Que viene el coco…0

El coco (Cocos nucifera) es una fruta exótica obtenida del cocotero, la palmera más cultivada del mundo. Es originario de las islas de clima tropical y subtropical del océano Pacífico pero su cultivo se ha extendido a Centroamérica, Caribe y África tropical. Su cosecha varía según el tipo de producción, siendo sobre todo de febrero a julio.

El nombre proviene de la época de los descubrimientos. A los exploradores españoles y portugueses, que lo trajeron a Europa, les parecía que al ser un fruto de cáscara marrón, un poco peluda y con tres agujeros podía parecerse a la cara del Coco, aquel fantasma que aparece en las historias que se cuentan a los niños pequeños.

Coco
Coco

El coco es muy versátil; se ha convertido en un componente para productos de belleza, además de ser un ingrediente para diversos platos de cocina. Pero lo realmente importante es su gran potencial nutritivo ya que es rico en hierro, potasio y minerales que participan en la mineralización de los huesos, como el calcio, el fósforo y el magnesio. Además tiene un gran contenido en fibra, por lo que es ligeramente laxante. También ayuda a normalizar los niveles de colesterol así como a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Aparte de tomarlo como fruta fresca, cuya pulpa es exquisita y muy aromática, también es consumido en otras formas:

  • Azúcar de coco: es un sustituto natural del azúcar tradicional y tiene un índice glucémico muy bajo. Se produce a partir de las flores del cocotero y calentando lentamente la savia. Es muy rico en minerales (potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, azufre) así como en pequeñas trazas de boro, zinc, hierro, cobre y vitaminas, además de 16 de los 20 aminoácidos esenciales, mayoritariamente glutamina que nos ayuda a controlar los impulsos de comer dulce.
  • Agua de coco: se extrae del coco verde, de esa pulpa que después se convertirá en la parte blanca del coco. Es una bebida muy refrescante, baja en calorías y rica en electrolitos, que ayudan al sistema nervioso. Pero también contiene potasio, magnesio, sodio, calcio y fósforo. Por ello, es utilizada por los deportistas después de realizar ejercicio ya que es una fuente de hidratación natural.
  • Leche de coco: es la carne del coco maduro triturada. Este delicioso líquido se puede consumir fresco o bien como bebida envasada. Es una bebida rica en minerales y vitaminas del grupo B y C. Aunque su sabor es dulce, el contenido en azúcar es bajo. Es un buen sustituto de la leche de vaca porque no contiene lactosa. Y al contener ácido laúrico, nos protege frente a infecciones y virus.
  • Aceite de coco: se extrae de la pulpa del coco. Además de ácido laúrico, contiene ácidos fenólicos antioxidantes que nos protegen frente a los radicales libres. Se puede utilizar tanto para hidratar la piel como para cuidar el cabello o consumirlo en nuestros platos preferidos. Por sus propiedades antibióticas y antimicrobianas puede ayudar a prevenir y combatir infecciones de la piel. El aceite de coco se emplea como protector del cabello porque lo hidrata, aportando brillo y vitalidad. Asimismo actúa contra la caspa por sus propiedades fungicidas.

Como ves, del coco podemos aprovecharlo todo. ¡Anímate a incorporarlo a tu vida diaria y notarás sus múltiples beneficios!

Aceites vegetales para realzar tu belleza0

Los aceites vegetales son extraídos de los frutos o semillas de las plantas. Ricos en proteínas, carbohidratos y vitaminas, los aceites vegetales nutren la piel –en algunos casos se usan también para el cuidado del cabello–, favorecen la elasticidad, otorgan brillo, previenen el envejecimiento prematuro y actúan como regeneradores y cicatrizantes.

Los aceites vegetales son absorbidos por la piel de manera fácil y homogénea. Sus principios activos se incorporan al metabolismo con eficacia y rapidez. Aconsejamos utilizar preferentemente aceites vegetales de primera prensada en frío, procedentes de plantas de cultivo ecológico y libres de conservantes y aditivos. En este artículo te presentamos 12 aceites vegetales para realzar tu belleza. Eso sí, como siempre decimos, sus resultados se verán aumentados si sigues un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales.

Aceites vegetales para el cuidado de tu piel

  • Almendras dulces. Se obtiene del fruto de Prunus amigdalis dulcis. Dada su buena relación calidad-precio, se suele utilizar como base en mezclas con otros aceites vegetales. Es suave, ideal para todo tipo de pieles, especialmente las más delicadas.
  • Aguacate. Procede del fruto de Persea gratissima. Es muy nutritivo y actúa como regenerador celular. Se emplea en preparados para problemas de eczemas, arrugas y heridas.
  • Argán. Está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales y contiene grandes cantidades de vitamina E. Extraído de los frutos del árbol Argania spinosa, el aceite de argán es apreciado por su efecto antiaging, dada su riqueza en antioxidantes y poder curativo. Además tiene un efecto contra gérmenes y hongos.
  • Cacahuete. Está especialmente indicado para el masaje articular por sus virtudes antiinflamatorias, y en preparados para uso dermatológico por sus propiedades nutritivas y antioxidantes. El aceite vegetal de cacahuete se extrae de las semillas de Arachis hypogaea.
  • Coco. Proviene de Cocos nucifera. A este aceite vegetal de uso universal se le atribuyen propiedades de filtro solar. Es muy utilizado para fortalecer el cabello y para evitar su sequedad y la aparición de caspa.
  • Germen de trigo. Obtenido de Triticum vulgare, contiene una buena proporción de vitamina E. Así se usa como aceite vegetal antiaging, anti-arrugas y para tratar eczemas. Está especialmente indicado para el contorno de ojos.
  • Jojoba. El aceite vegetal de jojoba procede de las semillas de Simmondsia chinensis. Es un potente antioxidante, regenerador celular y regulador de la producción sebácea. Es excelente para pieles secas o envejecidas y para prevenir las puntas abiertas del cabello.
  • Onagra. Obtenido de las semillas de Oenothera biennis, es rico en ácidos grasos poliinsaturados. Es uno de los mejores aceites vegetales para el tratamiento antiaging de la piel. El aceite vegetal de onagra también se usa en casos de eczemas y psoriasis y para cabellos secos y con caspa.
  • Pepitas de uva. Procedente de las semillas de Vitis vinífera, es rico en ácidos grasos y vitamina E. Suaviza, regenera, hidrata y repara la piel. Una pequeña cantidad de este aceite vegetal aplicado sobre las arrugas del contorno de ojos y labios, ayudará a suavizarlas y a frenar su aparición.
  • Ricino. Se utiliza para preparar bálsamos labiales, para endurecer las uñas, para acelerar el crecimiento de las pestañas y para fortalecer cejas y cabello. Proviene de Ricinus communis.
  • Rosa mosqueta. Extraído de las semillas de Rosa rubiginosa, es rico en ácidos grasos poliinsaturados de gran valor. El aceite vegetal de rosa mosqueta es muy indicado para problemas dérmicos especiales: úlceras tróficas, eczemas, dermatitis de contacto… Contribuye a la cicatrización de las heridas. Es uno de los aceites vegetales más usados en cosmética por sus efectos antiaging y anti-arrugas.
Entre los aceites vegetales, el de rosa mosqueta destaca por sus efectos antiaging y antiarrugas, y por contribuir a cicatrizar heridas.
Entre los aceites vegetales, el de rosa mosqueta destaca por sus efectos antiaging y antiarrugas, y por contribuir a cicatrizar heridas.
  • Sésamo. Es uno de los aceites vegetales más empleados como revitalizador de la piel en tratamientos contra la flacidez. Obtenidos de las semillas de Sesamum indicum, el aceite vegetal de sésamo es adecuado en casos de cabellos secos y descamación del cuero cabelludo. También tiene reconocidas propiedades como filtro solar. La medicina ayurveda lo emplea caliente para nutrir el organismo y tranquilizar el sistema nervioso.