Arcilla: propiedades terapéuticas y cosméticas0

La arcilla tiene propiedades terapéuticas de gran efectividad, tanto para su uso interno como externo y cosmético, y por eso es un producto que recomendamos mucho en nuestros herbolarios de Barcelona y su provincia. Puede aplicarse directamente sobre la piel o en cataplasmas frías y calientes. Eso ya lo sabían los egipcios, que utilizaban la arcilla para curar desde heridas de la piel hasta inflamaciones y enfermedades internas. Los médicos griegos Galeno y Dioscórides también conocían los beneficios de la arcilla sobre la piel y dejaron escritas algunas de sus aplicaciones. En Roma, Plinio el Viejo relató con detalle en sus obras la forma de utilización de la arcilla. Avicema, al principio de nuestra era, también utilizó la arcilla para sus tratamientos. Sin embargo, fueron los naturópatas alemanes del siglo XVIII y XIX (Kneipp, Khun, Just, Stumpf, Felke…) los que devolvieron la arcilla al lugar que le corresponde dentro de la medicina natural.

La arcilla procede de la descomposición de los feldespatos (formados por sílice y silicato de aluminio). Existen diversos tipos (arcilla roja, blanca o caolita, amarilla, verde…) según la composición de otros minerales que contenga.

Propiedades de la arcilla

  • Antiséptica y bactericida. Impide el desarrollo de microorganismos, también en contacto con heridas.
  • Cicatrizante.
  • Analgésica, refrescante y antiinflamatoria. Alivia el dolor.
  • Absorbente y desintoxicante. Elimina toxinas e impurezas, absorbiendo las sustancias de desecho y fijándolas en su superficie.
  • Regeneradora. Favorece la creación de nuevos tejidos.
Con la arcilla se pueden hacer mascarillas de belleza facial y corporal.
Con la arcilla se pueden hacer mascarillas de belleza facial y corporal.

Aplicaciones de la arcilla en uso externo

  • Acné, puntos negros y cutis excesivamente grasos. Elimina las impurezas de la piel y normaliza la secreción sebácea.
  • Infecciones cutáneas: abscesos, forúnculos y procesos herpéticos.
  • Alteraciones en la piel como psoriasis y eczemas.
  • Hidratación y depuración de la piel.
  • Contusiones y hematomas.
  • Picaduras de mosquitos, insectos, arañas, etc. Se aplica una cataplasma en frío para refrescar y desinfectar la zona.
  • Procesos reumáticos, artritis, artrosis y mialgias. En tales casos, la cataplasma se debe aplicar en caliente.

Modos de empleo de la arcilla

  • Mascarilla de belleza facial y corporal. Se aplica extendiendo una fina capa de arcilla (recomendamos hacerlo siempre con espátula de madera) sobre la zona deseada dejándola actuar unos 15 minutos. Hay que retirar la arcilla antes de que se seque totalmente, aclarar con agua tibia y finalmente aplicar una crema hidratante.
  • Cataplasma. Hay que aplicar directamente sobre la piel una capa de arcilla de un centímetro de grueso y dejarla actuar entre una y tres horas. Después se debe aclarar con agua tibia y aplicar una crema hidratante.

Foto: www.creceroperecer.com

Dejar un comentario