Isoflavonas y lignanos: para las molestias de la menopausia0

Las isoflavonas y los lignanos son una especie de estrógenos vegetales que actúan de manera similar a los estrógenos humanos (sin producir un efecto tan potente). Esto los convierte en la alternativa para combatir las molestias de la menopausia, especialmente la sudoración y los sofocos de aparición repentina.

La disminución de la producción de estrógenos durante la menopausia se produce hacia los 40 años y es la causa de muchos trastornos. Para compensar el descenso de estrógenos, la mujer segrega dos hormonas: la folículoestimulante (FSH) y la luteinizante (LH). La segregación se da por impulsos, provocando sofocos y crisis de sudoración. Por otro lado, la carencia de estradiol acelera la disminución de masa ósea. La reducción de la densidad del hueso es lo que conocemos como osteoporosis.

Isoflavonas y lignanos
Encontramos isoflavonas en los múltiples derivados de la soja.

Beneficios de las isoflavonas y los lignanos para la mujer

Las isoflavonas y los lignanos tienen un espectro de actividad similar a los estrógenos. La combinación de ambos es el mejor modo de dotar al organismo femenino de una óptima provisión de fitoestrógenos vegetales.

Las dos clases de isoflavonas más habituales son la genisteína y la adidzeína. Encontramos isoflavonas en las habas de soja, harina de soja, leche de soja, tofu, tempeh, miso… Los lignanos son compuestos químicos de menor peso molecular. Los hallamos en las semillas de lino, salvado de trigo, grano integral… Isoflavonas y lignanos producen diferentes efectos beneficiosos:

  • Efecto estrogénico. Gracias al efecto estrogénico, muchas mujeres orientales que consumen productos ricos en fitoestrógenos padecen mucho menos las molestias de la menopausia: estimulan el metabolismo óseo y disminuyen los sofocos.
  • Anticancerígeno. Impiden la actividad de la tirosincinasa, enzima que estimula el crecimiento de células cancerosas. Además, la genisteína retrae la formación de nuevos vasos sanguíneos, necesarios para que los tumores sean abastecidos de sangre. Las dietas tradicionalmente ricas en productos de soja, lino y brécol raramente experimentan cáncer de mama, de útero y de próstata.
  • Antioxidante. Dejan inactivas las moléculas reactivas de oxígeno, esto es, los llamados radicales libres.
  • Inmunoestimulante. Diferentes estudios han demostrado que la daidzeína activa las células defensivas, estimulando sobre todo los macrófagos y los linfocitos, imprescindibles para mantener un sistema inmunitario en perfecto estado.

 

Suplementos alimenticios para el deporte0

Practicar deporte de manera regular es beneficioso para prevenir, mantener y recuperar la salud. Regular la presión arterial, mantener la densidad ósea, incrementar el tono muscular, mejorar la movilidad y flexibilidad de las articulaciones, ayudar a mantener el peso corporal, reducir la sensación de fatiga, aumentar la autoestima y rebajar la tensión y el estrés… Son muchas las razones por las que se recomienda hacer ejercicio físico.

Alimentación y deporte

Cada tipo de entrenamiento requiere una alimentación determinada para conseguir el máximo rendimiento. Así, los hidratos de carbono son más adecuados en los ejercicios de resistencia, mientras que las proteínas lo son en los entrenamientos de fuerza.

La alimentación del deportista puede complementarse con productos naturales tanto para mejorar el rendimiento como para prevenir posibles lesiones o problemas derivados de un ejercicio intenso. En este artículo te presentamos seis suplementos alimenticios para el deporte y cinco minerales para enriquecer la dieta del deportista.

Suplementos alimenticios para el deporte.
Con suplementos alimenticios podemos optimizar la dieta del deportista.

Suplementos alimenticios para el deporte

  • Proteína de cáñamo. Es ideal para los deportistas que quieren elevar su rendimiento. Se trata de la proteína más biodisponible del mundo vegetal y destaca por ser altamente digestible. Es rica en ácidos grasos omega 3, 6 y 9 y en minerales (ácido fólico, magnesio, manganeso y zinc). La proteína de cáñamo se puede tomar mezclada con agua, caldo o zumo, o espolvoreada encima de la sopa, la verdura o la ensalada.
  • Colágeno. Es la principal proteína de nuestro organismo, presente en huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y piel. Cuando el colágeno de los cartílagos se degrada, los huesos de las articulaciones empiezan a rozarse, provocando dolor. Suele ocurrir a partir de los 40 años, pero también en personas más jóvenes que practican deporte de manera habitual (artrosis del deportista).
  • Aumenta la resistencia ante el esfuerzo físico y da vitalidad. El polen es una fuente de proteínas y aminoácidos de fácil asimilación, vitaminas (A, C, D, E y todo el complejo B), minerales y oligoelementos (potasio, silicio, calcio, magnesio, fósforo, manganeso, azufre, cloro, hierro y cobre). Con solo una cucharada sopera al día en ayunas, apreciaremos una mejoría física e intelectual.
  • Alcohol vitaminado. Es un macerado de plantas tradicionalmente empleadas por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor: árnica, harpagofito, hipérico, lavanda y romero. Esta loción de uso externo tonifica la musculatura y favorece la recuperación tras el ejercicio.
  • Cartílago de tiburón. Contiene sulfato de condroitina y glucosamina. Protege las articulaciones y mejora su movilidad, además de reducir la inflamación y el dolor.
  • Agua de coco. La restauración completa de líquidos y electrolitos tras el ejercicio físico es fundamental para el rendimiento y la recuperación del tono muscular. Para conseguir una correcta hidratación después de un entrenamiento exigente (largo e intenso, con temperaturas o humedad extremas…) es necesario recurrir a las bebidas isotónicas, con una composición en electrolitos equivalente a los líquidos perdidos. El agua de coco se ha convertido en una alternativa a las bebidas específicas para deportistas por su bajo contenido calórico y por su aporte natural de agua y electrolitos.

Principales minerales para la alimentación de un deportista

  • Calcio. Forma parte de los huesos, del tejido conjuntivo y de los músculos. Es esencial para la circulación sanguínea. El calcio también ejerce un papel fundamental en la contracción y la relajación muscular y como transmisor químico de los impulsos nerviosos.
  • Potasio. Participa en la regulación del balance de agua en el organismo, en la contracción del corazón y en la transmisión del impulso nervioso. La insuficiencia de potasio provoca cansancio, dolor muscular y debilidad. Puede producirse esta insuficiencia durante una práctica de ejercicio intenso en el que la sudoración es máxima.
  • Sodio. Tiene un papel esencial en el reparto del agua en el cuerpo. Una falta de sodio provoca nauseas, vómitos, rampas, alternaciones visuales y dolor de cabeza. Un exceso de sodio provoca hipertensión arterial.
  • Hierro. Es necesario para la síntesis de la hemoglobina, encargada del transporte de oxígeno a los órganos y músculos, así como para la correcta utilización de la vitamina B. Un déficit de hierro provoca anemia.
  • Magnesio. Ayuda a disminuir el cansancio y la aparición de calambres y contracturas y es esencial para el buen funcionamiento del corazón y de los músculos. También favorece la absorción del calcio y, por lo tanto, ayuda a mantener la estructura ósea.

Jengibre: mucho más que un remedio natural contra las náuseas0

Seguramente la propiedad más conocida del jengibre (Zingiber officinale) es como remedio natural contra las náuseas. También es muy valorado por sus múltiples posibilidades en la cocina. Pero esta planta de la familia de las zingiberáceas tiene otras muchas virtudes, que repasaremos en este post. Empezaremos diciendo que el jengibre es originario de las islas del Caribe, siendo Jamaica el principal productor. En la composición de esta planta medicinal encontramos aceites esenciales (borneol, cineol, limoneno, beta-pineno, etc.), resinas, mucílagos y ácidos grasos, entre otros elementos. El jengibre se puede comprar como raíz fresca, en polvo, caramelizado, en diferentes formas líquidas o troceado para infusión.

Jengibre (Zingiber officinale).
El jengibre, además de ser un remedio contra las náuseas y una planta culinaria, tiene otras muchas propiedades.

Propiedades del jengibre

  • Remedio natural contra las náuseas. El jengibre es útil en todas las variedades de náuseas: mareo en los viajes, embarazo, postoperatorios, náuseas producidas por tratamientos de quimioterapia, etc.
  • Propiedades estimulantes y térmicas. Es en la raíz de la planta donde encontramos estas propiedades. La infusión caliente de raíz de jengibre potencia la transpiración, es antitérmica, alivia los resfriados y actúa como expectorante sobre los pulmones, ayudando a expulsar la mucosidad. Hay que destacar que el jengibre es el principal componente de muchos tés como los ayurvédicos (vatta, pitta, kappa) o los famosos té chay o yogi tea.
  • Jengibre para mejorar la circulación sanguínea. Posee un efecto estimulante sobre el corazón y la circulación sanguínea. Aporta sensación de bienestar y restablece la vitalidad.
  • Jengibre para el sistema digestivo. Es eficaz para ayudar a recuperar el calor corporal y preparar la digestión. Confiere vigor al estómago e intestinos, estimula el apetito y facilita la digestión, ya que activa la secreción de encimas. Sus efectos analgésicos y relajantes sobre el intestino calman los cólicos, dolores abdominales, indigestiones flatulentas y retortijones causados por diarreas. Como consecuencia de sus propiedades térmicas , el jengibre no es recomendado para los que no toleran bien el calor o sufran gastritis o úlceras estomacales o duodenales.
  • Jengibre para el sistema reproductor. Promueve la menstruación, es útil en periodos retrasados o insuficientes, disuelve los coágulos y relaja los espasmos, aliviando los periodos y ovulaciones dolorosas. Está especialmente recomendado como vigorizante del sistema reproductor.
  • Jengibre como afrodisíaco. La raíz de la planta está considerada como un afrodisíaco, capaz de estimular el deseo sexual y aumentar la libido. Es muy popular la infusión mixta de jengibre y canela.
  • Remedio contra el dolor. La medicina oriental utiliza externamente el jengibre para tratar el dolor. Sus propiedades como analgésico y antiinflamatorio se utilizan en forma de compresas en casos de dolor en las articulaciones.
  • El jengibre como planta culinaria. La raíz es ampliamente utilizada como planta culinaria. Tiene un sabor fuerte y punzante, ligeramente dulzón, proporcionando un toque original a los alimentos.

Cálculos renales: tratamientos naturales0

Los cálculos renales o piedras en el riñón son masas sólidas compuestas por pequeños cristales que pueden estar formados por sales de calcio (75-80%), estruvita (10-15%) o ácido úrico (5-8%). Los cálculos renales se diagnostican de manera accidental, cuando ya ha habido una obstrucción del tracto urinario, que suele provocar un fuerte dolor en la zona lumbar con irradiación en la zona inguinal. Las piedras en el riñón afectan más a los hombres que a las mujeres y se calcula que un 10% de ellos padecerá cálculos renales a lo largo de su vida.

Las piedras en el riñón deben tratarse según su tamaño, localización y composición, aunque normalmente son de diámetro pequeño y se expulsan del cuerpo por si solas. Para que no se produzcan recaídas es clave la prevención, empezando por la dieta.

Formación de cálculos renales y alimentación

Una alimentación rica en grasas animales y azúcares refinados, así como baja en fibras, provoca la acidificación de la orina y, por lo tanto, una precipitación de minerales que acaban en piedras en el riñón.

La mejor dieta para prevenir cálculos renales incluye beber al menos un 1,5 litros de agua diarios (incluidas las infusiones), bajar el consumo de carne animal, dosificar los alimentos con grandes cantidades de oxalatos (té negro, chocolate, café, espinacas, acelgas…) y aumentar el consumo de frutas y verduras frescas (ricas en vitamina K). Así se consigue aumentar el flujo de orina y hacerla más alcalina. También pueden ayudarnos suplementos como el citrato de calcio, magnesio, vitamina D y vitamina B6.

Plantas medicinales para prevenir y tratar los cálculos renales

Existen numerosas plantas que podemos tomar como infusión para combatir esta dolencia. Entre las plantas de acción diurética, destacan la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi), la ortiga (Urtica dioica), el diente de león (Taraxacum officinale) y los estigmas de maíz (Zea mays).

La planta que mejor puede disolver las piedras en el riñón es la rompediedras (Lepidium letifolium). También resulta interesante la lespedeza (Lespedeza capitata), por ser una gran alcalinizadora y evitar infecciones urinarias.

Para prevenir cistitis de repetición y cólicos nefríticos, es aconsejable tomar arándanos (en zumo o en comprimidos) y grosella negra, ya que incrementa el Ph de la orina por su efecto alcalinizador.

Imagen de la planta Lepidium letifolium, también conocidas como rompepiedras (piedras en el riñón).
Imagen de la planta Lepidium letifolium, también conocidas como “rompepiedras”.

Homeopatía para las piedras en el riñón

En homeopatía, los remedios Lycopodium, Calcárea carbónica y Calcárea phosphorica pueden prevenir cálculos renales y, si ya están presentes, favorecer su expulsión y controlar el dolor.

Y como siempre, recordamos que el ejercicio físico, la higiene emocional y la reducción del estrés también ayudan a mantener el organismo en buen estado.

Post basado en el artículo Cálculos renales, del Dr. Oriol Camerino, publicado en la revista EMANA, nº 15 (Invierno de 2013).