Consejos de alimentación en primavera y verano0

Primavera y verano son estaciones de nacimiento, desarrollo y maduración. Con la alimentación podemos favorecer esta expansión, mediante estilos de cocción más ligeros y platos nutritivos, a la vez que simples, refrescantes y llenos de color. Hemos agrupado los alimentos más aconsejados en las siguientes categorías:

Cereales

Principalmente arroz de grano medio que, a medida que avance el calor, iremos sustituyendo por arroz largo, cebada, quinoa, bulgur, cuscús, pasta integral, maíz y polenta. Habrá que reemplazar la cocción a presión por hervidos con previo remojo para hacerlos más ligeros, utilizar poca sal y servirlos mayoritariamente en forma de ensaladas, pasteles fríos, ensaladillas, tabulé, etc.

Proteínas

Para favorecer la depuración se aconseja reducir la cantidad de proteína, salvo en casos de niños –que están en edad de crecimiento–, mujeres embarazadas y personas que llevan a cabo mucha actividad física.

Comeremos sobre todo:

  • Proteína vegetal: seitán, leguminosas y sus variedades (tofu y tempeth).
  • Proteína animal: variedad de pescados.

Consumiremos de manera ocasional:

  • Carne blanca.
  • Huevos.
  • Lácteos blandos (yogur, kéfir, quesos frescos, etc.)

Los estilos de cocción deben ser rápidos y ligeros: hervidos, vapor, macerados, plancha y salteados cortos. Las legumbres pueden prepararse en forma de ensaladas, cremas frías e incluso patés como el humus.

En la alimentación de verano, más que nunca, debe ser rica en verdura y fruta.
En la alimentación de verano, más que nunca, debe ser rica en verdura y fruta.

Verduras

Comeremos sobre todo:

  • Verduras de tierra: gran variedad de verduras de temporada, especialmente las de sabor amargo y picante (alcachofas, berros, rabanitos, etc.), ya que ayudan a depurar el hígado.
  • Germinados (soja, alfalfa, rabanito, etc.).
  • Hojas verdes. Es época de incrementar su consumo.
  • Algas ligeras (dulce, wakame, nori y agar-agar) en ensaladas, salteados cortos y cremas de verduras.

Habrá que ir reduciendo las cocciones pesadas (estofados, horno, fritos, etc.) e incrementar las ensaladas crudas multicolor, verduras prensadas, salteados cortos y cremas y sopas frías (gazpacho, vichysoise, licuados, etc.)

Aceites

Hay que tomar aceite con moderación para favorecer la depuración hepática.

Consumiremos sobre todo:

  • Aceite de oliva, preferiblemente de primera presión en frío. Utilizarlo en crudo para aliñar y en cocción para salteados cortos.
  • Aceite de semillas, preferiblemente de primera presión en frío. Utilizarlo en crudo. También podemos añadir a los platos pequeñas cantidades de semillas crudas.

Comeremos con moderación:

  • Frutos secos.

Frutas

  • Batidos, zumos, jaleas y macedonias. Es el momento de aprovechar la energía refrescante y ligera de la fruta, que de manera preferible debe ser de temporada y proceder de cultivos ecológicos.

Otros alimentos

  • Hierbas aromáticas frescas (albahaca, menta, hinojo, perejil, cilantro, etc.) para enriquecer los platos.
  • Plantas medicinales para prevenir o tratar resfriados y alergias (con el asesoramiento del herbolario).
  • Infusiones y bebidas refrescantes con cebada, horchata sin azúcar…
  • Suplementos con betacarotenos (siempre con el asesoramiento profesional), que preparan y protegen la piel para épocas de más exposición al sol.

 

Foto: www.zonaculinaria.com

Dejar un comentario