NIÑOS FUERTES Y SANOS0

La mejor fórmula para mantener a los niños con un estado de salud óptimo es seguir una vida sana. Un estilo de vida saludable les ayudará a crecer y desarrollarse con normalidad y  reforzará sus defensas.

Como aumentar las defensas.

Es importante darles la energía necesaria para realizar correctamente sus funciones. Debemos evitar el riesgo de desnutrición o de obesidad y tener en cuenta que las necesidades calóricas y nutricionales de cada niño dependen de la edad, sexo, peso y actividad diaria. En los años de niñez y adolescencia serán primordiales aquellos nutrientes necesarios para un buen desarrollo de los huesos, así como en la pubertad se precisará un aumento en el aporte proteico. Debemos tener en cuenta la importancia de la ingesta de ácidos grasos omega 3 y 6 como componentes de las membranas celulares.

Entre los  suplementos alimenticios encontramos sustancias nutritivas y energizantes como  jalea real, polen,  própolis, vitaminas, minerales y aminoácidos.

El buen funcionamiento del aparato digestivo es fundamental para procesar los alimentos y adquirir los nutrientes esenciales para el organismo. Los probióticos son microorganismo vivos residentes de nuestro tracto intestinal y  pueden proporcionarnos efectos beneficiosos como mejorar la digestión, fermentando los alimentos y aumentando la absorción de minerales y la producción de vitaminas.

Colaboran en la reducción de procesos inflamatorios y formación de gases a nivel digestivo.  Presentan un papel inmunomodulador, aumentando la eficacia de nuestras defensas. Encontramos varios suplementos activos para aumentar y reforzar el sistema inmunológico en niños como lactoferrinas, calostro, vitaminas, propóleo y plantas medicinales (saúco, tomillo, malva, etc.)

El cuidado del aparato respiratorio es básico en esta etapa de la vida, donde los catarros, gripes, otitis, faringitis, etc. aparecen con frecuencia. Una tisana mucolítica infantil, la inhalación de sustancias balsámicas y expectorantes y la hidratación y protección de la cavidad nasal son remedios muy eficaces para la prevención y tratamiento de dichas alteraciones.

Y con la vuela al cole… vuelven los piojos!  Manantial de Salud propone un protocolo natural de actuación, de eficacia probada, para eliminar estos incómodos parásitos.

– Aplicar una mascarilla con aceite vegetal en todo el cuero cabelludo, dejar reposar unos 10 minutos para conseguir fijar los piojos y las liendres. Cepillar con un peine muy fino para arrastrarlos. Lavar el cabello con el champú cabello sano.

– Champú cabello sano: Contiene una mezcla de aceites esenciales y própolis, con una elevada actividad insecticida y parasiticida. Dejar aplicado unos minutos antes de su aclarado. Aplicar una o varias veces a la semana en función el grado de infestación.

– Loción cabello sano: Fórmula con aceites esenciales de árbol de té, niauli y lavanda. Aplicar la loción sobre el cuero cabelludo como si de colonia se tratara y frotar suavemente, especialmente en la nuca y detrás de las orejas.

Dejar un comentario