Productos apícolas para afrontar el cambio estacional0

El consumo de productos apícolas es habitual al llegar el otoño y la primavera, épocas en las que a menudo necesitamos un aporte extra de energía, ya sea para reincorporarnos al trabajo, para la vuelta al cole o para vencer la astenia. Las abejas nos proporcionan sustancias capaces de levantar el estado anímico, hacernos rendir más intelectualmente y aumentar nuestras defensas para evitar enfermedades. En este post hablamos de la jalea real, el polen, la miel y el propóleo. Encontrarás una amplia gama de productos apícolas en nuestra tienda on line.

Jalea real

La jalea real es una sustancia producida por las glándulas faríngeas de las abejas obreras exclusivamente para alimentar la abeja reina. Es el único nutriente de la abeja reina, que suele vivir unos seis años, mientras que el resto de habitantes de la colmena vive unas seis semanas. La jalea real contiene una gran concentración de vitaminas, aminoácidos y minerales. Entre los beneficios de la jalea real, cabe destacar que:

  • Incrementa la energía.
  • Aumenta la resistencia al cansancio.
  • Mejora la capacidad sexual.
  • Ayuda al organismo a defenderse de las enfermedades.

Es importante tomarla a diario durante periodos de dos o tres meses, aunque sus efectos empiecen a notarse a las tres semanas. Pueden consumir jalea real los niños en edad escolar, jóvenes en etapas de crecimiento, adultos en convalecencia, mujeres en todo tipo de circunstancias y personas de la tercera edad.

Polen

El polen que las abejas recolectan de las flores es un gran revitalizador físico y mental. Podemos decir que este producto apícola:

  • Aumenta la vitalidad y el vigor muscular.
  • Levanta el estado de ánimo.
  • Tonifica las funciones intelectuales (es adecuado en casos de fatiga mental, falta de concentración y problemas de insomnio).
  • Refuerza el sistema inmunitario (mejora las defensas ante infecciones microbianas y víricas).

Lo ideal es tomar el polen en ayunas: una cucharada sopera rasa al día (10-15 gramos), sola o mezclada con zumo. Se pueden tomar hasta 30 gramos de polen repartidos en tres tomas. Para niños de entre 3 y 5 años, la dosis tiene que ser menor: una cucharada de postre al día.

Miel

La miel es conocida como un endulzante saludable que añadimos a la leche, al yogur, a la ensalada y a otros muchos platos que podemos preparar. Las características de la miel (color, consistencia, sabor, aroma…) y su valor nutricional vienen determinados por factores como el tipo de abejas productoras, la especie vegetal de la que recolectan el néctar, la época del año y el clima. Dependiendo de estas circunstancias variará la proporción de vitamina B y C, las sales minerales y los oligoelementos, el polen o las sustancias antibióticas.

Entre las propiedades terapéuticas de la miel, podemos destacar que:

  • Facilita la digestión y tiene una acción positiva sobre la flora intestinal.
  • Posee propiedades antisépticas y es útil en afecciones respiratorias (tos, bronquitis, faringitis, sinusitis…).
  • Tonifica en caso de astenia o agotamiento.
  • Proporciona mayor resistencia y ayuda a recuperarse de la fatiga muscular.
  • Es recomendable en caso de agotamiento nervioso o para favorecer el rendimiento intelectual.
La miel es uno de los productos apícolas más populares, como endulzantes y por sus propiedades nutritivas y terapéuticas.
La miel es uno de los productos apícolas más populares, como endulzante y por sus propiedades nutritivas y terapéuticas.

Propóleo o própolis

El propóleo es considerado un antibiótico natural muy recomendable para evitar y tratar resfriados. También tiene propiedades bactericidas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Este producto apícola está compuesto por resinas que las abejas recolectan de las yemas y las cortezas de determinados árboles como el álamo, el castaño, el pino, el sauce, el abeto, la encina, el roble y el abedul. Además, las abejas enriquecen estas resinas añadiéndoles otras sustancias elaboradas por ellas mismas. El própolis contiene vitaminas, minerales, oligoelementos y flavonoides. El propóleo es utilizado no sólo para elaborar remedios para prevenir y tratar resfriados sino también para hacer productos para el cuidado de la piel y el cabello y para hidratar los labios.

Dejar un comentario