Dietas de verano personalizadas: ligeras y equilibradas0

Cuando llega el verano, sentimos la ilusión y la necesidad de lucir una silueta esbelta y saludable. Muchas veces recurrimos a dietas drásticas y extremadamente bajas en calorías que podrían llegar a comprometer seriamente nuestra salud: pueden producir carencias nutricionales importantes y disfunciones en el metabolismo basal (las células no tendrán la energía suficiente para desempeñar sus funciones).

Para adelgazar y mantenerse en el peso ideal, debemos apostar por una dieta sana, ligera y equilibrada. Además tenemos que motivarnos y estar dispuestos a modificar ciertos hábitos alimenticios. Por todo esto, como ya hemos dicho en un artículo anterior, la mejor opción para adelgazar es perder peso de manera lenta y progresiva.

¡Personaliza tu dieta!

La dieta ideal es la que se ajusta a las necesidades y ritmo de vida de cada uno. Así pues, puedes hacerte una dieta personalizada teniendo en cuenta estas recomendaciones generales:

  • Planifica tus menús y las compras. Es la manera de evitar poner productos tentadores en la cesta de la compra.
  • No te saltes comidas. Haz entre 5 y 6 ingestas diarias. De lo contrario, llegarás a la siguiente comida con hambre y comerás compulsivamente, con ansiedad y más cantidad (lo que dilata el estómago).
  • Come sentado, despacio y tranquilo. No es momento para la ansiedad.
  • Mastica bien los alimentos. Así te ahorrarás las malas digestiones. Ten en cuenta que la digestión empieza en la boca.
  • Evita picar entre horas. Aprende a diferenciar el hambre y la sensación de ansiedad.
  • Haz ejercicio regularmente. Se aconsejan de 30 a 45 minutos diarios, ya que es a partir de los 20 minutos cuando empezamos a quemar las grasas acumuladas. Haz bicicleta, natación, cinta, camina haciendo marcha o sal a correr. ¡Tú decides!
  • Cena pronto. Como mínimo deben pasar dos horas entre la cena y la hora de irse a dormir. Además las cenas deben ser ligeras.
  • Opta por los platos calientes a la hora de cenar. Aportan mayor saciedad, se digieren mejor y son más relajantes, ayudando a tener un sueño reparador.
Las dietas de verano personalizadas tienen que ser ricas en frutas y verduras de temporada.
Las dietas de verano personalizadas tienen que ser ricas en frutas y verduras de temporada.

Los alimentos más adecuados para una dieta

Cuando de hacer dieta se trata, los cereales deberían ser integrales. Las frutas, verduras y hortalizas es mejor que sean de temporada. También son alimentos adecuados los germinados, las algas, las legumbres y sus derivados, el pescado blanco y el aceite de primera presión en frio. En cuanto a los condimentos, son una buena elección el zumo de limón, la ralladura de cítricos, los vinagres (de manzana, arroz, umeboshi, balsámico), el jugo de jengibre fresco, el cebollino y el perejil crudos, el ajo, las hierbas aromáticas suaves. Las bebidas más recomendables son el agua mineral, los licuados de verduras, los caldos depurativos, la infusiones, los zumos naturales y las “leches vegetales” (soja, arroz, avena, almendra).

Alimentos que debemos consumir con moderación

No hay que abusar de las harinas refinadas, el pescado azul (dos raciones semanales), el marisco, los lácteos, el aceite en cocción, los frutos y frutas secas, el aguacate, el coco, las aceitunas, las carnes rojas magras, los embutidos, los huevos, la sal y los endulzantes.

Los alimentos más desaconsejados en caso de dieta

Se deben evitar los productos excesivamente grasos, salados o azucarados (azúcares refinados y pastelería industrial), las conservas, las cocciones fuertes (frituras, rebozados, gratinados), así como las salsas, el café, el alcohol y las bebidas azucaradas.

Finalmente, sólo queda reiterar que no conviene tener prisa. Reeducar los hábitos alimenticios lleva su tiempo.

Mayka Altadill, dietista y nutricionista

Foto: www.recetin.com

Dejar un comentario