Isabel Romero: “La reflexología podal es una terapia muy amplia con la que se puede tratar casi todo”0

Isabel Romero es reflexóloga y quiromasajista en Manantial de Salud. Su primer contacto con la reflexología podal fue a través de un amigo que le hacía un tratamiento con esta técnica. La experiencia fue tan positiva que decidió formarse y convertirse en terapeuta. De eso ya hace 20 años.

¿Cómo entraste a trabajar en Manantial de Salud?

Después de acabar la formación de reflexología podal y empezar a compaginar la labor de terapeuta con otro trabajo, fui adquiriendo experiencia y confiando en mí misma. Un día decidí llamar a Manantial de Salud para solicitar una entrevista por si podían interesarles mis servicios. Yo había tenido la suerte de conocer al Sr. Ferran (padre de los actuales propietarios), de quien había sido paciente y guardaba muy buenos recuerdos, así como agradecimiento por todo lo que recibí de él como terapeuta y como persona. Tenía el listón muy alto, pero me decidí a probar suerte y ya llevo muchos años trabajando aquí.

¿Qué tipo de dolencias acostumbras a tratar?

La reflexoterapia es una terapia muy amplia, ya que en los pies se encuentran reflejados todos los órganos del cuerpo. Diría que con la reflexología podal se puede tratar casi todo. Las patologías que más trabajo son los dolores de espalda, contracturas, trastornos del sistema nervioso como la ansiedad y el estrés, dolores en los pies, piernas pesadas, insomnio…

Isabel Romero, reflexologa podal y quiromasajista.
Isabel Romero, reflexologa podal y quiromasajista.

¿Da buenos resultados la reflexología podal?

Si, da muy buenos resultados, sobre todo si al principio de la dolencia se es constante y se puede venir cada semana o cada quince días. Después es bueno hacer un mantenimiento mensual. No tiene efectos secundarios y ayuda a estar más relajado.

Terapia Indiba

También trabajas con la técnica Indiba. ¿Nos puedes explicar qué es?

Indiba es para mí un excelente aliado en los tratamientos que hacemos en la consulta, ya que a través de la hipertermia provocamos la subida de calor interna de manera profunda. Ésta genera mayor circulación venosa y linfática, que es la encargada de regenerar el colágeno y fibras musculares. Con la terapia Indiba se consigue rebajar y quitar el dolor en patologías musculo-esqueléticas como la artrosis, tendinitis, lumbalgias, contracturas….

¿La terapia Indiba también tiene aplicaciones en cosmética?

Sí, también podemos utilizarla en su vertiente estética, ya que ayuda a regenerar las fibras de colágenos y a hidratar la piel de manera natural. Lo primero que se advierte con la terapia es que se atenúan las arrugas y la flaccidez.

Isabel Romero trabaja como terapeuta en Manantial de Salud desde hace casi 20 años.
Isabel Romero trabaja como terapeuta en Manantial de Salud desde hace casi 20 años.

Quiromasaje

Y en cuanto al quiromasaje, ¿todo el mundo puede recibir tratamientos, incluso niños y mujeres embarazadas?

Sí, no hay problema ni con los niños ni con las embarazadas. De hecho, lo recomiendo para mujeres embarazadas que sufren dolor de espalda o ciática. Si el embarazo es de riesgo, es mejor no hacer ninguna terapia sin autorización médica. En el caso de los niños, la repuesta a las terapias acostumbra a ser más rápida y los beneficios se notan enseguida.

¿En qué tiendas te podemos encontrar, Isabel?

Me podéis encontrar en las siguientes tiendas de Manantial de Salud:

C/ Mercaders, 7   Tel: 93-310.40.54

C/ Vallespir, 49 Tel: 93-339.72.28

C/ Gran via de les Corts Catalanes, 1003 Tel: 93-266.18.13

“Los oligoelementos deben estar en constante equilibrio para que nuestro metabolismo funcione”. Entrevista a Nuria Llenas0

Nuria Llenas Roca trabaja en Manantial de Salud desde 1999 (la podéis encontrar en la tienda de Gran Vía). Se formó como naturópata en la escuela Censana. La oligoterapia siempre ha sido una de las terapias que más le ha interesado y por eso en esta entrevista nos habla de los oligoelementos.

–¿Qué son los oligoelementos?

–Son metales que se encuentran en nuestro organismo en dosis infinitesimales de 1mg/kg de peso corporal y facilitan el trabajo a nuestras enzimas, que son las que se encargan de las reacciones químicas que se producen en nuestro organismo. Por eso, para que nuestro metabolismo funcione correctamente los oligoelementos se deben encontrar en constante equilibrio.

–Se estima que existen más de 70 oligoelementos y todos son importantes, pero ¿cuáles destacarías?

–Todos tenemos unas características propias y congénitas, como puede ser antecedentes familiares, comportamiento del individuo, etc. que nos hacen más o menos predispuestos al desarrollo de una enfermedad u otra. Así se explica, por ejemplo, que en un mismo grupo de individuos, y bajo las mismas condiciones, como en el caso de una epidemia, algunos lleguen a desarrollar la enfermedad y otros no. Cuando nuestro organismo se descompensa aparecen síntomas tanto físicos como psíquicos: se les llama patología funcional. Los dividimos en 5 grandes síndromes (conocidos como diátesis), y cada uno de ellos es tratado con su correspondiente oligoelemento. Estos son Manganeso, Manganeso-Cobre, Manganeso-Cobalto, Cobre-Oro-Plata.

–¿Y el quinto síndrome?

Junto con estas cuatro diátesis hay un síndrome que puede encontrarse en cualquiera de ellas. Es el de desadaptación porque representa la dificultad que las glándulas endocrinas tienen para adaptarse a estímulos de la hipófisis. Pueden ser desórdenes menstruales, impotencia sexual, retraso en el desarrollo. Lo tratamos con la asociación de zinc-cobre. Hay una segunda desadaptación que es a nivel del eje hipofisario-pancreático, que provocan trastorno de la tasa glucémica, dan síntomas como: hambre de lobo, somnolencia, sensación de vacío intelectual… Se utiliza el zinc-níquel-cobalto. Pero aparte de los oligoelementos que pertenecen a las diferentes diátesis, existen los llamados complementarios que juegan un papel importante en la funcionalidad del organismo.

Nuria Llenas es naturópata, especializada en los oligoelementos.
Nuria Llenas es naturópata, especializada en los oligoelementos.

–¿Existe algún oligoelemento sin el cuál no podríamos vivir?

Se acepta que al menos 15 oligoelementos son indispensables para la vida animal. Los más importantes: aluminio, bismuto, cobalto, cobre, flúor, yodo, litio, magnesio, fósforo, potasio, silicio, selenio, azufre y zinc. Del magnesio –muy solicitado actualmente– es interesante saber que el cuerpo humano  contiene sobre 25 gramos depositados en huesos, sangre y otros tejidos. Cuando estamos en una situación de estrés perdemos magnesio por la orina, por lo que es conveniente aumentar su ingesta. Incluso se ha observado que, aumentado la toma de magnesio en la dieta, puede bajar la tensión arterial. El cobre juega un gran papel antiinflamatorio y antiinfeccioso. Nos permite disminuir la utilización de antibióticos y sirve de ayuda en procesos articulares inflamatorios. El fósforo es indispensable para que nuestra energía nerviosa e intelectual funcione correctamente. El litio actúa sobre nuestros neurotransmisores, da muy buenos resultados en casos de ansiedad menor, irritabilidad e insomnio. No se debe confundir con el litio usado en psiquiatría con dosis muy fuertes.

–¿Hay alguna manera de saber si carezco de algún oligoelemento o si tengo en exceso?

–Por medios analíticos convencionales no podemos conocer la carencia o exceso de oligoelementos, ya que la acción de un oligoelemento es siempre intracelular. Es por ello que a través de las características asociadas a la enfermedad podremos saber a qué diátesis pertenece y por tanto los oligoelementos necesarios. Un ejemplo, una deficiencia de cobre da lugar a defectos en los tejidos elásticos que revisten los vasos sanguíneos y, si esto persiste, se producirán hemorragias, anemias y un desarrollo deficiente de huesos y los nervios, así como una alta incidencia de infecciones. Si por el contrario fuera un exceso, ya fuere por exposición profesional, por la toma de estrógenos que también pueden aumentar el nivel de cobre en sangre o cualquier otra causa, pueden haber síntomas como vómitos, nauseas, dolores…

–¿Por qué en primavera proliferan trastornos como las alergias respiratorias y oculares, el asma, etc.?

–La alergia es una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunitario ante la presencia de un alérgeno. En primavera, debido al aumento de polen, estamos más predispuestos a este tipo de trastornos. Cada vez que estamos en contacto con estas sustancias, liberamos histamina y como consecuencia los síntomas típicos de la alergia.

–¿Cómo podemos contrarrestarlos con oligoelementos?

–Como preventivo empezaremos dos meses antes de la primavera a tomar Manganeso, 1 vial tres veces por semana; alternando con el Azufre, 1 vial también tres veces por semana. En la fase aguda se dará Manganeso, 1 vial en ayunas; el Azufre 1, vial al acostarse todos los días excepto el domingo ;  y añadiremos el Fosforo durante la crisis, 1 vial al día.

–¿Qué alimentación recomendarías a una persona que sufre alergias estacionales?

–Es importante mantener una buena flora intestinal. Para ello un aporte de probióticos sería lo más indicado. Los alimentos ricos en omega 3 (sardinas, salmón, atún, semillas de chía) son muy indicados. Los alimentos antioxidantes disminuirán la inflamación y protegerán nuestras mucosas. Para ello son importantes las vitaminas A, B, C y E, que se pueden encontrar entre otros en los kiwis, naranjas, endivias, espárragos, levadura de cerveza, germen de trigo, avena aguacate… Los flavonoides contenidos en las uvas, arándanos, cebollas… también son un gran aliado.

Nuria Llenas, en la tienda de Gran Vía de Manantial de Salud.
Nuria Llenas, en la tienda de Gran Vía de Manantial de Salud.

–¿Podrías decirnos cuáles son los oligoelementos más importantes en primavera y dónde podemos encontrarlos?

–Según  la medicina china, la primavera está relacionada con el hígado, los ojos, los tendones, las uñas y, por supuesto, con la sangre y la energía: “la primavera la sangre altera”.

El azufre es un buen aliado para el hígado, además de formar parte de las uñas, la piel y el pelo. Lo podemos encontrar en huevos, pescado, ajo, cebolla, germen de trigo…

El magnesio, especialmente para reforzar nuestras defensas y en casos de  ansiedad y depresiones. Hay que incluir en la dieta germen de trigo, almendras, avellanas, chocolate…

El selenio, indispensable para el sistema inmunológico, ejerce una acción sobre los radicales libres. Tomaremos levadura de cerveza, nueces del Brasil, pipas de calabaza, hinojo, maíz, avena

El zinc participa en el funcionamiento de más de 100 enzimas. Se dice que el zinc es al cerebro lo que el hierro a la sangre, por lo que junto con otros oligoelementos como el hierro, el cobre y el fósforo nos puede ayudar a superar este cansancio primaveral. Los encontraremos en alimentos como la levadura de cerveza, huevos, pescado, cereales, quesos..

–¿Alguna contraindicación?

Ninguna. Puede emplearse en niños, embarazadas, diabéticos e hipertensos. No existe toxicidad, ya que las cantidades usadas son muy pequeñas.

–¿Pueden interferir con otras medicaciones?

No interfiere con ningún medicamento. Sin embargo si se toman corticoides ó ansiolíticos sí pueden disminuir la acción de los oligoelementos.

–¿Cuál es la posología?

Debido a las bajas concentraciones de los oligoelementos, la dosis es la misma en lactantes, niños y adultos. Lo que hay que tener en cuenta es que los niños suelen tener una mayor respuesta al tratamiento por lo que podremos reducir la frecuencia de tomas.

Marta Martínez: “Gestionar el estrés es recuperar la integridad para tener más calidad de vida”0

Marta Martínez es licenciada en Psicología desde 1983. Por su forma de entender al ser humano se formó en terapia humanista Gestalt, bioenergética, arteterapia, movimiento y, actualmente, coach sistémico. Ahora colabora con Manantial de Salud impartiendo talleres psicoeducativos en Inteligencia EmocionalGestión del Estrés y con terapias individuales como psicóloga.

Como psicóloga perteneces a la llamada “línea Humanista”. ¿Porqué decides seguir esta corriente?

Mi primera experiencia con la psicología empezó verdaderamente cuando recibí mi primera época de terapia en la línea psicoanalista. Más tarde tuve la suerte de ser invitada a una “dinámica de grupo alternativa”. Esta experiencia me cautivó. Fue un primer contacto con la Psicología Humanista Rogeriana y la Gestalt. Fue entonces cuando me pude decir a mi misma: ”Así entiendo yo al ser humano: mente, emociones, cuerpo, contacto, encuentro con el terapeuta”. Me sentí vista. Cuidada. Comprendida. Y desde entonces he seguido formándome en la línea Gestaltica”.

El oficio de psicoterapeuta necesita de tiempo de vida: atravesar el dolor muchas veces, autoconocerse, formarse, viajar, encontrar respuestas, crecer, aprender de los maestros, seguir haciéndose preguntas y, en definitiva, ser una persona más integra. Y desde 1994 estoy trabajando en consulta privada y en colaboración con otros compañeros.

En noviembre empezarás a impartir un taller de técnicas antiestrés en Manantial de Salud. ¿Por qué un taller sobre este tema?

Porque el estrés forma parte inevitable de nuestra vida, tanto si sentimos dolor físico como psicoemocional. También el momento actual hace sentir al ser humano, de alguna manera, en peligro de extinción, y como mecanismo de defensa las personas se desconectan de sí mismas, perdiendo entonces la posibilidad de encontrar caminos de solución. Entonces el ser humano se aísla y le cuesta mantener o restablecer el contacto con lo demás. El objetivo de un taller de gestión del estrés es recuperar la integridad para tener más calidad de vida.

Marta Martínez, psicóloga.
Marta Martínez, psicóloga. Imparte talleres de inteligencia emocional y de gestión del estrés.

¿Qué herramientas utiliza la psicología humanista para trabajar el estrés?

Utiliza  terapias de tercera generación. Esto quiere decir que se combinan todo el conocimiento de la mente humana explorado hasta ahora, tanto a nivel emocional como cognitivo, y que se añade además toda la percepción corporal y la implicación del propio individuo en su proceso de sanación y curación. Entonces el terapeuta es un acompañador y el cliente se vuelve el protagonista de su curación.

Las herramientas que utiliza son:

  • Conciencia corporal.
  • Sentir las emociones.
  • Captar los pensamientos.
  • Aprender nuevas técnicas de respiración fáciles.
  • Elementos de la técnica de Mindfulness.
  • Meditación guiada o visualizaciones creativas.
  • Ejercicios de automasaje. Estiramientos prácticos.
  • Y aromaterapia, como apoyo para producir emociones constructivas.

¿Qué es el Mindfulness?

El mindfulness es una técnica antiestrés surgida en un hospital universitario en Massachusetts por el doctor Jon Kabat-Zinn. Se basa en enfocar la mente en el aquí y ahora. A esto se le llama conciencia plena o atención plena.

¿Qué podemos conseguir con el conjunto de técnicas antiestrés?

Para reducir y manejar el estrés se requiere que estemos presentes. Sólo cuando estamos en el presente podemos optimizar nuestra capacidad de:

  • Encontrar espacios de quietud, autorregulación y autocuidado.
  • Responder, en vez de reaccionar ante la amplia variedad de demandas.
  • Observar nuestros hábitos como generadores del estrés/sufrimiento.
  • Reconocer claramente el estrés/los estresores.
  • Ser conscientes de la interacción mente-cuerpo y su influencia en los procesos de salud/enfermedad.
  • Reconocer los estilos de comunicación que obstaculizan o abren nuevas vías de diálogo.
  • Desarrollar la empatía.
  • Y mejorar la forma en que manejamos las emociones ante situaciones complejas.

Roser Vargas: “Las mascotas detectan nuestros estados de ánimo y actúan en reflejo”2

La terapia floral del Dr. Edward Bach es un sistema de 38 esencias florales, cada una de las cuales es capaz de corregir una emoción negativa. Cada vez es más conocida la aplicación de esta disciplina en personas, pero las flores de Bach pueden actuar en todos los seres vivos. Roser Vargas es psicóloga y terapeuta, y lleva años colaborando en Manantial de Salud. Esperamos que con esta entrevista nos aclare algunas de nuestras dudas sobre el empleo de la terapia floral para mascotas y plantas.

—¿Cuáles son las emociones negativas más habituales en las mascotas y hasta qué punto tienen que ver con el contacto con los humanos?

—Es obvio que intentar adaptar la vida de un animal a la de un humano (especialmente en temas de espacio y horarios) es un factor de estrés para ellos. También les afectan cambios en la convivencia (nuevo miembro en la familia, traslados…) y detectan nuestros estados de ánimo y actúan en reflejo. También es cierto que hay animales que tienen un carácter propio que quizá convenga limar para facilitar la convivencia y su propio bienestar. Las consultas más habituales son por agresividad, nerviosismo o inquietud, y miedos.

Roser Vargas, terapeuta del Espacio de Salud del Manantial, administra terapia floral a mascotas.
Roser Vargas, terapeuta del Espacio de Salud del Manantial, administra terapia floral a mascotas.

—¿El espectro de emociones de los perros y los gatos es tan complejo como el humano? ¿En ellos también se utilizan la totalidad de las 38 esencias del sistema que ideó el Dr. Edward Bach?

—El espectro quizá no sea tan amplio, entendiendo que ellos se libran de los corsés sociales y culturales que los humanos tenemos. Sin embargo, hay que pensar que las 38 esencias no son algo rígido y exactamente delimitado; son lo que llamamos dinámicas, porque entre ellas se relacionan, se complementan y/o se potencian. No hay ninguna exclusiva para humanos.

—En el caso de las mascotas, ¿se suelen combinar diferentes esencias florales como con las personas?

—La fórmula para mascotas se personaliza igual que para humanos. La única diferencia es que en ocasiones no ponemos el conservante (brandy, glicerina vegetal o vinagre de manzana) para que el animal la acepte mejor. Incluso en Manantial de Salud disponemos de algunas fórmulas ya preparadas para ciertos tipos de comportamientos habituales que se presentan en ocasiones habituales: San Juan (o cualquier fiesta con petardos o ruidos fuertes), visita al veterinario, etc.

—¿Cómo se administran las flores de Bach a las mascotas?

—Dependiendo del tipo de mascota será más fácil la administración. Normalmente se recomiendan las 4 gotas 4 veces al día (ajustándolo en cada caso) directamente o mezclada con un poco de comida. Pero si el animal puede morder el gotero o lo rechaza, pondremos toda la cantidad del día en su dispensador del agua.

—Además de perros y gatos, ¿te encuentras con más tipos de mascotas cuyos dueños quieran ayudarles con terapia floral?

—Hasta ahora sólo me he encontrado el caso del dueño de un caballo, pero sería aplicable a conejos, hurones, etc.

—¿Podrías ponernos ejemplos de cómo las flores de Bach actúan en plantas?

—Los trasplantes son un shock para ellas, así que una de las aplicaciones de la terapia floral en plantas es en estos casos. También se utilizan en plagas, para depurar y reforzar sus defensas.

Enlaces relacionados:

Roser Vargas: “Si trabajamos sobre la personalidad y las emociones, evitaremos caer en muchas enfermedades”

Roser Vargas: “Si trabajamos sobre la personalidad y las emociones, evitaremos caer en muchas enfermedades”1

Roser Vargas se licenció en Psicología por la Universidad de Barcelona en 2001. Ella misma confiesa que encontró “fría” la práctica profesional y por eso decidió combinarla con terapias naturales. Estudió la terapia floral del Dr. Edward Bach en la Bach Foundation España en 2002 y desde entonces se ha ido formando en otras disciplinas. Muchos de vosotros la conoceréis porque os ha atendido en la tienda Manantial de Salud de la calle Mercaders, en Barcelona, u os haya pasado consulta en alguno de los establecimientos de la marca.

—Sabemos que la terapia floral es un sistema de 38 esencias florales, cada una de las cuales es capaz de corregir una emoción negativa, pero ¿cuáles son las emociones que perjudican la salud de las personas?

—Las personas, a nivel emocional, no somos una línea plana, recta, sin cambios. En nuestro día a día tenemos altibajos normales: un día estamos más animados y otros estamos más tristones, sin que esto suponga un grave inconveniente para nuestra rutina diaria. El problema se presenta cuando esas emociones son tan intensas que repercuten en nuestra relación con nosotros mismos, con los demás o con el entorno. La emoción base que más nos perjudica es el miedo descontrolado, aunque el hecho de sentirnos exageradamente alegres, fuertes e imparables también puede ser contraproducente. Las emociones en sí mimas no nos perjudican; el problema deriva del nivel de la emoción y de cómo la gestionamos.

—El Dr. Edward Bach (1886-1936), a pesar de ser médico, se mostró crítico con la medicina moderna porque ésta “trata los síntomas y no las causas” de las enfermedades. ¿Cómo actúan las flores de Bach para llegar al origen de la enfermedad?

Para el Dr. Bach, el origen de toda enfermedad estaba en un conflicto entre nuestra esencia y cómo nos posicionamos o cómo actuamos: “La enfermedad es, en esencia, el resultado de un conflicto entre el Alma y la Mente (…) Cuando nuestras personalidades se desvían del camino trazado por nuestra Alma, o bien por nuestros deseos mundanos o por la persuasión de otros, surge el conflicto” (cita extraída del libro Cúrese Usted mismo, del Dr. Edward. Bach). Lo que encontramos en el cuerpo es un síntoma (una consecuencia, un aviso físico) y, si no cambiamos la forma de pensar, de sentir, de entender las situaciones y de hacer (el origen de la enfermedad), cualquier tratamiento será un alivio momentáneo, pero el problema volverá una y otra vez. Las flores de Bach actúan especialmente sobre las emociones y nos permiten ese cambio de chip mental, para romper con la causa de la enfermedad. Tras verlo en su práctica médica, el Dr. Bach llegó a esa conclusión que ciertos tipos de personalidad predisponen a padecer ciertos tipos de enfermedad. Así que, si trabajamos sobre la personalidad, las emociones, etc., evitaremos en gran medida caer en esas enfermedades.

Roser Vargas, psicóloga y terapeuta floral en Manantial de Salud
Roser Vargas pasa consulta de terapia floral en el Espacio de Salud del Manantial (ESMA)

—De tu respuesta podemos deducir que las flores de Bach ayudan a curar enfermedades físicas.

—Quisiera aclarar que las flores de Bach no curan, sino que la que se cura es la persona. La terapia floral contribuye al proceso de curación del individuo, ayudándole a encontrar el camino para sanar. Dicho esto, sí que podemos afirmar que las flores de Bach pueden tratar enfermedades físicas aunque, en función de la patología, personalmente aconsejo combinar las flores de Bach con otro tratamiento o terapia. El objetivo es el bienestar de la persona y por ello utilizamos todas las técnicas que tenemos a nuestro alcance. Los resultados más espectaculares son con patologías cuyo componente emocional es muy elevado (las llamadas enfermedades psicosomáticas) y en aquellas personas que tienen voluntad de revisión de sus patrones de pensamiento y comportamiento y están dispuestas a cambiar aquello que les están generando la enfermedad. Un ejemplo sencillo: Una persona con acidez de estómago crónico originado por su tendencia a fijar la atención sólo en las cosas negativas de su vida y su entorno, podrá notar mejoría con algunos tratamientos pero, cuando los deje, reaparecerán los síntomas. Esta persona sólo se curará si cambia su forma de ver las cosas. Es en este caso en el que la terapia floral hará un gran trabajo.

—¿Cómo se preparan las esencias florales?

—Hay dos tipos de preparación para la tintura madre: insolación y ebullición. La preparación por insolación (utilizada para 20 esencias) se inicia con la recogida de las flores deseadas, que se ponen en cuencos de vidrio llenos de agua de manantial y se exponen al sol  durante unas 3 o 4 horas (o antes, si se empiezan a marchitar). En este proceso, el sol hace que haya un traspaso de las propiedades de las flores al agua. La ebullición (utilizada en las otras 18) es la misma preparación que para fitoterapia. Se recogen las flores deseadas y se hierven durante media hora con agua de manantial, antes de que pase media hora desde su recolección. El siguiente paso es común en ambas preparaciones: se retiran las flores y se hace una solución hidroalcohólica, para que no se estropee. Esta es la tintura madre. Sobre ésta se hace una dilución y se envasa en medidas de 10 a 20ml. Son las que utilizamos los terapeutas y las que compramos cuando pedimos una flor de Bach de stock.

—A partir de ahí, cada paciente necesita su fórmula personalizada…

—Sí. Cuando los terapeutas hacemos un gotero personalizado, ponemos en un frasco 2 gotas de las flores de Bach que hemos elegido durante la consulta (si es Rescue Remedy, ponemos 4). A continuación añadimos un conservante para no tener que guardarlas en la nevera: un poco de brandy —como hacía el Dr. Bach—, unas gotas de glicerina vegetal o un poco de vinagre de manzana. Las alternativas al brandy las solemos utilizar cuando la fórmula es para un niño o una persona que toma mucha medicación de farmacia. Finalmente rellenamos con agua embotellada de buena calidad y… ¡ya están listas para ayudarnos!

—Hay personas que confían mucho en la ciencia y nunca creerían una cosa así. ¿Qué les dirías?

—Les animaría a probar las flores de Bach en algún momento de su vida que puedan necesitarlas, siempre acompañados de la mano de un profesional. Al fin y al cabo, el método científico también se basa en la experimentación. Es cierto que la ciencia ha avanzado mucho en los últimos 150 años, pero también es verdad que se sigue investigando y descubriendo información. Para lo que hace años podía parecer superstición o casualidad, hoy existen instrumentos que pueden captarlo y medirlo. Pasará lo mismo con la acción de la terapia floral sobre el organismo.

Roser Vargas, en la tienda de Mercaders
Roser Vargas, psicóloga y terapeuta floral, en la tienda de Mercaders

—¿En qué estados aconsejarías recurrir a las flores de Bach?

—Siempre podemos recurrir a las ellas. Se recomiendan especialmente en aquellos casos que notemos que las emociones nos están dificultando el quehacer diario y para casos que algún acontecimiento puntual nos esté  alterando: desde problemas para dormir, timidez, frustración, tristeza,… hasta nervios por un examen, bloqueo por un fallecimiento repentino en la familia, etc.

—¿Qué cambios puede notar la persona y en cuánto tiempo?

—No hay un tiempo estipulado de reacción. Depende de cada caso: puede ser desde unos minutos hasta unas semanas. Aún así podríamos generalizar que, si lo que tratamos es puntual (situacional), su acción será más rápida que si es crónico (de estilo de personalidad que está muy interiorizado). Pero cada persona es un mundo. Aún así un ejemplo sería: Si yo estoy trabajando sobre mi capacidad de toma de decisiones sin dejarme influir por los demás, sentiré que las opiniones de fuera las recibo como opiniones y no como verdades absolutas, y me será más fácil escuchar a mi yo interno para decidir lo que yo quiero, habiendo tenido en cuenta toda la información recogida.

—¿En qué casos las aconsejarían para niños y adolescentes?

—Se las podemos aconsejar siempre. Ellos también pasan por situaciones que les pueden alterar: la llegada de un nuevo hermano, exámenes finales, cambio de centro de estudios… Y también tienen un estilo de personalidad y emocional que quizá necesitan trabajar para que no suponga dificultades en su día a día: falta de confianza en sus capacidades, patrón agresivo de comportamiento…

—Las flores de Bach son inocuas. Así pues, ¿se pueden administrar siempre?

—Hay dos casos en los que no se administran las flores de Bach por uso interno. El primero es cuando son personas que están en deshabituación alcohólica acompañada de medicamentos. Estas personas a veces toman una medicación que les hará encontrarse francamente mal si consumen cualquier producto alcohólico. En este caso las flores de Bach se aplican en toques sobre la piel (muñecas, codos) o vaporizadas en el ambiente. También se ha de revisar la toma de flores de Bach cuando la persona toma una medicación para fluidificar la sangre (tipo Simtrom, Adiro, etc). En esta circunstancia, siempre hay que consultar al médico de cabecera antes de iniciar un tratamiento de uso interno. O bien aplicarla en uso externo.

Enlaces relacionados:

Roser Vargas: “Las mascotas detectan nuestros estados de ánimo y actúan en reflejo”