La avena, un gran reconstituyente0

La avena (Avena sativa) es un cereal nutritivo, remineralizante y reconstituyente. Además de darnos fuerza y vigor, la avena es rica en fibra soluble, calma los estados nerviosos e facilita el metabolismo de producción de energía. Otra de las ventajas de este cereal es que se puede consumir de diferentes formas: grano, harina, copos, salvado, agua de avena y licuado de avena (leche de avena).

Características nutricionales de la avena

La avena es rica en proteínas (11%), grasas insaturadas (ricas en linoléico), vitaminas (vitamina E y, sobre todo, del grupo B: B1, B2 y B3) y minerales (calcio, hierro, magnesio, potasio, manganeso, fósforo, cinc y silicio). Tiene menor contenido de hidratos de carbono que otros cereales, pero la fibra es más completa: contiene elementos solubles e insolubles.

Ventajas de la avena para la salud

  • Ayuda a sobrellevar el desgaste intelectual.
  • Es un buen reconstituyente en situaciones de estrés.  Reduce la ansiedad y evita el decaimiento.
  • Es idónea en etapas de crecimiento en la alimentación infantil.
  • Es útil para personas que realizan una gran actividad muscular y en deportistas.
  • Refuerza la fecundidad (por su contenido en avenasterol).
  • Aumenta la producción láctea, si la mujer toma avena durante el embarazo y la lactancia.
  • Es una excelente fuente nutricional para la tercera edad.
  • Favorece la recuperación en estados de convalecencia.
  • Se recomienda en personas diabéticas.
  • Mejora el buen funcionamiento del páncreas.
  • Favorece la digestión de las grasas.
  • Ayuda a reducir los altos niveles de colesterol.
  • Reduce la velocidad de absorción de los hidratos de carbono.
  • Es un cereal adecuado en trastornos de acidez gástrica.
  • Regula el tránsito intestinal (en grano o copos).
Avena
La avena es rica en fibra soluble, nos da fuerza y vigor y calma los estados nerviosos.

Cómo preparar la avena

  • En grano: por cada medida de avena integral, se utilizan dos medidas de agua. Se hierve a fuego medio durante una hora como mínimo. Conserva al máximo sus cualidades nutritivas.
  • Agua de avena: por cada litro de agua, se usan dos cucharas soperas de granos de avena integral. Se hierve durante 15 minutos y después se cuela. Se puede tomar fría o a temperatura ambiente. Remineraliza, aporta vitaminas, es laxante y diurético suave.
  • En copos: se obtienen después de prensar los granos y eliminar la cascarilla externa, sin perder el salvado. Este tratamiento permite tomar los copos de avena crudos (con yogur, kélir o leche) o cocinarlos en poco tiempo (unos 10 minutos).
  • En harina: puede utilizarse para espesar sopas.
  • Salvado de avena: se toma mezclado en un yogur, kéfir, leche o en una crema. Es rico en fibra soluble, regulariza el tránsito intestinal y regula el exceso de colesterol en sangre.
  • Leche de avena: es de fácil digestión.
  • Crema de avena: para prepararla, debemos hervir, durante 8 minutos, 3 cucharadas soperas bien colmadas de copos de avena en 400 ml de agua mineral. Después se añaden de 50 a 100 gramos de verduras cortadas finas, una cucharada de aceite de oliva virgen y una pizca de sal. Pasados los 8 minutos, se bate todo y se hierve 2 minutos más.

Usos cosméticos de la avena

La avena, aplicada por vía externa, también aporta grandes beneficios para la piel: regenera y protege el cutis, proporciona suavidad y elasticidad a la piel, limpia impurezas y es útil en casos de pieles irritadas, eccemas y para tratar alergias.

Podemos preparar un peeling de avena mezclando harina de avena, un poco de aceite de oliva y zumo de limón. Se utiliza para limpiar impurezas y asperezas de la piel, frotándola sobre la zona afectada.

Foto: es.123rf.com