Los beneficios del aceite de rosa mosqueta0

El aceite de rosa mosqueta es uno de los mejores aceites para tratar la piel y algunas de sus alteraciones. Procede de la rosa mosqueta (Rosa rubiginosa), una planta arbustiva originaria de Europa que también crece de manera silvestre en Chile y Argentina.

Sus frutos son rojos, se utilizan para elaborar tés y mermeladas, de esta manera podemos consumir su alto contenido en vitamina C. De sus semillas es de donde se obtiene mediante un proceso de presión en frio un aceite de color rojo intenso con extraordinarios beneficios.

Entre sus componentes destaca un alto contenido de ácidos grasos esenciales poliinsaturados (omega 3 y 6), ácido esteárico, ácido palmítico, ácido oleico (omega 9) y vitaminas A, C y E.

A continuación detallamos alguno de sus usos para la piel:

 

  • Es uno de los mejores aceites hidratantes para la piel reseca y escamosa, con tendencia a la deshidratación.
  • Mantiene la textura y elasticidad de la piel y ofrece un aspecto sano.
  • Atenúa las líneas faciales de expresión y las arrugas.
  • Reduce la aparición de manchas producidas por la edad y el envejecimiento de la piel. También disminuye la hiperpigmentación.
  • Previene la aparición de estrías durante el embarazo o en los tratamientos de reducción de peso.
  • Reafirma los tejidos.
  • Ayuda a reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras. Eficaz para tratar queloides y cicatrices hipertróficas, hipercrómicas y retráctiles.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y es emoliente (ablanda las inflamaciones y durezas aparecidas en las piel).
  • Mejora los síntomas de las enfermedades de la piel como la dermatitis atópica.
  • Muy útil después de la depilación.
  • Aplicado en forma de masaje perineal en el último trimestre del embarazo incrementa la elasticidad del periné, reduce la probabilidad de desgarros y facilita el parto.

Por todo esto se le considera uno de los mejores productos antienvejecimiento que nos ofrece la naturaleza, y es uno de los ingredientes más empleados en los cosméticos faciales y corporales.

 Modo de empleo del aceite de rosa mosqueta

Hay que aplicar el aceite de rosa mosqueta 3 o 4 veces al día de forma regular y constante sobre la zona de la piel a tratar. Durante 2 o 3 minutos debe efectuarse un suave masaje con la yema del dedo en forma circular hasta que el aceite de rosa mosqueta quede completamente absorbido.

Es muy importante no aplicarlo antes de una exposición solar ya que carece de filtros solares y podría quemarnos la piel. Si se aplica en una zona cubierta no hay ningún problema, pero en verano su aplicación en el rostro o zonas expuestas al sol lo limitaremos a la noche.

Estudios clínicos

 Numerosos estudios científicos avalan la eficacia del aceite de rosa mosqueta. La dermatóloga Faviola Carvajal lideró un estudio en el Hospital de Van Buran de Valparaíso (Chile) sobre la reducción de cicatrices con aceite de rosa mosqueta. En la investigación participaron 90 pacientes con quemaduras, cortes y cicatrices quirúrgicas (recientes o no). Los resultados obtenidos después del tratamiento fueron positivos en el 97% de los casos. El grado de la recuperación varió en función de la duración del tratamiento, del número de aplicaciones diarias y del estado de la piel al inicio del estudio. En ningún caso se detectaron alergias y, en los pacientes que sufrían picazón, ésta desapareció al poco tiempo.

Cuidado facial: cremas para la cara0

La piel es nuestra primera barrera protectora y, como tal, se ve expuesta a muchas agresiones externas. Es por ello que debemos prestarle especial atención. En este artículo nos centraremos sobre todo en el cuidado facial —el rostro es nuestra carta de presentación—, aprovechando que en nuestra tienda on line hay descuento de un 10% en cremas para la cara durante todo el mes de junio de 2016 (ver el final del post). Además, estamos a punto de entrar en verano, justo cuando el rostro sufre mucha más oxidación debido a los rayos solares y al cloro de las piscinas. Así pues, es importante nutrir la piel por dentro y por fuera.

Una alimentación sana, primer paso

Lo primero que hay que tener en cuenta es que una alimentación saludable es una condición sine qua non para la salud de la piel. La dieta debe ser rica en frutas, verduras y ácidos grasos omega 3, 6 y 9. Las semillas de chía, el aceite de onagra y el aceite de oliva son un aporte vegetal de omega 3, omega 6 y omega 9 respectivamente.

Cuidar la cara por dentro

  • Beta-Caroteno: es el gran nutriente y antioxidante de la piel. De manera natural está presente en las zanahorias y en todos los frutos rojos o de color naranja en general. Es importante preparar la piel para la exposición solar para evitar su envejecimiento precoz.
  • Levadura de cerveza nutricional: muy rica en vitaminas y aminoácidos que nutren las queratinas (piel, uñas y cabello). También ayuda a depurar las pieles con tendencia al acné.
  • Germen de trigo: Muy rico en vitamina E, muy antioxidante y nutritivo.
Cremas para la cara.
Cremas para la cara.

Cuidado facial externo

Limpiar

  • Es fundamental limpiar bien la piel después del maquillaje, al acabar el día. Para ello usaremos una leche limpiadora natural y suave. Podemos usar el aceite de almendras para desmaquillar ojos. Después recomendamos limpiar la piel con agua y jabón y finalizar con un tónico facial.
  • Una vez al mes podemos hacer una limpieza profunda del cutis. Haremos un baño de vapor hirviendo flores como rosas, lavanda y caléndula. Una vez hervido unos minutos, pondremos la cara encima del vapor durante unos 10 minutos para abrir bien el poro. Con el poro abierto pasaremos un algodón mojado con el agua resultante de la ebullición e impregnado con un poco de zumo de limón. Una vez limpio el poro, procederemos a hacer una mascarilla de arcilla para cerrar el poro ya limpio.
  • Una vez a la semana, para mantener la limpieza y favorecer la renovación celular, podemos hacer un peeling facial. Así conseguiremos arrastrar las células muertas y oxigenar la piel.
  • A diario aplicaremos un tónico facial como agua de rosas, azahar o hamamelis para dar luminosidad y brillo a la cara.

Hidratar y nutrir

  • Hay que hidratar la tez y nutrirla a diario, incluso varias veces al día. Para ello debemos encontrar una crema que se adecúe a cada tipo de piel. La caléndula irá muy bien en pieles sensibles que se enrojecen con facilidad. El colágeno y el ácido hialuronico nos ayudaran a rellenar las líneas de expresión y a recuperar el tono de la piel. La rosa mosqueta o el aceite de argán son los aceites nutritivos e hidratantes por excelencia. La rosa mosqueta está especialmente indicada en pieles con manchas o cicatrices. El aloe vera también es un componente común en las cremas de cuidado facial, que ayuda a regenerar la piel. Según el tipo de piel necesitaremos unos componentes u otros para conseguir un resultado óptimo.

Cremas para la cara con un 10% de descuento (sólo en junio 2016 en la tienda on line)

  • Crema de Caléndula. Crema de uso diario para el cuidado de todo tipo de pieles, especialmente pieles delicadas, irritadas o sensibles. El extracto de caléndula tiene reconocidas propiedades calmantes y protectoras de la piel frente a agresiones externas.
  • Crema Regeneradora. Crema nutritiva 24 horas, especialmente indicada para pieles secas, castigadas y con líneas de expresión. Elaborada con aloe vera, aceite de rosa mosqueta, alantoína, colágeno, elastina vegetal, silicio y complejos nutritivos. Fórmula estudiada para proteger, hidratar, regenerar y recuperar la elasticidad de la piel. Contiene factor de protección solar.
  • Crema de Rosa Mosqueta. El aceite de rosa mosqueta es un excelente aliado de la piel, manteniéndola suave y luminosa. Favorece la producción de colágeno, indicada para atenuar líneas de expresión, cicatrices y proteger la piel frente al foto-envejecimiento. Enriquecida con aloe vera y aceites vegetales hidratantes y protectores. Especialmente indicada para pieles secas y dañadas.
  • Crema con argán y ácido hialurónico. El aceite de argán es reconocido por sus propiedades como agente rejuvenecedor, estimulando la regeneración y oxigenación de las células de la piel y aportando elasticidad, brillo y suavidad. El ácido hialurónico hidrata en profundidad y atenúa los signos de la edad, proporcionando un aspecto liso y rejuvenecedor. Además, la presencia de aceites de rosa mosqueta y aguacate, aloe vera y elastina mejoran visiblemente la salud y el aspecto de la piel.
  • Crema hidratante con centella asiática. La centella asiática es una fuente inagotable de beneficios para nuestra piel. Presenta un efecto estimulante de la síntesis de colágeno, previniendo y atenuando la aparición de signos de la edad. Enriquecida con sales del Mar Muerto y vitamina E. Ayuda a reducir la inflamación y a mimar el cutis.
  • Crema hidratante de zanahoria. Una crema asombrosa de rápida absorción que nutre, humecta y revitaliza la piel. Enriquecida con aceite de zanahoria y vitaminas A, B2, B1, C y E. Mejorada con minerales naturales del Mar Muerto con propiedades regeneradoras.
  • Crema regeneradora facial de própolis. Crema nutritiva de noche, especialmente indicada para pieles secas, apagadas y castigadas. Elaborada con aceites de oliva, rosa mosqueta, jojoba, aguacate, borraja y noni, manteca de karité, tintura de própolis y aceites esenciales 100% naturales.

Foto: 

www.ellahoy.es