Lapacho contra la candidiasis0

El lapacho es un árbol autóctono del sur de América Latina, donde se lo conoce como “árbol sagrado de los incas” o “árbol de la vida”. En Argentina, Paraguay, Perú, Brasil y Bolivia crece de forma natural, pudiendo llegar a alcanzar los 45metros de altura, con troncos de casi dos metros de diámetro y grandes flores de color púrpura.

Los guaraníes y otros grupos indígenas de la región utilizaban su madera para fabricar utensilios y elementos varios. En Brasil se denomina Pau d’Arco (palo de arco) porque se fabricaban flechas con su madera.

Lapacho

Pero lo realmente increíble son sus propiedades. Los indios ya lo tomaban en infusión para tratar diversas enfermedades como malaria, anemia, colitis, problemas respiratorios, resfriados, tos, gripe, fiebre, artritis y reumatismo.

Actualmente, la madera de lapacho está muy valorada por su calidad pero en las últimas décadas lo que realmente despierta gran interés son sus virtudes como planta medicinal. Su uso tópico está indicado para tratar infecciones dérmicas, limpieza y desinfección de heridas, quemaduras y ulceraciones dérmicas así como psoriasis y dermatomicosis.

La parte que se utiliza es la corteza del tronco ya que es rica en vitaminas y minerales, especialmente hierro, calcio y potasio.

Propiedades del lapacho o Pau d’Arco:

  • Antifúngico (especialmente frente a Candida albicans) y bactericida (sobre todo las bacterias Gram+). Seguramente su acción más potente y más aplicada, ya sea por vía interna así como mediante baños de asiento, su acción antifúngica frente a la candida es muy importante. En caso de Candidiasis se aconseja combinar su aplicación con la ingesta de probióticos y la reducción de azúcares y levaduras de la dieta.
  • Astringente (antidiarreico y cicatrizante).
  • Analgésico.
  • Antiinflamatorio.
  • Inmunoestimulante, ya que el lapacho adapta el organismo a situaciones extremas. Como consecuencia aumenta el rendimiento físico, intelectual y la reacción del sistema inmunológico. Por ello, se utiliza en caso de debilidad, falta de energía y desequilibrios psicofísicos.
  • Antídoto ya que se usaba para tratar picaduras de insectos o mordeduras de serpientes.
  • Diurético porque estimula la secreción y flujo de la orina.
  • Anemia: el consumo de lapacho influye en el aumento del número de glóbulos rojos.

Si se toma como infusión se debe consumir durante breves períodos de tiempo ya que a altas dosis puede originar náuseas y vómitos.

Está contraindicado el consumo de lapacho o Pau d’Arco durante el embarazo así como en pacientes con tratamiento anticoagulante. En ambos casos limitaremos su aplicación al uso externo.