Jabones artesanales: por el medio ambiente y por tu salud1

Los jabones artesanales poco a poco van ganándose un lugar en muchos hogares. No es una moda. Es por razones de conciencia. Cada vez hay más personas que quieren alejarse de los ingredientes sintéticos y de los derivados del petróleo tan propios de la cosmética convencional, ya sea por una motivación medioambiental o de salud.

Al referirnos a los jabones artesanales debemos saber que están hechos a base de ingredientes vegetales. Son habituales los jabones naturales de aceite de oliva y de coco, que mantienen la hidratación natural de la piel. Pueden contener extractos de plantas medicinales, aceites esenciales, esencias frutales o esencias florales. Dependiendo de los ingredientes, los jabones artesanales destacarán más por unas u otras propiedades: relajantes, estimulantes, astringentes (de acción cicatrizante y antiinflamatoria), antisépticas (para evitar y eliminar gérmenes), regenerativas y exfoliantes (para eliminar las células muertas y tener una piel más suave y brillante).

Jabones artesanales.
Jabones artesanales.

Además, en la elaboración de los jabones naturales, se mantiene toda la glicerina, que es beneficiosa para la piel seca y sensible. La glicerina se utiliza en tratamientos contra el eczema, ya que disminuye el picor en la piel y ayuda a tratar enfermedades cutáneas. En los jabones artesanos no hay fragancias ni productos químicos propios de los jabones industriales para conseguir más espuma, que sin que nos demos cuenta nos irritan la piel.

Es importante que tengamos en cuenta aspectos como éstos, puesto que el jabón pasa a diario por nuestro cuerpo y por zonas tan sensibles como el escote o la cara. Nos preocupamos por nuestra belleza natural y en ella tiene mucho que ver una correcta elección del jabón.

Jabones artesanales de aceite de oliva

Una apuesta segura son los jabones artesanales de aceite de oliva, que limpian la piel sin privarla de sus aceites naturales: de esta manera se evita que termine seca y escamosa. El aceite de oliva permite que la piel sude y suelte las células muertas de forma natural, a diferencia de la mayoría de jabones comerciales que contienen limpiadores sintéticos y fragancias que pueden bloquear los poros y causar irritación. El jabón de aceite de oliva difícilmente causa alergias (se utiliza también en bebés) y es rico en antioxidantes.

Jabones artesanales de aceite de coco

Otra buena opción son los jabones artesanales de aceite de coco. Son muy apropiados para pieles sensibles o enrojecidas y para prevenir el acné y otros problemas dérmicos. Son ricos en ácido láurico, con acción desinfectante y antibacteriana. El aceite de coco proporciona una hidratación real y profunda. Muchos jabones convencionales contienen gran cantidad de agua, que hacen que sientas que tu piel está hidratada. Pero tan pronto como esta agua se seca, la piel pierde esa hidratación momentánea. Además el jabón de aceite de coco ayuda a reforzar las capas internas de la piel y promueve la eliminación de células muertas en el exterior. También destaca por su efecto antioxidante, que hace lucir una piel más joven.

¿Y tú? ¿Utilizas jabones artesanales? Si es así, nos gustaría que nos explicaras tu experiencia. ¡Seguro que puede ayudar a otras muchas personas!

Dolor de cabeza y migraña: tratamiento con plantas medicinales0

Son muchas las personas que padecen dolor de cabeza o cefaleas, sin que ni ellas mismas ni sus médicos les presten la atención suficiente. Las cefaleas no son una enfermedad, pero sí un síntoma de algún trastorno físico o emocional. Hay diferentes tipos de dolor de cabeza y son diversas las causas que pueden provocarlo. Entre ellas, cabe citar:

  • Una alimentación inadecuada que da lugar a la formación de gases y fermentaciones en el aparato digestivo. Hay que apostar por alimentos naturales y evitar el alcohol, el café, el tabaco y otros productos tóxicos para el organismo.
  • El estreñimiento, que puede ser debido a una alimentación pobre en fibra, o a causas emocionales que dan lugar a espasmos en el intestino.
  • Las tensiones emocionales, el exceso de trabajo, el estrés…
  • El insomnio y el déficit de horas de sueño.
  • Los ruidos muy fuertes y persistentes.
  • Los cambios de tiempo (presión, humedad…) en personas muy sensibles.

La migraña

Entre los diversos tipos de cefaleas, la migraña es uno de los más comunes y molestos. Se caracteriza por un dolor de cabeza agudo a la altura de la sien, acompañado de falta de apetito, náuseas, a veces también vómitos, trastorno visual (visión borrosa, estrellas…). Se da más en las mujeres que en los hombres. Eso se explica por la influencia hormonal, ya que muchas de las crisis de migraña guardan relación con la menstruación: aparecen en la adolescencia y desaparecen al llegar la menopausia.

Al parecer, la migraña se produce por la liberación de unas sustancias químicas (serotonina, histaceína) en la sangre, que ocasionan una serie de cambios en las pequeñas arterias, dando lugar a la crisis y a la aparición del dolor. Cuando todo vuelve a la normalidad, desaparece la crisis y la persona se vuelve a encontrar bien (una crisis suele durar unas 6 horas pero puede persistir varios días). Las causas por las que se liberan estas sustancias son muy variadas, pero en especial influyen los trastornos digestivos y de tipo nervioso, el estreñimiento o la mala alimentación, que producen una sobrecarga del metabolismo hepático.

Tratamientos para el dolor de cabeza y la migraña

Lo primero que hay que revisar son la alimentación y el estilo de vida (sueño, ejercicio físico, control del estrés…). En este sentido son útiles los ejercicios de relajación y respiración. Dependiendo del origen de la migraña, podemos abordarla con complementos alimenticios o técnicas que van des de la hidroterapia hasta la quiropraxia, pasando por la acupuntura. Y siempre debemos recordar las posibilidades que nos ofrece la fitoterapia.

Plantas medicinales para la migraña y las cefaleas

  • Menta (Mentha piperita). El aceite esencial de menta es un efectivo antimigrañoso, especialmente si se trata de menta japonesa. Una gotita en los pulsos acompañada de un ligero masaje circular aporta una notable actividad anestésica y vasodilatadora que alivia las molestias de las migrañas. Siempre que utilicemos aceites esenciales, se aconseja realizar una prueba de alergia. Debemos aplicar una pequeña cantidad del aceite esencial en una zona de abundante riego sanguíneo. Si en cinco minutos no aparece ningún enrojecimiento, es que no somos alérgicos a ese aceite esencial.
El aceite esencial de menta es efectivo contra la migraña.
El aceite esencial de menta es efectivo contra la migraña.
  • Ginkgo (Ginkgo biloba). Su efecto vasodilatador mejora la micro circulación sanguínea tanto cerebral como periférica. Está especialmente recomendado en casos de vértigo, ruido en los oídos, alteraciones del equilibrio o mala circulación. Cuando el origen de las migrañas es por una de estas causas, las infusiones de hojas de Ginkgo biloba son efectivas para paliar la dolencia.
El Ginkgo biloba mejora la micro circulación sanguínea cerebral y periférica.
El Ginkgo biloba mejora la micro circulación sanguínea cerebral y periférica.
  • Manzanilla del Moncayo (Chrysanthemum parthenium). Esta manzanilla silvestre ejerce una acción calmante en ciertos procesos dolorosos como la migraña. En sus flores encontramos ciertas lactonas que ejercen una actividad antagonista a la de la serotonina, inhibiendo la vasoconstricción provocada por las plaquetas sanguíneas.
La manzanilla del Moncayo tiene una acción calmante sobre la migraña.
La manzanilla del Moncayo tiene una acción calmante sobre la migraña.
  • Pasiflora (Passiflora incarnata). Es una excelente opción para aliviar los casos de migraña y dolor de cabeza en general, dada su acción depresora del sistema nervioso central y su efecto analgésico.
La pasiflora alivia el dolor de cabeza y la migraña.
La pasiflora alivia el dolor de cabeza y la migraña.

Reishi: el hongo de la eterna juventud3

El hongo reishi (Ganoderma lucidum) se utiliza en la medicina tradicional china desde hace más de 2.000 años. El Dr. Shi-Jean Lee, el médico más reconocido de la dinastía Ming, escribe en el libro “La gran farmacopea” que tomar reishi de manera continuada ayuda a construir un cuerpo fuerte y saludable y asegura una larga vida.

El uso de este hongo ya se ha introducido en Occidente desde hace muchos años y, de hecho, hoy en día está considerado como una de las diez sustancias terapéuticas naturales más eficaces por sus múltiples propiedades, que incluyen beneficios para el corazón, el hígado y el aparato respiratorio, entre otros. También hay evidencias de que el consumo conjunto de reishi y vitamina C potencia las propiedades del hongo.

El reishi es un de los hongos medicinales más utilizado en Oriente.
El reishi es un de los hongos medicinales más utilizado en las medicinas orientales.

10 razones para tomar reishi

  • En términos generales, es un gran revitalizante y adaptógeno. También se le atribuyen propiedades afrodisíacas.
  • Tiene más de 150 tipos de antioxidantes. También contiene betaglucanos, lentinan y germanio orgánico.
  • Es un tónico cardíaco. En numerosos ensayos clínicos realizados en Japón y en China se ha observado que el reishi mejora el flujo sanguíneo y baja el consumo de oxígeno del músculo cardíaco. Es una buena opción en casos de hipertensión.
  • Los médicos chinos y japoneses lo recomiendan para el insomnio. Su uso promueve las ondas bajas del sueño.
  • Se usa también como analgésico y relajante muscular. Tiene funciones calmantes pero no es ni narcótico ni hipnótico.
  • Es considerado un regenerador hepático gracias a la presencia de triterpenos, que inducen una actividad antiiflamatoria en las células dañadas del hígado. Las medicinas orientales emplean comúnmente el reishi para el tratamiento de hepatitis.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias, en parte debido al efecto antioxidante del reishi y a su contenido en antihistamínicos naturales.
  • Investigadores de China, Japón y EE.UU. han avalado los efectos antialérgicos de este hongo. Los estudios mostraron que inhibe de manera significativa algunas reacciones alérgicas, incluyendo efectos positivos contra el asma y la dermatitis de contacto.
  • Refuerza el sistema inmunitario. Nos protege de afecciones respiratorias como gripe, resfriado y bronquitis.
  • Las últimas investigaciones apuntan hacia un posible efecto antitumoral por la acción inmunoestimulante que tiene el reishi. Hace que nuestro sistema inmunológico funcione de forma más rápida, siendo útil en la detección de células infectadas por virus o células tumorales.

En cuanto a las contraindicaciones, hay que decir que interacciona con anticoagulantes y antiagregantes. No se recomienda a mujeres embarazadas o lactantes por falta de información, ni a personas menores de 18 años. En caso de patologías autoinmunes o trastornos hematológicos, hay que consultar al médico.

Referencias

  • Kenneth J. “Reishi: Ancient herb for modern times” (1992)
  • Stanislaus CS. “Lingzhi, medicine of kings” (1995).
  • Carlson J. “Reishi mushrooms” (1996)