Sal del Himalaya: la sal que necesita nuestro cuerpo0

La sal del Himalaya procede de la cordillera asiática donde aún hoy se encuentra sal en estado puro y natural, producto de los mares primarios que se secaron hace millones de años por la energía solar. A diferencia de la sal de mesa convencional, la sal cristalina del Himalaya está formada por exactamente los mismos 84 elementos que componen el cuerpo humano y en la proporción justa que el organismo necesita.

Entre los beneficios de la sal del Himalaya cabe destacar que mejora la salud cardiovascular, mantiene baja la presión arterial, previene los calambres musculares, mejora la libido, regula el sueño y reafirma la estructura del esqueleto (puede aparecer osteoporosis cuando el cuerpo necesita más sal y la extrae de los huesos).

Sal del Himalaya
Sal del Himalaya

Sin sal no hay vida, pero el consumo elevado de sal de mesa común es perjudicial para la salud. Se trata básicamente de cloruro sódico y no es el tipo de sal que necesitamos para vivir. La sal procesada puede causar patologías como hipertensión, ácido úrico, esclerosis, celulitis, etc.

La sal del Himalaya, debido a la enorme presión que las montañas han ejercido sobre ella, se ha convertido en una sal de cristal, con una composición orgánica y una biodisponibilidad muy superior a la sal de mesa común. Es precisamente su composición orgánica la que garantiza la biodisponibilidad bioquímica de los elementos para nuestras células. La sal cristalina contiene todos los elementos que se encuentran en nuestro cuerpo y, debidamente mezclada con agua, nos puede ofrecer toda su energía acumulada. La solución salina a base de sal cristalina del Himalaya representa un auténtico mar de energía.

La solución salina, una simbiosis de la vitalidad

La solución salina es una simbiosis de la vitalidad. Esta mezcla de agua y sal es energía solar en estado líquido. Cuando el agua combina químicamente con la sal cristalina, cambia la estructura geométrica del agua y la sal, creando algo completamente nuevo: la solución salina. Con la solución salina a base de sal cristalina del Himalaya podemos conseguir justamente “las frecuencias” que nuestro cuerpo necesita cuando está enfermo.

Preparación de la solución salina

Colocamos unos fragmentos de sal cristalina en un recipiente con tapa. Añadimos agua mineral baja en minerales hasta que estén cubiertos los trozos de sal. Al cabo de una hora éstos se habrán disuelto en el agua de manera que habrán producido una solución de agua salina con una concentración de un 26%, lista para ser utilizada. Una vez el agua esté saturada de sal, los cristales de sal no se disuelven más. De esta solución puedes sacar cada día las cantidades de solución salina que necesites.

Preparación para una cura bebiendo solución salina

Disolvemos una cucharadita de café de solución salina en un vaso con agua mineral baja en minerales. Esta solución diluida se toma cada mañana en ayunas. El tratamiento puede prolongarse añadiendo una cucharadita de solución salina en un litro de agua y bebiendo esta mezcla durante todo el día. No es tan importante la cantidad que se toma como la regularidad de la ingestión. Desde el punto de vista bioquímico, esta ingestión estimula en pocos minutos la actividad gastrointestinal y esta activación a su vez estimula el metabolismo y la digestión.

La solución salina para un equilibrio alcalino en el cuerpo

La solución salina es un medio excelente para conseguir un equilibrio entre el ácido y lo alcalino. Con la solución salina podemos eliminar metales pesados, depósitos calcáreos y otros residuos, previniendo así enfermedades como la esclerosis. Aparte de enfermedades reumáticas como gota, artritis o artrosis, piedras renales, celulitis, hipertensión y otras. Asimismo, la utilización de la solución salina resulta un auténtico bálsamo para la piel irritada o enferma.

Zumo arco iris: te verás más joven1

¿Quieres lucir una piel más lisa y joven además de aportarle hidratación y luminosidad? A continuación te proponemos esta receta anti-aging:

Zumo Arco Iris
Zumo Arco Iris
  • ½ pimiento rojo que aporta licopeno, muy beneficioso para el cuidado de la piel, el cabello y las uñas. El pimiento también es rico en potasio, calcio, fósforo y magnesio.
  • 1 raíz de remolacha roja, es un potente anticancerígeno y ayuda a eliminar líquidos, además de ser un producto altamente alcalinizante y rico en hierro y ácido fólico.
  • 4 zanahorias, ricas en carotenos. También proporcionan protección a las arterias y del sistema inmunológico. Asimismo, son sumamente conocidas sus propiedades para mantener una buena visión ocular. Evita el envejecimiento celular por lo que es muy apropiada para mantener una piel joven.
  • 1 pepino, es un gran depurador de la sangre que aporta vitaminas A y C así como minerales, sobre todo silicio. Contribuye, a su vez, a reparar e hidratar la piel.
  • 6 hojas de lechuga roja para ayudar a mantener equilibrado el sistema nervioso, además tonifica el estómago y facilita la digestión. Posee una gran cantidad de antioxidantes, betacarotenos y vitaminas C y E.
  • 1 cucharadita de maca (medida moca) puesto que es un revitalizante universal.
  • 5 hojas de menta (rica en clorofila) porque fluidifica la sangre, es digestiva y carminativa.

Modo de preparación:

Debes lavar todos los ingredientes, escurrirlos y ponerlos a trocitos en la licuadora. Sería mejor si las zanahorias y el pepino son ecológicos porque entonces no es necesario pelarlos y se aprovecharían las vitaminas que contiene la piel. Tritúralo todo bien hasta conseguir un zumo homogéneo y consúmelo enseguida.

Como ves, se trata de un zumo tricolor (verde, naranja y amarillo) que mantiene el equilibrio entre vitaminas y betacarotenos; y que te ayudará a desintoxicar el organismo y te protegerá frente al envejecimiento celular, manteniendo una piel tersa.

Aceite de onagra: una perla para la salud0

El aceite de onagra proviene de la onagra (Oenothera biennis), también conocida como prímula del atardecer (Evening primrose). Se trata de una planta originaria de América del Norte, que fue introducida en Europa a finales del siglo XVII como planta ornamental. Hoy la podemos encontrar en taludes cerca de los ríos de zonas templadas. El aceite de onagra tiene múltiples beneficios, que van desde minimizar trastornos hormonales, hasta combatir problemas dermatológicos, pasando por equilibrar el sistema nervioso y estimular el sistema inmunitario, por citar algunas propiedades.

Aceite de onagra
Planta de onagra

El aceite de onagra se obtiene de la presión en frío de las semillas de la planta. Sus nutrientes más preciados son los ácidos grasos poliinsaturados, destacando el ácido linoleico y el ácido gamma-linolénico, ambos de la familia omega 6. Estos ácidos grasos esenciales son importantes precursores de diversos mediadores celulares indispensables para el correcto funcionamiento y estabilidad de las membranas de las células, el desarrollo del sistema nervioso y hormonal, y la regulación de los procesos de coagulación.

Los ácidos grasos esenciales tienen esta denominación porque son imprescindibles para mantener un buen estado de salud, aunque nuestro organismo no sea capaz de fabricarlos. Esto implica que debemos garantizarlos a través de la alimentación. El ácido linoleico se encuentra en aceites vegetales como el de girasol, así como en lácteos, grasas animales, semillas y frutos secos. El ácido gama-linolénico también forma parte de la leche materna y del aceite de borraja. Otra manera de obtener estos ácidos grasos esenciales es mediante la ingesta de aceite de onagra, que se comercializa en perlas.

Propiedades del aceite de onagra

  • Dermatología. Ayuda a combatir el eccema, el acné y la caspa. Mantiene la elasticidad de la piel y su aspecto sano. También es beneficioso para la fragilidad de las uñas y contra la caída del cabello.
  • Sistema reproductor. La onagra se ha ganado el sobrenombre de “planta de la mujer” por sus beneficios para aliviar los síntomas del síndrome premenstrual (dolor de mama, estado de ánimo, irritabilidad, dolor de cabeza y retención de líquidos) y de la menopausia (retención de líquidos, sofocos, sequedad de las mucosas, etc.). Además evita las reglas irregulares y dolorosas. Pero lo cierto es que también tiene propiedades para los problemas hormonales del hombre, como la escasez de semen, la mejor irrigación del pene en casos de dificultades para la erección y otros trastornos de la pre-andropausia (cambios de actitud y de estado de ánimo). También mejora los trastornos prostáticos.
  • Sistema nervioso. Reduce la hiperactividad. Regula la liberación y la acción de neurotransmisores. Combate el estrés y previene la depresión.
  • Sistema sanguíneo y cardiovascular. Reduce los niveles de colesterol malo (LDL), reduciendo el avance de la arteriosclerosis. El aceite de onagra es recomendable para personas con elevado riesgo cardiovascular, ya que reduce la hipertensión arterial por su acción vasodilatadora y evita la formación de trombos y coágulos.
  • Sistema inmunitario. Regula y estimula las funciones de los linfocitos T.
  • Acción antiinflamatoria. El aceite de onagra es eficaz en casos de artrosis reumatoide, fibrosis quística, procesos alérgicos y asma.
  • La onagra es útil como apoyo en el tratamiento de la diabetes, puesto que mantiene estables los niveles de insulina.

¿Conocías todas estas propiedades? ¿Te ha parecido útil este artículo? Si es así, te animamos a que te subscribas al blog para recibir más artículos divulgativos de interés.

Melisa: calma los nervios de manera natural0

El estrés, el trabajo o algunas situaciones personales pueden causar ansiedad, depresión, tensión nerviosa, dolores de estómago o malestares digestivos… ¿Quieres descubrir una manera natural de tratarlos? En este artículo te presentamos las propiedades de la melisa, una planta medicinal relajante y tonificante del sistema nervioso.

Melisa ("Melissa officinalis")
Hojas de Melisa

La melisa (Melissa officinalis), también conocida como toronjil, es originaria de la cuenca del Mediterráneo. Es una hierba perenne de la familia de las lamiáceas y crece de forma silvestre.

Propiedades medicinales de la melisa:

  • Relajante: como planta medicinal tiene propiedades sedantes, relajantes y es buena para el insomnio. Además de calmar la sobreexcitación, esta planta medicinal es muy buena para aliviar los dolores de cabeza.
    En las palpitaciones o taquicardias de origen nervioso la melisa tiene la propiedad de relajar el músculo cardíaco y restablecer el ritmo normal del corazón. También se le atribuyen propiedades antiespasmódicas; se emplea en la reanimación de desmayados y como tranquilizante o calmante natural.
  • Antidepresiva: se han encontrado propiedades antidepresivas, ansiolíticas y antioxidantes en los compuestos de la melisa.
  • Antivírica: es eficaz contra las paperas, la varicela, y en la cicatrización de afecciones como herpes labial.
  • Mejora la digestión: como infusión también se usa para curar el dolor de estómago y está indicada para mejorar la digestión.
  • Aromática: sus partes herbáceas se utilizan en aromaterapia ya que poseen un intenso aroma a limón cuando se machacan, debido a su contenido en terpenos, citronella, citronelol, citral y geraniol.
  • Se utiliza como repelente de mosquitos, sin afectar a niños ni bebés. El toronjil es utilizado en algunos dentífricos, debido a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y aromáticas.

La melisa es una planta medicinal muy fácil de cultivar, lo cual es una gran ventaja. Se puede cultivar en maceta, de manera que la tengamos siempre a mano. Se la debe proteger del frío en invierno.

Es una planta de mata densa, frondosa, erecta y perenne, que puede llegar a crecer un metro de altura. Tiene flores blancas, ricas en néctar, que atraen a las abejas y sus hojas son muy grandes y ovaladas. La recolección de sus partes aéreas debe realizarse antes de que florezca, en verano, porque al florecer se pierden principios activos.

Cómo tomar melisa:

  • Infusión: sólo tienes que colocar un puñadito de hojas verdes frescas o secas en una taza, agregarle agua hirviendo y dejar reposar 15 minutos.
    Recomendamos tomar una dosis de 20 a 50 gramos por litro, 3 ó 4 veces diarias para problemas de tensión nerviosa, depresión o agotamiento nervioso. La misma dosis sirve para afecciones de estómago, indigestión o náuseas.
    La infusión caliente de las hojas de melisa o toronjil está indicada también para resfriados y gripes. También se puede utilizar una infusión diluida para los niños con varicela.
  • Loción: agrega 1 ml (20 gotas) de aceite esencial de melisa a 100 ml de aceite de jojoba y obtendrás una loción para aplicarse sobre la piel como repelente de insectos.
  • Aceite para masaje: para obtenerlo añade 5-6 gotas de aceite esencial a 15 ml de aceite de coco y aplícalo masajeando, para la depresión, tensión, asma o bronquitis; o con suaves toques sobre las llagas en cuanto aparezcan.
  • Crema: el aceite esencial diluido en crema o ungüento se puede aplicar sobre llagas, calenturas, heridas que no cicatrizan o picaduras de insecto.
  • Condimento: además de ser una planta medicinal, podemos usar melisa para cocinar, como condimento, gracias a su olor a limón. Sus  hojas se usan tanto frescas como secas, para aromatizar ensaladas, salsas, sopas, carnes y postres.

Complementos naturales para practicar deporte sin riesgos: prevén lesiones y maximiza resultados0

¿Sabías que la práctica de ejercicio físico de forma regular es muy beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud?

Hacer deporte de forma regular ayuda a mantener el peso corporal, aumenta el tono y la fuerza muscular, mejora la forma y resistencia física, la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, mantiene la densidad ósea, mejora la resistencia a la insulina, regula la presión arterial, reduce la sensación de fatiga, aumenta la autoestima, rebaja el estrés y la depresión, relaja… Son muchas las razones para las que se recomienda hacer deporte.

Complementos naturales para practicar deporte
Complementos para prevenir lesiones

La alimentación del deportista debe cubrir el gasto derivado del esfuerzo extra. Cada tipo de entrenamiento requiere una alimentación determinada para conseguir el máximo rendimiento. ¿Sabías que en un ejercicio de resistencia debe asegurarse un buen aporte de hidratos de carbono, mientras que en los entrenamientos de fuerza se debe aumentar el consumo de proteína?

Si practicas deporte regularmente, te aconsejamos complementar tu dieta con productos naturales para mejorar tu actividad y prevenir posibles lesiones. ¿Quieres conocer los 11 complementos naturales más adecuados? ¡Sigue leyendo!

Los 11 complementos naturales para practicar deporte más indicados para deportistas:

  • Agua de coco: la restauración completa de líquidos tras la práctica deportiva es clave para la recuperación del tono muscular. Si el ejercicio es poco duradero o no muy intenso, es suficiente con beber agua antes, durante y después del esfuerzo realizado para asegurar una correcta hidratación. En caso de una mayor exigencia física, se recomienda recurrir a las bebidas isotónicas.
    El agua de coco es una alternativa saludable a las bebidas para deportistas por su bajo contenido en calorías y su aporte natural de agua y electrolitos. Gracias a su suave sabor dulce, no provoca náuseas ni sensación de estómago lleno.
  • Proteína de Cáñamo: durante el ejercicio hay un mayor grado de ruptura de proteínas musculares, por eso es importante reforzar nuestra ingesta de proteínas.
    La proteína de cáñamo es ideal para deportistas que deseen elevar su rendimiento. Tiene alto valor biológico, es altamente digestible y además es rica en ácidos grasos omega 3, 6 y 9, en el ratio perfecto. Se puede tomar mezclada en agua, caldo, zumo o espolvoreándola en la sopa, verdura o ensalada.
  • Colágeno: es la proteína mayoritaria de nuestro organismo y un componente esencial de los huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y piel.
    Complementar tu dieta con una toma diaria de 10 gramos de colágeno hidrolizado puro te ayudará a mantener el buen estado de articulaciones, huesos y músculos, evitando su desgaste. Además, el colágeno previene la aparición de la artrosis del deportista y reduce el tiempo de recuperación en esguinces, traumatismos y lesiones.
  • Polen: es una fuente de proteína y aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos (potasio, silicio, calcio, magnesio, fósforo, manganeso, azufre, cloro, hierro y cobre). Aumenta la resistencia ante el esfuerzo físico y la vitalidad en general. Tomando una cucharada al día, en ayunas, apreciaremos una mejoría física.
  • Cartílago de tiburón: protege la estructura articular, mejora la movilización y reduce la inflamación y el dolor, gracias a su contenido en sulfato de condroitina y glucosamina.
  • Alcohol vitaminado: es una loción de uso externo, formulada para tonificar la musculatura y favorecer su recuperación tras el ejercicio. Además, tiene efecto calmante en caso de dolor e inflamación articular. Se trata de un macerado de plantas tradicionalmente utilizadas por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor. Contiene harpagofito, árnica, lavanda, hipérico y romero.
  • Calcio: este mineral forma parte de los huesos, del tejido conjuntivo y de los músculos y es esencial para la circulación de la sangre. Es importante en la contracción y relajación muscular, y como transmisor químico en los impulsos nerviosos.
  • Potasio: durante una práctica de ejercicio intenso en que la sudoración es máxima puede producirse una falta de potasio. El potasio equilibra el nivel de agua en el organismo, y participa en la contracción del corazón y la transmisión del impulso nervioso. Una insuficiencia de potasio causa cansancio, dolor muscular, debilidad y astenia.
  • Magnesio: favorece la absorción de calcio y es esencial para el funcionamiento del corazón y de los músculos, ya que los relaja. Ayuda a mantener la estructura ósea, disminuye el cansancio y la aparición de calambres y contracturas.
  • Sodio: tiene un papel esencial en el reparto del agua en el cuerpo. Una falta de sodio provoca náuseas, vómitos, rampas, alteraciones visuales y dolor de cabeza, mientras que un exceso provoca hipertensión.
  • Hierro: es necesario para la síntesis de hemoglobina, encargada del transporte de oxígeno a los órganos y músculos, así como para la correcta utilización de la vitamina B. Un déficit de hierro provoca anemia.

¡Ahora ya sabes cómo mejorar tu rendimiento preservando tu salud articular y muscular!