Bardana: un excelente depurativo para los riñones, el hígado y la piel0

La Bardana (Arctium lappa), también conocida como Lampazo, Cadillo o Cachorrera, es una planta herbácea bianual de la familia de las Compuestas, muy extendida en Europa y Asia. Destaca por su efecto depurativo, su capacidad para restaurar la piel dañada y aliviar el dolor reumático.

La Bardana es una planta robusta, que puede llegar a medir dos metros de alto, tiene grandes hojas alargadas y unas flores violáceas muy características. Por sus propiedades medicinales se utilizan principalmente las raíces (por ser más ricas en principios activos), y en ocasiones las hojas y las semillas. ¡Descubre sus propiedades!

Bardana
Bardana

Prevenir cálculos de manera natural, y otras propiedades medicinales:

  • Es muy depurativa. Evita la formación de cálculos (vesiculares y renales). Es beneficiosa en caso de nefritis. Es diurética, combate la retención urinaria, la oliguria, la cistitis y otras infecciones urinarias.
  • Mejora la salud de la piel y reduce la seborrea tanto en el cuero cabelludo como en el rostro. Ayuda a combatir el acné, la dermatitis seborreica, la psoriasis, los eccemas… Además, es cicatrizante y ayuda a eliminar los herpes.
  • Es antiinflamatoria. Mejora los casos de reuma, se usa para la artritis, y está indicada para la ciática.
  • Se recomienda para la diabetes, ya que es hipoglucemiante.
  • Mejora las funciones del hígado, estimula la producción de bilis y ayuda a reducir el colesterol.
  • Es antiséptica, antibacteriana y antibiótica.
  • Favorece la recuperación de resfriados y catarros, alivia el dolor de garganta.
  • Se toma cuando hay dolencias gástricas, ya que reduce la acidez.
  • Reduce la hinchazón, combate los edemas, y ayuda a eliminar toxinas a través del sudor.
  • Propicia claridad.
  • Mitiga o elimina las hemorroides.

¿Cuáles son sus principios activos?

  • La raíz de Bardana es muy rica en inulina, entre un 30 y un 50% de su peso. Es un tipo de polisacárido o azúcar, que contiene cadenas moleculares de fructosa.
  • Ácidos fenólicos (cafeico, clorogénico, y sus derivados, como la arctiína).
  • Lactonas sesquiterpénicas.
  • Poliacetilenos naturales –un tipo de hidrocarburos– como la arctinona y el arctinol, con virtudes antibacterianas, desinfectantes y antimicrobianas.
  • Sales minerales, en especial potasio, con virtudes diuréticas y depurativas, también contiene hierro y calcio.
  • Taninos con virtudes antioxidantes.
  • Fitoesteroles vegetales, con capacidad para absorber el colesterol.
  • Poliínos y polienos, compuestos orgánicos con capacidad antimicrobiana.
  • Vitamina C y vitaminas del grupo B.

¿Qué remedios caseros puedes preparar con Bardana?

Si quieres beneficiarte de sus propiedades medicinales, te recomendamos probar la infusión depurativa. Una cucharadita de bardana por taza de agua es suficiente. Añade agua caliente y deja reposar 4 minutos. Después cuela y bebe poco a poco cuando se vaya enfriando.

Esta infusión mejora el funcionamiento del hígado, riñones, vesícula biliar y depura la sangre. También la puedes usar externamente para aliviar las quemaduras en la piel.

Para tratar las heridas, quistes sebáceos o herpes, puedes preparar un remedio con compresas, triturando las hojas de Bardana y poniéndolas directamente sobre la zona a tratar.

El aceite de Bardana se usa externamente para estimular el crecimiento del cabello. También puedes preparar tinturas con Bardana.

Debes tener en cuenta que no está recomendado su consumo durante el embarazo y la lactancia.

Cálculos renales: tratamientos naturales0

Los cálculos renales o piedras en el riñón son masas sólidas compuestas por pequeños cristales que pueden estar formados por sales de calcio (75-80%), estruvita (10-15%) o ácido úrico (5-8%). Los cálculos renales se diagnostican de manera accidental, cuando ya ha habido una obstrucción del tracto urinario, que suele provocar un fuerte dolor en la zona lumbar con irradiación en la zona inguinal. Las piedras en el riñón afectan más a los hombres que a las mujeres y se calcula que un 10% de ellos padecerá cálculos renales a lo largo de su vida.

Las piedras en el riñón deben tratarse según su tamaño, localización y composición, aunque normalmente son de diámetro pequeño y se expulsan del cuerpo por si solas. Para que no se produzcan recaídas es clave la prevención, empezando por la dieta.

Formación de cálculos renales y alimentación

Una alimentación rica en grasas animales y azúcares refinados, así como baja en fibras, provoca la acidificación de la orina y, por lo tanto, una precipitación de minerales que acaban en piedras en el riñón.

La mejor dieta para prevenir cálculos renales incluye beber al menos un 1,5 litros de agua diarios (incluidas las infusiones), bajar el consumo de carne animal, dosificar los alimentos con grandes cantidades de oxalatos (té negro, chocolate, café, espinacas, acelgas…) y aumentar el consumo de frutas y verduras frescas (ricas en vitamina K). Así se consigue aumentar el flujo de orina y hacerla más alcalina. También pueden ayudarnos suplementos como el citrato de calcio, magnesio, vitamina D y vitamina B6.

Plantas medicinales para prevenir y tratar los cálculos renales

Existen numerosas plantas que podemos tomar como infusión para combatir esta dolencia. Entre las plantas de acción diurética, destacan la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi), la ortiga (Urtica dioica), el diente de león (Taraxacum officinale) y los estigmas de maíz (Zea mays).

La planta que mejor puede disolver las piedras en el riñón es la rompediedras (Lepidium letifolium). También resulta interesante la lespedeza (Lespedeza capitata), por ser una gran alcalinizadora y evitar infecciones urinarias.

Para prevenir cistitis de repetición y cólicos nefríticos, es aconsejable tomar arándanos (en zumo o en comprimidos) y grosella negra, ya que incrementa el Ph de la orina por su efecto alcalinizador.

Imagen de la planta Lepidium letifolium, también conocidas como rompepiedras (piedras en el riñón).
Imagen de la planta Lepidium letifolium, también conocidas como “rompepiedras”.

Homeopatía para las piedras en el riñón

En homeopatía, los remedios Lycopodium, Calcárea carbónica y Calcárea phosphorica pueden prevenir cálculos renales y, si ya están presentes, favorecer su expulsión y controlar el dolor.

Y como siempre, recordamos que el ejercicio físico, la higiene emocional y la reducción del estrés también ayudan a mantener el organismo en buen estado.

Post basado en el artículo Cálculos renales, del Dr. Oriol Camerino, publicado en la revista EMANA, nº 15 (Invierno de 2013).

Gayuba, una planta para las dolencias del sistema urinario4

La gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) es una planta medicinal que crece en terrenos montañosos, secos y umbríos del norte de Europa, Asia y América. Se trata de un arbusto de la familia de las Ericáceas, de tallo irregular y rastrero. Las virtudes de la gayuba se encuentran en sus hojas, que son de un color verde intenso, de sabor ligeramente amargo y que desprenden un olor característico. La gayuba es uno de los remedios naturales más utilizados para tratar las dolencias del aparato urinario, especialmente en casos de infecciones producidas por bacterias, como explicaremos a lo largo de este post.

Composición de la gayuba

En las hojas de la gayuba hay pigmentos y flavonoides (derivados del quercetol). Pero destacan sobre todo los glucósidos –concretamente la arbutina y la metil-arbutina–, que al metabolizarse en hidroquinona y metilhidroquinona, se convierten en excelentes antisépticos de las vías urinarias, que previenen y destruyen los gérmenes infecciosos.

Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) , una planta medicinal para las dolencias del aparato urinario.
Las virtudes de la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) se encuentran en sus hojas.

Aplicaciones de la gayuba

  • Es muy adecuada para el tratamiento de inflamaciones de la uretra (uretritis), de la vejiga urinaria (cistitis) e irritación de las vías urinarias. Actúa de forma eficaz ante la necesidad imperiosa de orinar repetidamente que genera este tipo de afecciones.
  • Tomar, un día a la semana, un litro de una mezcla de gayuba, brezo, cola de caballo y flor de malva es un excelente remedio para prevenir las cistitis repetitivas.
  • La gayuba es también un excelente antiinflamatorio y diurético, gracias a la presencia de taninos. Favorece el aumento del volumen de la orina y la eliminación renal de urea.
  • La infusión de gayuba se emplea también para tratar los cálculos renales. No disuelve los cálculos pero, dadas las propiedades antisépticas de esta planta, impide las infecciones que a menudo van asociadas con este tipo de dolencias.
  • La actividad antiséptica de la gayuba aumenta en medio alcalino por lo que es aconsejable mezclar la gayuba con plantas alcalinas como la cola de caballo.
  • Tradicionalmente las hojas de gayuba también se han empleado para combatir la diarrea, dadas las propiedades astringentes de los taninos. Pero hay que ser prudentes, ya que un exceso de estos componentes podría irritar la mucosa gástrica.

Precauciones

La gayuba es una planta sin toxicidad conocida. Sin embargo, por esta abundante presencia de taninos, no se aconseja tomarla durante el embarazo, especialmente durante los primeros meses.

Una última curiosidad sobre la gayuba

¿Sabías que los frutos de gayuba son una de las comidas preferidas de los osos? De hecho, el término Arctostaphylos uva-ursi significa, tanto en griego como en latín,uva de oso.