Algas: manual de instrucciones0

¿Te has animado a incorporar algas a tu dieta, pero no sabes por dónde empezar? A continuación te presentamos nueve algas altamente nutritivas y fáciles de cocinar. Sigue leyendo y encontrarás consejos útiles para añadir un plus de minerales y sabor a tus ensaladas, cremas y legumbres.

KOMBU, para mejorar la digestión

El alga Kombu es una de las plantas más ricas en yodo, ácido algínico, ácido glutámico (característico de los platos orientales), y azúcares como la fructosa y el manitol, importantes para los diabéticos ya que no alteran los niveles de azúcar en sangre. Contiene calcio, fósforo y aminoácidos, que estimulan las membranas de las mucosas y del sistema linfático. Favorece la absorción equilibrada y la distribución de los nutrientes, remineraliza y refuerza el organismo. Es beneficiosa para personas con exceso de peso, regula la glándula tiroides y se ha usado durante siglos para tratar la gota.

Alga Kombu
Alga Kombu

Se puede tomar como base de caldos vegetales, sopas frías o calientes. Es ideal para cocer con legumbres o cereales, ya que ablanda las fibras vegetales de los alimentos, y los hace más digeribles.

Tiempo de remojo: 20 min. Se recomienda cocer antes de cortar.
Tiempo de cocción: según la variedad requiere más o menos cocción. Kombu japonesa: 45 min – 1 h; Kombu de Bretaña: 40 min; y Kombu de Galicia: 30 min.

WAKAME, para iniciarse

Es muy rica en calcio y no tanto en yodo, con lo cual es interesante para aquellas personas que deben controlar la ingesta de yodo. También tiene la capacidad de ablandar las fibras de los alimentos vegetales. Protege los enzimas digestivos, regula el colesterol y está indicada para problemas circulatorios.

Se toma con cereales y legumbres, también en ensaladas, estofados y resulta deliciosa en sopas y cremas de verduras. Por su sabor suave la recomendamos para iniciarse en la incorporación de algas en la dieta.

Tiempo de remojo: 3 -5 min. Escurrir y cortar.¡
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda, después del remojo o cocinarla 20 minutos

HIZIKI, con cebolla

 Es una de las algas más ricas en minerales y oligoelementos, equilibra el sistema nervioso y depura el nivel de glucosa en sangre. Es rica en calcio (tiene más que la leche). Está indicada en casos de osteoporosis o debilidad ósea. Da belleza a la piel, brillo, fortaleza y elasticidad al cabello y refuerza las uñas.

Su sabor es más fuerte que otras algas, para suavizarlo se cocina con cebolla. Se come junto a cereales, verduras salteadas y ensaladas.

Tiempo de remojo: 15-20 min.
Tiempo de cocción: Mínimo 30 min.

ARAME, dulce y suave

Muy rica en calcio y yodo. Su equilibrio mineral es bueno contra la hipertensión, también se ha usado en trastornos de los órganos femeninos. El consumo regular de Hiziki y Arame asegura una complexión fuerte, la piel suave y tersa, y el pelo brillante y espeso.

Ideal con cereales, verduras salteadas y ensaladas. Se parecen a las algas Hiziki, aunque las Arame son más blandas y su sabor más suave y dulce. El dulzor deriva de su alto contenido en manitol, un azúcar natural.

Tiempo de remojo: 10 min. Escurrir y cortar.
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda, después del remojo, o bien cocinada (20 minutos).

ESPAGUETI DE MAR, con sabor a sepia

Tiene un alto contenido en hierro y vitamina C. También es rica en potasio por lo que actúa como diurético y depurador, previene problemas linfáticos y retención de líquidos. Es adecuada en caso de osteoporosis, caída de cabello y uñas quebradizas.

Combina perfectamente con arroz integral y legumbres. Se puede tomar sofrita como guarnición, o rebozada. También como relleno de empanadillas, pizzas, “embutidos vegetales”, pastas y patés. Es un alga de consistencia firme y textura carnosa, con un sabor que recuerda a la sepia y los chipirones.

Tiempo de remojo: 5-10 min (opcional previo a la cocción).
Tiempo de cocción: 30 – 40 min.

NORI, fácil de preparar

Destaca su contenido en proteínas y vitamina A. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol sanguíneo ya que favorece la disolución y eliminación de depósitos grasos. También ayuda a hacer la digestión, por eso a menudo lo encontramos acompañado de alimentos fritos.

Se toma desmenuzada en tiritas muy finas sobre sopa, cereales, verduras asadas, frutos secos o como envoltorio en sushi. Es una de las algas marinas más fáciles de preparar. Recomendamos tostarla un poquito por la cara más rugosa, con mucho cuidado hasta que el color negro inicial se transforme en verde. En el mercado podemos encontrarla tostada y sin tostar.

Tiempo de remojo: No se remoja.
Tiempo de cocción: Se tuesta rápidamente (5-10 segundos) cerca de la llama, hasta obtener un color verde más claro.

AGAR-AGAR, pura fibra

También conocida como Canten o Kanten, es un extracto de la fracción gelatinosa de diversas especies de algas. Se puede comprar en copos, en finas tiras o en barras. Destaca por ser pura fibra soluble, es un gran regulador y regenerador intestinal, ideal para problemas de estreñimiento. Sacía el hambre y limita la absorción de grasas, con lo que es adecuada en dietas de control de peso para moderar la ansiedad por la comida. Ejerce una acción reconstituyente y fortificadora de las glándulas digestivas e intestinales, y arrastra residuos de metales pesados.

Se toma en ensaladas, y también se usa como gelatina natural para espesar platos dulces o salados, terrinas de verduras o pescados. Tiene un sabor suave y a la vez es muy nutritiva en minerales y oligoelementos.

Tiempo de remojo: Copos: 0 min; Tiras: 5 min (sólo para ensaladas).
Tiempo de cocción: Para convertirla en gelatina debe cocinarse 3 -10 min hasta que se desintegre en el líquido.

DULSE, la más rica en hierro

Es un alga rojo púrpura que tiene una textura suave, la más popular del Atlántico Norte. Puede contener pequeñas conchas, por lo que debe limpiarse bien antes de su uso. Es el alga más rica en hierro, lo que la hace muy adecuada en casos de anemia. También contiene potasio, magnesio, yodo y fósforo, y destaca por su riqueza proteica.

Se toma cruda en ensaladas. Después de remojada podemos macerarla un ratito en el aliño de la misma ensalada. Cocinada ligeramente puede formar parte de sopas y condimentos.

Tiempo de remojo: 2 min. Escurrir y cortar.
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda después del remojo o cocinarla 5 minutos.

COCHAYUYO, desintoxicante

Es originaria de Chile y zonas subantárticas, destaca por su equilibrio mineral y su aporte en proteína de calidad. También contiene sustancias desintoxicantes como ácido algínico y L-cisteina.

Se toma troceada en cocidos, y acompañando cereales o legumbres.

Tiempo de remojo: No es necesario.
Tiempo de cocción: 15 – 20 min.

Descubre las verduras con más minerales: ¡Atrévete a comer algas!2

Las algas son un excelente nutriente, ya que contienen entre diez y veinte veces más minerales que las verduras terrestres. ¿Sabías que se conocen 24.000 especies de algas, de las cuales sólo una pequeña parte empleamos con fines culinarios o medicinales? En este artículo descubrirás cómo incorporar fácilmente a tu dieta las 9 algas más nutritivas. ¡Empieza a beneficiarte de sus propiedades!

alga chlorella
Alga chlorella

¿Qué tipos de algas existen?

Las algas tienen formas y dimensiones muy variadas. La mayoría proceden del mar, pero también se encuentran en aguas dulces. Se clasifican según su coloración: clorofíceas (verdes), feofíceas (pardas), rodofíceas (rojas) y cianofíceas (azules). Su color viene dado por la clorofila y otros pigmentos que fabrican en función de la profundidad en que viven.

 ¿Cómo se cocinan las algas?

 Las algas en la cocina son muy versátiles y se pueden integrar en cualquier plato: sopas, caldos, consomés, estofados, ensaladas, salteados, postres… ¡Cocinarlas es muy sencillo! Primero se lavan rápidamente bajo el grifo con agua fría. Luego se dejan en remojo (cada alga tiene su tiempo dependiendo de su densidad y textura). Si es necesario se cocinan, y finalmente se cortan y añaden a los platos elegidos.

Una vez abierto el paquete, recomendamos ponerlas enseguida en un recipiente hermético para que no se humedezcan y mantengan todos sus nutrientes.

¿A qué edad se puede empezar a comer algas?

Los bebés pueden tomar algas a través de la leche materna, y cuando empiezan a tomar alimentos sólidos se les puede integrar una pequeña cantidad en las cremas y sopas. Recomendamos empezar con las algas más suaves como el Wakame o el Agar-agar. Con un año, el bebé ya debe poder comer toda la variedad de algas.

Seis razones para incorporar algas a tu dieta:

  • Desintoxican la sangre. Una de las características de las algas es su capacidad para expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos. Su contenido en ácido algínico facilita la eliminación natural de toxinas.
  • Por su abundancia en minerales (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…) neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteína, o como consecuencia de estados mantenidos de estrés.
  • Contienen yodo, difícil de obtener de otra fuente que no sea el mar. Pueden ayudar a prevenir el bocio, y a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen en el organismo debido al consumo de grasas saturadas, carnes y lácteos. Para las personas con hipertiroidismo se recomiendan las algas menos potentes en yodo (Agar-agar, Nori, Wakame, Hiziki), siempre consultando al especialista.
  • Tienen un efecto calcificante de los huesos por su riqueza en calcio (especialmente las algas Hiziki, Wakame, Arame, Cochayuyo, Kombu), y una excelente relación calcio/fósforo que facilita la absorción del calcio. Además, su efecto alcalinizante evita la pérdida de masa ósea.
  • Son ricas en vitaminas y oligoelementos (como zinc o selenio) que refuerzan el sistema inmunitario. Las algas como la espirulina, chlorella y klamath aportan un complemento importante de vitamina B12, importante en casos de dietas vegetarianas, embarazo, fatiga o estrés.
  • Además, se puede aprovechar el agua de remojo que no utilizamos a modo de balneario casero, para cuidar la piel.

Además de todos estos beneficios, las algas te ayudan a decorar de una forma original tus platos. ¡Anímate a añadirlas a tus comidas y disfrutarás de un aporte extra de minerales y vitaminas!

 

 

¿Dolor de muelas? Usa el clavo de olor0

Los clavos de olor son los botones o capullos de las flores secas del “árbol del clavo” o también llamado “clavero”, perteneciente a la familia del mirto. Se considera una especia por su amplio uso alimentario pero también posee propiedades medicinales. Por vía interna se utiliza por su acción en el aparato digestivo, el eugenol que contiene estimula la regeneración de la mucosa gástrica en caso de úlcera y disminuye la acidez. Pero por lo que realmente se conoce y destaca el uso del clavo de olor es por su efecto antiséptico y desinfectante con un discreto poder anestésico. Ésta es una de las razones por las que la esencia de clavo es tan utilizada por los dentistas en el tratamiento de caries dentaria, pulpitis y dolores de dientes, en forma de enjuagues bucales.

Clavo de olor
Clavo de olor, para los dolores de muelas

Se utiliza también en la mayoría de cocinas del mundo, puesto que es una de las especias más antiguas. Forma parte de muchos tipos de salsas y se usa en la preparación de galletas, purés de legumbres, carnes, conservas de frutas, bebidas, licores, etc. ¿Sabías que la salsa kétchup también contiene clavo de olor? Pues sí, y es que esta especia se emplea en numerosos preparados alimentarios Industriales.

El sabor del clavo de olor es intenso, fresco, ligeramente apimentado y con un toque oriental. Hay quien dice que el clavo es la especia que representa con mayor fidelidad el alma asiática. Proporciona un aroma intenso, estimulante y limpio. Hay que utilizarlo con prudencia, en dosis pequeñas, para que el sabor no resulte demasiado punzante.

El clavo de olor en las distintas cocinas del mundo

  • Asia: Es muy utilizado en China. El clavo es un ingrediente de la salsa de cinco especias, junto con la canela, el anís, el anís estrellado y el jengibre. Se dice que esta mezcla reúne los cinco sabores básicos de la cocina china: dulce, salado, amargo, agrio y uanami (éste último es el quinto sabor de la cocina oriental y significa sabroso en japonés).
  • África: El uso del clavo de olor es habitual en el norte del continente, sobre todo en países como Marruecos, Argelia y Túnez. El clavo suele estar en la receta del couscous, plato base de estos países, elaborado con sémola de trigo duro molido en trozos grandes. El trigo se cocina en un caldo en el que se han vertido una serie de especias.
  • América: Se emplea fundamentalmente en América del sur, junto con el comino y la canela. En la cocina latinoamericana es importante el uso de especias, sobre todo para la elaboración de postres.
  • Europa: En el Viejo Continente no está muy extendido el uso del clavo de olor porque se considera que es una especia demasiado fuerte (se utiliza, por ejemplo, para preparar un arroz hervido, al que se le añaden dos clavos, para darle más sabor).

Sin embargo, en Europa sí que tiene más presencia como especia para elaborar vinos, licores y bebidas refrescantes. La mayoría de los vinos calientes, especiados y azucarados de los países nórdicos, llamados “Glogg”, llevan el clavo como ingrediente. Estos vinos son semejantes a lo que los alemanes llaman “Glühwein”, un tipo de vino rojo caliente y dulce que se prepara con canela en rama, azúcar y clavos. Son bebidas que suelen servirse en Navidad. Los países nórdicos suelen añadir también jengibre, pasas y trocitos de almendra. Algunas veces se sustituye el vino de uca por el vino de grosellas negras para lograr una bebida no alcohólica. Asimismo se hacen este tipo de vinos en otras partes del mundo y equivale más o menos a lo que los franceses llaman “vin chaud”, los brasileños “quentao”, los chilenos “navegando” y los rusos “Glintwein”.

Y como no… un truco muy práctico es el que te explicamos a continuación. Si partimos un limón por la mitad y clavamos unos cuántos clavos de olor e introducimos esas mitades en diferentes partes de la nevera, podremos conseguir que huela bien y se eliminen por completo los malos olores.

Plantas digestivas. ¡Di adiós a esas molestias!1

La digestión es uno de los momentos más importantes para nuestro cuerpo, y a menudo se ve afectada por el ritmo de vida que llevamos o los alimentos que tomamos. Así, nuestro sistema digestivo sufre trastornos leves pero molestos, que podemos aliviar con plantas digestivas. A continuación revelamos las plantas digestivas más efectivas para problemas como las digestiones lentas o pesadas, flatulencias y la acidez o ardor de estómago, así como los gases en bebés y niños.

Remedio natural para las digestiones pesadas o lentas

Para aliviar las digestiones pesadas o lentas, recomendamos tomar infusiones de hojas de boldo (Peumus boldus). El boldo es una planta digestiva originaria de Chile, rica en principios amargos, lo que la hace excelente para favorecer la producción de jugo gástrico. Después de las comidas más importantes, podemos infusionar siete hojas de boldo en un vaso de agua, lo dejamos reposar y lo colamos antes de tomar.

Plantas digestivas para evitar flatulencias

Los alimentos como ensaladas, legumbres y ciertas verduras suelen ser propensos a generar flatulencias. Para evitarlo debemos insistir mucho en masticar bien y no hacer interrupciones mientras estamos comiendo. Además, podemos utilizar especias para cocinar como el orégano, la albahaca y el comino en polvo no sólo mejora el sabor de los platos sino que también facilitan la digestión.

Para las personas que sufren de flatulencias, son ideales las tisanas a base de cuatro semillas carminativas como el coriandro (Coriandrum sativum), el comino (Cominum cinimum), el hinojo (Foeniculum vulgare) y el anís verde (Pimpinella anisum). También se puede añadir semillas de anís estrellado (Ilicum verum). De esta mezcla de plantas digestivas tomaremos, a partes iguales, una cucharadita de postre en 250 ml. de agua, lo hervimos conjuntamente durante tres minutos y, una vez reposado, colamos el agua y tomamos la tisana después de cada comida. De esta manera aliviaremos rápidamente las molestias derivadas de las flatulencias.

Anís verde, una de las plantas digestivas indicada tanto para adultos como para niños.
Anís verde, una de las plantas digestivas indicada tanto para adultos como para niños.

Manantial de Salud dispone de una Tisana Carminativa muy recomendable en casos de flatulencias. Se trata de una combinación de semillas de hinojo, anís verde, anís estrellado, alcaravea y coriandro, ideal para ayudar a realizar el proceso digestivo, evitando la sensación de gases, hinchazón y malestar.

Plantas digestivas para la acidez o ardor de estómago

Los problemas de acidez se agudizan en primavera y otoño y también debido al cambio de alimentación. Cuando bajan las temperaturas, las comidas suelen ser más copiosas y contienen alimentos más pesados de digerir. Se recomienda masticar bien, comer más frecuentemente y en menos cantidad.

Para los que sufren de acidez o ardor de estómago, a menudo provocado por un reflujo de jugo gástrico o una hernia de Hiato, lo mejor es tomar extracto puro de regaliz. Esta planta contiene glizirricina. Ésta reduce la producción de jugo gástrico (con lo que la sensación de ardor desaparece) y aumenta la producción de mucosa gástrica, para que el estómago recupere su tonicidad digestiva y se reduzcan las molestias. Sin embargo, desaconsejamos el uso de extracto de regaliz a las personas con problemas de hipertensión.

Si debido a la acidez aparece una irritación de las mucosas, se puede tomar jugo de aloe vera. Manantial de Salud dispone de un Jugo de Aloe ecológico sin filtrar cuyo único conservante es el extracto de semillas de pomelo. Recomendamos tomar una cucharada sopera 20 minutos antes de cada comida para tratar irritaciones del aparato digestivo, y 20 minutos después para tratar irritaciones del esófago producidos por el reflujo gástrico. 

Remedios naturales para los gases en recién nacidos

Es muy común que, durante los primeros meses de vida, los recién nacidos presenten gases difíciles de eliminar. El anís verde está indicado para paliar los dolores abdominales y facilitar la expulsión de aire. La infusión se prepara con una taza de agua hirviendo y una cucharadita del fruto de anís, se deja reposar cinco minutos, se cuela y se da a pequeños sorbos después de la toma de la leche. Si la madre amamanta al bebé, las virtudes del anís pasarán a la leche, aliviando al pequeño. Además, el anís verde mezclado con galega (Galega officinalis), hinojo (Foeniculum vulgare) y comino (Cuminium cyminum) sirve para estimular la secreción láctea. Es importante no confundir el anís verde con el anís estrellado. Esta última está contraindicada para niños pequeños y en ningún caso debe darse a un bebé.