Remedios naturales para aliviar resfriados y gripes en bebés y niños3

En esta época del año, cuando más bajan las temperaturas, es el momento en que aparecen gripes, resfriados y catarros. Los bebés y los niños son especialmente susceptibles a este tipo de enfermedades. ¿Sabías que hay remedios naturales especialmente recomendados para prevenir y curar los resfriados en los más pequeños? En este artículo te explicamos cómo preparar vahos, baños nasales y gargarismos, además de otros remedios, como los cataplasmas o el aceite descongestivo, ideales para aliviar los síntomas de los resfriados y gripes en bebés y niños.

Cómo hacer vahos, baños nasales y gargarismos

Vahos

En un litro de agua añadimos tres cucharadas soperas de una mezcla de plantas antisépticas, balsámicas y descongestivas: la Tisana Vahos, baños nasales y gargarismos compuesta por eucaliptus, yemas de pino, romero, espliego, gordolobo y manzanilla de Mahón.

Los vahos para bebés se pueden hacer poniendo una olla con hierbas en su habitación. Otra opción natural es colar el agua de hierbas en su bañerita y pasar una pequeña esponja bañada en infusión por el pecho, la espalda y la nariz del bebé. Esto se puede hacer desde que son pequeños, y a todas las edades.

En el caso de adultos y niños más mayores, al finalizar la ebullición recogeremos el vaho, aspirándolo y buscando su impacto sobre la zona nasal, durante 4 o 5 minutos.

Tisana para vahos.
Tisana para vahos.

Baños nasales

Una vez realizado el vaho, colar un poco del agua utilizada en una taza, añadir una pizca de sal y cuando esté templada hacer un baño nasal durante 1 o 2 minutos. Se puede hacer directamente o mediante de una lota. En el baño nasal, si es posible respirar por la boca.

Gargarismos

En caso de que haya mucosidad en el cuello o aparezca carraspera se puede colar otra pequeña cantidad del agua de los vahos, añadirle un poco de zumo de limón y hacer gargarismos.

Cómo preparar aceite anti-catarral descongestivo

Las calefacciones resecan mucho la mucosa nasal. Por eso en esta época del año es bueno hidratarla para evitar problemas de mucosidad o dolor de garganta. El aceite nasal descongestivo es una solución natural y fácil de preparar, que podemos aplicar a bebés y niños desde pequeños.

El aceite nasal descongestivo contiene, entre otras plantas, pino, eucalipto, espliego, helicriso y tomillo. Para prepararlo necesitaremos un pequeño cazo, preferentemente de cerámica. Incorporaremos 50 gramos de la mezcla de hierbas, cubriéndolas con aceite de oliva de primera presión. Herviremos al baño maría durante 15 minutos, y luego lo dejaremos reposar 12 horas. Posteriormente, lo colaremos y lo guardaremos en un frasco de vidrio opaco bien cerrado y al amparo de la luz. Recomendamos aplicar un toque de este aceite con algodón hidrófilo o con una varilla adecuada a las fosas nasales 2 o 3 veces al día.

Este sencillo aceite hidratante lo puede utilizar toda la familia, desde el bebé hasta los más mayores, tiene tres funciones principales:

  • Lubrifica e hidrata los conductos nasales, permitiendo una respiración adecuada por la nariz.
  • Descongestiona todo el laberinto nasal.
  • Su capacidad de absorción protege de agentes externos (ácaros, polen, humedad, etc.)

Cómo preparar cataplasmas calmantes emolientes

La acción de los cataplasmas se extiende a gran profundidad, mejorando notablemente la respiración en caso de gripes y catarros. Los cataplasmas también están indicados para niños de todas las edades.

En este caso utilizaremos tres cucharadas soperas de la mezcla por ¼ de litro de leche, cocer agitándolo hasta que adquiera consistencia. Una vez retirado del fuego, mezclar una cucharada de miel y extenderlo entre dos gasas. Recomendamos cubrir con franela para mantenerlos calientes.

Cómo preparar mucolítico infantil

Es importante recordar que una buena higiene nasal practicada con regularidad es ideal para prevenir resfriados. Un buen cuidado del conducto nasal es una garantía de salud.

El mucolítico infantil de Manantial de Salud, especialmente indicado para los más pequeños de la casa, contiene malva, malvavisco, llantén, brotes de pino y anís verde. Se trata de una infusión muy recomendada para los más pequeños. Se la podemos dar a los bebés en cucharaditas o un biberón, o también a niños y niñas un poco más mayores.

Añadimos una cucharadita de la mezcla por vaso de agua y lo hervimos todo un par de minutos. Lo dejamos reposar unos 5 minutos y se puede tomar durante el día.

Arcilla: propiedades terapéuticas y cosméticas0

La arcilla tiene propiedades terapéuticas de gran efectividad, tanto para su uso interno como externo y cosmético, y por eso es un producto que recomendamos mucho en nuestros herbolarios de Barcelona y su provincia. Puede aplicarse directamente sobre la piel o en cataplasmas frías y calientes. Eso ya lo sabían los egipcios, que utilizaban la arcilla para curar desde heridas de la piel hasta inflamaciones y enfermedades internas. Los médicos griegos Galeno y Dioscórides también conocían los beneficios de la arcilla sobre la piel y dejaron escritas algunas de sus aplicaciones. En Roma, Plinio el Viejo relató con detalle en sus obras la forma de utilización de la arcilla. Avicema, al principio de nuestra era, también utilizó la arcilla para sus tratamientos. Sin embargo, fueron los naturópatas alemanes del siglo XVIII y XIX (Kneipp, Khun, Just, Stumpf, Felke…) los que devolvieron la arcilla al lugar que le corresponde dentro de la medicina natural.

La arcilla procede de la descomposición de los feldespatos (formados por sílice y silicato de aluminio). Existen diversos tipos (arcilla roja, blanca o caolita, amarilla, verde…) según la composición de otros minerales que contenga.

Propiedades de la arcilla

  • Antiséptica y bactericida. Impide el desarrollo de microorganismos, también en contacto con heridas.
  • Cicatrizante.
  • Analgésica, refrescante y antiinflamatoria. Alivia el dolor.
  • Absorbente y desintoxicante. Elimina toxinas e impurezas, absorbiendo las sustancias de desecho y fijándolas en su superficie.
  • Regeneradora. Favorece la creación de nuevos tejidos.
Con la arcilla se pueden hacer mascarillas de belleza facial y corporal.
Con la arcilla se pueden hacer mascarillas de belleza facial y corporal.

Aplicaciones de la arcilla en uso externo

  • Acné, puntos negros y cutis excesivamente grasos. Elimina las impurezas de la piel y normaliza la secreción sebácea.
  • Infecciones cutáneas: abscesos, forúnculos y procesos herpéticos.
  • Alteraciones en la piel como psoriasis y eczemas.
  • Hidratación y depuración de la piel.
  • Contusiones y hematomas.
  • Picaduras de mosquitos, insectos, arañas, etc. Se aplica una cataplasma en frío para refrescar y desinfectar la zona.
  • Procesos reumáticos, artritis, artrosis y mialgias. En tales casos, la cataplasma se debe aplicar en caliente.

Modos de empleo de la arcilla

  • Mascarilla de belleza facial y corporal. Se aplica extendiendo una fina capa de arcilla (recomendamos hacerlo siempre con espátula de madera) sobre la zona deseada dejándola actuar unos 15 minutos. Hay que retirar la arcilla antes de que se seque totalmente, aclarar con agua tibia y finalmente aplicar una crema hidratante.
  • Cataplasma. Hay que aplicar directamente sobre la piel una capa de arcilla de un centímetro de grueso y dejarla actuar entre una y tres horas. Después se debe aclarar con agua tibia y aplicar una crema hidratante.

Foto: www.creceroperecer.com