Los beneficios del DHA0

El DHA (ácido docosahexaenoico), es un ácido graso poliinsaturado que pertenece al grupo de las grasas omega 3. En principio, no se considera un nutriente esencial porque el organismo lo puede producir a partir de los ácidos alfa-linolénico (omega 3). Sin embargo, debido a que la formación es limitada y su importancia en el desarrollo visual y neurológico es tan importante, se considera un nutriente condicionalmente esencial, especialmente en etapas tempranas de la vida y en la prevención de la enfermedad cardiovascular. Se encuentra en alta proporción los tejidos grasos de ciertos pescados (salmón, atún, sardina, caballa, boquerón, etc), en un tipo de crustáceo (krill) y en algunos vegetales como las semillas de lino y de chía.

¿Qué beneficios tiene el DHA?

  • Es un componente mayoritario de las membranas de las células cerebrales y participa en el desarrollo, crecimiento y mantenimiento neuronal.

    Se asocia el consumo alto de DHA con un mejor aprendizaje y una mayor memorización. En adultos ejerce un efecto neuroprotector de las funciones cerebrales y previene el deterioro cognitivo.

  • Importancia durante el embarazo.

    A lo largo del embarazo la demanda de DHA es superior a lo habitual, por lo que es necesario un aporte extra. Diferentes estudios demuestran que unos niveles adecuados de DHA a lo largo del embarazo contribuyen a una menor incidencia de depresión post-parto y a una mayor protección frente a aumentos de la presión sanguínea de la madre. A nivel fetal, se reduce el riesgo de partos prematuros, un mayor peso al nacer, además de mejorar la agudeza visual y el desarrollo del sistema nervioso.

  • En niños mejora la capacidad de concentración.

    Niveles bajos de DHA se han relacionado con depresión, dificultad de retención, dislexia, hiperactividad, asma, problemas visuales, etc.

  • Salud ocular.

    Proporciona una correcta formación y mantenimiento de la retina, dónde se encuentra en gran cantidad. Parece ser que la deficiencia de DHA podría estar implicada en el origen de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), principal causa de ceguera en las personas mayores. El consumo de DHA mejora la agudeza visual, al tiempo que protege frente alteraciones de la superficie ocular, como ojo seco o úlceras corneales.

  • Beneficioso para el aparato circulatorio.

    Contribuye al refuerzo y elasticidad de los vasos sanguíneos, reduce los niveles de triglicéridos y de colesterol, tiene una actividad antitrombótica y vasodilatadora y ayuda a regular la presión arterial. Tiene un efecto protector ante las enfermedades cardiovasculares.

  • Presenta una acción antiinflamatoria.

    Suele recomendarse en caso de artritis reumatoide, dismenorrea, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y síndrome premenstrual.

  • Tiene un efecto positivo en la respuesta inmunitaria.

    Está indicado en trastornos autoinmunes como lupus y psoriasis.

 

En caso que el aporte no sea suficiente, exista una carencia o una mayor demanda por el organismo, podemos optar por la ingesta de complementos alimenticios de DHA. Según la Comisión Europea, los efectos beneficiosos en el cerebro y la visión se obtienen con una ingesta diaria de 250mg de DHA.

Avena, nutritiva y saludable0

La avena (Avena sativa) es un cereal muy nutritivo y saludable. Entre sus componentes destaca la presencia de minerales (manganeso, selenio, fósforo, magnesio y zinc), vitaminas, fibra e hidratos de carbono de absorción lenta.

Beneficios del consumo de avena para la salud

Previene el envejecimiento prematuro

Su elevado contenido en antioxidantes como las avenantramidas nos ayuda a eliminar toxinas y nos protegen contra los radicales libres procedentes del colesterol LDL, responsables del envejecimiento prematuro.  Es una fuente de selenio, oligoelemento antioxidante que, junto a la vitamina E, ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, asma, reparación del ADN e incluso reduce el riesgo de padecer cáncer de colon o de mama.

Ayuda a reducir el colesterol.

La presencia de beta-glucanos, un tipo de fibra soluble, ayuda a regular los niveles de colesterol y reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular. Varios estudios han demostrado que la ingesta de 3g de beta-glucanos al dia disminuye los niveles en más de un 20%.

Protege el corazón

Contiene lignanos, activos que ayudan a proteger de padecer enfermedades cardíacas.

Previene el estreñimiento

Facilita del tránsito por su alto contenido en fibra.  Además, reduce el riesgo de sufrir hemorroides y problemas intestinales.

Aporta proteínas.

La avena es el cereal que contiene más proteínas, esenciales para fortalecer los músculos.  De hecho, consumir avena  a  diario  nos proporciona hasta  el  14  %  de  la  dosis  de  proteína recomendada.

 

Combate la desmineralización ósea.

La leche de avena contiene potasio, magnesio y zinc que previenen la osteoporosis.

Cuida el sistema nervioso  central

Por  su  alto  contenido  en  vitaminas del grupo  B, nos  ayuda  a  equilibrar  los  estados  de  irritabilidad  o  ansiedad,  así  como  a  aliviar  el  insomnio.

Controla los  niveles  de  azúcar  en  sangre

Su consumo regular  integral reduce el riesgo de diabetes tipo 2. Tiene un bajo índice glucémico. La absorción de hidratos de carbono es lenta y la presencia de magnesio participa en la secreción de insulina.

Ayuda a  perder  peso.

Es un  regulador  del  apetito  y  proporciona  sensación  de  saciedad.

Además, nos  ayuda  a  reducir  la  retención  de  líquidos.

Aumenta las defensas del organismo

Tiene la capacidad de aumentar la respuesta del sistema inmunitario contra las infecciones bacterianas.

Reforzante y energizante

Tonifica el organismo. Es muy recomendable la toma de agua de avena en etapas convalecientes para recuperar la vitalidad. Incorporarla en el desayuno nos aportará energía para afrontar cada jornada.

Externamente, mejora nuestro estado de la piel

Es un gran aliado de los tratamientos de belleza. Nutre la piel, ayuda a recuperar su estado natural y aplicándola mezclada en la crema o el gel de baño es un buen exfoliante.

 

Podemos consumirla en forma copos, harina, salvado o grano y elaborar un gran surtido de productos como licuado vegetal, agua de avena, batidos, rebozados, galletas, pan, etc.

CÓMO HACER LECHE DE AVENA

Hacer leche de avena en casa es muy fácil,  ¡Sólo se necesitan 2 ingredientes y 15 minutos! y sabemos lo que estamos tomando.

Ingredientes para 3-4 raciones

-1 taza de copos de (100 g)

-Entre 750 ml a 1 litro de agua, dependiendo de lo espesa que os guste la leche

Preparación

1.-Dejamos los copos de avena en remojo durante al menos 30 minutos.  A nosotros nos gusta dejarlos toda la noche, aunque no es necesario.

2.-Colamos los copos con ayuda de un colador, los lavamos y los echamos en una batidora junto con el agua.  Descartamos el agua que hemos usado para dejar la avena en remojo.

3.-Batimos los copos de avena con agua limpia hasta que estén bien integrados.

4.-Colamos con ayuda de una bolsita para hacer leches vegetales, un colador muy fino o una servilleta o trozo de tela.

5.-Podemos conservar la leche en la nevera en un recipiente hermético durante unos 3-5 días.

Como veis, la leche de avena además de su buen sabor presenta multitud de beneficios para la salud.

 

 

Los beneficios del aceite de rosa mosqueta0

El aceite de rosa mosqueta es uno de los mejores aceites para tratar la piel y algunas de sus alteraciones. Procede de la rosa mosqueta (Rosa rubiginosa), una planta arbustiva originaria de Europa que también crece de manera silvestre en Chile y Argentina.

Sus frutos son rojos, se utilizan para elaborar tés y mermeladas, de esta manera podemos consumir su alto contenido en vitamina C. De sus semillas es de donde se obtiene mediante un proceso de presión en frio un aceite de color rojo intenso con extraordinarios beneficios.

Entre sus componentes destaca un alto contenido de ácidos grasos esenciales poliinsaturados (omega 3 y 6), ácido esteárico, ácido palmítico, ácido oleico (omega 9) y vitaminas A, C y E.

A continuación detallamos alguno de sus usos para la piel:

 

  • Es uno de los mejores aceites hidratantes para la piel reseca y escamosa, con tendencia a la deshidratación.
  • Mantiene la textura y elasticidad de la piel y ofrece un aspecto sano.
  • Atenúa las líneas faciales de expresión y las arrugas.
  • Reduce la aparición de manchas producidas por la edad y el envejecimiento de la piel. También disminuye la hiperpigmentación.
  • Previene la aparición de estrías durante el embarazo o en los tratamientos de reducción de peso.
  • Reafirma los tejidos.
  • Ayuda a reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras. Eficaz para tratar queloides y cicatrices hipertróficas, hipercrómicas y retráctiles.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y es emoliente (ablanda las inflamaciones y durezas aparecidas en las piel).
  • Mejora los síntomas de las enfermedades de la piel como la dermatitis atópica.
  • Muy útil después de la depilación.
  • Aplicado en forma de masaje perineal en el último trimestre del embarazo incrementa la elasticidad del periné, reduce la probabilidad de desgarros y facilita el parto.

Por todo esto se le considera uno de los mejores productos antienvejecimiento que nos ofrece la naturaleza, y es uno de los ingredientes más empleados en los cosméticos faciales y corporales.

 Modo de empleo del aceite de rosa mosqueta

Hay que aplicar el aceite de rosa mosqueta 3 o 4 veces al día de forma regular y constante sobre la zona de la piel a tratar. Durante 2 o 3 minutos debe efectuarse un suave masaje con la yema del dedo en forma circular hasta que el aceite de rosa mosqueta quede completamente absorbido.

Es muy importante no aplicarlo antes de una exposición solar ya que carece de filtros solares y podría quemarnos la piel. Si se aplica en una zona cubierta no hay ningún problema, pero en verano su aplicación en el rostro o zonas expuestas al sol lo limitaremos a la noche.

Estudios clínicos

 Numerosos estudios científicos avalan la eficacia del aceite de rosa mosqueta. La dermatóloga Faviola Carvajal lideró un estudio en el Hospital de Van Buran de Valparaíso (Chile) sobre la reducción de cicatrices con aceite de rosa mosqueta. En la investigación participaron 90 pacientes con quemaduras, cortes y cicatrices quirúrgicas (recientes o no). Los resultados obtenidos después del tratamiento fueron positivos en el 97% de los casos. El grado de la recuperación varió en función de la duración del tratamiento, del número de aplicaciones diarias y del estado de la piel al inicio del estudio. En ningún caso se detectaron alergias y, en los pacientes que sufrían picazón, ésta desapareció al poco tiempo.