AROMAS NATURALES DEL VERANO0

Te presentamos los 5 aceites esenciales que no pueden faltar en tu botiquín de verano. Por sus propiedades relajantes, tónicas, calmantes o repelentes de insectos pueden sernos de utilidad ante algunas situaciones frecuentas en esta época.

ACEITE ESENCIAL DE CITRONELA

Se obtiene por destilación de la planta Cympogon nardus y Cymbopogon winterianus (Citronela de Java). En la composición del aceite esencial,  las moléculas aromáticas más activas incluyen cintronelol, geraniol y citronelal.  En aromaterapia es uno de los aceites más empleados para alejar los insectos. Está presente en la mayoría de lociones naturales repelentes de mosquitos, piojos, pulgas y garrapatas. La Agencia de Protección ambiental de E.E.U.U. lo considera como un “biopesticida”, un agente no tóxico de acción contra los insectos.

Se utiliza para ayudar a disminuir las erupciones, la inflamación, aliviar dolores musculares y tratar infecciones por bacterias y hongos. En la esfera emocional es efectiva en la reducción del estrés, la ansiedad y el insomnio.

ACEITE ESENCIAL DE NARANJA

Aumenta nuestro estado de ánimo, creando una sensación de felicidad y calma. Perfecta para eliminar el agobio y mal humor que pueden provocarnos las altas temperaturas. Es una opción natural para aliviar la ansiedad, la ira y la depresión.

Podemos aplicar unas gotas en un difusor o quemador par ambientar la habitación, añadir unas gotitas en el agua de baño o diluir unas gotas en un aceite esencial y aplicarlas sobre el cuerpo. Los aceites esenciales cítrico son fotosensibles, por lo que no se recomienda su uso durante el día, podría producir manchas en la piel. Es mejor utilizarlos por la noche.

ACEITE ESENCIAL DE MENTA

Aumenta la concentración y despeja la mente. Un buen aliado para los conductores durante los viajes o para los estudiantes que deben recuperar alguna asignatura en Septiembre. Colocaremos un algodón o gasa impregnado de este aceite cerca del puesto del conductor o la mesa de estudio. Excelente para calmar dolores de cabeza y migraña, aplicaremos un par de gotas en la sien o bien diluiremos 5 gotas en una cucharada de aceite de oliva y extenderemos la mezcla por el nacimiento del pelo. Es refrescante y analgésico en caso de picaduras, golpes o quemaduras. Podemos mezclarlo con aceite esencial de ciprés y lavanda en un aceite base para combatir la retención de líquidos y mejorar la circulación periférica, reduciendo  la sensación de piernas cansadas. Si añadimos unas gotas a cualquier producto de limpieza casero, aumentará el poder desinfección y aromatizará el hogar.

ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA

El aliado perfecto para después del sol. Podemos mezclar unas gotas en agua y pulverizarlo sobre la piel, refrescándola y calmándola. Recuerda de agitar bien el frasco antes de utilizarlo para asegurarte que la dos fases queden bien mezcladas. Es uno de los aceites más versátiles y polivalentes, considerado para algunos el rey de los aceites esenciales. Es un magnífico relajante capaz de aliviar síntomas de nerviosismo, depresión o insomnio

ACEITE ESENCIAL DE ÁRBOL DE TÉ

Es considerado uno de los más potentes antisépticos naturales. Diluido en un aceite vegetal o alcohol de 70ºC y aplicado sobre heridas, quemaduras o ampollas evita que se infecten. Combate infecciones en las uñas, pie de atleta y otros hongos en los pies, muy frecuentes en verano por el uso de duchas comunitarias, piscinas y gimnasios. Sobre una picadura de mosquito u otro insecto ayuda a que desaparezca rápidamente. En estos casos lo aplicaremos puro sobre la zona afectada. Diluido en una crema de caléndula o gel de aloe vera es ideal para tratar la piel con acné. Si ponemos unas gotas en el champú reduce la aparición de caspa y es efectiva en caso de infestación por piojos.

Si queremos aprovechar su poder desinfectante podemos incorporar unas gotas en los productos de limpieza del hogar. Te ayudará a ahuyentar las hormigas de una forma natural y segura.

Los beneficios del aceite de rosa mosqueta0

El aceite de rosa mosqueta es uno de los mejores aceites para tratar la piel y algunas de sus alteraciones. Procede de la rosa mosqueta (Rosa rubiginosa), una planta arbustiva originaria de Europa que también crece de manera silvestre en Chile y Argentina.

Sus frutos son rojos, se utilizan para elaborar tés y mermeladas, de esta manera podemos consumir su alto contenido en vitamina C. De sus semillas es de donde se obtiene mediante un proceso de presión en frio un aceite de color rojo intenso con extraordinarios beneficios.

Entre sus componentes destaca un alto contenido de ácidos grasos esenciales poliinsaturados (omega 3 y 6), ácido esteárico, ácido palmítico, ácido oleico (omega 9) y vitaminas A, C y E.

A continuación detallamos alguno de sus usos para la piel:

 

  • Es uno de los mejores aceites hidratantes para la piel reseca y escamosa, con tendencia a la deshidratación.
  • Mantiene la textura y elasticidad de la piel y ofrece un aspecto sano.
  • Atenúa las líneas faciales de expresión y las arrugas.
  • Reduce la aparición de manchas producidas por la edad y el envejecimiento de la piel. También disminuye la hiperpigmentación.
  • Previene la aparición de estrías durante el embarazo o en los tratamientos de reducción de peso.
  • Reafirma los tejidos.
  • Ayuda a reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras. Eficaz para tratar queloides y cicatrices hipertróficas, hipercrómicas y retráctiles.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y es emoliente (ablanda las inflamaciones y durezas aparecidas en las piel).
  • Mejora los síntomas de las enfermedades de la piel como la dermatitis atópica.
  • Muy útil después de la depilación.
  • Aplicado en forma de masaje perineal en el último trimestre del embarazo incrementa la elasticidad del periné, reduce la probabilidad de desgarros y facilita el parto.

Por todo esto se le considera uno de los mejores productos antienvejecimiento que nos ofrece la naturaleza, y es uno de los ingredientes más empleados en los cosméticos faciales y corporales.

 Modo de empleo del aceite de rosa mosqueta

Hay que aplicar el aceite de rosa mosqueta 3 o 4 veces al día de forma regular y constante sobre la zona de la piel a tratar. Durante 2 o 3 minutos debe efectuarse un suave masaje con la yema del dedo en forma circular hasta que el aceite de rosa mosqueta quede completamente absorbido.

Es muy importante no aplicarlo antes de una exposición solar ya que carece de filtros solares y podría quemarnos la piel. Si se aplica en una zona cubierta no hay ningún problema, pero en verano su aplicación en el rostro o zonas expuestas al sol lo limitaremos a la noche.

Estudios clínicos

 Numerosos estudios científicos avalan la eficacia del aceite de rosa mosqueta. La dermatóloga Faviola Carvajal lideró un estudio en el Hospital de Van Buran de Valparaíso (Chile) sobre la reducción de cicatrices con aceite de rosa mosqueta. En la investigación participaron 90 pacientes con quemaduras, cortes y cicatrices quirúrgicas (recientes o no). Los resultados obtenidos después del tratamiento fueron positivos en el 97% de los casos. El grado de la recuperación varió en función de la duración del tratamiento, del número de aplicaciones diarias y del estado de la piel al inicio del estudio. En ningún caso se detectaron alergias y, en los pacientes que sufrían picazón, ésta desapareció al poco tiempo.