Ashwagandha: un adaptógeno para rendir más0

La ashwagandha (Withania somnifera), también conocida como ginseng indio, ha sido una de las plantas más estudiadas, valoradas y utilizadas por la Medicina Ayurvédica desde hace más de 3.000 años. Se emplea como antioxidante, afrodisíaco, adaptógeno, tónico del hígado y antiinflamatorio. También combate algunos de los síntomas asociados al estrés.

La ashwagandha es originaria de Pakistán, India y Sri Lanka. Se trata de un arbusto de la familia de las solanáceas que puede alcanzar 1,5 metros de altura. Sus flores son de color blanco amarillento y sus frutos son anaranjados. Pero es en sus raíces donde concentra todas sus propiedades medicinales, gracias a la gran cantidad de alcaloides y withanolidos que allí encontramos.

Ashwagandha
Ashwagandha

Propiedades de la ashwagandha 

  • Mejora la memoria y el déficit de atención, capacidades afectadas a causa del estrés.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Ayuda al fortalecimiento de las estructuras nerviosas y posee efectos neuroprotectores. Para estimular las funciones cognitivas y neuroprotectoras se puede asociar la raíz de ashwagandha con la del ginkgo biloba o la cúrcuma.
  • Es un adaptógeno: mejora la energía física, la capacidad atlética y la resistencia mental.
  • Diferentes investigaciones han demostrado el efecto ansiolítico y antidepresivo de esta raíz.
  • Es un antioxidante. Se utiliza en patologías asociadas al envejecimiento prematuro como Alzheimer o Parkinson.
  • Es analgésica y antiinflamatoria. Tiene un efecto condroprotector sobre el cartílago dañado, al parecer por un mecanismo de inhibición de la colagenasa tipo II.
  • Aumenta la potencia, el deseo sexual y la fertilidad masculina.
  • Ayuda a normalizar el azúcar en sangre, mejorando la sensibilidad de la insulina.
  • Actúa como activador de la circulación sanguínea.
  • Es un vigorizante y tónico en caso de convalecencia y debilidad.
  • Diversas universidades de América y Japón están estudiando la ashwagandha por sus posibles efectos antitumorales.

Modo de empleo

Se aconseja tomar 1 cucharadita (3 gr.) de la raíz en polvo al día, preferentemente por la mañana durante 1 mes e intercalar periodos de descanso (mínimo 2 semanas).

En cuanto a las contraindicaciones, no se debe administrar durante el embarazo, lactancia ni a menores de 16 años. Tampoco en caso de úlcera péptica, antes de una operación (por una posible interacción con los anestésicos) o en caso de alteraciones de tiroides. En caso de tomar ansiolíticos, hipoglucemiantes o hipotensores, se debe consultar al médico.

Astrágalo: vitalidad y fortalecimiento del sistema inmunológico2

El Astrágalo es una planta medicinal perenne originaria de Mongolia y China, también conocida como Huang Qi. Su nombre significa “Líder amarillo” por el color de su raíz y por la importancia que tiene en la medicina tradicional china.

Astrágalo, el líder amarillo.
Astrágalo

El Astrágalo cada día es más usado en la fitoterapia europea, para el tratamiento de enfermedades crónicas y para aumentar la vitalidad. Está especialmente indicada en caso de problemas relacionados con infecciones e inmunología, y cada vez se usa más en casos como el cáncer o SIDA por sus beneficios. Reduce los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia y acelera la recuperación después de las sesiones.

Beneficios del astrágalo:

  • Ideal contra las infecciones: es ideal para tratar tanto infecciones víricas como aquellas producidas por bacterias, hongos y parásitos. El astrágalo es eficaz frente a infecciones respiratorias. Acelera la recuperación en procesos gripales, resfriados y catarros, además de aliviar otros trastornos respiratorios como el asma bronquial. También se recomienda contra la otitis.
  • Indicado contra el cáncer, SIDA y hepatitis: está indicada en el tratamiento de enfermos con el sistema inmune comprometido. Los extractos de astrágalo se han empleado para mejorar la respuesta inmunitaria de enfermos de cáncer y aliviar los efectos adversos de la quimioterapia. También se usa en otras enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple.
    Puede disminuir la hiperactividad inmune en pacientes con lupus eritematoso sistémico y miastenia gravis. También se recomienda en enfermos con SIDA.
  • Antiviral eficaz: tiene una gran eficacia como antiviral dado que incrementa la producción de interferón. Inhibe la replicación de algunos virus, como en el caso del virus “coxsackie”, responsable de la miocarditis, la poliomielitis o la Hepatitis A. Además, facilita la eliminación de herpes.
  • Acción estimulante: el astrágalo es empleado para combatir la debilidad general, combate la fatiga y el cansancio y aumenta la vitalidad. Protege de factores patógenos externos y tiene un gran efecto antioxidante.
    El Astrágalo es fundamentalmente un tónico que estimula el metabolismo y el funcionamiento de órganos como los pulmones, las glándulas suprarrenales o el tracto intestinal. También favorece la recuperación de dolencias renales, es muy efectivo para tratar la nefritis crónica y tonifica el bazo.
  • Mejora las afecciones cardíacas y los trastornos digestivos: al dilatar los vasos sanguíneos y actuar como tónico cardiaco, se recomienda en cardiopatías, con buenos resultados en infartos, insuficiencia cardíaca congestiva y angina de pecho. También está indicado el uso de astrágalo en enfermedad vascular periférica, mala circulación e hipertensión arterial.
  • Mejora la memoria: la raíz de astrágalo se utiliza en medicina tradicional china para el tratamiento del Alzheimer.
  • Favorece la eliminación de toxinas, equilibrando los fluidos del cuerpo, es diurético por lo que ayuda a eliminar los edemas. Durante la menopausia disminuye los sudores nocturnos y también se usa para tratar el prolapso uterino.

Cómo tomar astrágalo

La forma más común de tomar Astrágalo es preparando una infusión hirviendo su raíz molida y dejándola reposar. También existe en forma de suplementos nutricionales como pastillas o cápsulas.

Contraindicaciones

  • No está indicado en caso de embarazo ni lactancia.
  • Su acción inmunoestimulante podría hacer que la fiebre aumentase de manera ligera.
  • Puede incrementar el riesgo de hemorragia, con lo cual no debe usarse antes de una intervención quirúrgica.
  • Personas que reciban tratamiento con inmunosupresores, anticoagulantes o insulinodependientes deben consultar antes con su médico.