Desmodium ascendens: para recuperar y desintoxicar el hígado15

El desmodium (Desmodium ascendens) es una planta herbácea clasificada dentro de la familia de las leguminosas. Crece de forma natural en África ecuatorial, sobre todo en Sierra Leona, y en la selva amazónica. Al desmodium se le describen propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica (reduce o elimina los efectos de las alergias). Junto con el cardo mariano, el desmodium es conocido como el mejor remedio natural para recuperar y desintoxicar el hígado. En la medicina tradicional africana se ha utilizado también para tratar la ictericia (coloración amarillenta de la piel y las mucosas a causa del aumento de la bilirrubina).

Para describir el desmodium diremos que es una planta trepadora que se enreda en el tronco de otros árboles (cacao, palma, etc.). Sus hojas son trifoliadas, triangulares, muy agudas y levemente articuladas en el margen interno. Sus flores de color violáceo o blanco se presentan en racimos terminales. Sus frutos son gruesos, sinuosos y de un color castaño cuando están maduros.

Desmodium ascendens
Desmodium ascendens: la fitoterapia utiliza sus hojas para el cuidado del hígado.

Propiedades del Desmodium ascendens

La parte de la planta utilizada en fitoterapia son las hojas. Entre las propiedades reconocidas del desmodium podemos destacar las siguientes:

  • Está muy indicado en hepatitis tóxicas y de origen vírico.
  • Previene las enfermedades del hígado causadas por el alcohol o por la quimioterapia.
  • Es utilizado en casos de digestiones lentas, hinchazones y gases.
  • Actúa como preventivo ante tratamientos farmacológicos que puedan dañar la función hepatobiliar (hígado, páncreas y vesícula biliar).
  • Se recomienda en procesos alérgicos por su actividad sobre la inhibición de la histamina (broncoespasmos y asma).
  • Es usado como terapia de apoyo en casos de cirrosis hepática y otras patologías del hígado.
  • Es un buen colerético (estimulante de la producción de bilis) y colagogo (facilita la expulsión de bilis retenida en la vesícula biliar). Favorece la normalización de las transaminasas.

Cómo tomar desmodium

La forma más habitual de tomar desmodium es en forma de decocción. Se llena una cucharada sopera rasa con las hojas, se hierve durante 2 minutos y se deja en reposo 10 minutos más. Es mejor tomar la infusión antes de las comidas.

En casos de hepatitis agudas, se aconseja hervir 15 gramos de la planta en 1,5 litros de agua durante 15 minutos. Después se deja reposar otros 15 minutos y se cuela. Hay que tomar un vaso en ayunas y el resto de la infusión se bebe cada 3 o 4 horas, en aquellos momentos que el estómago está lo más vacío posible. Este tratamiento dura 5 días.

En uso externo, se maceran las hojas de desmodium en zumo de limón durante 15 minutos y luego se diluye con un poco de agua. En forma de compresa se puede aplicar sobre brotes alérgicos o afecciones de la piel.

El desmodium es una planta muy segura, carece de toxicidad y no se le conocen efectos secundarios a las dosis recomendadas. Con todo, al no disponer de datos suficientes, no se recomienda en casos de embarazo y lactancia.