Propósitos de Año Nuevo: dejar de fumar0

Uno de los propósitos más extendidos cuando empieza un nuevo año es dejar de fumar. Para que este reto acabe en éxito es importante que la decisión de dejar el tabaco sea personal y no coaccionada, además de elegir un buen momento para llevarla a cabo. En otras palabras, no es tan importante elegir una fecha señalada —por ejemplo, el inicio de un nuevo año— como encontrarse en una época tranquila alejada del estrés.

Dejar de fumar
Dejar de fumar

Como herbolarios tenemos que decirte que no hay ningún suplemento milagroso para dejar de fumar, pero sí hay opciones naturales que pueden formar parte de tu botiquín y que te serán útiles:

  • Plantas relajantes. Si dejar de fumar te provoca ansiedad, hay una serie de plantas que ayudan a paliar esta sensación: pasiflora (Passiflora incarnata), azahar, tila (Tilia platyphyllos), espino blanco (Crataegus monogyna), y valeriana (Valeriana officinalis), por citar sólo algunas.
  • Palo de regaliz tierno (Glycyrrhiza glabra). Hay personas que lo han utilizado con éxito. Lo tienen en la boca en lugar del cigarrillo.

No sólo lo agradecerá tu sistema respiratorio

Dejar de fumar repercute de manera directa en la salud, mejorando el estado del sistema respiratorio. Te darás cuenta al caminar, al subir escaleras o al practicar deporte. Notarás que los alimentos tienen mejor gusto. Subirá tu autoestima. Y también lo agradecerá tu bolsillo.

Te proponemos que cada semana guardes en una hucha todo el dinero que antes de dejar de fumar destinabas a tabaco. Rompe la hucha al cabo de medio año. Te darás cuenta de la cantidad de dinero que te has ahorrado, y de paso podrás darte un gran capricho.

Hay que afrontar la decisión de dejar de fumar como un reto y no pensar nunca en la posibilidad del fracaso. Si eres una persona que estás al lado de otra que ha decidido dejar este vicio, debes animarlo y así le será más fácil lograr su objetivo.

Dejar de fumar es fácil si sabes cómo

Dejar de fumar es fácil si sabes cómo es el título de un libro superventas de Allen Carr, un ex fumador que llegó a consumir cinco cajetillas diarias. El 70% de las personas que han leído su obra han conseguido dejar ese hábito sin engordar. En su libro, Allen Carr explica cómo se comporta el enemigo, es decir, la nicotina, cuyo nivel en sangre disminuye a la mitad a la media hora de apagar el cigarrillo y a una cuarta parte al cabo de una hora. Es entonces cuando empiezan las molestias como la sensación de vacío, los nervios, la irritabilidad, etc. Estas sensaciones sólo se paran al encender otro cigarrillo o al romper para siempre esta cadena.

El autor hace un lavado de cerebro a lo largo de las páginas, rompiendo mitos que el fumador se ha ido creyendo a lo largo de los años: “fumar sirve para relajarme”, “fumando puedo concentrarme más”, “no hay nada mejor que un cigarrillo después de una buena comida”, etc. El lector puede seguir fumando mientras lee el libro. En el último capítulo, Allen Carr propone hacer el ritual del último cigarrillo. Siguiendo sus instrucciones, son pocos los que consiguen acabárselo. Para la mayoría fumar se convierte en un acto repugnante y apagan el cigarrillo sabiendo que no volverán a fumar nunca más.

¡Te animamos a tomar esta decisión! Muchas personas son ya las que han experimentado los grandes beneficios de dejar de fumar.

Dejar un comentario