Que viene el coco…0

El coco (Cocos nucifera) es una fruta exótica obtenida del cocotero, la palmera más cultivada del mundo. Es originario de las islas de clima tropical y subtropical del océano Pacífico pero su cultivo se ha extendido a Centroamérica, Caribe y África tropical. Su cosecha varía según el tipo de producción, siendo sobre todo de febrero a julio.

El nombre proviene de la época de los descubrimientos. A los exploradores españoles y portugueses, que lo trajeron a Europa, les parecía que al ser un fruto de cáscara marrón, un poco peluda y con tres agujeros podía parecerse a la cara del Coco, aquel fantasma que aparece en las historias que se cuentan a los niños pequeños.

Coco
Coco

El coco es muy versátil; se ha convertido en un componente para productos de belleza, además de ser un ingrediente para diversos platos de cocina. Pero lo realmente importante es su gran potencial nutritivo ya que es rico en hierro, potasio y minerales que participan en la mineralización de los huesos, como el calcio, el fósforo y el magnesio. Además tiene un gran contenido en fibra, por lo que es ligeramente laxante. También ayuda a normalizar los niveles de colesterol así como a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Aparte de tomarlo como fruta fresca, cuya pulpa es exquisita y muy aromática, también es consumido en otras formas:

  • Azúcar de coco: es un sustituto natural del azúcar tradicional y tiene un índice glucémico muy bajo. Se produce a partir de las flores del cocotero y calentando lentamente la savia. Es muy rico en minerales (potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, azufre) así como en pequeñas trazas de boro, zinc, hierro, cobre y vitaminas, además de 16 de los 20 aminoácidos esenciales, mayoritariamente glutamina que nos ayuda a controlar los impulsos de comer dulce.
  • Agua de coco: se extrae del coco verde, de esa pulpa que después se convertirá en la parte blanca del coco. Es una bebida muy refrescante, baja en calorías y rica en electrolitos, que ayudan al sistema nervioso. Pero también contiene potasio, magnesio, sodio, calcio y fósforo. Por ello, es utilizada por los deportistas después de realizar ejercicio ya que es una fuente de hidratación natural.
  • Leche de coco: es la carne del coco maduro triturada. Este delicioso líquido se puede consumir fresco o bien como bebida envasada. Es una bebida rica en minerales y vitaminas del grupo B y C. Aunque su sabor es dulce, el contenido en azúcar es bajo. Es un buen sustituto de la leche de vaca porque no contiene lactosa. Y al contener ácido laúrico, nos protege frente a infecciones y virus.
  • Aceite de coco: se extrae de la pulpa del coco. Además de ácido laúrico, contiene ácidos fenólicos antioxidantes que nos protegen frente a los radicales libres. Se puede utilizar tanto para hidratar la piel como para cuidar el cabello o consumirlo en nuestros platos preferidos. Por sus propiedades antibióticas y antimicrobianas puede ayudar a prevenir y combatir infecciones de la piel. El aceite de coco se emplea como protector del cabello porque lo hidrata, aportando brillo y vitalidad. Asimismo actúa contra la caspa por sus propiedades fungicidas.

Como ves, del coco podemos aprovecharlo todo. ¡Anímate a incorporarlo a tu vida diaria y notarás sus múltiples beneficios!

Los amuletos y su poder protector0

A lo largo de la historia, el hombre ha confiado en los amuletos con el objetivo de sentirse protegido. En gran medida, la utilidad del amuleto depende de la confianza que la persona deposita en él. Así la actitud genera una serie de vibraciones energéticas positivas que favorecen la protección deseada.

Los amuletos se componen generalmente de elementos que representan alguno de los tres reinos de la naturaleza: animal, vegetal o animal. No es necesario que los amuletos estén en contacto con la piel (como un collar o una pulsera), basta con que la persona los lleve encima (en el bolsillo, por ejemplo) o que se pongan debajo de la almohada durante la noche para que las energías de nuestros sueños sean siempre positivas.

Cada amuleto posee un secreto, un don que le es propio. Por eso es tan importante saber el significado de cada uno de ellos. En este post te presentamos cuatro.

amuletos manantial de salud
Amuletos

El fruto del castaño de indias

El cuerpo humano mantiene el equilibrio a través de sus canales energéticos y de sus centros magnéticos. Por ese motivo, el hombre ha empleado desde tiempos remotos el poder de ciertas plantas magnéticas para recuperar el equilibrio. Las castañas de indias proyectan esa emanación energética que antiguamente se usaba como la actual magnetoterapia. Llevar una castaña en el bolsillo atrae la buena suerte y aleja el dolor.

Protector del aura

El aura es esa energía luminosa que rodea en forma de óvalo a todos los seres vivos. El amuleto protector del aura por excelencia está compuesto de cedro, fresno y roble. El cedro representa la grandeza y la fuerza, y es símbolo de inmortalidad. La energía del fresno ilumina la mente y alarga la vida. El roble tiene el poder de un talismán y representa la sabiduría.

Amuleto nido de pájaro

Su poder tiene que ver con todo aquello relacionado con los asuntos amorosos.

Pulsera indígena de la Guajira

Está tejida a mano por una mujer Wuayúu y es ofrendada durante tres noches a Maleiya, el gran espíritu creador del aire, con el corazón de una palma sagrada. No sólo ofrece protección sino que también simboliza suerte en lo económico y en el amor.

Pásate al tinte natural: fortalece tu cabello y olvídate de alergias e irritación0

¿Sabías que los tintes químicos debilitan el cabello y hacen que pierda brillo y suavidad? Si apuestas por el tinte natural evitarás alergias e irritación, además de nutrir y fortalecer el cabello, y proporcionarle un aspecto sedoso y luminoso. En este artículo descubrirás cómo utilizar tintes naturales para tu pelo, ¡lo puedes hacer tú misma en casa!

Podemos mezclar distintas especies vegetales obteniendo una gran variedad de tonalidades de tintes naturales. A continuación te explicamos qué planta utilizar para cada tono de cabello.

Tinte natural Manantial de Salud
Tinte natural

CABELLOS RUBIOS:

  • Manzanilla: Se utiliza para mantener el rubio natural, especialmente en niñas, ya que el cabello se va oscureciendo al ir creciendo. Sólo tienes que añadir dos cucharadas de las flores de manzanilla en medio litro de agua, hervir 20 minutos, dejar reposar 10 minutos, colar y añadir unas gotas de limón. Lo aplicaremos y dejaremos actuar durante 20 minutos.
  • Ruibarbo: Ideal para obtener tonos dorados e intensificar el brillo de los rubios. También se puede mezclar con manzanilla, cáscara de nuez y un poco de henna para obtener tonos desde el rubio al tono albaricoque. Se mezcla el polvo en agua caliente y se deja actuar de 30 a 90 minutos en función del efecto deseado.

CABELLOS CAOBA Y ROJIZOS:

  • Henna: Es el tinte natural por excelencia y la base de muchas mezclas. Procede de las hojas de Lawsonia inermis, y tiene una coloración marrón o rojiza. Aporta numerosos beneficios para el cabello, cubre las canas, puede usarse con frecuencia y durante el embarazo.

    Para preparar la henna, primero liberaremos el pigmento con un medio ácido, haciendo una mezcla con unas gotas de limón, vinagre o amla en agua caliente durante una hora. Pasado este tiempo ya tenemos la mascarilla lista para aplicar generosamente sobre el cabello.

    Si quieres dar unos reflejos al cabello sin necesidad de cubrir las canas, puedes prescindir del tiempo de reposo en el medio ácido. Antes de mezclar la henna con otros vegetales para obtener otras tonalidades, ten en cuenta que éstos pueden ser incompatibles con el medio ácido. Es importante que los utensilios que uses para preparar y aplicar la henna no sean metálicos. Y recuerda proteger la zona de la frente, las orejas y la nuca con un gel hidratante para evitar su teñido.

  • Rubia tinctorum: Esta raíz se suele combinar con otras plantas. Con henna acentúa los reflejos del rojo a un color cereza, y con cúrcuma o ruibarbo se crean tonos albaricoque. Para preparar el tinte hay que mezclar el polvo en agua caliente hasta obtener una crema suave y homogénea. Dejar reposar unos 30 minutos, después aplicar sobre el cabello limpio y ligeramente húmedo.
  • Alcamae (Alkanna tinctoria): Conocida como raíz del traidor, es un colorante rojizo con matices violáceos. Puede combinarse con henna para intensificar los reflejos.
  • Flor de Hibisco (Hibiscus sabdariffa): Además de darle una coloración ligeramente violeta al cabello, se utiliza para fortalecerlo y darle brillo, también para controlar su caída. Mézclalo con henna para obtener tonos cereza, caoba o castaño.

CABELLOS CASTAÑOS Y MORENOS:

  • Cáscara de Nuez: La cáscara de nogal es un excelente tinte para cubrir las canas. Para preparar el tinte hervimos un puñado de cáscaras en medio litro de agua durante diez minutos, aplicamos, dejamos actuar durante 20 minutos y aclaramos con abundante agua tibia.
  • Té negro y Salvia: Las hojas del té se usan para teñir las canas y conseguir un tono uniforme con el resto del cabello. Mezclaremos a partes iguales té negro y salvia, lo dejamos hervir unos 20 minutos, colaremos y dejaremos actuar 30 minutos. Si añadimos un poco de aguardiente obtendremos una loción para aplicar diariamente mediante una fricción para ayudar a cubrir las canas.
  • Indigo y Henna: El Índigo contiene un pigmento azulado, además de aportar textura y brillo al cabello. Si lo aplicamos sobre un cabello negro intensificará el color. Podemos mezclarlo con henna en diferentes proporciones para obtener distintas tonalidades de castaño, de más rojizo a casi negro.

Es importante hacer el proceso por separado, ya que el índigo es incompatible con el medio ácido (limón, vinagre, amla…). Primero prepararemos la mezcla de henna con agua caliente en un medio ácido, la dejaremos reposar un mínimo de 1 hora. Después mezclaremos el índigo con agua caliente, para posteriormente juntar ambas pastas si nos interesa una tonalidad castaña.

Para teñir el cabello de negro realizaremos la coloración en dos partes: primero teñiremos el pelo solamente con henna, dejamos actuar entre 3 y 4 horas, lavaremos el cabello y lo secaremos, obteniendo así un cabello de color naranja. Acto seguido prepararemos el índigo con agua caliente, lo aplicaremos durante 1 hora y lavaremos el cabello.

CABELLOS GRISES:

  • Saúco (Sambucus nigra): Los frutos maduros del saúco son ideales para un cabello uniformemente blanco y brillante. Sólo tienes que hervir un puñado de bayas en medio litro de agua durante 30 minutos, colar y enjuagar el cabello con este líquido, dejando actuar 15 minutos.

¡Esperamos que te animes a utilizar tintes vegetales y compartir tu experiencia con nosotros!

Tiroides: ¿has probado estas plantas medicinales?2

La tiroides es una glándula endocrina en forma de mariposa situada en la parte anterior del cuello, delante de la tráquea. Su misión es la de regular el metabolismo del cuerpo. Así las hormonas tiroideas influyen en procesos como el ritmo cardíaco, la velocidad del metabolismo, la temperatura corporal o el ritmo intestinal.

Las enfermedades de la tiroides pueden deberse a diversas causas, que van desde la ausencia de yodo en la dieta a enfermedades de tipo autoinmune o lesiones sobre la glándula.

El hipotiroidismo se caracteriza por la insuficiente cantidad de hormona tiroidea en sangre. La causa más común de esta patología es el déficit de yodo en la dieta. Los síntomas son la fatiga, la sequedad de la piel, la intolerancia al frío, la caída de cabello, problemas de concentración, estreñimiento, somnolencia, depresión, alteraciones en la menstruación o dolores musculares, todo ello acompañado de un aumento de peso y retención de líquidos.

Tiroides
Tiroides

Cuando hay un exceso de hormona en sangre, hablamos de hipertiroidismo. La sobreestimulación de la glándula tiroidea provoca síntomas como la aceleración del ritmo cardiaco, temblor, nerviosismo y pérdida de peso.

Plantas para el hipotiroidismo:

  • Algas. Las algas marinas son una destacada fuente de yodo y su consumo ayuda al buen funcionamiento de la glándula tiroides, especialmente en los casos de hipotiroidismo. Las algas más ricas en yodo son las algas fucus, kombu, arame y kelp. Es importante seguir las pautas médicas, pues un consumo excesivo de yodo puede derivar en hipertiroidismo.
  • Nogal (Juglans regia). Las hojas de nogal también contienen una cantidad considerable de yodo.
  • Genciana (Gentiana lutea). Procedente del sur y del este de Europa, en su raíz hay numerosas sustancias beneficiosas para tonificar el organismo, favorecer las digestiones, proteger el hígado y reforzar las defensas. También estimula la tiroides e incrementa la producción hormonal de la glándula.
  • Ashwagandha (Withania somnífera). Es una planta muy utilizada en la medicina ayurvédica. Aumenta la producción de T4 (tiroxina) a la vez que reduce el estrés oxidativo.

Plantas para el hipertiroidismo

 Melisa (Melissa officinalis). Una infusión de melisa o mezclada con menta de lobo ayuda a reducir la producción de la tiroides. La melisa, además, por su efecto calmante y relajante contribuye a reducir los síntomas del nerviosismo, insomnio y ansiedad, característicos del hipertiroidismo.

  • Menta de lobo (Lycopus europaeus). Esta planta presenta una actividad antitiroidea. Diferentes ensayos farmacológicos demuestran una reducción de los niveles de T3 (triyodotironina), T4 (tiroxina) y TSH (hormona tirotropa). También se ha observado que mejora los síntomas cardíacos, palpitaciones, irritabilidad y falta de aire, asociados al hipertiroidismo.
  • Crucíferas. También son recomendables alimentos como la col o el rábano. La raíz de estas crucíferas puede ayudar a controlar la producción excesiva de hormonas que produce el hipertiroidismo.