APUNTATE A LAS INFUSIONES DETOX!0

INFUSIONES DETOX

 

Si buscas la manera de reducir los efectos por los excesos alimenticios navideños de tu cuerpo, por el sedentarismo del invierno, o incluso por nervios, no hay nada mejor que hacer un plan détox. Te puedes estar preguntado de qué se trata esto del détox, sencillamente es un proceso que ayuda a eliminar las sustancias tóxicas o poco saludables de tu cuerpo.

Pero antes de empezar, vamos con el primer consejo, hay que cuidar de nuestro organismo, por lo que hay que evitar seguir sumando sustancias “tóxicas” que se encuentran en los alimentos y bebidas, como en el café, alcohol, carnes grasas, la bollería y todos aquellos que tengan azúcares. Así que optaremos por las comidas ligeras, bajas en grasas y con cocciones al vapor o la plancha.

El siguiente paso es ayudarnos con infusiones hepáticas para favorecer la eliminación de toxinas a través del hígado como, por ejemplo:

  • Cardo mariano (Silybum marianum L.): Planta reina con propiedades hepatoprotectoras. Las hojas, flores y semillas se utilizan principalmente como protectoras y regeneradoras del hígado, así como para desintoxicar el organismo. Preparar una infusión de la planta es muy sencillo, una de las maneras es calentar un cuarto de litro de agua, una vez que esté hirviendo se vierte una cucharada pequeña de hojas, se tapa el recipiente dejándolo reposar unos 10 min para seguidamente colarlo y lista para tomar. La silimarina, la principal sustancia hepatoprotectora de las semillas del cardo mariano, es poco soluble en agua, por lo que la mejor manera de asimilarla es en forma de polvo o comprimidos, en lugar de una infusión.
El cardo mariano es un gran protector hepático. Su mayor efectividad se observa en personas con lesiones de origen tóxico.
  • Desmodium (Desmodium ascendens): Planta herbácea con propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica. Junto con el cardo mariano es conocido como el mejor remedio natural para recuperar y desintoxicar el hígado. La forma más habitual de tomar desmodium es en forma de decocción. Se llena una cuchara sopera rasa de hojas y se vierten en un vaso de agua, se hierve durante 2 minutos y se deja en reposo 10 minutos más. Es mejor tomar la infusión antes de las comidas.
  • Alcachofera (Cynara scolymus): Se trata de una planta profiláctica con propiedades hepáticas, ayuda a reducir el nivel de colesterol, disminuye la presión arterial, es beneficiosa para la artritis y obesidad. Entra en nuestro grupo de détox por favorecer la eliminación de toxinas y líquidos, especialmente del ácido úrico. La alcachofera la encontramos como planta seca para prepararnos infusiones o en cápsulas.
  • Boldo (Peumus boldus): La planta de boldo tiene propiedades medicinales que te ayudarán a aliviar las digestiones pesadas o lentas, recomendamos tomar infusiones de sus hojas. El boldo es una planta digestiva originaria de Chile, rica en principios amargos, lo que la hace excelente para favorecer la producción de jugo gástrico. La infusión de boldo se prepara con una cucharadita de hojas en un vaso de agua hirviendo, lo dejamos reposar 10 minutos y lo colamos antes de tomar. Para problemas hepáticos y de la vesicula biliar, tomaremos una taza antes de las principales comidas. Si tenemos problemas de digestión tomaremos la infusión después de las comidas más pesadas.
  • Genciana (Gentiana lutea): Procede del sur y del este de Europa, y es en su raíz donde se encuentran numerosas sustancias beneficiosas para tonificar el organismo, favorecer las digestiones lentas, proteger el hígado y reforzar las defensas. Una de sus características es su sabor amargo que estimula la secreción de saliva y de jugos gástricos. Se puede preparar de diferentes maneras según el remedio que queramos conseguir. Para disfrutar de su efecto détox basta con macerar una cucharadita de café en agua durante un mínimo de 5 horas, y tomar un vaso antes del desayuno.
  • Diente de león (Taraxacum officinale): Se utiliza la raíz y las hojas. Es de las plantas medicinales más populares y conocida por su acción diurética y depurativa del hígado. Se puede consumir de diferentes maneras, ya sea en infusión, cápsulas o en forma de tintura, en todo caso se trata de una planta medicinal muy beneficiosa para nuestra salud.

Éstas son algunas de las plantas medicinales más tradicionales para realizar una limpieza hepática. Manteniendo el hígado en condiciones óptimas haremos mejores digestiones, se facilitará la eliminación de grasas y del colesterol favoreciendo la absorción de muchos nutrientes, entre ellos el hierro, con lo que nos sentiremos con más energía y recuerda nuestro primer consejo, ¡hay que tener buenos hábitos alimenticios!

Desmodium ascendens: para recuperar y desintoxicar el hígado15

El desmodium (Desmodium ascendens) es una planta herbácea clasificada dentro de la familia de las leguminosas. Crece de forma natural en África ecuatorial, sobre todo en Sierra Leona, y en la selva amazónica. Al desmodium se le describen propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica (reduce o elimina los efectos de las alergias). Junto con el cardo mariano, el desmodium es conocido como el mejor remedio natural para recuperar y desintoxicar el hígado. En la medicina tradicional africana se ha utilizado también para tratar la ictericia (coloración amarillenta de la piel y las mucosas a causa del aumento de la bilirrubina).

Para describir el desmodium diremos que es una planta trepadora que se enreda en el tronco de otros árboles (cacao, palma, etc.). Sus hojas son trifoliadas, triangulares, muy agudas y levemente articuladas en el margen interno. Sus flores de color violáceo o blanco se presentan en racimos terminales. Sus frutos son gruesos, sinuosos y de un color castaño cuando están maduros.

Desmodium ascendens
Desmodium ascendens: la fitoterapia utiliza sus hojas para el cuidado del hígado.

Propiedades del Desmodium ascendens

La parte de la planta utilizada en fitoterapia son las hojas. Entre las propiedades reconocidas del desmodium podemos destacar las siguientes:

  • Está muy indicado en hepatitis tóxicas y de origen vírico.
  • Previene las enfermedades del hígado causadas por el alcohol o por la quimioterapia.
  • Es utilizado en casos de digestiones lentas, hinchazones y gases.
  • Actúa como preventivo ante tratamientos farmacológicos que puedan dañar la función hepatobiliar (hígado, páncreas y vesícula biliar).
  • Se recomienda en procesos alérgicos por su actividad sobre la inhibición de la histamina (broncoespasmos y asma).
  • Es usado como terapia de apoyo en casos de cirrosis hepática y otras patologías del hígado.
  • Es un buen colerético (estimulante de la producción de bilis) y colagogo (facilita la expulsión de bilis retenida en la vesícula biliar). Favorece la normalización de las transaminasas.

Cómo tomar desmodium

La forma más habitual de tomar desmodium es en forma de decocción. Se llena una cucharada sopera rasa con las hojas, se hierve durante 2 minutos y se deja en reposo 10 minutos más. Es mejor tomar la infusión antes de las comidas.

En casos de hepatitis agudas, se aconseja hervir 15 gramos de la planta en 1,5 litros de agua durante 15 minutos. Después se deja reposar otros 15 minutos y se cuela. Hay que tomar un vaso en ayunas y el resto de la infusión se bebe cada 3 o 4 horas, en aquellos momentos que el estómago está lo más vacío posible. Este tratamiento dura 5 días.

En uso externo, se maceran las hojas de desmodium en zumo de limón durante 15 minutos y luego se diluye con un poco de agua. En forma de compresa se puede aplicar sobre brotes alérgicos o afecciones de la piel.

El desmodium es una planta muy segura, carece de toxicidad y no se le conocen efectos secundarios a las dosis recomendadas. Con todo, al no disponer de datos suficientes, no se recomienda en casos de embarazo y lactancia.