Ensalada, fuente de vitaminas0

Ensalada, fuente de vitaminas

 

Las ensaladas pueden ser un plato altamente nutritivo y completo,  con una gran variedad de ingredientes y sabores: hojas verdes, fruta, frutos secos, hortalizas, germinados, lácteos, pasta, hasta carnes y pescados.  Es un plato fácil y rápido de preparar y admite diseños de lo más atractivos. Vamos a analizar los beneficios que nos aportan los principales componentes.

Ensalada

 

Hortalizas y verduras

En este grupo encontramos una gran variedades de lechugas, con sabores y texturas características y, aunque el valor nutricional puede variar ligeramente, de forma general podemos resumir que son bajas en calorías, ricas en agua, fibra, minerales y vitaminas. Están indicadas en dietas depurativas, de control de peso, estreñimiento, reguladoras de los niveles de colesterol y azúcar, debilidad muscular y para mejorar el estado de la piel. La zanahoria es otro de los ingredientes que solemos encontrar, un aporte de beta-carotenos y antioxidantes, beneficiosas para la piel y la vista. La cebolla, rica en vitamina C, antioxidantes y sustancias antimicrobianas. Es diurética y beneficiosa para el aparato digestivo, combate procesos infecciosos y favorece la salud cardiovascular. El tomate, fuente de licopeno, antioxidante aliado del corazón. Aporta vitaminas, minerales y fibra. Es diurético, facilita la digestión y se piensa que su consumo está asociado a la prevención de algunos tipos de cáncer.

 

Frutos secos

Aportan energía inmediata, para aquellos con un desgaste físico o mental importante, proteína vegetal completa, especialmente recomendada para vegetarianos y convalecientes, ácidos grasos mono y poliinsaturados, beneficiosos para el sistema cardiovascular, ricos en minerales, oligoelementos y elementos fitoquímicos (sustancias antioxidantes, fitoesteroles, isoflavonas, etc.)

 

Germinados

Alimentos vivos, rico en vitaminas, minerales, enzimas digestivas y antioxidantes, facilitan y estimulan el proceso digestivo.  Son depurativos y contribuyen en la síntesis de nuevas sustancias como la vitamina C y la clorofila. Además, cada variedad de germinado aporta nutrientes específicos y beneficios adicionales para el organismo.

 

Frutas

Se aconseja consumir frutas de temporada que se encuentran en su máximo esplendor para poder disfrutar de todas sus propiedades. Las frutas deshidratadas son nutritivas y beneficiosas para el organismo con la ventaja que podemos disponer de ellas durante todo el año. La cantidad de hidratos de carbono y por tanto de calorías en este caso se ve incrementada durante el proceso de secado y deberemos tenerlo en cuenta si seguimos una dieta baja en azúcares.

 

Aliño

La salsa de la vida, ayuda a potenciar el sabor de los ingredientes y da un toque especial al plato. Escoger aceites vegetales de primera presión en frío. Evitar utilizar sales refinadas y sustituirlas por sal del Himalaya, con una gran concentración de minerales. Los zumos naturales de frutas, darán acidez a los platos, potasio, antioxidantes y vitamina C. La Miel, aporta dulzor además de multitud de nutrientes. El vinagre de manzana, especialmente para dietas de control de peso. Especias, aportan sabor, aroma y favorecen el proceso digestivo.

 

Ensalada invernal: rica y nutritiva

Ingredientes:

  • Hojas verdes (escarola, lechuga, brotes tiernos, etc.)
  • ½ granada
  • 75g de almendras crudas fileteadas
  • 1 aguacate
  • 2 cucharadas de cebollino picado
  • Para la salsa:
  • 3 cucharaditas de vinagre de manzana
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva de primera presión en frío
  • Salsa de soja o tamari
ingredientes ensalada

Preparacion:

  • Lavar bien las hojas, trocearlas y disponerlas en el fondo de la ensaladera
  • Pelar el aguacate, cortar a dados y repartir sobre las hojas
  • Desgranar media granada y repartirlos por la ensalada.
  • Elaborar la salsa: mezclar el aceite, el vinagre y un poco de salsa de soja y batir con las varillas
  • Rociar la ensalada con la salsa
  • Por último tostar ligeramente en una sartén las almendras laminadas crudas y esparcirlas por encima de la ensalada junto con el cebollino picado.

Buen provecho!

Preparar la piel para el verano con tratamientos naturales0

La piel es la primera barrera defensiva de nuestro cuerpo, la protección ante los agentes externos. Por eso es tan importante cuidarla. Una alimentación sana es imprescindible para garantizar la salud de la piel. La dieta debe ser abundante en frutas, verduras y ácidos grasos omega 3, 6 y 9. Semillas como el lino y la chía son un aporte vegetal de omega-3 y omega-6. El aceite de oliva del que disfrutamos en la dieta mediterránea contiene omega-9. El objetivo de este artículo, sin embargo, es presentar algunos tratamientos naturales para preparar la piel para el verano y tratar problemas cutáneos habituales.

Suplementos alimenticios para el bronceado

Conseguir una piel bronceada conlleva riesgos. Antes de exponernos al sol, es necesario aplicarnos fotoprotectores del nivel adecuado para nuestra piel. De manera complementaria podemos tomar suplementos alimenticios con aportes de alga espirulina y zanahoria, ricas en betacaroteno y por lo tanto precursores de la vitamina A.

Hay múltiples aceites vegetales para cuidar la piel y prepararla para el verano.
Hay múltiples aceites vegetales para cuidar la piel y prepararla para el verano.

Aceites vegetales para el cuidado de la piel

  • Rosa mosqueta. Es uno de los aceites vegetales más usados en cosmética para tratamientos anti-envejecimiento, anti-arrugas y anti-estrías. También sirve para atenuar las manchas oscuras de la piel, si se aplica a largo plazo (después de que un dermatólogo haya certificado que son manchas de hiperpigmentación). Es muy indicado para tratar problemas de piel como úlceras tróficas, eczemas, dermatitis de contacto, queloides, así como para cicatrizar heridas y evitar sus secuelas.
  • Aguacate. Es un buen protector para la piel para antes de la exposición al sol. Tiene una textura untuosa, por lo que se mezcla con aceite de almendras para facilitar su extensibilidad. Es muy nutritivo y un gran regenerador celular. Por eso se emplea en preparados para problemas de eczemas, arrugas y heridas.
  • Sésamo. Tiene reconocidas propiedades como filtro solar, aunque es insuficiente para pieles blancas. En algunos aspectos, como nutritivo cutáneo, es similar al aceite de rosa mosqueta.
  • Coco. También se le atribuyen propiedades de filtro solar, pero tampoco es recomendable para pieles blancas.
  • Argán. Es apreciado por su efecto anti-envejecimiento, debido a la gran cantidad de antioxidantes, y por sus poderes curativos.

Todos los aceites vegetales citados protegen la hidratación de la piel, están indicados para hacer masajes y se pueden emplear como base para el masaje con aceites esenciales.

El uso de estos aceites sobre la piel debe ceñirse a horas de sol muy bajo o por la noche, para recuperar la hidratación perdida tras un día de playa. Hay que ser cuidadosos con los rayos solares ya que la exposición al sol con la piel untada de aceite podría dar un efecto muy indeseado: generar manchas y quemaduras en la piel.