La arcilla y la geoterapia como fuente de salud0

Actualmente, se está extendiendo cada vez más la geoterapia, es decir la utilización de arcilla con fines terapéuticos. Hace 5000 años que se conocen las cualidades y beneficios de la tierra , los sumerios ya utilizaban cataplasmas de arcilla antes de tomar el sol para combatir dolores reumáticos, defectos de la piel e inflamaciones en general. En Oriente Medio aún hoy persisten los baños turcos alternados con curas de arcilla.

Arcilla y la geoterapia
Arcilla

Químicamente, es una mezcla de silicatos alumínicos hidratados que contienen en diversas proporciones hierro, magnesio, calcio, potasio, sodio, titanio, etc. Como su estructura interna puede variar, podemos encontrar diversos tipos:

  • Verde: gran capacidad desintoxicante, equilibrante y antiinflamatoria. Se emplea para dolores musculares o articulares, celulitis o retención de líquidos.
  • Roja: se recomienda para pieles sensibles o delicadas pues reseca menos la piel que otro tipo de arcilla. No sólo limpia la piel de espinillas y puntos negros sino que también ayuda a regenerarla.
  • Blanca: se considera que es el tipo de arcilla de mayor pureza, tiene un elevado contenido de sílice y alúmina, recomendándose su uso en pieles con arrugas, pieles envejecidas o pieles secas porque es astringente y aporta luminosidad a nuestra piel.
  • Rosa: es una mezcla de arcilla blanca y arcilla roja, muy destinada a su uso en mascarillas faciales porque limpia el cutis dejándolo suave como la seda.

Entre las propiedades terapéuticas destacaríamos:

  • Antiinflamatoria: se aconsejan los emplastos especialmente en afecciones reumáticas, osteoporosis y procesos varicosos.
  • Desintoxicante, ya que absorbe las sustancias tóxicas del organismo.
  • Antibacteriana porque reduce la posibilidad de infección, eliminando no sólo las células sino también sus toxinas y secreciones.
  • Cicatrizante y astringente, gracias a uno de sus componentes, el sílice, se aconseja el uso ante problemas de acné, eccemas, psoriasis, herpes o abscesos por su capacidad de regeneración celular.
  • Revitalizante: regula el sistema endocrino y estimula la piel, actuando como tónico corporal.

Los baños con arcilla también tienen un efecto anti sudorífico, eliminando malos olores y aportando una sensación de relax y bienestar que nos proporciona relajación a nivel anímico. Se aconseja realizarlos a temperatura corporal y sin usar jabón ya que éste inactiva sus efectos beneficiosos.  Asimismo, expuesta al sol aumenta su capacidad curativa.

Save

Dejar un comentario