Cómo empezar a hacer deporte2

La vuelta de las vacaciones es una de las épocas en las que más predispuestos estamos a realizar algún tipo de deporte pero, si no eres deportista, esta práctica debe hacerse de manera gradual y adecuada a tu persona.

Realizar actividad física es necesario si queremos llevar una vida armoniosa y ordenada. Nos permite centrar la atención en nosotros mismos, mejorando nuestro estado físico, mental y emocional. Ayuda a liberar cargas negativas que almacenamos durante la vida diaria. También activamos zonas del organismo que, de otra manera, no se estimularían tanto.

Si te has propuesto empezar a hacer deporte, lo más importante es no forzar el cuerpo y no hacer actividades muy intensas que nos lleven a un mayor desgaste de lo que ya de por sí tiene el día a día. La actividad física debe ajustarse a tu nivel de forma y a tu edad. La idea es realizar algún tipo de actividad deportiva a lo largo de toda la vida y no limitarnos a breves periodos de práctica, lo que conlleva un mayor riesgo de lesiones y sobreesfuerzos.

Siempre es un buen momento para empezar a hacer deporte.
Siempre es un buen momento para empezar a hacer deporte.

Elige alguna de estas opciones para empezar a hacer deporte

  • Caminar. Puedes caminar todos los días entre 30 minutos y una hora. Camina a un ritmo vivo: que las piernas se muevan rápidas y ligeras.
  • Correr. Es un ejercicio sencillo que nos pone en forma en poco tiempo. Es importante tener un peso idóneo y un estado de forma adecuado, si queremos evitar sobrecargas y lesiones. La idea es no superar las 140 ó 150 pulsaciones por minuto.
  • Natación. Se puede combinar con cualquiera otra actividad física, puesto que es un ejercicio que no carga. También puede ayudar a recuperarte del esfuerzo realizado en otras prácticas deportivas.
  • Ejercicios de gimnasia y musculación. Se pueden hacer ejercicios con el peso corporal, con pesos libres o con máquinas, entre una y tres veces por semana. Si no dominas bien los ejercicios, trabaja con las máquinas que te den más seguridad.
  • Actividades de gimnasio (aeróbic, steps y clases guiadas). Se trabaja la tonificación muscular, la coordinación y la motricidad. ¡Son divertidas! El spinning y la bicicleta estática guiada son actividades muy completas e igualmente divertidas. Hay que evitar pasar de las 140 y 150 pulsaciones por minuto.
  • Pilates. Es una gimnasia enfocada a que la persona se fortalezca a través de una buena colocación corporal.
  • Yoga. Este método milenario busca la relajación física y mental, además de mejorar la flexibilidad de músculos, tendones y articulaciones.
  • Tai-chi. También está enfocado a un trabajo energético del organismo y a la búsqueda del equilibrio corporal.
  • No hay que olvidar los deportes de equipo o con adversarios (tenis, paddle, etc.).

Eso sí, antes de empezar a hacer deporte y después de la práctica deportiva, tienes que hacer ejercicios de calentamiento (estiramientos y movilidad articular). Se pueden combinar varios tipos de actividades deportivas a lo largo de la semana. Si puedes realizar deporte en la naturaleza, ¡mucho mejor!

Artículo de José Antonio Suárez-Guardamino (Licenciado en Educación Física y Fisioterapeuta)

Complementos para las articulaciones

  • Cartílago de tiburón. Protege la estructura articular, mejora la movilidad y reduce la inflamación y el dolor. Indicado en casos de dolor articular, tendencia a padecer tendinitis y en la recuperación tras una lesión.
  • Colágeno. Es un componente básico de los huesos, cartílagos, discos intervertebrales y ligamentos, entre otras estructuras. Recomendado para prevenir o tratar problemas osteoarticulares como la artrosis y osteoporosis.
  • Alcohol vitaminado. Macerado de uso externo elaborado con plantas antiinflamatorias y calmantes. Tonifica la musculatura y favorece la recuperación tras el ejercicio. Ejerce un efecto calmante en caso de dolor e inflamación articular.

Artículos relacionados

 

2 comentarios

Dejar un comentario