DIETA VEGETARIANA COMPLETA Y EQUILIBRADA0

Una dieta vegana, nombrada correctamente “vegetariana estricta”, consiste en una alimentación que excluye cualquier producto de origen animal: carne, pescado, huevos, lácteos y miel.

A menudo encontramos que, junto con el auge que este estilo de vida está teniendo, también existen muchas dudas respecto a cómo se tendría que llevar una alimentación de este tipo de forma saludable para evitar posibles carencias de nutrientes como son el hierro, calcio, vitamina b12 o vitamina D. Por ello vamos a dar unas pinceladas para poder alimentarnos correctamente abordando los diferentes grupos de alimentos que no nos pueden faltar. Todo esto lo podremos tener en cuenta incluso si no seguimos una dieta vegana. … Leer más →

Beneficios de las dietas depurativas en primavera: cómo eliminar toxinas0

Los expertos recomiendan depurar el organismo una o dos veces al año, dependiendo del estado de cada persona. La primavera es un buen momento para llevar a cabo dietas depurativas, puesto que preparan el cuerpo para soportar el calor del verano y ante los posibles excesos propios de la época vacacional.

Los motivos para hacer una dieta depurativa radican en la necesidad de eliminar toxinas y productos de desecho que genera nuestro organismo o sustancias perjudiciales que nos llegan a través de una mala alimentación. El cuerpo ya las expulsa de manera natural por diferentes vías, pero si hay un exceso puede saturarse, es entonces cuando pueden aparecer algunas sintomatologías que pueden alertarnos de la necesidad de realizar una limpieza. Si sientes fatiga generalizada, caída del cabello, decaimiento, insomnio, irritación cutánea, eccemas… y el médico te ha dicho que no tienes ningún problema de salud, quizás sea un buen momento para renovar nuestro organismo.

Los beneficios de una dieta depurativa son múltiples. Incrementa la energía, mejora la digestión, refuerza las defensas ante infecciones, facilita la función circulatoria y de drenaje (evita así alteraciones como la celulitis, la hipertensión y la sensación de pesadez en las piernas o de hormigueo), da un buen aspecto a la piel, mejora la función intestinal si hay problemas de estreñimiento, aumenta la flexibilidad y agilidad de las articulaciones, facilita la capacidad de concentración y memoria y reduce los problemas de insomnio. En definitiva, mejora el estado físico y mental del organismo. 

Es necesario seguir una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable. Todas las maneras de depurar el cuerpo pasan por seguir una dieta rica en frutas, verduras, caldos vegetales, agua y que evite los excesos de grasas, hidratos de carbono y proteínas. Se recomienda cocinar los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha y mantener a raya las frituras y salsas. También son perjudiciales y entorpecen la correcta actividad celular productos tóxicos como el café, el alcohol, el tabaco, los medicamentos, los aditivos y los alimentos refinados.

Algunas plantas con propiedades depurativas pueden ayudarnos con este proceso.

Una infusión a base de diente de león (Taraxacum officinale), alcachofera (Cynara scolymus), abedul (Betula pendula), cola de caballo (Equisetum arvense), fumaria (Fumaria officinalis), bardana (Arctium lappa) y zarzaparrilla (Smilax aspera). Con ellas depuraremos el hígado, los riñones y la sangre. Bastará con tomar un vasito antes del desayuno y otro antes de la cena.

La avena, es otra planta depurativa y reconstituyente, rica en minerales. Se recomienda en personas que realizan algún ayuno o están convalecientes.

Algunas algas como la Chlorella presentan propiedades desintoxicantes, especialmente eficaz para eliminar metales pesados.

La toma de sirope de savia es una de las dietas depurativas más populares. Es una dieta restrictiva ya que, durante 7 ó 10 días, solamente se puede consumir la mezcla de sirope de arce, agua y zumo de limón.

Si la persona se siente débil al hacer una dieta depurativa, es recomendable el suplemento de polen, puesto que es un aporte vitamínico y de energía.

 

No se recomiendan las dietas depurativas estrictas ni los ayunos a personas convalecientes, que tomen medicación o que padezcan alguna enfermedad crónica, ni a mujeres embarazadas y niños, a no ser que se realicen bajo supervisión médica.

¿Qué es el exceso de Histamina?0

La Histamina es una sustancia vital, responsable de trasladar información a las células para  que nuestro organismo funcione correctamente. Actúa como neurotransmisor del sistema nervioso central, interviene en la digestión, incrementa la permeabilidad de los vasos sanguíneos y es un importante mediador inflamatorio.

La encontramos presente en muchos alimentos como queso, huevos, alguna fruta y verduras, algunos frutos secos y principalmente en los alimentos precocinados y en conserva.

El organismo regula los niveles de histamina mediante la enzima Diamino Oxidasa (DAO), que se encarga de metabolizarla en el intestino y eliminarla. Si esta enzima no funciona de forma adecuada puede producirse una acumulación de histamina o histaminosis. No se trata de una alergia, aunque a veces se confunden. En este caso no está involucrada la Inmunoglobulina E y un test de alergia alimentaria nos podría salir negativo.

Cuando el organismo es alérgico a un alimento o medicamente, lo reconoce como extraño y libera histamina y otras sustancias en el torrente sanguíneo, desencadenando una reacción alérgica.

En el caso de un exceso de histamina la sintomatología no se manifiesta tras al consumo de un alimento en concreto, sino que se trata de una reacción acumulativa provocada por el consumo de varios alimentos con altos niveles de histamina y a un déficit de la actividad de la enzima DAO, encargado de metabolizarla.

Considerada para algunos autores una nueva patología, está aumentando su incidencia en la población y su origen puede ser diverso. El principal motivo parece ser una predisposición genética, aunque también puede estar provocado por enfermedades inflamatorias del intestino, el síndrome del colon irritable, la enfermedad celíaca y el sobrecrecimiento bacteriano intestinal.

Las patologías y sintomatologías que suelen beneficiarse de una dieta baja en histamina son: migraña, cefalea tensional, dolores musculares y articulares, fibromialgia, cansancio, vértigos, acúfenos, trastornos del sueño, trastornos de la memoria y de la atención, trastornos de la temperatura (predominio de sensación de frío, aunque puede haber febrícula), labilidad emocional, alteraciones de la visión, bruxismo, palpitaciones, alteraciones dermatológicas (piel seca, atópica, eczema, sarpullido, psoriasis), síntomas gastrointestinales (hinchazón abdominal, diarreas, estreñimiento, etc.), síntomas alérgicos (rinitis, sinusitis, estornudos), presión arterial baja, retención de líquidos, sobrepeso con dificultad para adelgazar, etc.

Una test analítico nos permite identificar la actividad de la enzima DAO y será el médico quién podrá hacer un diagnóstico y establecer un tratamiento.

Ante un incremento de los niveles de histamina en un primer paso debemos recuperar la flora intestinal y evitar los alimentos que contienen más histamina y los que sospechemos que aumentan los síntomas, durante al menos 4 semanas. Al cabo de este tiempo, vamos reintroduciendo los alimentos y reconociendo cuáles son los causantes de los brotes. Algunos autores proponen evitar los alimentos con concentraciones superiores a 20mg/Kg, otros son mucho más estrictos y sólo permiten el consumo de alimentos con una concentración de histamina inferior a 1mg/Kg. Por otro lado, además de tener en cuenta los alimentos ricos en histamina, se deberían tener en cuenta otros factores que provocan su acumulación, como la cantidad de otras aminas, la capacidad para liberar histamina endógena o factores bloqueantes de la enzima DAO como las bebidas alcohólicas.

Para conocer qué dieta debemos seguir es recomendable seguir las indicaciones de un nutricionista que nos confeccionará una pauta y realizará un control.

En términos generales se pueden seguir los siguientes consejos dietéticos de la tabla.

HAZ CLIC PARA AMPLIAR