¿Necesitas refuerzos? Toma las vitaminas y los minerales que necesitas cada día0

Nuestro cuerpo necesita un aporte diario de vitaminas y minerales para su correcto funcionamiento, y es que los micronutrientes presentes en los alimentos son esenciales para la vida. Pero en ocasiones hay factores como el estrés o la dieta que son un obstáculo a la hora de garantizar esas necesidades nutricionales.

¿Quieres conocer las principales fuentes de vitaminas y minerales? Te presentamos una serie de alimentos muy ricos en vitaminas que te ayudarán a conseguir una dieta equilibrada.

Principales fuentes de vitaminas y minerales:

  • El escaramujo es el fruto del rosal silvestre. Suele ser de color rojo anaranjado, pero en algunas especies puede variar hasta el morado oscuro y el negro. Destaca por su riqueza en vitamina C, conocida por su potente acción antioxidante y potenciadora del sistema inmunológico. El escaramujo es comestible en crudo, en tisanas, y con él se elaboran jaleas, confituras y mermeladas.
  • La levadura de cerveza es una gran fuente de energía. Es rica en vitamina B y gracias a sus ácidos grasos insaturados también puede ayudarnos a combatir el exceso de colesterol malo. Además, es rica en selenio, un mineral indispensable con propiedades como antioxidante celular, reparador, antienvejecimiento y desintoxicante del organismo.
  • Los cítricos no sólo aportan Vitamina C, también proporcionan una serie de compuestos beneficiosos llamados bioflavonoides. La piel de la naranja o el limón es rica en bioflavonoides cítricos, que poseen gran actividad antioxidante y antiinflamatoria, son protectores del sistema cardiovascular, mejoran la irrigación en los pequeños capilares y son excelentes nutrientes para la piel.
  • El brócoli o brécol es una hortaliza de flor muy consumida en todo el mundo. Y no es de extrañar porque es un alimento muy saludable que nos aporta vitaminas y minerales que son muy necesarios para que gocemos de una buena salud. Es un vegetal con alto poder antioxidante, nutritivo y detoxificante que mejora el aspecto de la piel, alcaliniza la sangre regulando el Ph y posee glucosinolatos que son componentes anticancerígenos. La mejor forma de preparar el brócoli para aprovechar sus propiedades es cocinándolo al vapor o macerado con jugo de limón y aceite de oliva virgen extra.
  • La Alga Espirulina es un superalimento que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos. Aporta todos los nutrientes esenciales, además de antioxidantes, vitaminas y minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos.
  • La clorofila es un compuesto químico presente en las plantas, responsable de darles el color verde, además de ser clave para realizar el proceso de fotosíntesis, por el cual las plantas se nutren. Por ello, la clorofila es también conocida como “la sangre de las plantas” y su consumo tiene muchas propiedades para la salud. Contiene muchos antioxidantes, oxigena la sangre y depura el organismo por lo que se la considera como una sustancia “milagrosa”.
  • Betacaroteno: están presentes en frutas y verduras con pigmentos rojos, naranjas y amarillos, como la zanahoria, la calabaza, el melocotón o el albaricoque. El betacaroteno es la principal fuente de vitamina A, esencial para el crecimiento y desarrollo, el funcionamiento del sistema inmunitario y la vista. El betacaroteno, además, tiene propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer.

 Ayuda a tu cuerpo con complementos vitamínicos

¿Quieres asegurarte de que tomas la cantidad diaria recomendada de vitaminas y minerales? En estos casos, los complementos vitamínicos son un buen aliado, combinados con una dieta sana y equilibrada.

Manantial de Salud ha elaborado una fórmula muy completa, que cuenta con extractos naturales de levadura de cerveza, alga espirulina, clorofila, betacaroteno, brócoli, escaramujo y bioflavonoides cítricos. Además, se le han añadido oligoelementos esenciales como cobre, manganeso, cromo, molibdeno, inositol y colina.

Zumo multivitamínico de Manantial de Salud
Zumo multivitamínico de Manantial de Salud

Vinagre de manzana: un depurativo ideal para las dietas de control de peso0

A partir de la fermentación natural de manzanas frescas y maduras, conseguimos el vinagre de manzana. Debido a la fermentación, los azúcares de la manzana se transforman en ácido málico y acético. El vinagre de manzana es rico en potasio, silicio, fósforo, clorina, sodio orgánico, magnesio, hierro, cobre y fluorina, así como diastasas. Todo ello hace que sea un excelente depurativo y un complemento en las dietas de control de peso, además de un rico aliño para ensaladas.

Vinagre de manzana.
El vinagre de manzana es depurativo, diurético y remineralizante.

Propiedades del vinagre de manzana

  • Se considera uno de los depurativos más funcionales. Ayuda a limpiar la sangre de impurezas y toxinas.
  • Es un excelente laxante, protector de la flora intestinal.
  • Facilita las digestiones. Ejerce una acción neutralizadora de la acidosis sanguínea que también facilita la acción de las enzimas digestivas y la disminución de fermentaciones.
  • Tiene una marcada acción beneficiosa en edemas (retención de líquidos).
  • Es un eficaz diurético
  • Es un remineralizante rico en ácido silícico y potasio.
  • Se le considera una sustancia ansiolítica. Contiene alcaloides (harmano y derivados), a los que se les atribuye las propiedades sedantes.
  • Al vinagre de manzana se le reconoce una acción equilibradora de los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Es un complemento extraordinario en dietas de obesidad, ya que el vinagre de manzana mejora la funcionalidad de las dietas y evita muchas circunstancias negativas de los regímenes estrictos. Posee un elevado valor nutricional a la vez que su uso habitual es muy beneficioso en caso de retención de líquidos, estreñimiento, hipertensión y lipotimias.

Foto: www.imujer.com

Después de Navidad, ¡recupera el equilibrio!0

Seguramente tu organismo ha sufrido una sobrecarga por el exceso de comida y bebida durante las fiestas navideñas. Es fácil que hayas acumulado algún kilo de más, padezcas retención de líquidos o tengas la sensación de pesadez, hinchazón o malestar estomacal. Es aconsejable seguir una depuración o limpieza del organismo cuanto antes. Esperamos que estas 10 soluciones naturales te ayuden a recuperar el equilibrio después de Navidad.

Cuida la dieta

  • Comidas ligeras. Es recomendable que, durante 2 ó 3 días, las comidas sean muy ligeras, a base de caldos vegetales, cremas de verduras, zumos de frutas y cereales integrales. Hay que evitar los fritos, los sofritos y las comidas precocinadas.
  • Sopa quemagrasa. Con anterioridad ya publicamos la receta de la sopa quemagrasa, con la que puedes perder peso rápidamente sin ningún tipo de riesgo.

Bebe tisanas

La fitoterapia tradicional nos ofrece muchas otras soluciones. Las tisanas pueden ser de gran ayuda para recuperar el equilibrio después de Navidad.

  • Infusiones de plantas utilizadas para restablecer la función hepática. El hígado es el órgano encargado de desintoxicar el organismo y eliminar sustancias nocivas. Tomar una tacita en ayunas de nuestra TISANA AMARGA HEP protege, regenera, drena y descongestiona la función hepática.
  • Infusiones de plantas para regular la función renal. La tisana DI-DEP-CA favorece la eliminación de líquidos y toxinas. Es una mezcla de plantas tradicionalmente utilizadas por sus propiedades diuréticas, depurativas y carminativas.
  • Infusiones para el control de peso. Son una fórmula para facilitar la eliminación del exceso de líquido y grasa, acompañando una dieta de control de peso.
  • Infusiones para después de las comidas. Se prepara a base de plantas digestivas o carminativas como el anís, la hierba luisa, la melisa o el poleo, entre otras.
Después de Navidad, recupera el equilibrio
Después de Navidad, es tiempo de recuperar el equilibrio.

Toma extractos vegetales

  • HERBODEP. Es una presentación concentrada de extractos vegetales indicada para casos de depuración, retención de líquidos y control de peso. Está hecha a base de plantas tradicionalmente utilizadas como depurativas (zarzaparrilla, bardana), protectoras del hígado (boldo, cardo mariano, alcachofera) y diuréticas (cola de caballo, ortiga, abedul, estigmas de maíz).

Elige complementos alimenticios

  • Para el control de peso. Existen complementos que pueden facilitar la recuperación de la figura, siempre acompañados de una dieta adecuada y de ejercicio físico moderado. Hay productos saciantes quemadores de grasas, drenantes, etc.
  • Para regular los niveles de colesterol. Complementos como la lecitina de soja o el micro-oat (micronizado de salvado de avena) tienen una comprobada eficacia para regular los niveles de colesterol.
  • Para depurar el organismo. La levadura de cerveza y el alga Chlorella, entre otros, tienen una marcada actividad de depuración y desintoxicación del organismo.

¿Ya has probado alguno de estos remedios para recuperar el equilibrio después de Navidad? ¡Cuéntanos tu experiencia! Seguro que puede ser de utilidad para otras personas.

10 consejos para mantener la salud en invierno1

Con la llegada del invierno nuestro sistema inmunitario se resiente, ya que las bajas temperaturas y el hecho de quedarnos más tiempo en casa pueden disminuir nuestra vitalidad diaria y propiciar un desequilibrio en las funciones del organismo. Así pues, debemos tomar medidas. Hoy te ofrecemos los diez consejos que pueden ayudarnos a prevenir contratiempos así como a mejorar nuestra salud física y emocional.

¡Cuida la salud en invierno!

Evita permanecer mucho tiempo en lugares cerrados o mal ventilados. Aunque haga frío, es aconsejable salir y respirar aire puro. Para ello, elige las horas centrales del día, ya que es cuando hay más sol (las temperaturas son más elevadas que a primera hora de la mañana o después del atardecer). Así pues, abrígate y sal.

Mantente activ@. El sol nos proporciona energía y el hecho de disfrutar de los rayos solares durante unos minutos cada día nos ayuda a combatir el agotamiento invernal. El contacto con la naturaleza y tratar con otras personas te ayuda a mejorar el estado de ánimo y eso repercute en tu bienestar físico.

Abrigarte y salir para que te toque el aire y el sol también es necesario para mantener la salud en invierno.
Abrigarte y salir para que te toque el aire y el sol también es necesario para mantener la salud en invierno.

Ventila bien la casa. Hay que abrir las ventanas 15 minutos cada día, por la mañana. También debes evitar que el ambiente de las estancias se reseque en exceso debido a la utilización de la calefacción. Utiliza humidificadores si es necesario.

Haz ejercicio físico.Te ayudará a mantenerte en forma y a tener una actitud más positiva frente a las adversidades. No olvides hacer ejercicios respiratorios, con respiraciones lentas y profundas para ventilar el árbol bronquial.

Sigue una dieta rica en vitaminas y minerales. Consume varias piezas de fruta y verdura al día. Si tomas más alimentos ricos en vitamina C (naranjas, limones, coles de Bruselas, brócoli, pimientos, espinacas…), reforzarás el sistema inmunitario. Si es necesario, puedes tomar algún complemento natural. La miel también te ayudará a mantener un buen nivel de defensas en tu organismo.

Evita el exceso de carbohidratos y grasas saturadas. Sigue una dieta equilibrada. Las bajas temperaturas requieren de un aporte calórico mayor. Intenta que estas calorías sean fáciles de metabolizar: el consumo de frutos secos es una buena opción. Se recomiendan varias comidas ligeras al día en lugar de dos comidas en exceso. Nos mantendremos energéticos toda la jornada, evitaremos bajadas de azúcar y evitaremos un apetito voraz.

Trata los primeros síntomas del resfriado hasta su totalidad. Puedes tomar infusiones calientes y hacer inhalaciones de plantas aromáticas. Flor de Malva, raíz de Malvavisco, Pulmonaria, Liquen, yemas de Pino, Eucalipto, Tomillo, y un largo etcétera de plantas tradicionalmente utilizadas para normalizar la función del sistema respiratorio y evitar complicaciones.

Mantén la piel bien hidratada.Las bajas temperaturas y el aire seco pueden perjudicar la piel. Contribuiremos a su bienestar bebiendo 2 litros de agua al día, como mínimo, así como poniendo en práctica remedios naturales para hidratarla. Únete a la cosmética natural para recuperar la belleza natural de la piel evitando el uso de sintéticos que pueden perjudicarla. Aloe vera, caléndula, manteca de karité, aceite de coco, aceite de argán, aceite de rosa mosqueta… y un sinfín de elementos de origen vegetal que protegen, nutren e hidratan la piel.

Activa la circulación caminando. Es muy aconsejable salir a caminar cada día utilizando un calzado cómodo. Asimismo, puedes realizar pequeños masajes ascendentes, desde los pies hacia las caderas, con una crema hidratante y tonificante.

Reserva un tiempo para ti. No es particularmente un consejo de invierno sino una sugerencia para todo el año. Tener un poco de tiempo para uno mismo, reencontrarse, disfrutar de una afición, un libro y evadirse por un momento del entorno puede ayudarnos a relajarnos, aliviar tensiones e indirectamente mejorar nuestro ánimo para relacionarnos con los demás. ¡Cuidemos de nosotros mismos para ser mas felices!

Dietas de verano personalizadas: ligeras y equilibradas0

Cuando llega el verano, sentimos la ilusión y la necesidad de lucir una silueta esbelta y saludable. Muchas veces recurrimos a dietas drásticas y extremadamente bajas en calorías que podrían llegar a comprometer seriamente nuestra salud: pueden producir carencias nutricionales importantes y disfunciones en el metabolismo basal (las células no tendrán la energía suficiente para desempeñar sus funciones).

Para adelgazar y mantenerse en el peso ideal, debemos apostar por una dieta sana, ligera y equilibrada. Además tenemos que motivarnos y estar dispuestos a modificar ciertos hábitos alimenticios. Por todo esto, como ya hemos dicho en un artículo anterior, la mejor opción para adelgazar es perder peso de manera lenta y progresiva.

¡Personaliza tu dieta!

La dieta ideal es la que se ajusta a las necesidades y ritmo de vida de cada uno. Así pues, puedes hacerte una dieta personalizada teniendo en cuenta estas recomendaciones generales:

  • Planifica tus menús y las compras. Es la manera de evitar poner productos tentadores en la cesta de la compra.
  • No te saltes comidas. Haz entre 5 y 6 ingestas diarias. De lo contrario, llegarás a la siguiente comida con hambre y comerás compulsivamente, con ansiedad y más cantidad (lo que dilata el estómago).
  • Come sentado, despacio y tranquilo. No es momento para la ansiedad.
  • Mastica bien los alimentos. Así te ahorrarás las malas digestiones. Ten en cuenta que la digestión empieza en la boca.
  • Evita picar entre horas. Aprende a diferenciar el hambre y la sensación de ansiedad.
  • Haz ejercicio regularmente. Se aconsejan de 30 a 45 minutos diarios, ya que es a partir de los 20 minutos cuando empezamos a quemar las grasas acumuladas. Haz bicicleta, natación, cinta, camina haciendo marcha o sal a correr. ¡Tú decides!
  • Cena pronto. Como mínimo deben pasar dos horas entre la cena y la hora de irse a dormir. Además las cenas deben ser ligeras.
  • Opta por los platos calientes a la hora de cenar. Aportan mayor saciedad, se digieren mejor y son más relajantes, ayudando a tener un sueño reparador.
Las dietas de verano personalizadas tienen que ser ricas en frutas y verduras de temporada.
Las dietas de verano personalizadas tienen que ser ricas en frutas y verduras de temporada.

Los alimentos más adecuados para una dieta

Cuando de hacer dieta se trata, los cereales deberían ser integrales. Las frutas, verduras y hortalizas es mejor que sean de temporada. También son alimentos adecuados los germinados, las algas, las legumbres y sus derivados, el pescado blanco y el aceite de primera presión en frio. En cuanto a los condimentos, son una buena elección el zumo de limón, la ralladura de cítricos, los vinagres (de manzana, arroz, umeboshi, balsámico), el jugo de jengibre fresco, el cebollino y el perejil crudos, el ajo, las hierbas aromáticas suaves. Las bebidas más recomendables son el agua mineral, los licuados de verduras, los caldos depurativos, la infusiones, los zumos naturales y las “leches vegetales” (soja, arroz, avena, almendra).

Alimentos que debemos consumir con moderación

No hay que abusar de las harinas refinadas, el pescado azul (dos raciones semanales), el marisco, los lácteos, el aceite en cocción, los frutos y frutas secas, el aguacate, el coco, las aceitunas, las carnes rojas magras, los embutidos, los huevos, la sal y los endulzantes.

Los alimentos más desaconsejados en caso de dieta

Se deben evitar los productos excesivamente grasos, salados o azucarados (azúcares refinados y pastelería industrial), las conservas, las cocciones fuertes (frituras, rebozados, gratinados), así como las salsas, el café, el alcohol y las bebidas azucaradas.

Finalmente, sólo queda reiterar que no conviene tener prisa. Reeducar los hábitos alimenticios lleva su tiempo.

Mayka Altadill, dietista y nutricionista

Foto: www.recetin.com

Dieta para adelgazar: consejos a tener en cuenta antes de empezarla2

Muchas personas asocian las palabras dieta para adelgazar con castigo, privaciones, aburrimiento… En este artículo presentamos gran variedad de alimentos para cambiar esta visión. Sabemos que son varios los factores que nos pueden llevar a realizar una dieta de adelgazamiento: razones estéticas, de salud, presiones externas como la familia o el trabajo… Pero antes de empezar una dieta para adelgazar, tienes que tener claro si te sientes motivad@ y dispuest@ a modificar algunos de los hábitos alimenticios, porque una dieta de adelgazamiento requiere voluntad, constancia y el compromiso con uno mismo y la propia salud.

10 recomendaciones antes de empezar una dieta para adelgazar

  • Déjate asesorar por un profesional de la nutrición, sobre todo si el motivo de tu dieta de adelgazamiento tiene que ver con la salud: hipertensión, diabetes, osteoporosis, colesterol… Ten en cuenta que la misma dieta no sirve para todo el mundo. La dieta ideal es aquella que se ajusta a tus necesidades.
  • ¡Desconfía de los productos y dietas milagro! ¡No caigas en la trampa!
  • Ten cuidado porque, en la mayoría de dietas para adelgazar estrictas, no se pierde grasa sino líquido y masa muscular. Corres el riesgo del efecto rebote: recuperar en poco tiempo el peso perdido.
  • Vivimos en la sociedad de la prisa, pero reeducarse en los buenos hábitos alimenticios y adelgazar requiere su tiempo.
  • Valora si tu mala conducta alimenticia tiene una causa psicológica: ¿comes por ansiedad? ¿por llenar un vacío? Quizás deberías empezar por ahí.
  • No te saltes comidas. Es preferible comer cinco veces al día que llegar ansioso a la siguiente comida y engullir compulsivamente.
  • Dedica al hecho de nutrirte el tiempo necesario. Come despacio y mastica bien. Así facilitarás la digestión.
  • Sírvete la comida en un plato y de forma atractiva. Evita el picar de aquí y de allá porque es más difícil controlar la cantidad que estás comiendo.
  • Planifica tus menús. Si no, acabarás echando mano de cualquier cosa. La lista de la compra debe ser coherente con la planificación de los menús y debes ceñirte a ella.
  • Pésate una vez a la semana como máximo. Nuestro peso puede oscilar a lo largo del día por múltiples motivos.
Antes de empezar un dieta para adelgazar, déjate asesorar por un profesional de la nutrición.
Antes de empezar un dieta para adelgazar, déjate asesorar por un profesional de la nutrición.

Los alimentos más aconsejados en una dieta para adelgazar

  • Cereales. Deben ser preferiblemente integrales (arroz, mijo, avena, cebada, quinoa, trigo sarraceno…). El pan se ha de consumir en pequeñas cantidades, teniendo en cuenta que si queremos depurar bien el organismo hay que reducir las harinas refinadas y horneados. En una dieta equilibrada, los cereales corresponden al 40% de la ingesta.
  • Verduras y hortalizas. Hay que consumir gran variedad de ellas, que deberían ser otro 40% de una dieta equilibrada. Algunas verduras y hortalizas son especialmente indicadas para dietas depurativas: rabanitos, champiñones, ajo, cebolla, puerro, espárragos, alcachofa, apio, hinojo y verduras de hoja verde en general.
  • Germinados. Soja, alfalfa…
  • Algas. Se consumen en pequeñas cantidades y destacan por sus propiedades depurativas y remineralizantes (kombu, wakame, agar-agar, dulse, espirulina…).
  • Fruta. Preferiblemente de temporada y de proximidad. Es mejor tomarla entre horas que como postre.
  • Legumbres (lentejas, garbanzos…) y sus derivados (tofu, tempeh, miso…). Son pobres en grasas y ricas en vitaminas del grupo B, minerales (magnesio y hierro), fibra, proteína vegetal y carbohidratos de lenta absorción. En algunos casos, como en personas enfermas del hígado, convendrá reducir o incluso evitar su consumo.
  • Pescado. Mejor el blanco (rape, mero, lenguado, merluza,…), calamar, sepia, etc. a la plancha. Las proteínas deberían ser un 10-15% de nuestra dieta.
  • Semillas. De sésamo, girasol y calabaza, en pequeñas cantidades.
  • Condimentos. En primavera y verano, piensa en hierbas aromática frescas (albahaca, eneldo, menta…). En épocas de más frío, en especias más suaves (canela, germinados de alfalfa o de soja, semillas de rabanito…).
  • Bebidas. Agua mineral de bajo residuo, infusiones, caldos depurativos, zumos naturales hechos en casa sin azúcar, leches vegetales también sin azúcar (de soja, arroz, avena o almendras).

Alimentos a disminuir

  • Pescado azul. Pescado fresco un máximo de dos veces a la semana (hay que evitar el pescado de piscifactoría), a la plancha o al horno. También hay que eliminar las conservas y salazones.
  • Marisco.
  • Lácteos. Solamente los bajos en grasa (yogur, queso fresco, requesón o desnatados).
  • Frutos secos.
  • Aguacate y aceitunas.
  • Carnes. Sólo las blancas y sin piel (pollo, pavo, conejo).
  • Embutidos.Pequeñas cantidades de pavo o jamón ibérico sin la parte grasa.
  • Huevos. Dos veces a la semana a lo sumo.
  • Sal y endulzantes.

Alimentos a evitar en una dieta para adelgazar

Lácteos enteros, grasos o muy curados, flanes, mantequilla, margarina, ahumados, embutidos como chorizo y salami, fritos en general, snacks salados, carne de cerdo, paté, foie gras, cereales del desayuno con azúcar, azúcar en general, panadería y bollería industrial, salsas y condimentos fuertes, conservas, precocinados, alcohol, bebidas azucaradas y café.

Otras recomendaciones para adelgazar

  • Utiliza los métodos de cocción más simples y con el mínimo aceite: vapor, hervido, escaldado, prensado, plancha…
  • Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un pobre. La cena tiene que ser muy ligera y poco cuantiosa.
  • Elige productos de la mejor calidad posible: ecológicos, de temporada y de proximidad.
  • Haz ejercicio. Acelera el proceso de adelgazamiento, ya que hace aumentar el metabolismo, conserva la masa muscular y ayuda a relajarse.
  • Come despacio y mastica bien (la primera etapa de la digestión empieza en la boca). Empieza por los platos con más fibra –como ensaladas– para tener más sensación de saciedad.

¿Has hecho dieta en alguna ocasión? Cuéntanos tu experiencia. ¿Estás pensando en llevar a cabo una? ¿Cuál de estos consejos te ha sido más útil?

Foto: www.mipielsana.com

Mango africano, un complemento para adelgazar0

El mango africano (Irvingia gabonensis) es un complemento alimenticio utilizado en las dietas de control de peso, puesto que tiene la capacidad de reducir el apetito y de inhibir la producción de grasas. El mango africano es la fruta de un árbol de la familia de las Irvingiaceae, que se encuentra sobre todo en Ghana, Camerún y Costa de Marfil.

El árbol de mango africano puede alcanzar los 40 metros de altura. Sus flores son de color blanco-amarillento y aparecen desde febrero a marzo. En el periodo de lluvias se recolecta el fruto, de color verde, con el mesocarpio comestible suave y anaranjado, y de semillas oleaginosas. Es precisamente en las semillas donde en la actualidad existe un mayor interés, debido a su capacidad de incrementar la cantidad de Leptina (también conocida como proteína OB u hormona del hambre), responsable de regular el metabolismo y el apetito en los seres humanos.

Estudios sobre el mango africano

Un equipo de investigadores de la Universidad de Yaoundé (Camerún), dirigido por el Dr. Julius E. Oben, ha llevado a cabo diferentes estudios sobre el comportamiento de la semilla del mango africano y su capacidad de inhibir la producción de grasa, actuando sobre determinados genes y encimas que regulan el metabolismo. Los participantes en los estudios siempre han experimentado una importante pérdida de peso. También se ha observado una menor concentración en la sangre de azúcar y de colesterol malo (lipoproteínas de baja intensidad, LDL en sus siglas en inglés). Todos estos resultados se lograron sin efectos secundarios.

El mango africano es un complemento que se utiliza en las dietas para perder peso.
El mango africano es un complemento que se utiliza en las dietas para adelgazar.

Cómo actúa el mango africano

Diferentes estudios han confirmado que el mango africano actúa de cuatro maneras efectivas:

  • Como quemador de grasa: acelerando el metabolismo, para quemar la grasa sobrante de manera más rápida.
  • Como supresor del apetito: ayuda a aumentar los niveles de leptina naturales, disminuyendo de forma natural el apetito.
  • Retrasa el vaciamiento gástrico: retarda el proceso digestivo, permaneciendo más tiempo la comida en el tracto digestivo y haciendo que la persona tenga menos necesidad de comer.
  • Fuente de fibra: su excelente fibra ayuda a deshacernos de los residuos de una forma rápida y natural, garantizando el buen funcionamiento del organismo.

También hay que decir que el mango africano tiene importantes cantidades de vitaminas C y A y que es rico en calcio, potasio, sodio, hierro y fósforo.

Propiedades medicinales del mango africano

Tradicionalmente la población autóctona ha utilizado el mango africano por sus propiedades medicinales: la corteza mezclada con aceite de palma es usada para tratar las diarreas; a nivel tópico, la corteza es utilizada por sus propiedades antibióticas y antifúngicas. También es un excelente analgésico.

El mango africano siempre ha sido un elemento básico en la alimentación de estos países. Trituraban la fruta y la utilizaban para cocinar. Además, el mango africano servía en los largos viajes de caza para aportarles energía y mitigar el hambre.

A pesar de las grandes expectativas de esta semilla como complemento en dietas para adelgazar, debemos tener siempre en cuenta que una alimentación equilibrada y adecuada a cada edad y persona es la mejor garantía para que la pérdida de peso sea segura y sin riesgo para la salud.

Foto: www.adelgazarconenriqueangel.com

La avena, un gran reconstituyente0

La avena (Avena sativa) es un cereal nutritivo, remineralizante y reconstituyente. Además de darnos fuerza y vigor, la avena es rica en fibra soluble, calma los estados nerviosos e facilita el metabolismo de producción de energía. Otra de las ventajas de este cereal es que se puede consumir de diferentes formas: grano, harina, copos, salvado, agua de avena y licuado de avena (leche de avena).

Características nutricionales de la avena

La avena es rica en proteínas (11%), grasas insaturadas (ricas en linoléico), vitaminas (vitamina E y, sobre todo, del grupo B: B1, B2 y B3) y minerales (calcio, hierro, magnesio, potasio, manganeso, fósforo, cinc y silicio). Tiene menor contenido de hidratos de carbono que otros cereales, pero la fibra es más completa: contiene elementos solubles e insolubles.

Ventajas de la avena para la salud

  • Ayuda a sobrellevar el desgaste intelectual.
  • Es un buen reconstituyente en situaciones de estrés.  Reduce la ansiedad y evita el decaimiento.
  • Es idónea en etapas de crecimiento en la alimentación infantil.
  • Es útil para personas que realizan una gran actividad muscular y en deportistas.
  • Refuerza la fecundidad (por su contenido en avenasterol).
  • Aumenta la producción láctea, si la mujer toma avena durante el embarazo y la lactancia.
  • Es una excelente fuente nutricional para la tercera edad.
  • Favorece la recuperación en estados de convalecencia.
  • Se recomienda en personas diabéticas.
  • Mejora el buen funcionamiento del páncreas.
  • Favorece la digestión de las grasas.
  • Ayuda a reducir los altos niveles de colesterol.
  • Reduce la velocidad de absorción de los hidratos de carbono.
  • Es un cereal adecuado en trastornos de acidez gástrica.
  • Regula el tránsito intestinal (en grano o copos).
Avena
La avena es rica en fibra soluble, nos da fuerza y vigor y calma los estados nerviosos.

Cómo preparar la avena

  • En grano: por cada medida de avena integral, se utilizan dos medidas de agua. Se hierve a fuego medio durante una hora como mínimo. Conserva al máximo sus cualidades nutritivas.
  • Agua de avena: por cada litro de agua, se usan dos cucharas soperas de granos de avena integral. Se hierve durante 15 minutos y después se cuela. Se puede tomar fría o a temperatura ambiente. Remineraliza, aporta vitaminas, es laxante y diurético suave.
  • En copos: se obtienen después de prensar los granos y eliminar la cascarilla externa, sin perder el salvado. Este tratamiento permite tomar los copos de avena crudos (con yogur, kélir o leche) o cocinarlos en poco tiempo (unos 10 minutos).
  • En harina: puede utilizarse para espesar sopas.
  • Salvado de avena: se toma mezclado en un yogur, kéfir, leche o en una crema. Es rico en fibra soluble, regulariza el tránsito intestinal y regula el exceso de colesterol en sangre.
  • Leche de avena: es de fácil digestión.
  • Crema de avena: para prepararla, debemos hervir, durante 8 minutos, 3 cucharadas soperas bien colmadas de copos de avena en 400 ml de agua mineral. Después se añaden de 50 a 100 gramos de verduras cortadas finas, una cucharada de aceite de oliva virgen y una pizca de sal. Pasados los 8 minutos, se bate todo y se hierve 2 minutos más.

Usos cosméticos de la avena

La avena, aplicada por vía externa, también aporta grandes beneficios para la piel: regenera y protege el cutis, proporciona suavidad y elasticidad a la piel, limpia impurezas y es útil en casos de pieles irritadas, eccemas y para tratar alergias.

Podemos preparar un peeling de avena mezclando harina de avena, un poco de aceite de oliva y zumo de limón. Se utiliza para limpiar impurezas y asperezas de la piel, frotándola sobre la zona afectada.

Foto: es.123rf.com

Sopa quemagrasa10

La sopa quemagrasa está pensada para personas que necesitan perder peso rápidamente (hasta 7 kg en una semana, si se hace bien) pero sin ningún riesgo. La sopa quemagrasa limpia las impurezas del organismo y hace que te sientas mejor. A partir del tercer día, empezarás a sentir una energía increíble.

Receta de la sopa quemagrasa

Ingredientes:

  • 6 cebollas grandes.
  • 2 pimientos verdes.
  • 1 manojo de apio.
  • 6 tomates pelados.
  • 1 col.
  • 1 cubito de caldo.
  • Si quieres, puedes aliñarla con sal, pimienta, curri o sales de ajo.

Preparación:

Hay que cortarlo todo en pedazos pequeños y ponerlo en una olla grande. Primero se hierve a fuego rápido durante 10 minutos y, después, a fuego lento hasta que los vegetales se hayan cocido.

Puedes tomar la sopa quemagrasa cada vez que tengas hambre. Cuanta más sopa tomas, más peso vas a bajar: el secreto de esta dieta está en quemar más calorías de las que consumes.

Dieta de la sopa quemagrasa
La sopa quemagrasa limpia las impurezas y hace que te sientas mejor.

Incompatibilidades con la sopa quemagrasa

  • Alcohol. No se puede tomar ninguna bebida alcohólica, pues infiere directamente en la eliminación de grasas. Hay que esperar 24 horas después de haber consumido licor para empezar la dieta.
  • Bebidas carbonatadas. No están permitidas. Es necesario tomar sólo agua, té o café (sin azúcar), zumos naturales y leche descremada.
  • Frituras, pan o cualquier producto que contenga harina, azúcar o sustitutos del azúcar. También son incompatibles con la dieta de la sopa quemagrasa.
  • Carne. Se deberá sustituir por pollo sin piel o por pescado.

Consejos

Después de haber estado varios días haciendo la dieta de la sopa quemagrasa, come salvado de trigo o de avena para limpiar el colon. Con esta dieta, te vas a sentir mejor y te darás cuenta de la diferencia en tu físico.

Foto: lapatilla.com

Consejos dietéticos para las comidas de Navidad0

En las comidas de Navidad no tenemos por qué privarnos de placeres como comer un poco de turrón. Solamente debemos ser moderados con la cantidad de comida que ingerimos, puesto que es el comer desenfrenadamente grandes cantidades lo que nos puede dañar. Conviene evitar, por otro lado, la mezcla de muchos alimentos distintos, dado que eso nos provocará una digestión más lenta y es fácil que produzca putrefacciones y fermentaciones que acaben generando gases, inflamación de vientre e intestinos, e incluso mal aliento. También te animamos a seguir las siguientes recomendaciones.

Consejos dietéticos a tener en cuenta en las comidas Navidad

  • Incluir verduras en los menús. Las tradicionales comidas de Navidad suelen ser ricas en proteínas, azúcares y grasas. Para compensarlo y para acompañar los platos, deberemos incluir más verduras: ensaladas, canapés, verduras rellenas o croquetas vegetales, cocas, pinchitos o empanadas, cremas de verduras servidas con pan tostado, consomés vegetales y patés vegetales (remolacha, zanahoria, berenjena, humus…).
  • Tomar postres más ligeros. Sin privarnos de los turrones y los polvorones, en las comidas de Navidad recomendamos intercalar postres ligeros y que se puedan confeccionar sin azúcar añadido: macedonia de frutas, peras al jengibre, gelatina de frutas…
  • Sustituir las proteínas animales. Los más atrevidos pueden cambiarlas por platos de origen vegetal equivalentes: canelones o rustidos de seitán, albóndigas de tofu… También podemos incluir algas en las empanadas, caldos, cremas y ensaladas. Las algas Arame, Hiziki y Wakame ayudan a disolver depósitos de grasa, a digerir, a alcalinizar la sangre y a remineralizar el organismo.
  • Preparar cenas ligeras. Así nos reequilibraremos después de las pesadas comidas de Navidad. Cenar en exceso sobrecarga y agota el metabolismo, ya que por naturaleza la energía del organismo ya va enfocada hacia el reposo. Ejemplos de cenas ligeras pueden ser: una manzana y un yogurt natural sin azúcar, compota de manzana, crema de verduras, sopa de cebolla con copos de avena o un caldo vegetal.
  • Tomar verduras depurativas. Hay verduras que también nos ayudarán a reequilibrarnos: nabo, rabanitos, champiñones, proteínas vegetales y verdura verde (berros, brócoli, perejil, col verde, apio, puerro…).
Comidas de Navidad
En las comidas de Navidad no es necesario privarse del turrón, siguiendo estas pautas dietéticas.

Recomendaciones para digerir mejor

  • Masticar bien los alimentos. No sólo nos ayuda en la digestión, sino que también hace que comamos menos y que disminuya la ansiedad.
  • Digerir mejor las proteínas animales. Enzimas como la papaína (proviene de la papaya) y la bromelaína (está en la piña) ayudan a mejorar la digestión de proteínas animales. Podemos incluir estas frutas en los menús y en las ensaladas, o tomar algún complejo a base de estas enzimas, si tenemos una digestión lenta.
  • Tomar plantas medicinales. Para después de las comidas de Navidad, podemos preparar tisanas a base de plantas carminativas y digestivas como Anís, Hierba Luisa, Melisa, Poleo… Las plantas hepáticas amargas (Boldo, Alcachofera, Cardo mariano…) ayudan al hígado en sus funciones y a mantenerlo limpio, además de contribuir a la digestión de grasas. También podemos tomar Aloe Vera para proteger nuestro epitelio gástrico de la acidez y además obtener un efecto depurativo. Y en caso de estreñimiento, se recomendamos tomar un regulador intestinal a base de semillas de lino o zaragatona. 
  • Mantener la grasa a raya con suplementos como la lecitina de soja, la neopuntia o Fat Burner.
  • No abusar del café, de la sal, del alcohol ni de refrescos con gas.

Y si tenemos invitados…

  • Plantear el menú con antelación. Así tendremos en cuenta todos los detalles en las comidas de Navidad: si hay personas mayores o niños, si comen de todo o son vegetarianos…
  • Apostar por menú sencillos. No es momento de hacer experimentos y acabar con un ataque de nervios en el último momento. A veces las cosas más sencillas, presentadas de modo diferente, son las que más éxito tienen. En las comidas de Navidad, podemos jugar con creatividad en la mezcla de colores, texturas y sabores, y hacer de esa comida algo totalmente especial.
  • Cocinar con amor. El estado de ánimo también influye en los resultados.

Dieta para después de las Navidades

Tras las comidas de Navidad, durante 2 ó 3 días deberemos hacer una dieta muy ligera a base de:

  • Arroz integral con verduras (preparadas al vapor, hervidas, escaldadas o al horno).
  • Compotas de manzana sin azúcar.
  • Caldos vegetales a base de cebolla, apio, col blanca, nabo, perejil, hojas de lechuga, un poco de calabaza o zanahoria e incluso un trocito de alga Kombu. Este caldo lo podemos tomar como: base para otras sopas; consomé de primer plato, añadiéndole un poco de miso (pasta fermentada de soja); o tomarlo en ayunas, media hora antes de desayunar, con un poco de zumo de limón para ayudar a depurar.
  • Cremas de verduras sin añadirle cremas de leche ni quesos (sólo un poco de aceite de oliva crudo al final de la cocción).
  • Licuados de verduras como el de zanahoria, apio y col.
  • Al cabo de 2 días, podemos incluir ensaladas crudas y entre horas alguna fruta cruda de temporada (preferiblemente de una sola clase) y, si toleramos los lácteos, tomaremos algún yogurt natural sin azúcar.
  • Si tomamos proteína animal, al cabo de 2 ó 3 días, podemos empezar a incluir un poco de pescado blanco en la dieta (cocido al vapor, al horno o a la plancha).
  • Evitaremos los fritos, sofritos y comidas precocinadas.
  • También nos puede ayudar el suplemento dietético Herbo Dep.

Foto: www.hogarutil.com