Vainilla, mucho más que un aroma: un afrodisiaco0

La vainilla es una especie que se obtiene de la vaina de vainilla, que es fruto de una planta trepadora de la familia de las orquídeas, originaria de México. Actualmente, se cultiva en Madagascar, Antillas, Islas Comores, Reunión, Indonesia y Polinesia aunque la más apreciada sigue siendo la vainilla procedente de México. Los aztecas la conocían como Txilotxil o Tlilxoxhiti, que significa “flor negra”.

vaina de vainilla
Vainilla

Como su nombre indica, es una vaina larga y delgada de color verdoso que adquiere una coloración oscura o parda-negruzca a medida que va madurando. Su tamaño oscila entre los 8 y los 30 cm de longitud y 1,5 cm de ancho cuando está fresca.

Las vainas se recolectan cuando están maduras, se sumergen en agua hirviendo para después dejarlas secar al sol protegidas de la luz directa hasta que tengan un color pardo-oscuro.

El aroma de la vainilla es dulce e intensamente aromático, utilizado básicamente para preparaciones dulces. Su aroma se debe a un fenol que contiene, la vainillina.

Propiedades de la vainilla:

  • Tranquilizante: es un alimento muy importante por sus propiedades calmantes en estados de nerviosismo e irritabilidad. También se utiliza el aceite esencial de vainilla por ser un relajante natural en aromaterapia.
  • Analgésica: las vainas contienen componentes que ayudan a calmar el dolor además de utilizarse tradicionalmente como remedio para ayudar a bajar la fiebre.
  • Digestiva: ejerce un efecto fortalecedor del aparato digestivo y estimula sus funciones. Asimismo, tiene efectos laxantes.
  • Antibacteriana: puede ayudar a prevenir o tratar el mal aliento debido a su riqueza en sustancias y ácidos antibacterianos y antisépticos.
  • Afrodisiaca: tiene propiedades afrodisiacas. La vainilla activa la testosterona y los estrógenos, dos hormonas estrechamente vinculadas a la libido masculina y femenina, por esto se dice que tiene propiedades afrodisiacas.

En la actualidad, la industria química ha conseguido fabricarlo artificialmente para incorporarlo a alimentos, cosméticos o medicamentos.

Save

Save

Remedios naturales para aliviar resfriados y gripes en bebés y niños3

En esta época del año, cuando más bajan las temperaturas, es el momento en que aparecen gripes, resfriados y catarros. Los bebés y los niños son especialmente susceptibles a este tipo de enfermedades. ¿Sabías que hay remedios naturales especialmente recomendados para prevenir y curar los resfriados en los más pequeños? En este artículo te explicamos cómo preparar vahos, baños nasales y gargarismos, además de otros remedios, como los cataplasmas o el aceite descongestivo, ideales para aliviar los síntomas de los resfriados y gripes en bebés y niños.

Cómo hacer vahos, baños nasales y gargarismos

Vahos

En un litro de agua añadimos tres cucharadas soperas de una mezcla de plantas antisépticas, balsámicas y descongestivas: la Tisana Vahos, baños nasales y gargarismos compuesta por eucaliptus, yemas de pino, romero, espliego, gordolobo y manzanilla de Mahón.

Los vahos para bebés se pueden hacer poniendo una olla con hierbas en su habitación. Otra opción natural es colar el agua de hierbas en su bañerita y pasar una pequeña esponja bañada en infusión por el pecho, la espalda y la nariz del bebé. Esto se puede hacer desde que son pequeños, y a todas las edades.

En el caso de adultos y niños más mayores, al finalizar la ebullición recogeremos el vaho, aspirándolo y buscando su impacto sobre la zona nasal, durante 4 o 5 minutos.

Tisana para vahos.
Tisana para vahos.

Baños nasales

Una vez realizado el vaho, colar un poco del agua utilizada en una taza, añadir una pizca de sal y cuando esté templada hacer un baño nasal durante 1 o 2 minutos. Se puede hacer directamente o mediante de una lota. En el baño nasal, si es posible respirar por la boca.

Gargarismos

En caso de que haya mucosidad en el cuello o aparezca carraspera se puede colar otra pequeña cantidad del agua de los vahos, añadirle un poco de zumo de limón y hacer gargarismos.

Cómo preparar aceite anti-catarral descongestivo

Las calefacciones resecan mucho la mucosa nasal. Por eso en esta época del año es bueno hidratarla para evitar problemas de mucosidad o dolor de garganta. El aceite nasal descongestivo es una solución natural y fácil de preparar, que podemos aplicar a bebés y niños desde pequeños.

El aceite nasal descongestivo contiene, entre otras plantas, pino, eucalipto, espliego, helicriso y tomillo. Para prepararlo necesitaremos un pequeño cazo, preferentemente de cerámica. Incorporaremos 50 gramos de la mezcla de hierbas, cubriéndolas con aceite de oliva de primera presión. Herviremos al baño maría durante 15 minutos, y luego lo dejaremos reposar 12 horas. Posteriormente, lo colaremos y lo guardaremos en un frasco de vidrio opaco bien cerrado y al amparo de la luz. Recomendamos aplicar un toque de este aceite con algodón hidrófilo o con una varilla adecuada a las fosas nasales 2 o 3 veces al día.

Este sencillo aceite hidratante lo puede utilizar toda la familia, desde el bebé hasta los más mayores, tiene tres funciones principales:

  • Lubrifica e hidrata los conductos nasales, permitiendo una respiración adecuada por la nariz.
  • Descongestiona todo el laberinto nasal.
  • Su capacidad de absorción protege de agentes externos (ácaros, polen, humedad, etc.)

Cómo preparar cataplasmas calmantes emolientes

La acción de los cataplasmas se extiende a gran profundidad, mejorando notablemente la respiración en caso de gripes y catarros. Los cataplasmas también están indicados para niños de todas las edades.

En este caso utilizaremos tres cucharadas soperas de la mezcla por ¼ de litro de leche, cocer agitándolo hasta que adquiera consistencia. Una vez retirado del fuego, mezclar una cucharada de miel y extenderlo entre dos gasas. Recomendamos cubrir con franela para mantenerlos calientes.

Cómo preparar mucolítico infantil

Es importante recordar que una buena higiene nasal practicada con regularidad es ideal para prevenir resfriados. Un buen cuidado del conducto nasal es una garantía de salud.

El mucolítico infantil de Manantial de Salud, especialmente indicado para los más pequeños de la casa, contiene malva, malvavisco, llantén, brotes de pino y anís verde. Se trata de una infusión muy recomendada para los más pequeños. Se la podemos dar a los bebés en cucharaditas o un biberón, o también a niños y niñas un poco más mayores.

Añadimos una cucharadita de la mezcla por vaso de agua y lo hervimos todo un par de minutos. Lo dejamos reposar unos 5 minutos y se puede tomar durante el día.