Zumo arco iris: te verás más joven1

¿Quieres lucir una piel más lisa y joven además de aportarle hidratación y luminosidad? A continuación te proponemos esta receta anti-aging:

Zumo Arco Iris
Zumo Arco Iris
  • ½ pimiento rojo que aporta licopeno, muy beneficioso para el cuidado de la piel, el cabello y las uñas. El pimiento también es rico en potasio, calcio, fósforo y magnesio.
  • 1 raíz de remolacha roja, es un potente anticancerígeno y ayuda a eliminar líquidos, además de ser un producto altamente alcalinizante y rico en hierro y ácido fólico.
  • 4 zanahorias, ricas en carotenos. También proporcionan protección a las arterias y del sistema inmunológico. Asimismo, son sumamente conocidas sus propiedades para mantener una buena visión ocular. Evita el envejecimiento celular por lo que es muy apropiada para mantener una piel joven.
  • 1 pepino, es un gran depurador de la sangre que aporta vitaminas A y C así como minerales, sobre todo silicio. Contribuye, a su vez, a reparar e hidratar la piel.
  • 6 hojas de lechuga roja para ayudar a mantener equilibrado el sistema nervioso, además tonifica el estómago y facilita la digestión. Posee una gran cantidad de antioxidantes, betacarotenos y vitaminas C y E.
  • 1 cucharadita de maca (medida moca) puesto que es un revitalizante universal.
  • 5 hojas de menta (rica en clorofila) porque fluidifica la sangre, es digestiva y carminativa.

Modo de preparación:

Debes lavar todos los ingredientes, escurrirlos y ponerlos a trocitos en la licuadora. Sería mejor si las zanahorias y el pepino son ecológicos porque entonces no es necesario pelarlos y se aprovecharían las vitaminas que contiene la piel. Tritúralo todo bien hasta conseguir un zumo homogéneo y consúmelo enseguida.

Como ves, se trata de un zumo tricolor (verde, naranja y amarillo) que mantiene el equilibrio entre vitaminas y betacarotenos; y que te ayudará a desintoxicar el organismo y te protegerá frente al envejecimiento celular, manteniendo una piel tersa.

¡Complementa tus zumos de fruta natural con superalimentos!0

El verano es quizás la época del año en que los zumos de fruta natural ganan protagonismo ya que la calor es la mejor excusa para consumirlos. Los zumos de fruta natural nos aportan vitaminas; beta-carotenos, unos nutrientes esenciales excelentes para el cuidado de la piel y para lograr un buen bronceado; antioxidantes, que retardan los signos del envejecimiento y previenen enfermedades degenerativas; fibra, que favorece el tránsito intestinal, etc. Puedes aumentar los beneficios de los zumos de fruta natural si los complementas con superalimentos como la alga chlorella, la alga espirulina, la maca o la hierba de trigo.

Cada fruta te aportará beneficios concretos. Así, el melón y la sandía son buenos aliados para los riñones y están indicados en caso de afecciones urinarias. El níspero es diurético y normaliza el tránsito intestinal. El melocotón es beneficioso para el corazón. Y el albaricoque mejora la salud visual, por citar sólo unos ejemplos.

¡Enriquece tus zumos de fruta natural con superalimentos!
¡Enriquece tus zumos de fruta natural con superalimentos!

¡Añádeles superalimentos!

¿Cuál de estos cuatro superalimentos prefieres?

  • Alga chlorella: ayuda a depurar y desintoxicar el organismo, potencia el sistema inmune, ayuda a disminuir la tasa de colesterol en sangre, a compensar la hipertensión y a aumentar la producción de glóbulos rojos así como atenuar los síntomas de las reacciones alérgicas o ayudar a cicatrizar heridas cutáneas y regenerar las células de la piel.
  • Alga espirulina: protector cardiovascular y celular, ayuda a proteger el organismo del envejecimiento, fuente de proteínas altamente digestibles, contiene los nueve aminoácidos esenciales así como hierro y es rica en vitaminas del grupo B, E, F y beta-carotenos.
  • Maca: esta planta posee un alto contenido en hierro y calcio además de tener propiedades reconstituyentes y para aumentar la fertilidad.
  • Wheatgrass: la hierba de trigo tiene un alto contenido en clorofila, vitaminas (A, C y E), aminoácidos y encimas. Excelente contra el estreñimiento y combinado con frutas y verduras, reconstruye las células sanguíneas ayudando a prevenir la anemia. También contribuye a la eliminación de toxinas y en la oxigenación de las células. 

Receta: Licuado vegetal de frutas y hortalizas

Ingredientes:

  • ramita de apio.
  • 1 zanahoria pelada.
  • 1 remolacha pelada.
  • 1 manzana cortada (sin el corazón).

Preparación:

Batimos todos los ingredientes hasta conseguir un licuado fino. Este batido nos aporta gran cantidad de vitaminas y minerales así como energía. También tiene un gran valor nutritivo. ¿Con qué superalimento lo vas a enriquecer?

Foto: www.natursan.netwww.naturasan.net

Dietas de verano personalizadas: ligeras y equilibradas0

Cuando llega el verano, sentimos la ilusión y la necesidad de lucir una silueta esbelta y saludable. Muchas veces recurrimos a dietas drásticas y extremadamente bajas en calorías que podrían llegar a comprometer seriamente nuestra salud: pueden producir carencias nutricionales importantes y disfunciones en el metabolismo basal (las células no tendrán la energía suficiente para desempeñar sus funciones).

Para adelgazar y mantenerse en el peso ideal, debemos apostar por una dieta sana, ligera y equilibrada. Además tenemos que motivarnos y estar dispuestos a modificar ciertos hábitos alimenticios. Por todo esto, como ya hemos dicho en un artículo anterior, la mejor opción para adelgazar es perder peso de manera lenta y progresiva.

¡Personaliza tu dieta!

La dieta ideal es la que se ajusta a las necesidades y ritmo de vida de cada uno. Así pues, puedes hacerte una dieta personalizada teniendo en cuenta estas recomendaciones generales:

  • Planifica tus menús y las compras. Es la manera de evitar poner productos tentadores en la cesta de la compra.
  • No te saltes comidas. Haz entre 5 y 6 ingestas diarias. De lo contrario, llegarás a la siguiente comida con hambre y comerás compulsivamente, con ansiedad y más cantidad (lo que dilata el estómago).
  • Come sentado, despacio y tranquilo. No es momento para la ansiedad.
  • Mastica bien los alimentos. Así te ahorrarás las malas digestiones. Ten en cuenta que la digestión empieza en la boca.
  • Evita picar entre horas. Aprende a diferenciar el hambre y la sensación de ansiedad.
  • Haz ejercicio regularmente. Se aconsejan de 30 a 45 minutos diarios, ya que es a partir de los 20 minutos cuando empezamos a quemar las grasas acumuladas. Haz bicicleta, natación, cinta, camina haciendo marcha o sal a correr. ¡Tú decides!
  • Cena pronto. Como mínimo deben pasar dos horas entre la cena y la hora de irse a dormir. Además las cenas deben ser ligeras.
  • Opta por los platos calientes a la hora de cenar. Aportan mayor saciedad, se digieren mejor y son más relajantes, ayudando a tener un sueño reparador.
Las dietas de verano personalizadas tienen que ser ricas en frutas y verduras de temporada.
Las dietas de verano personalizadas tienen que ser ricas en frutas y verduras de temporada.

Los alimentos más adecuados para una dieta

Cuando de hacer dieta se trata, los cereales deberían ser integrales. Las frutas, verduras y hortalizas es mejor que sean de temporada. También son alimentos adecuados los germinados, las algas, las legumbres y sus derivados, el pescado blanco y el aceite de primera presión en frio. En cuanto a los condimentos, son una buena elección el zumo de limón, la ralladura de cítricos, los vinagres (de manzana, arroz, umeboshi, balsámico), el jugo de jengibre fresco, el cebollino y el perejil crudos, el ajo, las hierbas aromáticas suaves. Las bebidas más recomendables son el agua mineral, los licuados de verduras, los caldos depurativos, la infusiones, los zumos naturales y las “leches vegetales” (soja, arroz, avena, almendra).

Alimentos que debemos consumir con moderación

No hay que abusar de las harinas refinadas, el pescado azul (dos raciones semanales), el marisco, los lácteos, el aceite en cocción, los frutos y frutas secas, el aguacate, el coco, las aceitunas, las carnes rojas magras, los embutidos, los huevos, la sal y los endulzantes.

Los alimentos más desaconsejados en caso de dieta

Se deben evitar los productos excesivamente grasos, salados o azucarados (azúcares refinados y pastelería industrial), las conservas, las cocciones fuertes (frituras, rebozados, gratinados), así como las salsas, el café, el alcohol y las bebidas azucaradas.

Finalmente, sólo queda reiterar que no conviene tener prisa. Reeducar los hábitos alimenticios lleva su tiempo.

Mayka Altadill, dietista y nutricionista

Foto: www.recetin.com

Consejos de alimentación en primavera y verano0

Primavera y verano son estaciones de nacimiento, desarrollo y maduración. Con la alimentación podemos favorecer esta expansión, mediante estilos de cocción más ligeros y platos nutritivos, a la vez que simples, refrescantes y llenos de color. Hemos agrupado los alimentos más aconsejados en las siguientes categorías:

Cereales

Principalmente arroz de grano medio que, a medida que avance el calor, iremos sustituyendo por arroz largo, cebada, quinoa, bulgur, cuscús, pasta integral, maíz y polenta. Habrá que reemplazar la cocción a presión por hervidos con previo remojo para hacerlos más ligeros, utilizar poca sal y servirlos mayoritariamente en forma de ensaladas, pasteles fríos, ensaladillas, tabulé, etc.

Proteínas

Para favorecer la depuración se aconseja reducir la cantidad de proteína, salvo en casos de niños –que están en edad de crecimiento–, mujeres embarazadas y personas que llevan a cabo mucha actividad física.

Comeremos sobre todo:

  • Proteína vegetal: seitán, leguminosas y sus variedades (tofu y tempeth).
  • Proteína animal: variedad de pescados.

Consumiremos de manera ocasional:

  • Carne blanca.
  • Huevos.
  • Lácteos blandos (yogur, kéfir, quesos frescos, etc.)

Los estilos de cocción deben ser rápidos y ligeros: hervidos, vapor, macerados, plancha y salteados cortos. Las legumbres pueden prepararse en forma de ensaladas, cremas frías e incluso patés como el humus.

En la alimentación de verano, más que nunca, debe ser rica en verdura y fruta.
En la alimentación de verano, más que nunca, debe ser rica en verdura y fruta.

Verduras

Comeremos sobre todo:

  • Verduras de tierra: gran variedad de verduras de temporada, especialmente las de sabor amargo y picante (alcachofas, berros, rabanitos, etc.), ya que ayudan a depurar el hígado.
  • Germinados (soja, alfalfa, rabanito, etc.).
  • Hojas verdes. Es época de incrementar su consumo.
  • Algas ligeras (dulce, wakame, nori y agar-agar) en ensaladas, salteados cortos y cremas de verduras.

Habrá que ir reduciendo las cocciones pesadas (estofados, horno, fritos, etc.) e incrementar las ensaladas crudas multicolor, verduras prensadas, salteados cortos y cremas y sopas frías (gazpacho, vichysoise, licuados, etc.)

Aceites

Hay que tomar aceite con moderación para favorecer la depuración hepática.

Consumiremos sobre todo:

  • Aceite de oliva, preferiblemente de primera presión en frío. Utilizarlo en crudo para aliñar y en cocción para salteados cortos.
  • Aceite de semillas, preferiblemente de primera presión en frío. Utilizarlo en crudo. También podemos añadir a los platos pequeñas cantidades de semillas crudas.

Comeremos con moderación:

  • Frutos secos.

Frutas

  • Batidos, zumos, jaleas y macedonias. Es el momento de aprovechar la energía refrescante y ligera de la fruta, que de manera preferible debe ser de temporada y proceder de cultivos ecológicos.

Otros alimentos

  • Hierbas aromáticas frescas (albahaca, menta, hinojo, perejil, cilantro, etc.) para enriquecer los platos.
  • Plantas medicinales para prevenir o tratar resfriados y alergias (con el asesoramiento del herbolario).
  • Infusiones y bebidas refrescantes con cebada, horchata sin azúcar…
  • Suplementos con betacarotenos (siempre con el asesoramiento profesional), que preparan y protegen la piel para épocas de más exposición al sol.

 

Foto: www.zonaculinaria.com