20 especias que no pueden faltar en tu cocina0

Las especias son consideradas desde la antigüedad como un auténtico tesoro. A lo largo de la historia, las especias han sido empleadas por distintas civilizaciones dadas sus propiedades conservantes, como condimentos, como remedios naturales, como moneda de cambio, como herramienta para ritos mágicos o religiosos y hasta como regalo propio de reyes y dioses. Hoy en día también valoramos las especias porque dan un toque saludable extra a nuestros platos. En este artículo enumeramos 20 especias que no pueden faltar en tu cocina.

Especias para la cocina.
Las especias son consideradas desde la antigüedad como un tesoro.

Especias para dar un toque saludable a nuestros platos

  • Alhabaca. Sus hojas, frescas o secas, se añaden al final de la preparación del plato para conservar su aroma. La alhabaca se caracteriza por sus propiedades estomacales y relaja el tubo digestivo. Combina con huevos, pescados, mariscos, legumbres y tomates.
  • Anís verde. Aromatiza panes y dulces. Posee gran eficacia carminativa: ayuda a combatir las flatulencias. El anís verde está recomendado incluso para paliar los cólicos del recién nacido.
  • Azafrán. Se obtiene de las flores de una planta que florece solo durante dos semanas al año. Su cultivo, recolección y manipulación tan delicados explican su elevado precio. El azafrán es anticatarral, expectorante y sudorífico. Se emplea acompañado de arroces y pescados.
  • Canela. Obtenida de la corteza interior del árbol “Canelera de Ceilán”, es una de las especias más usadas mundialmente para endulzar postres y helados. La canela es carminativa y aromatizante. También estimula el sistema nervioso, circulatorio y gastrointestinal.
  • Clavo. Es una especia muy aromática utilizada habitualmente para condimentar salsas, carnes e incluso pasteles. El clavo es un buen antiséptico y desinfectante. Por sus propiedades analgésicas, se emplea también para mitigar el dolor de muelas.
  • Cúrcuma. Todas las especias picantes destacan por facilitar las digestiones. La cúrcuma, además, evita los gases. A esta planta se le reconocen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, anticancerígenas y como protector hepático.
  • Eneldo. Es muy aromático y dulce. Combina muy bien con otras plantas aromáticas y se suele utilizar en la elaboración de salsas, caldos, verduras, huevos, pescados y mariscos. El eneldo es un excelente carminativo, útil en casos de cólicos, gases y trastornos intestinales.
  • Hinojo. Da un sabor anisado que combina bien con ciertos pescados, ensaladas y salsas. El hinojo es bajo en calorías y rico en fibra, minerales, vitamina B3, provitamina A y ácido fólico.
  • Jengibre. Esta especia es muy utilizada al cocinar galletas, panes, caramelos y bizcochos. El jengibre facilita la digestión y combate la acidez. Además, mejora el flujo sanguíneo. También se le reconocen propiedades para mitigar la sensación de mareo y vértigo.
  • Laurel. Aromatiza todo tipo de platos, especialmente sopas y estofados. Facilita la digestión y la eliminación de líquidos. Si partimos ligeramente las hojas de laurel al añadirlas al guiso, potenciaremos su sabor.
  • Menta. De aroma característico, es una de las especias más utilizadas para decorar postres. La menta facilita las digestiones y evita las flatulencias. Es muy adecuada para aquellas personas a las que les gustan las comidas fuertes pero tienen un estómago delicado.
  • Mostaza. Es una de las especias utilizadas en más gastronomías del mundo. Normalmente se emplea en semillas, aunque también se comercializa en polvo, en aceite y en salsa. La mostaza estimula el apetito y facilita las digestiones.
  • Nuez moscada. Elimina el mal aliento, rebaja la fiebre, alivia el dolor de cabeza y previene las flatulencias. La nuez moscada es considerada afrodisíaca por algunas culturas. Esta especia es útil para acompañar patatas, carnes, quesos, cremas de verduras y algunos postres.
  • Orégano. Es una especia muy típica de la cocina griega e italiana. Alivia la tos y el asma, facilita la digestión y combate el meteorismo (hinchazón del abdomen por acumulación de gases). El orégano sirve para acompañar quesos, ensaladas, arroces, pizzas y pasta.
  • Perejil. Su aroma suave y sus propiedades para realzar el sabor de otras plantas aromáticas, hacen del perejil una especia útil para condimentar casi cualquier tipo de plato. Es recomendable para dolencias estomacales y tiene cierto poder diurético.
  • Pimentón. Dulce o picante, ejerce una acción tónica y estimulante del aparato digestivo. El pimentón combina bien en guisos así como estofados de carnes, verduras y legumbres.
  • Romero. Es una de las especias más empleadas en el mundo, dando a los platos un toque fresco y alimonado. El romero combina muy bien en guisados, carnes (pollo y cordero) y pescados.
  • Tomillo. Es de las especias más conocidas de la cocina mediterránea. Ayuda a aromatizar estofados, carnes o pastas. El tomillo favorece las digestiones, es rico en fitoesteroles, que ayudan a reducir el colesterol, posee gran cantidad de fibra y aporta muchos minerales: hierro, calcio, magnesio, potasio, fósforo y selenio.
  • Vainilla. Su alto precio se explica por la dificultad para obtenerla. La vainilla se utiliza para endulzar todo tipo de postres, cremas, helados, natillas y tartas. Actúa como estimulante digestivo y aperitivo (para abrir el apetito). También se emplea en casos de disminución de la libido, por su leve carácter afrodisíaco.

Tintes naturales: ¡Renueva tu vestuario!0

¿Has pensado en renovar tu vestuario de forma económica y fácil? ¿Sabías que algunas plantas se pueden usar como tintes naturales para teñir tus prendas más queridas? En este artículo te vamos a presentar las plantas más empleadas como colorantes naturales. Después del interés que despertó el post sobre nueces de lavado como detergente natural, queremos seguir ofreciéndote alternativas para tratar tu ropa sin productos químicos ni tóxicos. A partir de hoy, conocerás los tintes naturales más usados y podrás dar un nuevo look a tus mejores prendas.

Para poder teñir la ropa, necesitamos los tintes naturales y un mordiente. La palabra mordiente viene del latín morder. Antaño se creía que algunas sustancias mordían la fibra para hacerla recibir mejor los colorantes naturales. Los mordientes son sales minerales o metálicas, solubles en agua que, cuando se añaden al baño de tintura, enlazan, intensifican o cambian el color del baño de tintura y hacen que la tonalidad sea más fuerte a la luz, al lavado y al roce.Una vez hayamos realizado el proceso de mordentado podremos proceder a la coloración. Quizá los mordientes naturales más utilizados son el Alumbre de potasio y el Cremostartaro.

La cúrcuma es uno de los tintes naturales más empleados.
La cúrcuma es uno de los tintes naturales más empleados.

Tintes naturales más utilizados

  • Cúrcuma (Amommum curcuma): La parte que se utiliza para teñir es el tubérculo que, seco y reducido a polvo, proporciona unos colores amarillentos de gran belleza. Con la ropa previamente mordida se disuelve la cúrcuma (la cantidad será el 50% del peso de la prenda en seco) en agua caliente y se deja hervir unos 10 minutos. Se sumerge la prenda y se deja hervir durante 30 minutos, dejándola enfriar en el tinte.
  • Índigo (Indigofera tinctoria): El índigo da una gama que va desde el azul intenso hasta el celeste pálido, pero el resultado final sólo se observa cuando la ropa ha sido secada al aire. Disolvemos 15 gramos de índigo por 100gramos de tejido en abundante agua caliente y sumergimos la prenda mordida. Podemos dejarla tan solo unos minutos y luego secarla al aire libre. Si deseamos un azul más intenso, volveremos a sumergir la prenda en el colorante natural. Cuando la ropa esté casi seca, veremos si es necesario repetir el proceso (tantas veces como sea necesario).
  • Palo Campeche (Haematoxylum campechianum): Da un color violeta muy bonito. Se usa un 50% del peso de la prenda en seco y se macera en agua toda la noche. Al día siguiente,la ropa previamente mordida se cuece durante 30 minutos con abundante agua, removiendo de vez en cuando. Después hay que dejar que se enfríe y enjuagar el tejido.
  • Rubia (Rubia tinctorium): Su rizoma se recolecta a los 2 ó 3 años y se seca. Al molerlo da un polvo de color azufre que colorea de un rojizo intenso. Se cubren de agua las raíces y se dejan macerar toda la noche. Al día siguiente se añade más agua, se calienta y se sumerge el tejido previamente mordido. Hay que calentar el agua hasta los 80 grados y mantener a esta temperatura durante 120minutos. Después hay que dejar que se entibie.

Si quieres ampliar la gama de tintes naturales…

Hay muchos otros colorantes naturales que puedes usar como la Espirulina (verde), el Alcamae (rojo), el Abedul (amarillo), la Amapola (rojo), los Arándanos (azul), el Café (amarillos-marrones), la Caléndula (amarillo), el Castaño (marrón y castaño rojizo), la Cola de caballo (verde), la Manzanilla (amarillo), el Té negro (beige y marrones), etc.

Con un poco de imaginación y creatividad cada cual podrá encontrar sus propios tintes naturales. Si el resultado es de tu agrado, anota todo lo experimentado para poder repetirlo en otra ocasión. ¡Teñir la ropa con colorantes naturales puede ser una actividad divertida para toda la familia durante las vacaciones! Eso sí, no olvidéis usar guantes durante todo el proceso.