Descubre las verduras con más minerales: ¡Atrévete a comer algas!0

Las algas son un excelente nutriente, ya que contienen entre diez y veinte veces más minerales que las verduras terrestres. ¿Sabías que se conocen 24.000 especies de algas, de las cuales sólo una pequeña parte empleamos con fines culinarios o medicinales? En este artículo descubrirás cómo incorporar fácilmente a tu dieta las 9 algas más nutritivas. ¡Empieza a beneficiarte de sus propiedades!

alga chlorella
Alga chlorella

¿Qué tipos de algas existen?

Las algas tienen formas y dimensiones muy variadas. La mayoría proceden del mar, pero también se encuentran en aguas dulces. Se clasifican según su coloración: clorofíceas (verdes), feofíceas (pardas), rodofíceas (rojas) y cianofíceas (azules). Su color viene dado por la clorofila y otros pigmentos que fabrican en función de la profundidad en que viven.

 ¿Cómo se cocinan las algas?

 Las algas en la cocina son muy versátiles y se pueden integrar en cualquier plato: sopas, caldos, consomés, estofados, ensaladas, salteados, postres… ¡Cocinarlas es muy sencillo! Primero se lavan rápidamente bajo el grifo con agua fría. Luego se dejan en remojo (cada alga tiene su tiempo dependiendo de su densidad y textura). Si es necesario se cocinan, y finalmente se cortan y añaden a los platos elegidos.

Una vez abierto el paquete, recomendamos ponerlas enseguida en un recipiente hermético para que no se humedezcan y mantengan todos sus nutrientes.

¿A qué edad se puede empezar a comer algas?

Los bebés pueden tomar algas a través de la leche materna, y cuando empiezan a tomar alimentos sólidos se les puede integrar una pequeña cantidad en las cremas y sopas. Recomendamos empezar con las algas más suaves como el Wakame o el Agar-agar. Con un año, el bebé ya debe poder comer toda la variedad de algas.

Seis razones para incorporar algas a tu dieta:

  • Desintoxican la sangre. Una de las características de las algas es su capacidad para expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos. Su contenido en ácido algínico facilita la eliminación natural de toxinas.
  • Por su abundancia en minerales (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…) neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteína, o como consecuencia de estados mantenidos de estrés.
  • Contienen yodo, difícil de obtener de otra fuente que no sea el mar. Pueden ayudar a prevenir el bocio, y a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen en el organismo debido al consumo de grasas saturadas, carnes y lácteos. Para las personas con hipertiroidismo se recomiendan las algas menos potentes en yodo (Agar-agar, Nori, Wakame, Hiziki), siempre consultando al especialista.
  • Tienen un efecto calcificante de los huesos por su riqueza en calcio (especialmente las algas Hiziki, Wakame, Arame, Cochayuyo, Kombu), y una excelente relación calcio/fósforo que facilita la absorción del calcio. Además, su efecto alcalinizante evita la pérdida de masa ósea.
  • Son ricas en vitaminas y oligoelementos (como zinc o selenio) que refuerzan el sistema inmunitario. Las algas como la espirulina, chlorella y klamath aportan un complemento importante de vitamina B12, importante en casos de dietas vegetarianas, embarazo, fatiga o estrés.
  • Además, se puede aprovechar el agua de remojo que no utilizamos a modo de balneario casero, para cuidar la piel.

Además de todos estos beneficios, las algas te ayudan a decorar de una forma original tus platos. ¡Anímate a añadirlas a tus comidas y disfrutarás de un aporte extra de minerales y vitaminas!

 

 

Sal del Himalaya: la sal que necesita nuestro cuerpo0

La sal del Himalaya procede de la cordillera asiática donde aún hoy se encuentra sal en estado puro y natural, producto de los mares primarios que se secaron hace millones de años por la energía solar. A diferencia de la sal de mesa convencional, la sal cristalina del Himalaya está formada por exactamente los mismos 84 elementos que componen el cuerpo humano y en la proporción justa que el organismo necesita.

Entre los beneficios de la sal del Himalaya cabe destacar que mejora la salud cardiovascular, mantiene baja la presión arterial, previene los calambres musculares, mejora la libido, regula el sueño y reafirma la estructura del esqueleto (puede aparecer osteoporosis cuando el cuerpo necesita más sal y la extrae de los huesos).

Sal del Himalaya
Sal del Himalaya

Sin sal no hay vida, pero el consumo elevado de sal de mesa común es perjudicial para la salud. Se trata básicamente de cloruro sódico y no es el tipo de sal que necesitamos para vivir. La sal procesada puede causar patologías como hipertensión, ácido úrico, esclerosis, celulitis, etc.

La sal del Himalaya, debido a la enorme presión que las montañas han ejercido sobre ella, se ha convertido en una sal de cristal, con una composición orgánica y una biodisponibilidad muy superior a la sal de mesa común. Es precisamente su composición orgánica la que garantiza la biodisponibilidad bioquímica de los elementos para nuestras células. La sal cristalina contiene todos los elementos que se encuentran en nuestro cuerpo y, debidamente mezclada con agua, nos puede ofrecer toda su energía acumulada. La solución salina a base de sal cristalina del Himalaya representa un auténtico mar de energía.

La solución salina, una simbiosis de la vitalidad

La solución salina es una simbiosis de la vitalidad. Esta mezcla de agua y sal es energía solar en estado líquido. Cuando el agua combina químicamente con la sal cristalina, cambia la estructura geométrica del agua y la sal, creando algo completamente nuevo: la solución salina. Con la solución salina a base de sal cristalina del Himalaya podemos conseguir justamente “las frecuencias” que nuestro cuerpo necesita cuando está enfermo.

Preparación de la solución salina

Colocamos unos fragmentos de sal cristalina en un recipiente con tapa. Añadimos agua mineral baja en minerales hasta que estén cubiertos los trozos de sal. Al cabo de una hora éstos se habrán disuelto en el agua de manera que habrán producido una solución de agua salina con una concentración de un 26%, lista para ser utilizada. Una vez el agua esté saturada de sal, los cristales de sal no se disuelven más. De esta solución puedes sacar cada día las cantidades de solución salina que necesites.

Preparación para una cura bebiendo solución salina

Disolvemos una cucharadita de café de solución salina en un vaso con agua mineral baja en minerales. Esta solución diluida se toma cada mañana en ayunas. El tratamiento puede prolongarse añadiendo una cucharadita de solución salina en un litro de agua y bebiendo esta mezcla durante todo el día. No es tan importante la cantidad que se toma como la regularidad de la ingestión. Desde el punto de vista bioquímico, esta ingestión estimula en pocos minutos la actividad gastrointestinal y esta activación a su vez estimula el metabolismo y la digestión.

La solución salina para un equilibrio alcalino en el cuerpo

La solución salina es un medio excelente para conseguir un equilibrio entre el ácido y lo alcalino. Con la solución salina podemos eliminar metales pesados, depósitos calcáreos y otros residuos, previniendo así enfermedades como la esclerosis. Aparte de enfermedades reumáticas como gota, artritis o artrosis, piedras renales, celulitis, hipertensión y otras. Asimismo, la utilización de la solución salina resulta un auténtico bálsamo para la piel irritada o enferma.

Zumo arco iris: te verás más joven1

¿Quieres lucir una piel más lisa y joven además de aportarle hidratación y luminosidad? A continuación te proponemos esta receta anti-aging:

Zumo Arco Iris
Zumo Arco Iris
  • ½ pimiento rojo que aporta licopeno, muy beneficioso para el cuidado de la piel, el cabello y las uñas. El pimiento también es rico en potasio, calcio, fósforo y magnesio.
  • 1 raíz de remolacha roja, es un potente anticancerígeno y ayuda a eliminar líquidos, además de ser un producto altamente alcalinizante y rico en hierro y ácido fólico.
  • 4 zanahorias, ricas en carotenos. También proporcionan protección a las arterias y del sistema inmunológico. Asimismo, son sumamente conocidas sus propiedades para mantener una buena visión ocular. Evita el envejecimiento celular por lo que es muy apropiada para mantener una piel joven.
  • 1 pepino, es un gran depurador de la sangre que aporta vitaminas A y C así como minerales, sobre todo silicio. Contribuye, a su vez, a reparar e hidratar la piel.
  • 6 hojas de lechuga roja para ayudar a mantener equilibrado el sistema nervioso, además tonifica el estómago y facilita la digestión. Posee una gran cantidad de antioxidantes, betacarotenos y vitaminas C y E.
  • 1 cucharadita de maca (medida moca) puesto que es un revitalizante universal.
  • 5 hojas de menta (rica en clorofila) porque fluidifica la sangre, es digestiva y carminativa.

Modo de preparación:

Debes lavar todos los ingredientes, escurrirlos y ponerlos a trocitos en la licuadora. Sería mejor si las zanahorias y el pepino son ecológicos porque entonces no es necesario pelarlos y se aprovecharían las vitaminas que contiene la piel. Tritúralo todo bien hasta conseguir un zumo homogéneo y consúmelo enseguida.

Como ves, se trata de un zumo tricolor (verde, naranja y amarillo) que mantiene el equilibrio entre vitaminas y betacarotenos; y que te ayudará a desintoxicar el organismo y te protegerá frente al envejecimiento celular, manteniendo una piel tersa.

Complementos naturales para practicar deporte sin riesgos: prevén lesiones y maximiza resultados0

¿Sabías que la práctica de ejercicio físico de forma regular es muy beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud?

Hacer deporte de forma regular ayuda a mantener el peso corporal, aumenta el tono y la fuerza muscular, mejora la forma y resistencia física, la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, mantiene la densidad ósea, mejora la resistencia a la insulina, regula la presión arterial, reduce la sensación de fatiga, aumenta la autoestima, rebaja el estrés y la depresión, relaja… Son muchas las razones para las que se recomienda hacer deporte.

Complementos naturales para practicar deporte
Complementos para prevenir lesiones

La alimentación del deportista debe cubrir el gasto derivado del esfuerzo extra. Cada tipo de entrenamiento requiere una alimentación determinada para conseguir el máximo rendimiento. ¿Sabías que en un ejercicio de resistencia debe asegurarse un buen aporte de hidratos de carbono, mientras que en los entrenamientos de fuerza se debe aumentar el consumo de proteína?

Si practicas deporte regularmente, te aconsejamos complementar tu dieta con productos naturales para mejorar tu actividad y prevenir posibles lesiones. ¿Quieres conocer los 11 complementos naturales más adecuados? ¡Sigue leyendo!

Los 11 complementos naturales para practicar deporte más indicados para deportistas:

  • Agua de coco: la restauración completa de líquidos tras la práctica deportiva es clave para la recuperación del tono muscular. Si el ejercicio es poco duradero o no muy intenso, es suficiente con beber agua antes, durante y después del esfuerzo realizado para asegurar una correcta hidratación. En caso de una mayor exigencia física, se recomienda recurrir a las bebidas isotónicas.
    El agua de coco es una alternativa saludable a las bebidas para deportistas por su bajo contenido en calorías y su aporte natural de agua y electrolitos. Gracias a su suave sabor dulce, no provoca náuseas ni sensación de estómago lleno.
  • Proteína de Cáñamo: durante el ejercicio hay un mayor grado de ruptura de proteínas musculares, por eso es importante reforzar nuestra ingesta de proteínas.
    La proteína de cáñamo es ideal para deportistas que deseen elevar su rendimiento. Tiene alto valor biológico, es altamente digestible y además es rica en ácidos grasos omega 3, 6 y 9, en el ratio perfecto. Se puede tomar mezclada en agua, caldo, zumo o espolvoreándola en la sopa, verdura o ensalada.
  • Colágeno: es la proteína mayoritaria de nuestro organismo y un componente esencial de los huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y piel.
    Complementar tu dieta con una toma diaria de 10 gramos de colágeno hidrolizado puro te ayudará a mantener el buen estado de articulaciones, huesos y músculos, evitando su desgaste. Además, el colágeno previene la aparición de la artrosis del deportista y reduce el tiempo de recuperación en esguinces, traumatismos y lesiones.
  • Polen: es una fuente de proteína y aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos (potasio, silicio, calcio, magnesio, fósforo, manganeso, azufre, cloro, hierro y cobre). Aumenta la resistencia ante el esfuerzo físico y la vitalidad en general. Tomando una cucharada al día, en ayunas, apreciaremos una mejoría física.
  • Cartílago de tiburón: protege la estructura articular, mejora la movilización y reduce la inflamación y el dolor, gracias a su contenido en sulfato de condroitina y glucosamina.
  • Alcohol vitaminado: es una loción de uso externo, formulada para tonificar la musculatura y favorecer su recuperación tras el ejercicio. Además, tiene efecto calmante en caso de dolor e inflamación articular. Se trata de un macerado de plantas tradicionalmente utilizadas por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor. Contiene harpagofito, árnica, lavanda, hipérico y romero.
  • Calcio: este mineral forma parte de los huesos, del tejido conjuntivo y de los músculos y es esencial para la circulación de la sangre. Es importante en la contracción y relajación muscular, y como transmisor químico en los impulsos nerviosos.
  • Potasio: durante una práctica de ejercicio intenso en que la sudoración es máxima puede producirse una falta de potasio. El potasio equilibra el nivel de agua en el organismo, y participa en la contracción del corazón y la transmisión del impulso nervioso. Una insuficiencia de potasio causa cansancio, dolor muscular, debilidad y astenia.
  • Magnesio: favorece la absorción de calcio y es esencial para el funcionamiento del corazón y de los músculos, ya que los relaja. Ayuda a mantener la estructura ósea, disminuye el cansancio y la aparición de calambres y contracturas.
  • Sodio: tiene un papel esencial en el reparto del agua en el cuerpo. Una falta de sodio provoca náuseas, vómitos, rampas, alteraciones visuales y dolor de cabeza, mientras que un exceso provoca hipertensión.
  • Hierro: es necesario para la síntesis de hemoglobina, encargada del transporte de oxígeno a los órganos y músculos, así como para la correcta utilización de la vitamina B. Un déficit de hierro provoca anemia.

¡Ahora ya sabes cómo mejorar tu rendimiento preservando tu salud articular y muscular!

Baobab, munición nutricional0

El Baobab (Adansonia) es un árbol majestuoso que encontramos en la extensa sábana africana así como en Madagascar y Australia. Es conocido comúnmente por los africanos como “Árbol Mágico”, “Árbol Farmacia” o “Árbol de la Vida” por sus múltiples propiedades y beneficios para el organismo. También conocido como “Árbol botella” por la forma de su tronco. Cuenta la leyenda que era un árbol tan presumido que un dios le dio la vuelta. Por esta razón, parece que las ramas están enterradas y las raíces crecen hacia arriba.

En África se ha utilizado el fruto del baobab durante siglos para tratar tanto fiebre, malaria y problemas gastrointestinales como deficiencia de vitamina C, ya que tiene un alto valor nutritivo. Es una baya seca o una gruesa cápsula con forma de melón alargado que parece un gran coco verde y en su interior están las semillas y la pulpa, de color crema, que se consume en forma de polvo.

Fruto del Baobab

Propiedades y beneficios del fruto del baobab:

  • Fibra prebiótica que estimula y equilibra la flora intestinal, mejorando la digestión y favoreciendo el tránsito intestinal ya que posee un 45% de fibras alimenticias muy ricas en taninos, pectina y mucilágenos.
  • Alto contenido en vitamina C, que ayuda al organismo a formar colágeno y elastina para que nuestra piel luzca tersa y con elasticidad. El consumo de vitamina C ayuda a mantener las venas fuertes y tonificadas, evitando las venas varicosas. Además ayuda a mejorar nuestro sistema inmunitario. Tan sólo 25 gr. de pulpa de baobab cubren nuestras necesidades diarias (10 veces más que la naranja).
  • Protector hepático, ligado a varios componentes de su pulpa.
  • Fortalece los huesos ya que posee 3 veces más calcio que la leche.
  • Alto valor nutritivo, indicado especialmente para niños en edad de crecimiento o con carencias nutricionales o personas que deseen aumentar su rendimiento deportivo.
  • Riqueza de minerales: calcio, hierro, fósforo, zinc, potasio y magnesio.
  • Antiinflamatorio. Antioxidante celular que ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades degenerativas y otros signos de envejecimiento. Posee 3 veces más cantidad de antioxidantes que los arándanos.
  • Aporte de vitaminas esenciales (B1, B3 y B6) así como betacarotenos (vitamina A y E).
  • Fuente de omega-3: 27 mg. por cada gramo de producto (polvo seco).

Un nuevo “topping” con el que enriquecer batidos, zumos, yogures y leches vegetales, si les añadimos 1 ó 2 cucharadas al día de polvo.

¡Disfruta de los beneficios de incluir baobab a tu dieta diaria!

¿Tienes invitados? ¡Ofréceles ratafía!2

Ya hemos entrado en los meses más calurosos del año. Si además vas a recibir invitados en casa, es un símbolo de hospitalidad ofrecerles ratafía. La ratafía catalana es un licor dulce elaborado artesanalmente a base de aguardiente o anís, nueces verdes, plantas medicinales y aromáticas, y especias. Se sirve bien fría o con hielo, ya sea como aperitivo o como licor digestivo a la hora de los postres. Combina muy bien con helado, y es por eso que apetece más que nunca en los meses de verano. Publicamos este artículo ahora para que tengas tiempo de preparar tu propia ratafía, puesto que la mayoría de ingredientes deben recolectarse por San Juan, cuando el aroma de las plantas y sus virtudes están en el máximo esplendor.

Ratafía
Ratafía

Receta de la ratafía catalana

La ratafía es una bebida milenaria cuya receta se ha transmitido en cada casa generación tras generación. Es por eso que hay tantas recetas como familias o como personas. Aquí os proponemos una de las muchas posibles.

Necesitamos los siguientes ingredientes para cada litro que queramos elaborar:

  • ½ litro de aguardiente (de 50 grados alcohólicos aproximadamente). En su defecto se puede emplear anís seco.
  • 5 nueces verdes. La tradición catalana dice que se deben recolectar en la noche de San Juan.
  • Hierbas medicinales (una cucharada de cada): hipérico o hierba de San Juan (Hypericum perforatum), tomillo (Thymus vulgaris), hierbaluisa (Aloysia citrodora), romero (Rosmarinus officinalis), ajedrea (Satureja hortensis), hierbabuena (Mentha spicata), espliego (Lavandula angustifolia), hisopo (Hyssopo officinalis), salvia (Salvia officinalis) y melisa (Melissa officinalis).
  • Corteza de 1 limón, 4 clavos de olor (Syzgium aromaticum), media nuez moscada (Myristica fragrans) y 3 vainas de anís estrellado (Illicium verum).
  • Almíbar hecho con 6 cucharadas soperas de azúcar por cada ½ litro de agua. De esta manera, endulzamos y bajamos la graduación del licor resultante a unos 25 grados alcohólicos).

Para preparar la ratafía:

  • Entre las festividades de San Juan y San Pedro (a finales de junio), aplastamos las nueces verdes con un mazo y las mezclamos con el resto de hierbas y especias. Introducimos toda la mezcla y el aguardiente en una gran garrafa de cristal de cuello ancho, removemos y tapamos.
  • Lo dejamos a la intemperie durante 40 días, período en el cual recibirá los rayos del sol, el frescor de las noches y el agua de la lluvia. Lo removemos una vez por semana.
  • Pasados los cuarenta días, ya bien entrado agosto, colamos el líquido con un papel de filtro o con un trapo de hilo; le añadimos el almíbar, que dará el sabor dulce y la graduación deseada a la ratafía; y se deja reposar durante dos meses más en una garrafa de cristal o en una bota de roble, en un lugar fresco y resguardado.
  • Después de estos sesenta días, volvemos a colar el licor y lo embotellamos. ¡Y ya está la ratafía lista para servir!

Mil y una maneras de elaborar ratafía

Ya hemos adelantado antes que hay innumerables recetas para elaborar la ratafía catalana. Depende, entre muchos otros factores, de si empleamos aguardiente o anís; de si las plantas utilizadas son secas o acabadas de recolectar; y evidentemente de la combinación de plantas elegidas. Hay recetas con combinaciones de 20, 30 y hasta 100 plantas, siempre dando prioridad a aquellas que tienen propiedades estomacales y digestivas. También podemos jugar con el color de la ratafía. Si quieres que tenga un tono verde, añade más menta. Si la prefieres amarilla, súmale manzanilla. O si la prefieres roja, ponle hibisco o frutos del bosque.

Los más entendidos consideran que el mejor día de la semana para preparar la ratafía es el viernes… ¿Te atreves a hacer una?

¡¡Salud!!

Adelgaza fácilmente con semillas de chía0

No es la primera vez que hablamos de las semillas de chía (Salvia hispanica) en este blog. Son la fuente vegetal con más alta concentración de Omega 3, un ácido graso esencial para el buen funcionamiento del sistema sanguíneo y la actividad cerebral. También son ricas en triptófano, un aminoácido que ayuda a regular el apetito, el sueño y que mejora el estado anímico. Pero hoy nos referiremos a las propiedades de las semillas de chía para adelgazar sin pasar hambre. ¿Verdad que suena bien?

Semillas de chía Manantial de Salud
Semillas de chía

¿Por qué las semillas de chía nos ayudan a adelgazar?

  • Tienen un efecto saciante. Si mezclamos una cucharada de semillas de chía con agua y lo dejamos reposar unos minutos, se formará un gel sólido, debido a su alto contenido en fibra soluble en forma de mucílagos. Cuando este gel llega al estómago ejerce un efecto saciante durante horas.
  • Destacan por su alto valor nutritivo. Aportan proteínas de alto valor biológico, que proporcionan energía y resistencia; ácidos grasos esenciales; minerales (calcio, fósforo, potasio y magnesio); vitaminas del grupo B; y antioxidantes naturales (flavonoides). Al ser un alimento completo y nutritivo, ayudan a calmar el apetito y preservan la masa muscular.
  • Son ricas en Omega 3. Al favorecer una buena circulación sanguínea, las semillas de chía ayudan a eliminar la celulitis y a regenerar los tejidos.
  • Regulan el tránsito intestinal. Lubrifican el intestino y aseguran el fácil movimiento de los alimentos por lo que son de gran ayuda contra el estreñimiento.
  • Regulan la insulina. Mejoran la digestión de carbohidratos porque hacen que se absorban más lentamente, evitando los picos de glucosa y regulando el nivel de insulina en sangre. Mantener un nivel de insulina óptimo es imprescindible para que el cuerpo no crea que está en peligro y evite almacenar grasas, como mecanismo de supervivencia.

Cuatro maneras de tomar semillas de chía:

  • En forma de gel. Las semillas de chía se pueden tomar a cualquier hora del día pero en ayunas y por la noche son los mejores momentos para aprovechar sus propiedades adelgazantes. Añade 1 cucharada de semillas de chía en un vaso de agua, zumo o leche vegetal y déjalo reposar 15 minutos. Obtendrás un gel que puedes consumir o guardar en la nevera. Puedes tomarlo antes de cada comida para aprovechar su efecto para perder peso. Si lo tomas antes de la cena, te ayudará a no acumular grasa por la noche.
  • En brotes. Prepáralos en casa. Coloca un puñadito de semillas de chía sobre un paño húmedo y cúbrelo con otro también humedecido. Remójalos a diario hasta que las semillas germinen. Podrás añadir estos brotes a ensaladas, cremas, verduras,…
  • Mezclándolas con otros alimentos. Esparce las semillas de chía sobre las ensaladas, batidos, yogures, salsas, sopas, cremas, verduras… Al aumentar el consumo de fibra, favoreces el tránsito intestinal. Acuérdate de beber dos litros de agua al día para obtener los mejores resultados en tu objetivo de adelgazar.
  • En perlas. Las cápsulas blandas a base de aceite de chía son eficaces en las dietas para perder peso. Se pueden consumir entre 1 y 3 cápsulas diarias.

¿Necesitas refuerzos? Toma las vitaminas y los minerales que necesitas cada día0

Nuestro cuerpo necesita un aporte diario de vitaminas y minerales para su correcto funcionamiento, y es que los micronutrientes presentes en los alimentos son esenciales para la vida. Pero en ocasiones hay factores como el estrés o la dieta que son un obstáculo a la hora de garantizar esas necesidades nutricionales.

¿Quieres conocer las principales fuentes de vitaminas y minerales? Te presentamos una serie de alimentos muy ricos en vitaminas que te ayudarán a conseguir una dieta equilibrada.

Principales fuentes de vitaminas y minerales:

  • El escaramujo es el fruto del rosal silvestre. Suele ser de color rojo anaranjado, pero en algunas especies puede variar hasta el morado oscuro y el negro. Destaca por su riqueza en vitamina C, conocida por su potente acción antioxidante y potenciadora del sistema inmunológico. El escaramujo es comestible en crudo, en tisanas, y con él se elaboran jaleas, confituras y mermeladas.
  • La levadura de cerveza es una gran fuente de energía. Es rica en vitamina B y gracias a sus ácidos grasos insaturados también puede ayudarnos a combatir el exceso de colesterol malo. Además, es rica en selenio, un mineral indispensable con propiedades como antioxidante celular, reparador, antienvejecimiento y desintoxicante del organismo.
  • Los cítricos no sólo aportan Vitamina C, también proporcionan una serie de compuestos beneficiosos llamados bioflavonoides. La piel de la naranja o el limón es rica en bioflavonoides cítricos, que poseen gran actividad antioxidante y antiinflamatoria, son protectores del sistema cardiovascular, mejoran la irrigación en los pequeños capilares y son excelentes nutrientes para la piel.
  • El brócoli o brécol es una hortaliza de flor muy consumida en todo el mundo. Y no es de extrañar porque es un alimento muy saludable que nos aporta vitaminas y minerales que son muy necesarios para que gocemos de una buena salud. Es un vegetal con alto poder antioxidante, nutritivo y detoxificante que mejora el aspecto de la piel, alcaliniza la sangre regulando el Ph y posee glucosinolatos que son componentes anticancerígenos. La mejor forma de preparar el brócoli para aprovechar sus propiedades es cocinándolo al vapor o macerado con jugo de limón y aceite de oliva virgen extra.
  • La Alga Espirulina es un superalimento que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos. Aporta todos los nutrientes esenciales, además de antioxidantes, vitaminas y minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos.
  • La clorofila es un compuesto químico presente en las plantas, responsable de darles el color verde, además de ser clave para realizar el proceso de fotosíntesis, por el cual las plantas se nutren. Por ello, la clorofila es también conocida como “la sangre de las plantas” y su consumo tiene muchas propiedades para la salud. Contiene muchos antioxidantes, oxigena la sangre y depura el organismo por lo que se la considera como una sustancia “milagrosa”.
  • Betacaroteno: están presentes en frutas y verduras con pigmentos rojos, naranjas y amarillos, como la zanahoria, la calabaza, el melocotón o el albaricoque. El betacaroteno es la principal fuente de vitamina A, esencial para el crecimiento y desarrollo, el funcionamiento del sistema inmunitario y la vista. El betacaroteno, además, tiene propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer.

 Ayuda a tu cuerpo con complementos vitamínicos

¿Quieres asegurarte de que tomas la cantidad diaria recomendada de vitaminas y minerales? En estos casos, los complementos vitamínicos son un buen aliado, combinados con una dieta sana y equilibrada.

Manantial de Salud ha elaborado una fórmula muy completa, que cuenta con extractos naturales de levadura de cerveza, alga espirulina, clorofila, betacaroteno, brócoli, escaramujo y bioflavonoides cítricos. Además, se le han añadido oligoelementos esenciales como cobre, manganeso, cromo, molibdeno, inositol y colina.

Zumo multivitamínico de Manantial de Salud
Zumo multivitamínico de Manantial de Salud

Horchata reconstituyente. ¡Siéntete más vital!1

Cada vez hace más sol y calor. Ha llegado el momento de una bebida muy extendida en los meses de verano: la horchata. Hoy queremos proponerte una receta diferente a la horchata tradicional. ¿Estás list@ para preparar una horchata tónica y reconstituyente?

Horchata reconstituyente
Horchata reconstituyente.

Ingredientes

Para cada ración o vaso de agua, necesitaremos:

  • 5 avellanas.
  • 10 almendras.
  • 3 cacahuetes.
  • 15 hojas de alfalfa verde.
  • 10 chufas.
  • 1 higo seco.
  • 3 piñones.
  • 3 dátiles.
  • 1 zanahoria.
  • 9 hojas de perejil.
  • ½ nuez.
  • 1 cucharadita de ortiga (Urtica dioica) en polvo.

Es importante que respetes estas cantidades exactas para obtener el máximo de sustancias nutritivas y reconstituyentes.

Preparación

  • Todos los ingredientes se pasan por la batidora y se filtran.
  • La horchata tónica y reconstituyente se toma endulzada con una cucharadita de miel.

Propiedades de la horchata reconstituyente

El conjunto de ingredientes de esta horchata aporta componentes esenciales para el buen funcionamiento del organismo: minerales, oligoelementos, vitaminas, aminoácidos y principios activos según el ingrediente. ¡Ya verás como al tomar esta bebida te notarás más vital!

  • Avellanas: regulan el metabolismo. Contienen ácidos grasos polinsaturados (linoleico y linolénico) y monoinsaturado (ácido aleico). Son ricas en hierro, manganeso, cobalto y cobre.
  • Almendras: son desintoxicantes y tienen una acción laxante suave. Son una excelente fuente de calcio, fósforo, magnesio, flúor, hierro, potasio y vitaminas E y B3.
  • Cacahuetes: son ricos en proteína y ácidos polinsaturados (linoleico) y monoinsaturados. Contienen vitamina E y aportan vitaminas B1 y B3. Son una rica fuente de potasio, fósforo, magnesio, flúor y yodo.
  • Alfalfa verde: es digestiva y tiene una acción remineralizante y antihemorrágica. Contiene fitoesteroles, sales minerales (calcio, fósforo, hierro, zinc, cobre, selenio, sílice y manganeso), vitaminas A, B1, B6, B12, E y K, ácidos orgánicos, carotenoides y clorofila.
  • Chufas: son energéticas y reconstituyentes.
  • Higos secos: destacan como laxante natural. Además diluyen las secreciones y mucosidades bronquiales y ayudan a eliminarlas mediante la expectoración. Aportan calcio, fósforo, potasio, manganeso, cobre y aluminio.
  • Piñones: son energéticos. Respecto a otros frutos secos, son ricos en hidratos de carbono. Contienen fósforo y hierro.
  • Dátiles: también son energéticos y ricos en hidratos de carbono, de tipo fructosa. Aportan calcio, fósforo, magnesio, manganeso y cobre.
  • Zanahoria: es depurativa, diurética, aperitiva (ayuda a abrir el apetito) y refrescante. Contiene hidratos de carbono. Es rica en betacarotenos (provitamina A) y vitamina D. Es remineralizante por su contenido en fósforo, calcio, hierro, magnesio, potasio, azufre, cobre, bromo y yodo.
  • Perejil: es aperitivo y tiene acción diurética. Es rico en vitamina C y en carotenos. También destaca por su riqueza en minerales (potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, selenio y níquel).
  • Nuez: tiene acción laxante. Es rica en proteínas y en ácidos grasos poliinsaturados. Es una fuente de fósforo, magnesio, flúor, cobre, cobalto y vitamina E.
  • Ortiga: esta planta destaca por sus múltiples propiedades. Es remineralizante y reconstituyente. Es una fuente de calcio, magnesio, silicio y zinc. Contiene ácidos orgánicos que ayudan al metabolismo. Tiene todos los aminoácidos esenciales. Por todo ello se le han descrito virtudes hemostáticas (eficaz para detener hemorragias), astringentes y antidiarreicas, y diuréticas. Favorece la eliminación de cloruros y de urea. Tiene una actividad antioxidante y aperitiva.
  • Miel: además de dar buen sabor a la horchata reconstituyente, contiene minerales, trazas de oligoelementos y propiedades específicas según la procedencia de la miel. Si quieres saber el valor terapéutico de cada tipo de miel, haz clic en este enlace.

Ahora que ya conoces todas las propiedades de la horchata reconstituyente, ¿a qué esperas para prepararla? ¡Combate el calor y recupera la energía!

Tomillo, un desinfectante ideal0

El tomillo (farigola o timó, en catalán) es una hierba aromática de la familia de las labiadas, de flores purpúreas, rosadas o blancas que florece de marzo a junio. Se cría sobre todo en lugares soleados, calizos o arcillosos.

Se puede cultivar en casa o recolectar de la naturaleza (no debe confundirse entonces con el serpol). Se recogen algunas ramitas a media mañana de un día soleado y se dejan secar a la sombra, en un lugar ventilado, procurando hacer pequeños ramilletes, teniendo en cuenta que habría que dejar algunas flores en la planta y no arrancar de raíz la mata entera.

El Thymus vulgaris ya se conocía en la Antigüedad. En Egipto se elaboraban pócimas y ungüentos que se utilizaban en los embalsamamientos. Los griegos creían que tenía poderes curativos. Galeno ya afirmó que curaba enfermedades respiratorias y articulares. En cambio los romanos introdujeron su uso en la cocina, como especia para aromatizar vinos y quesos. Y en la Edad Media se regalaba tomillo a los caballeros para desearles suerte y protegerlos en las batallas.

Actualmente, se utiliza en la cocina como planta aromática para condimentar platos pero también se utilizan las hojas y las flores con fines más terapéuticos.

Propiedades del tomillo:

  • Antivírico. Se utiliza en cualquier tipo de infección vírica, ya sea de vías respiratorias como del aparato digestivo.
  • Expectorante y mucolítico. Tomar infusiones de tomillo podrá ayudar a eliminar la mucosidad y reducir la tos en caso de resfriado.
  • Desinfectante, cicatrizante y antiséptico. Por ello el tomillo es muy apropiado para tratar heridas. Es necesario hervirlo en un cazo con agua, dejarlo enfriar, colarlo y aplicar el líquido resultante sobre la herida mojando una gasa esterilizada. Hay que repetir este proceso tantas veces al día como sea conveniente hasta que la herida esté totalmente cicatrizada.
  • Antiinflamatorio y fungicida que ayuda a eliminar las llagas o aftas bucales mediante enjuagues.
  • Digestivo, ya que una infusión de tomillo después de las comidas principales favorece la buena digestión. Asimismo evita la formación de gases y puede resultar útil en casos de indigestión, dolores estomacales o flatulencias.
  • Repelente de insectos. Se utiliza el aceite de tomillo para protegerse de las picaduras de insectos.

Receta de la sopa de tomillo:

Entre nosotros son bien conocidas estas propiedades y por ello ya nuestros antepasados hacían habitualmente un plato exquisito conocido como “sopa de farigola” que les ayudaba a prevenir ciertas dolencias. ¿Queréis saber cómo se prepara?

Sopa de tomillo
Sopa de tomillo

Los ingredientes para 4 personas son 1,5l agua mineral, pan seco, 2 ajos, 1 ramita de tomillo, aceite y sal. Se pone el agua en una olla y cuando empiece a hervir, añadimos los ajos pelados (también puede ser ajo negro) y el pan seco, con un poco de sal y aceite. Lo removemos y dejamos cocer durante 5 minutos. Después incorporamos el tomillo y lo dejamos infusionar tapado y apartado del fuego durante 10 minutos más. Lo servimos, ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y ya está lista para tomar. Para hacerla más apetitosa podemos tirar huevo batido por encima y decorar con unas hojitas de menta. El pan seco también puede cortarse en finas láminas y añadirse al final para que quede más crujiente.

¡Como veis, es importante tener siempre algunas ramitas de tomillo en casa y ahora es un buen momento para ir al campo a recogerlas y disfrutar del espectacular paisaje!