando los bebés empiezan a comer sólidos, se puede incorporar una pequeña cantidad de ellas en las cremas. A partir del año, ya se puede comer toda la variedad de algas, empezando por las más suaves como la wakame o la agar-agar.

Las algas son una importante fuente de salud a cualquier edad.
Las algas son una importante fuente de salud a cualquier edad.

Diez motivos para incluir las algas en tu dieta

  • Las algas contienen entre 10 y 20 veces más minerales que las verduras terrestres (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…).
  • Neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteínas o como consecuencia del estrés de larga duración y es que, dada su abundancia de minerales, las algas producen un efecto alcalinizante y desintoxicante de la sangre.
  • Las algas son ricas en yodo, un mineral difícil de obtener de otra fuente. Así, previenen el bocio (hipertrofia de la glándula tiroides).
  •  También ayudan a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen debido al alto consumo de grasas saturadas, carnes y productos lácteos.
  • Son ricas en calcio y tienen un efecto calcificante de los huesos (especialmente las algas hiziki, wakame, arame, cochayuyo y kombu).
  • Refuerzan el sistema inmunitario por su riqueza en vitaminas y oligoelementos.
  • Las algas unicelulares (espirulina, chlorella y klamath) aportan vitamina B12, tan necesaria en circunstancias como una dieta vegetariana, el embarazo o en casos de fatiga o estrés.
  • Son capaces de expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos.
  • Las algas facilitan la eliminación de toxinas gracias a su contenido en ácido algínico.
  • El agua sobrante empleada para remojar o cocinar las algas se puede utilizar en el agua de baño a modo de balneario casero para cuidar la piel.

Foto: www.mis-recetas.org

Llantén: una planta a tener en cuenta en época de resfriados0

El llantén (o plantago) es una de las plantas medicinales mejor valoradas por los herbolarios, sobre todo por sus propiedades para tratar afecciones respiratorias de las vías altas. Se utiliza desde hace miles de años. De hecho, Dioscórides (40-90 d. C.) ya hablaba del llantén en el primer siglo de nuestra era, en su obra De materia medica.

El llantén es una planta herbácea y perenne que se puede encontrar prácticamente en toda Europa. Existen diferentes tipos de llantén, que se diferencian por la forma de sus hojas. El más valorado es el de hoja ancha, conocido como llantén mayor o plantago mayor (Plantago major L.). Las hojas del llantén mayor son ricas en mucílagos y tienen pequeñas cantidades de alcaloides, que le proporcionan propiedades suavizantes, antiinflamatorias y cicatrizantes.

Dioscórides ya hablaba de las propiedades del llantén en siglo I.
Dioscórides ya hablaba de las propiedades del llantén en siglo I.

Uso del llantén mayor por vía interna

  • El principal uso del llantén mayor es para tratar problemas respiratorios de vías altas (faringitis, afonía o resfriado común). Es necesario hervir la planta entre 4 ó 5 minutos para extraer sus mucílagos. Para tratar las afecciones respiratorias, el plantago mayor se suele mezclar con otras plantas (flor de malva o raíz de malvavisco), que actúan en sinergia y potencian las propiedades de cada una de ellas por separado.
  • Con el llantén mayor también se hacen enjuagues para curar las aftas bucales.

Uso externo del llantén mayor

  • Los baños de plantago mayor son efectivos en casos de hemorroides.
  • Las hojas tiernas de llantén mayor pueden aplicarse sobre heridas recientes. Las propiedades astringentes y antisépticas de esta planta ayudaran a cortar la hemorragia y a reducir el riesgo de infección.

Foto: wellnesplant.blogspot.com.es

Eucalipto: un aliado para el sistema respiratorio0

El eucalipto es un árbol de la familia de las mirtáceas originario de Australia. Su aceite esencial –extraído de las hojas, ramas adultas y frutos– hace del eucalipto una de las plantas más valoradas para tratar enfermedades del sistema respiratorio, puesto que permite respirar mejor, alivia la tos seca y favorece la eliminación de mucosidad.

El aceite esencial de eucalipto está compuesto en sus tres cuartas partes por eucaliptol. También contiene taninos, ácido elágico y ácido gálico, así como un 2,5% de eucaliptina, una sustancia con efectos bacteriostáticos (inhibe el crecimiento de bacterias). El aroma a madera, alcanforado y limpio del aceite esencial de eucalipto es penetrante, balsámico y antiséptico.

El eucalipto y sus propiedades para tratar problemas respiratorios

El eucalipto es una de las plantas más apreciadas para tratar patologías del aparato respiratorio debido a los beneficios que aporta su aceite esencial:

  • Reduce las inflamaciones y permite respirar mejor.
  • Estimula la secreción de saliva y alivia la tos seca.
  • Ayuda a eliminar la mucosidad.
  • Destaca por sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antibacterianas, que le vienen dadas por el eucaliptol.
  • Tiene propiedades antisépticas (reduce la capacidad de infección de los microorganismos) y balsámicas, que aportan bienestar.

Cómo utilizar el aceite esencial de eucalipto

  • Unas gotas de aceite esencial de eucalipto en un bol con agua caliente nos reportará un ambiente limpio y libre de gérmenes infecciosos.
  • En casos de sinusitis o rinitis, los vahos con agua de eucalipto o aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a descongestionar y respirar mejor. Si añadimos al eucalipto unas flores de malva y raíz de malvavisco, el efecto positivo mejorará debido a la acción emoliente de estas plantas.
  • Una fricción en el pecho o espalda con aceite esencial diluido tiene un efecto balsámico y expectorante que estimula las células secretoras de la mucosa bronquial.

El aceite esencial de eucalipto debe utilizarse siempre diluido, a dosis entre el 3% y el 5%. En personas con problemas de alergias, hay que realizar primero una prueba de sensibilidad antes de usar este aceite esencial. Combina muy bien, potenciando sus propiedades, con aceites de lavanda, romero, enebro, cedro, benjuí y pino.

Eucalipto y problemas respiratorios (tos, mucosidad)
El eucalipto también es un poderoso desinfectante ambiental.

Otros usos externos del aceite esencial de eucalipto

  • Las fricciones realizadas con aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a mitigar el dolor de articulaciones afectadas por reumatismo, artrosis, dolores musculares o distensiones.
  • Es efectivo como desinfectante en casos de herpes o picaduras de insectos.
  • Es un poderoso desinfectante ambiental.

El eucalipto: de Australia al resto del mundo

Si bien decíamos al principio que el eucalipto es originario de Australia, lo cierto es que, debido a su rápido crecimiento, se ha aclimatado a toda la cuenca mediterránea, América del sur y amplias zonas de Asia, hasta llegar a competir ecológicamente con numerosas especies autóctonas. Existen más de 130 especies de eucalipto. Las más conocidas en nuestra flora son el Eucaliptus globulus, el Eucaliptus citriodora y el Eucaliptus radiata.

Foto: www.fotoszonasur.com.ar