Envejecer con salud: los mejores suplementos nutricionales0

A medida que nos hacemos mayores, nos damos cuenta de que no podemos realizar las mismas actividades de igual manera que lo hacíamos en nuestra juventud. El envejecimiento es un proceso continuo, heterogéneo, universal e irreversible que determina una pérdida de la capacidad de adaptación. En las personas sanas, muchas funciones fisiológicas se mantienen normales, pero un episodio de estrés (un traumatismo, una enfermedad o la pérdida de un ser querido,…) nos hace ver que ese equilibrio era frágil.

Envejecer con salud

La mejor manera de envejecer con salud y buena calidad de vida es mantener una dieta sana y equilibrada y reforzarla con suplementos nutricionales según las necesidades, para ayudar así a que el organismo trabaje lo más eficazmente posible y estimule su propio poder natural de autoreparación.

Suplementos para la tercera edad

La toma de suplementos nutricionales se debe personalizar y por eso es tan importante acudir a un profesional de la salud de nuestra confianza.

  • Productos apícolas. Tanto la jalea real como el polen incrementan las defensas del organismo y nos dan vitalidad. El polen, además, mejora las funciones intelectuales (atención, concentración, lucidez,…) y levanta el estado de ánimo.
  • Antioxidantes. Los podemos adquirir mediante la dieta y nos servirán para retrasar el envejecimiento celular (arrugas y manchas en la piel). Fortalecen los huesos y las articulaciones. También tienen una acción preventiva contra enfermedades degenerativas como el Alzheimer y Parkinson.
  • Ginkgo biloba. Su principal virtud es que mejora la circulación sanguínea. También se han demostrado sus beneficios para reducir la pérdida de memoria, mejorar los problemas de vértigo o los ruidos auditivos (tinitus).
  • Lecitina de soja. Es un aliado para cuerpo y mente. Refuerza el rendimiento físico a la vez que favorece la memoria y la capacidad de concentración. Además ayuda a regular los niveles de colesterol.
  • Levadura de cerveza. Nos aporta un mejor bienestar, reforzando el sistema nervioso frente a trastornos como la irritabilidad, la ansiedad, el insomnio y la depresión. Es muy rica en vitaminas del grupo B, zinc y aminoácidos que nos proporcionan brillo y fuerza en cabello, uñas y piel.
  • Alga espirulina. Rica en vitaminas y minerales, está considerada como un superalimento por su alto valor nutricional. Es un protector cardiovascular y celular. Protege el organismo de la degradación y el envejecimiento.
  • Enzimas digestivas. Al hacernos mayores son más habituales los problemas digestivos como la acidez y la pesadez de estómago. Existen suplementos de enzimas digestivas que nos ayudarán a asimilar mejor los alimentos pesados como las proteínas y las grasas.
  • Cartílago de tiburón. Es un suplemento para tratar el dolor en las articulaciones. Favorece el movimiento y reduce la inflamación de las articulaciones.
  • Coral calcio marino. Es un calcio altamente biodisponible que favorece la remineralización de los huesos (muy indicado en caso de osteoporosis). También reduce el dolor crónico de la artritis y la artrosis.
  • Isoflavonas. Pensadas especialmente para la mujer, las isoflavonas son unos estrógenos vegetales, que reducen las molestias propias de la menopausia. También mejoran la salud ósea, reduciendo la incidencia de la osteoporosis. Otros de sus beneficios son que regulan los niveles de colesterol, mejoran la salud cardiovascular y aumentan las defensas.
  • Onagra/borraja. También es un suplemento especialmente indicado para la mujer. Es una importante fuente de omega 6. Ayuda a mantener joven y fuerte el cabello, las uñas y la piel. También equilibra el sistema nervioso y previene trastornos cardiovasc
  • Espino Amarillo (omega-7). Especialmente indicado para la sequedad en la piel y las mucosas (ojos, boca y genitales).

Algunas de estas opciones naturales podrían mejorar alguno de los trastornos que suelen aparecer en la edad madura, por ello es importante conocerlos.

Suplementos nutricionales para personas mayores0

Una alimentación adecuada combinada y los suplementos nutricionales específicos para cada situación son la base para garantizar una buena calidad de vida cuando llega la llamada tercera edad. No se trata de dar más años a la vida sino de dar más vida a los años, ayudando al organismo a trabajar lo más eficazmente posible y a estimular su propio poder natural de autocuración.

En general, las comidas deberán ser más ligeras, potenciando los alimentos integrales y los antioxidantes (verduras y frutas crudas, las verduras con clorofila, los frutos rojos y morados y los alimentos ricos en selenio, como el germen de trigo, la cebada, el arroz integral, los ajos, los nabos y el pescado azul). Se deberán tomar menos calorías, menos proteínas y menos sal. Es importante evitar, sobre todo, los alimentos ácidos, las comidas frías, las salsas, las frituras, los embutidos, las carnes rojas, la bollería y las bebidas excitantes. Los azúcares simples o refinados deberían sustituirse por miel o azúcar integral.

En la tercera edad, también se deben ingerir más alimentos con vitamina A (zanahoria, calabaza, brócoli, tomate, judías verdes…), vitamina E (aceites de primera prensada, germen de trigo, cereales integrales, frutos secos…), vitamina C (brócoli, pimiento rojo, coles de Bruselas, naranjas, kiwis y cítricos en general).

Será un profesional cualificado quien indicara qué suplementos nutricionales habrá que incorporar según las necesidades de cada persona.

Una alimentación adecuada combinada y los suplementos nutricionales específicos para cada situación son la base para una buena calidad de vida en la tercera edad.
Una alimentación adecuada combinada y los suplementos nutricionales específicos para cada situación son la base para una buena calidad de vida en la tercera edad.

Suplementos nutricionales para la tercera edad

  • Antioxidantes.Los podemos incorporar a través de la dieta para retardar el envejecimiento celular (aparición de arrugas y manchas cutáneas). Fortalecen los huesos y las articulaciones. Combaten la fatiga y el estrés, y mejoran la circulación cerebral. Además tienen efectos preventivos ante enfermedades como el cáncer, el Alzheimer y el Parkinson.
  • Polen. Es un revitalizador físico y mental y fortalece las defensas. Aumenta la vitalidad y favorece el vigor muscular. Refuerza las defensas ante infecciones. Regula el ritmo cardíaco. Es eficaz en problemas de próstata. A nivel mental, levanta el estado de ánimo y es un buen aliado ante la depresión. Mejora las funciones intelectuales (lucidez mental, concentración, atención…), vence la fatiga mental y favorece un sueño reparador.
  • Lecitina de soja. Este componente de la soja tiene beneficios como la reducción del colesterol, el fortalecimiento de la memoria y de la capacidad de concentración. También mejora el rendimiento físico.
  • Levadura de cerveza. Refuerza el sistema nervioso y previene trastornos como la irritabilidad, la ansiedad, el insomnio o la depresión. Además activa los procesos metabólicos para lograr un mayor bienestar y un mejor rendimiento.
  • Jalea real. Este complemento vitamínico incrementa la energía, aumenta la resistencia al cansancio y ayuda al organismo a defenderse de enfermedades.
  • Alga espirulina. Protege al organismo de la degradación y el envejecimiento. Es un buen protector cardiovascular y celular. Aumenta la vitalidad y fortalece las defensas.
  • Enzimas digestivas. A medida que avanza la edad, el organismo produce una menor cantidad de enzimas digestivas y eso complica la absorción de alimentos, traduciéndose en problemas de acidez, pesadez y falta de energía. Existen suplementos nutricionalesque ayudan a asimilar mejor alimentos como las proteínas, la leche o las grasas.
  • Cartílago de tiburón.Tiene múltiples beneficios, pero destaca por ser uno de los remedios naturales más eficaces para prevenir y tratar dolencias como la artritis, el reuma, la osteoporosis y estados inflamatorios.
  • Calcio coral. Refuerza el sistema inmunológico y retrasa el envejecimiento. También fortalece los huesos y se le relaciona con una mayor longevidad.
  • Ginkgo biloba. La principal virtud de esta planta medicinal es que estimula la circulación sanguínea. Ello tiene implicaciones como la prevención de enfermedades cardiovasculares y el fortalecimiento de la memoria. Se he demostrado que retarda la pérdida de memoria en casos de Alzheimer.  También es eficaz en casos de depresiones relacionadas con la pérdida de facultades cognitivas y la baja autoestima que esta situación puede conllevar.
  • Infusiones. Las hay antiinflamatorias, para mejorar la circulación, para facilitar las digestiones, para favorecer la relajación y conseguir un sueño reparador…

Suplementos nutricionales para la mujer

  • Isoflavonas. Reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y también mejoran la salud ósea y previenen la osteoporosis.
  • Onagra. El aceite de onagra es rico en omega 6. Entre otros beneficios, ayuda a mantener joven y fuerte el cabello, las uñas y la piel, previene de trastornos cardiovasculares y equilibra el sistema nervioso. Es un paliativo en trastornos neurológicos causados por la degeneración neuronal.