Descubre las verduras con más minerales: ¡Atrévete a comer algas!0

Las algas son un excelente nutriente, ya que contienen entre diez y veinte veces más minerales que las verduras terrestres. ¿Sabías que se conocen 24.000 especies de algas, de las cuales sólo una pequeña parte empleamos con fines culinarios o medicinales? En este artículo descubrirás cómo incorporar fácilmente a tu dieta las 9 algas más nutritivas. ¡Empieza a beneficiarte de sus propiedades!

alga chlorella
Alga chlorella

¿Qué tipos de algas existen?

Las algas tienen formas y dimensiones muy variadas. La mayoría proceden del mar, pero también se encuentran en aguas dulces. Se clasifican según su coloración: clorofíceas (verdes), feofíceas (pardas), rodofíceas (rojas) y cianofíceas (azules). Su color viene dado por la clorofila y otros pigmentos que fabrican en función de la profundidad en que viven.

 ¿Cómo se cocinan las algas?

 Las algas en la cocina son muy versátiles y se pueden integrar en cualquier plato: sopas, caldos, consomés, estofados, ensaladas, salteados, postres… ¡Cocinarlas es muy sencillo! Primero se lavan rápidamente bajo el grifo con agua fría. Luego se dejan en remojo (cada alga tiene su tiempo dependiendo de su densidad y textura). Si es necesario se cocinan, y finalmente se cortan y añaden a los platos elegidos.

Una vez abierto el paquete, recomendamos ponerlas enseguida en un recipiente hermético para que no se humedezcan y mantengan todos sus nutrientes.

¿A qué edad se puede empezar a comer algas?

Los bebés pueden tomar algas a través de la leche materna, y cuando empiezan a tomar alimentos sólidos se les puede integrar una pequeña cantidad en las cremas y sopas. Recomendamos empezar con las algas más suaves como el Wakame o el Agar-agar. Con un año, el bebé ya debe poder comer toda la variedad de algas.

Seis razones para incorporar algas a tu dieta:

  • Desintoxican la sangre. Una de las características de las algas es su capacidad para expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos. Su contenido en ácido algínico facilita la eliminación natural de toxinas.
  • Por su abundancia en minerales (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…) neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteína, o como consecuencia de estados mantenidos de estrés.
  • Contienen yodo, difícil de obtener de otra fuente que no sea el mar. Pueden ayudar a prevenir el bocio, y a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen en el organismo debido al consumo de grasas saturadas, carnes y lácteos. Para las personas con hipertiroidismo se recomiendan las algas menos potentes en yodo (Agar-agar, Nori, Wakame, Hiziki), siempre consultando al especialista.
  • Tienen un efecto calcificante de los huesos por su riqueza en calcio (especialmente las algas Hiziki, Wakame, Arame, Cochayuyo, Kombu), y una excelente relación calcio/fósforo que facilita la absorción del calcio. Además, su efecto alcalinizante evita la pérdida de masa ósea.
  • Son ricas en vitaminas y oligoelementos (como zinc o selenio) que refuerzan el sistema inmunitario. Las algas como la espirulina, chlorella y klamath aportan un complemento importante de vitamina B12, importante en casos de dietas vegetarianas, embarazo, fatiga o estrés.
  • Además, se puede aprovechar el agua de remojo que no utilizamos a modo de balneario casero, para cuidar la piel.

Además de todos estos beneficios, las algas te ayudan a decorar de una forma original tus platos. ¡Anímate a añadirlas a tus comidas y disfrutarás de un aporte extra de minerales y vitaminas!

 

 

Complementos naturales para practicar deporte sin riesgos: prevén lesiones y maximiza resultados0

¿Sabías que la práctica de ejercicio físico de forma regular es muy beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud?

Hacer deporte de forma regular ayuda a mantener el peso corporal, aumenta el tono y la fuerza muscular, mejora la forma y resistencia física, la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, mantiene la densidad ósea, mejora la resistencia a la insulina, regula la presión arterial, reduce la sensación de fatiga, aumenta la autoestima, rebaja el estrés y la depresión, relaja… Son muchas las razones para las que se recomienda hacer deporte.

Complementos naturales para practicar deporte
Complementos para prevenir lesiones

La alimentación del deportista debe cubrir el gasto derivado del esfuerzo extra. Cada tipo de entrenamiento requiere una alimentación determinada para conseguir el máximo rendimiento. ¿Sabías que en un ejercicio de resistencia debe asegurarse un buen aporte de hidratos de carbono, mientras que en los entrenamientos de fuerza se debe aumentar el consumo de proteína?

Si practicas deporte regularmente, te aconsejamos complementar tu dieta con productos naturales para mejorar tu actividad y prevenir posibles lesiones. ¿Quieres conocer los 11 complementos naturales más adecuados? ¡Sigue leyendo!

Los 11 complementos naturales para practicar deporte más indicados para deportistas:

  • Agua de coco: la restauración completa de líquidos tras la práctica deportiva es clave para la recuperación del tono muscular. Si el ejercicio es poco duradero o no muy intenso, es suficiente con beber agua antes, durante y después del esfuerzo realizado para asegurar una correcta hidratación. En caso de una mayor exigencia física, se recomienda recurrir a las bebidas isotónicas.
    El agua de coco es una alternativa saludable a las bebidas para deportistas por su bajo contenido en calorías y su aporte natural de agua y electrolitos. Gracias a su suave sabor dulce, no provoca náuseas ni sensación de estómago lleno.
  • Proteína de Cáñamo: durante el ejercicio hay un mayor grado de ruptura de proteínas musculares, por eso es importante reforzar nuestra ingesta de proteínas.
    La proteína de cáñamo es ideal para deportistas que deseen elevar su rendimiento. Tiene alto valor biológico, es altamente digestible y además es rica en ácidos grasos omega 3, 6 y 9, en el ratio perfecto. Se puede tomar mezclada en agua, caldo, zumo o espolvoreándola en la sopa, verdura o ensalada.
  • Colágeno: es la proteína mayoritaria de nuestro organismo y un componente esencial de los huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y piel.
    Complementar tu dieta con una toma diaria de 10 gramos de colágeno hidrolizado puro te ayudará a mantener el buen estado de articulaciones, huesos y músculos, evitando su desgaste. Además, el colágeno previene la aparición de la artrosis del deportista y reduce el tiempo de recuperación en esguinces, traumatismos y lesiones.
  • Polen: es una fuente de proteína y aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos (potasio, silicio, calcio, magnesio, fósforo, manganeso, azufre, cloro, hierro y cobre). Aumenta la resistencia ante el esfuerzo físico y la vitalidad en general. Tomando una cucharada al día, en ayunas, apreciaremos una mejoría física.
  • Cartílago de tiburón: protege la estructura articular, mejora la movilización y reduce la inflamación y el dolor, gracias a su contenido en sulfato de condroitina y glucosamina.
  • Alcohol vitaminado: es una loción de uso externo, formulada para tonificar la musculatura y favorecer su recuperación tras el ejercicio. Además, tiene efecto calmante en caso de dolor e inflamación articular. Se trata de un macerado de plantas tradicionalmente utilizadas por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor. Contiene harpagofito, árnica, lavanda, hipérico y romero.
  • Calcio: este mineral forma parte de los huesos, del tejido conjuntivo y de los músculos y es esencial para la circulación de la sangre. Es importante en la contracción y relajación muscular, y como transmisor químico en los impulsos nerviosos.
  • Potasio: durante una práctica de ejercicio intenso en que la sudoración es máxima puede producirse una falta de potasio. El potasio equilibra el nivel de agua en el organismo, y participa en la contracción del corazón y la transmisión del impulso nervioso. Una insuficiencia de potasio causa cansancio, dolor muscular, debilidad y astenia.
  • Magnesio: favorece la absorción de calcio y es esencial para el funcionamiento del corazón y de los músculos, ya que los relaja. Ayuda a mantener la estructura ósea, disminuye el cansancio y la aparición de calambres y contracturas.
  • Sodio: tiene un papel esencial en el reparto del agua en el cuerpo. Una falta de sodio provoca náuseas, vómitos, rampas, alteraciones visuales y dolor de cabeza, mientras que un exceso provoca hipertensión.
  • Hierro: es necesario para la síntesis de hemoglobina, encargada del transporte de oxígeno a los órganos y músculos, así como para la correcta utilización de la vitamina B. Un déficit de hierro provoca anemia.

¡Ahora ya sabes cómo mejorar tu rendimiento preservando tu salud articular y muscular!

Dieta para fortalecer los huesos: ¡Consume alimentos ricos en calcio y magnesio!0

Es ampliamente conocido que una dieta para fortalecer los huesos debe incluir alimentos ricos en calcio. Es menos sabido que los productos que contienen una mayor proporción de calcio que de fósforo son considerados calcificantes, mientras que ocurre todo lo contrario cuando las proporciones se invierten: los alimentos ricos en fósforo y pobres en calcio pueden llegar a ser descalcificantes si no cuidamos bien la combinación de los menús.

Para poner un ejemplo, la mezcla de legumbres, carne y pan en una misma comida sería descalcificante. En cambio, consumir una pequeña porción de legumbre con un cereal como el arroz, acompañado con abundantes verduras y junto con ellas alguna alga, sería sin duda una elección más equilibrada.

Una dieta para fortalecer los huesos debe contemplar otros minerales, entre ellos el magnesio, importantísimo para la correcta fijación del calcio en los huesos.

 

Alimentos ricos en calcio

  • Frutas: higos secos, aceitunas, dátiles, limón, mandarina, naranja, fresas…
  • Frutos secos y semillas: almendras, semillas de amapola, semillas de sésamo, semillas de girasol…
  • Verduras: verduras de hoja verde (perejil, brócoli, berros, col, diente de león…), calabaza, calabacín, coliflor, nabo, endibias, cardo, puerro… Pero… cuidado: hay verduras como las espinacas o las acelgas que contienen oxalatos, lo que puede representar una dificultad para la correcta fijación del calcio. En caso de osteoporosis, te recomendamos consultar el post “Osteoporosis: consejos dietéticos y nutricionales”.
  • Germinados: alfala, brócoli, soja
  • Algas: hiziki, wakame
  • Lácteos: yogur, kéfir, queso, leche… (son ricos en calcio pero de bajo contenido en magnesio).
  • Cereales: maíz, avena, cebada, trigo sarraceno…
  • Legumbres: soja y sus derivados (tofu, miso…)
  • Pescados (especialmente aquellos que podemos comer con espinas): sardinas en conserva con aceite de oliva, anguila de río, boquerón, ostras, gambas y calamar. Los pescados azules también resultan interesantes por su contenido en vitamina D, que ayuda a la fijación del calcio.
Dieta para fortalecer los huesos.
Dieta para fortalecer los huesos (Foto: www.blogrecetas.com).

 

Alimentos ricos en fósforo

  • Si necesitas una dieta para fortalecer los huesos, debes saber que todos los productos de origen animal son ricos en fósforo: carne, aves, pescados, huevos, lácteos…
  • Levadura de cerveza, salvado de trigo y germen de trigo.
  • Legumbres: soja, alubias…
  • Cereales integrales: trigo, centeno, mijo, cebada, arroz integral.
  • Frutos secos: nueces, almendras, cacahuetes, anacardos…
  • Semillas: girasol, calabaza, sésamo.

 

Alimentos ricos en magnesio

  • Legumbres en general y, en particular, la soja y sus derivados, como el tofu.
  • Cereales integrales: trigo sarraceno, mijo, arroz integral, centeno, avena…
  • Verduras de hoja verde oscuro.
  • Algas: dulse, wakame, kombu y espagueti de mar.
  • Frutos secos y desecados: nueces, castañas, almendras, avellanas, piñones, anacardos, cacahuetes, pistachos, coco, higos secos, dátiles…
  • Semillas: girasol y calabaza
  • Cacao: hay que tomarlo con moderación ya que, a pesar de ser rico en magnesio, tiene un alto contenido en oxalatos, que podrían dificultar la fijación del calcio.
  • Pescados: gambas.
  • Levadura de cerveza, germen de trigo y salvado de trigo.

 

Más minerales importantes para fortalecer los huesos

  • Manganeso: está presente en legumbres, cereales integrales (sobre todo en arroz, avena y trigo), frutos secos y semillas, piña natural, verduras de hoja verde y patata.
  • Boro: lo encontramos en legumbres, cereales integrales, nueces, verduras de hoja verde y frutas (sobre todo, manzana), con la excepción de los cítricos.
  • Silicio: cereales integrales, nabos, remolacha y derivados de la soja son ricos en este mineral.

Si quieres más información para elaborar tu dieta para reforzar los huesos, pásate por nuestras tiendas de dietética y herbolarios y consulta a nuestros profesionales. También puedes trasladarnos tus preguntas dejando un comentario en el blog al final de este artículo.

Foto: www.blogrecetas.com