Flores de Bach para animales0

Las esencias florales son preparados naturales de flores silvestres, cuyas propiedades fueron descubiertas entre los años 1926 y 1934 por el Dr. Eduard Bach, reconocido médico, homeópata, bacteriólogo e inmunólogo británico que, guiado por su amor y respeto a la naturaleza y a todos los seres vivos, desarrolló un método natural, sencillo de aplicar, de autoayuda y sumamente efectivo, del que, sin duda, se beneficiarían también los animales.

El Dr. Bach halló 38 remedios florales que componen su sistema, conocidos como las Flores de Bach. Estas flores actúan sobre los estados emocionales de las personas y animales, normalizando los que se encuentran alterados, ya sea por el propio temperamento o por alguna circunstancia en particular. El Dr. Bach formuló la teoría de que estas alteraciones que ocurren en el campo energético de los seres vivos pueden llegar a causar daños físicos (enfermedad) si persisten con el tiempo.

Leer más →

CUIDADOS DEL CABELLO EN VERANO0

Lucir un cabello brillante y con movimiento es un símbolo de buena salud. Su aspecto está ligado a nuestro ritmo de vida, alimentación y condiciones ambientales.

Con la llegada del calor, la exposición excesiva al sol, el mar y las piscinas se reseca y presenta un  aspecto apagado, frágil y decolorado, haciéndose imprescindibles unos cuidados diarios para recuperar su belleza natural.

Partimos de la necesidad de seguir un estilo de vida más saludable, una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales y el uso de cosméticos suaves, sin sulfatos que debilitan la capa de agua.

El efecto dañino del sol sobre el cabello es más acentuado si estamos en la playa porque  se reúnen otros factores. El salitre tiene un efecto lupa y atrae los rayos solares, el viento arrastra partículas que producen mayor sequedad, y los minerales marinos de la arena producen oxidación y una destrucción progresiva del cabello. En la piscina, el cloro puede afectar a la coloración.

Para reducir el daño, un buen hábito es mojarse el pelo en la ducha antes de entrar en la piscina o en el mar. El pelo es poroso y absorbe agua, si está mojado antes de entra en contacto con la sal o el cloro, su poder de penetración es menor y el contacto con agentes irritantes es menor. Al salir de la piscina o el mar es recomendable enjuagarse el cabello con agua para retirar los restos de sal o de cloro.

Otra opción es utilizar un protector solar para el pelo. Podemos aplicar una capa ligera de aceite (sésamo, coco o almendras) en el cabello húmedo o una capa más densa sobre el cabello seco. El aceite actuará como una barrera entre el cabello y los agentes irritantes.  El uso de un acondicionador hidratante de los que no necesitan aclarado, es también una buena idea; por un lado mantienen el cabello hidratado y por otro aísla la cutícula y proteína del cabello del cloro.

El simple hecho de cubrirnos con un gorro o un pañuelo evitará que el sol incida directamente sobre la zona. Es especialmente importante en el caso de niños o personas con alopecia.

El uso de aceites como el argán o jojoba aplicados por la noche a modo de mascarilla ligera o mezclándolos con el champú, hidratarán el cabello aportando suavidad y brillo. Su composición es similar a la grasa de la piel  y permite una rápida absorción, hidratando y protegiendo el cuero cabelludo y proporcionado elasticidad y luz al cabello. Rico en vitamina E, ácidos grasos esenciales (ácido linoléico) y ceramidas con acción antioxidante y estabilizadora al calor, cambios de temperatura y oxidación.

Para cabellos estropeados recomendamos la aplicación, 2 veces por semana, de mascarillas reparadoras a base de argán, miel o própolis.

Tomar complementos como la levadura de cerveza nutricional, el zinc y algunos aminoácidos como la L-cisteína, nutrirán internamente nuestro pelo, reducirán su caída y le aportaran un aspecto más saludable.

CONSEJOS PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN0

Piernas hinchadas?

En verano, el calor suele acentuar los problemas de circulación sobretodo en las piernas causando hinchazón, molestia e incluso dolor.

Como prevenirlo?

– No permanecer mucho tiempo estático. Si por el trabajo pasas muchas horas sentado o de pie trata de hacer movimientos circulares con los tobillos o hacer pequeños descansos poniendo los pies en alto.

– Caminar puede ser tu aliado. Dar paseos de al menos 30 minutos al día puede mejorar mucho la circulación de piernas.

– Combinar duchas de agua fría y agua caliente en los pies para activar la circulación. Si podemos pasear por la orilla del mar notaremos una notable mejoría.

– Aumentar la ingesta de agua y reducir el consumo de sal, refrescos y bebidas azucaradas. Nos ayudará a no retener líquidos y reducir la inflamación.

También existe un gran abanico de plantas medicinales tradicionalmente utilizadas para favorecer una buena circulación periférica:

Castaño de indias:

las semillas de Aesculus hippocastanum aumentan la resistencia capilar, reduciendo edemas e inflamación. Es efectivo para prevenir y tratar las arañitas venosas de las piernas e incluso para aliviar las molestas hemorroides. Entre sus componentes, la ascina y la aesculina son las que presentan una mayor actividad

Brusco o Rusco:

La raíz de Ruscus aculeatus presenta una acción vasoconstrictora, de tipo antiinflamatorio y antiedematoso. También presenta un efecto diurético y depurativo. Es conocido, principalmente, por la capacidad de aliviar los efectos de enfermedades asociadas al sistema circulatorio, como las varices, trombosis, flebitis, piernas cansadas, sensación de manos o piernas dormidas y hemorroides.

Ginkgo Biloba:

Sus hojas contienen flavonas (quercetol, kenferol), lactonas terpénicas (ginkgoldios) y fitosteroles. Presentan un efecto venotónico, neuroprotector, vasodilatador periférico, antiagregante plaquetario, antihemorroidal y antioxidante. Es uno de los remedios más utilizados para tratar trastornos asociados s los déficits de circulación sanguínea a nivel cerebral. Alivia el dolor y pesadez de piernas y trastornos venosos asociados a una circulación deficiente, como varices y hemorroides.

Hamamelis:

Las propiedades de las hojas de l Hamamelis virginiana derivan de la riqueza en taninos y flavonoides que le proporcionan propiedades astringentes, antisépticas, antiinflamatorias y hemostáticas. Provoca una constricción de los vasos sanguíneos, desinflamando y aliviando la pesadez y el dolor que producen las venas inflamadas.

Vid roja:

Las hojas de Vitis vinífera presentan propiedades hemostáticas y venotónicas, astringentes y antiagregantes. Los principales responsables son los flavonoides (antocianinas, quercetinas, catequinas y epicatequinas), ácidos ascórbico, caféico y alfa-linoleico.

Todas ellas, en forma de infusión, comprimidos o extractos líquidos, ayudarán a mejorar el retorno venoso.

A nivel local podemos aplicar mañana y noche una crema circulatoria con extractos de estas mismas plantas (crema círculo) o en caso de varices aplicar mascarillas de arcilla roja que es venotónica y una gran antiinflamatoria. Realizar fricciones con una loción tonificante de la musculatura a base de árnica, harpagofito y romero, varias veces al día, también nos proporcionará una agradable sensación de bienestar.