Remedios tradicionales para niños: dolor de tripa, estreñimiento, insomnio y golpes1

Seguimos recuperando remedios tradicionales para niños y niñas, que desde antaño se han utilizado para mejorar el estado de salud de nuestras criaturas. En este segundo post nos centraremos en unos remedios que, generación tras generación, han servido para el dolor de tripa, el estreñimiento, el insomnio y los golpes.

 

¡Me duele la tripita! (Gases o mala digestión)

  • Tisana digestiva. Haremos una mezcla con anís verde (1 parte), comino (1/2 parte), manzanilla (1/2 parte) y tomillo (1/4 parte) y pondremos una cucharada sopera en un vaso de agua bien caliente. Lo tapamos y lo dejamos infusionar durante 5 minutos. Lo colamos y, cuando esté templada, nuestr@ hij@ lo podrá ir bebiendo a sorbitos durante el día. Renovaremos la infusión cada 6 horas. Para los bebés más pequeños, una infusión de anís verde antes y después de amamantarlos mejorará el proceso digestivo y evitará los cólicos.
  • Para el dolor de tripa son útiles las cataplasmas calmantes y emolientes aplicadas sobre el vientre, ayudando a desinflamarlo. Los mucílagos y las proteínas se absorben por los poros, haciendo desaparecer las molestias. En las tiendas Manantial de Salud se vende la mezcla ya hecha. La cataplasma se compone de harina de alholva, harina de linaza y polen de flor de manzanilla. Se debe hacer una pasta homogénea con un poco de leche caliente y le añadiremos una cucharadita de miel. Extenderemos la pasta sobre una gasa, la envolveremos y la aplicaremos sobre el vientre, sujetándola con una faja si es necesario.
  • Aceite de masaje calmante. Se prepara en un recipiente de cristal, donde pondremos dos cucharadas soperas de flor de caléndula y añadiremos aceite de almendras hasta cubrirlas. Lo llevaremos al baño maría, tapado, durante 9 minutos. Se retira del fuego y, cuando se enfríe, se cuela con una gasa en un bote de cristal oscuro. Ya está listo para hacer masajes suaves en el vientre, siguiendo siempre el sentido de las agujas del reloj, desde el diafragma hasta las ingles. El aceite de masaje calmante también se puede comprar ya preparado en las tiendas Manantial de Salud.

    Mala digestión.
    Mala digestión.

 

¡Tengo estreñimiento!

  • Para bebé muy pequeños. Se prepara una infusión con semillas de lino (1 parte), llantén (3 partes) y un poco de malvavisco. Pondremos una cucharadita de esta mezcla en un vaso de agua (200 ml) y lo dejaremos hervir durante 2 minutos. Apagamos el fuego y lo dejamos reposar durante 5 minutos. Se le darán cucharaditas pequeñas de esta tisana antes de amamantarlo o bien se añadirán 1 ó 2 cucharadas soperas al agua del biberón.
  • Para bebés de más de 6 meses. Prepararemos una mezcla de semillas de lino, llantén y malvavisco. Herviremos el contenido de una cucharadita rasa de postre de esta mezcla durante 2 minutos. La dejaremos reposar 5 minutos antes de colarla y la repartiremos en 3 tomas a lo largo del día o con las comidas. Reduciremos la dosis según la mejoría conseguida.

    Estreñimiento.
    Estreñimiento.

 

¡No puedo dormir! Remedios tradicionales para niños para ayudarles a conciliar el sueño

  • Para bebés muy pequeños, podremos hacerle masajes en los pies con aceite macerado de manzanilla. Otro remedio es darle un baño relajante con el agua de una decocción de flores de lavanda, caléndula y flor de naranjo.
  • Para niños mayores de 6 años, hacia el anochecer le daremos una infusión relajante a base de azahar, tila, melisa y anís verde a partes iguales.
  • También podemos hacer un aceite de masaje relajante colocando en un recipiente oscuro de vidrio 30 ml de aceite de almendras, 4 gotas de aceite esencial de mandarina y otras 4 gotas de aceite esencial de lavanda. Se lo aplicaremos dando un masaje en la espalda y en los pies.
  • El último de los remedios tradicionales para niños contra insomnio es lograr que se relajen, poniendo una gota de aceite esencial de lavanda debajo de la almohada.

    Insomnio.
    Insomnio.

 

¡Me he dado un golpe! Remedios tradicionales para niños para aliviar el dolor

  • Tintura para hacer friegas. Se prepara con flor de árnica, romero, lavanda, hipérico, harpagofito, 200 ml de zumo de limón y 100 gr de zanahoria rallada. Pondremos todos estos ingredientes a macerar en un recipiente de vidrio junto a ½ litro de alcohol de 96°. Se tapa, se agita y se deja macerar como mínimo durante 15 días. Después se cuela con una gasa. Para los golpes y los dolores de crecimiento se pueden hacer masajes suaves con este macerado. Lo podéis encontrar ya preparado en nuestras tiendas bajo el nombre de Alcohol Vitaminado.
  • Si hay un rasguño o herida, podemos aplicar el ungüento de própolis, ya que favorece la cicatrización y evita las infecciones.
  • Si hay un hematoma, se puede aplicar una cataplasma de arcilla fría que iremos lavando a medida que se vaya secando. Esto lo repetiremos tantas veces como sea necesario. Después puede untarse aceite esencial de hipérico (oli de cop). Si se usa este aceite esencial, es importante no exponerse al sol.

    Golpes. Remedios tradicionales para niños y niñas.
    Golpes. Remedios tradicionales para niños y niñas.

¡Esperamos haberos sido de ayuda con estos remedios tradicionales para niños y niñas! Si los utilizáis, os animamos a contar vuestra experiencia dejando un comentario al final del artículo. ¡Puede ser de utilidad para otras muchas personas!

1 comentario

Dejar un comentario