Tomillo, un desinfectante ideal0

El tomillo (farigola o timó, en catalán) es una hierba aromática de la familia de las labiadas, de flores purpúreas, rosadas o blancas que florece de marzo a junio. Se cría sobre todo en lugares soleados, calizos o arcillosos.

Se puede cultivar en casa o recolectar de la naturaleza (no debe confundirse entonces con el serpol). Se recogen algunas ramitas a media mañana de un día soleado y se dejan secar a la sombra, en un lugar ventilado, procurando hacer pequeños ramilletes, teniendo en cuenta que habría que dejar algunas flores en la planta y no arrancar de raíz la mata entera.

El Thymus vulgaris ya se conocía en la Antigüedad. En Egipto se elaboraban pócimas y ungüentos que se utilizaban en los embalsamamientos. Los griegos creían que tenía poderes curativos. Galeno ya afirmó que curaba enfermedades respiratorias y articulares. En cambio los romanos introdujeron su uso en la cocina, como especia para aromatizar vinos y quesos. Y en la Edad Media se regalaba tomillo a los caballeros para desearles suerte y protegerlos en las batallas.

Actualmente, se utiliza en la cocina como planta aromática para condimentar platos pero también se utilizan las hojas y las flores con fines más terapéuticos.

Propiedades del tomillo:

  • Antivírico. Se utiliza en cualquier tipo de infección vírica, ya sea de vías respiratorias como del aparato digestivo.
  • Expectorante y mucolítico. Tomar infusiones de tomillo podrá ayudar a eliminar la mucosidad y reducir la tos en caso de resfriado.
  • Desinfectante, cicatrizante y antiséptico. Por ello el tomillo es muy apropiado para tratar heridas. Es necesario hervirlo en un cazo con agua, dejarlo enfriar, colarlo y aplicar el líquido resultante sobre la herida mojando una gasa esterilizada. Hay que repetir este proceso tantas veces al día como sea conveniente hasta que la herida esté totalmente cicatrizada.
  • Antiinflamatorio y fungicida que ayuda a eliminar las llagas o aftas bucales mediante enjuagues.
  • Digestivo, ya que una infusión de tomillo después de las comidas principales favorece la buena digestión. Asimismo evita la formación de gases y puede resultar útil en casos de indigestión, dolores estomacales o flatulencias.
  • Repelente de insectos. Se utiliza el aceite de tomillo para protegerse de las picaduras de insectos.

Receta de la sopa de tomillo:

Entre nosotros son bien conocidas estas propiedades y por ello ya nuestros antepasados hacían habitualmente un plato exquisito conocido como “sopa de farigola” que les ayudaba a prevenir ciertas dolencias. ¿Queréis saber cómo se prepara?

Sopa de tomillo
Sopa de tomillo

Los ingredientes para 4 personas son 1,5l agua mineral, pan seco, 2 ajos, 1 ramita de tomillo, aceite y sal. Se pone el agua en una olla y cuando empiece a hervir, añadimos los ajos pelados (también puede ser ajo negro) y el pan seco, con un poco de sal y aceite. Lo removemos y dejamos cocer durante 5 minutos. Después incorporamos el tomillo y lo dejamos infusionar tapado y apartado del fuego durante 10 minutos más. Lo servimos, ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y ya está lista para tomar. Para hacerla más apetitosa podemos tirar huevo batido por encima y decorar con unas hojitas de menta. El pan seco también puede cortarse en finas láminas y añadirse al final para que quede más crujiente.

¡Como veis, es importante tener siempre algunas ramitas de tomillo en casa y ahora es un buen momento para ir al campo a recogerlas y disfrutar del espectacular paisaje!

Aceite de rosa mosqueta para reducir cicatrices0

Seguramente las aplicaciones más conocidas del aceite de rosa mosqueta tienen que ver con la mejoría de la cicatrización de heridas y con la reducción de cicatrices. Sin embargo, el aceite de rosa mosqueta tiene otras muchas aplicaciones para el cuidado de la piel.

La rosa mosqueta (Rosa rubiginosa) es una planta arbustiva que crece de manera silvestre en el sur de Chile. Sus frutos son rojos y tradicionalmente se han utilizado para elaborar tés y mermeladas. Así se aprovecha su alto contenido en vitamina C. Pero es de las flores de donde se obtiene el aromático aceite esencial de rosa mosqueta así como la apreciada agua de rosas.

Aplicaciones del aceite esencial de rosa mosqueta

  • Es un buen remedio para la piel reseca y escamosa con tendencia a la deshidratación.
  • Mantiene la textura y elasticidad de la piel y su aspecto sano.
  • Atenúa las líneas faciales de expresión y las arrugas.
  • Reduce las manchas producidas por la edad y el envejecimiento de la piel. También disminuye la hiperpigmentación.
  • Evita las estrías de la piel durante el embarazo.
  • Reafirma los tejidos.
  • Como decíamos al principio, contribuye a la mejora de la cicatrización de heridas (cicatrices del acné, post-operatorias…).
  • Ayuda a reducir queloides y cicatrices hipertróficas, hipercrómicas y retractiles.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y es emoliente (ablanda las inflamaciones y durezas aparecidas en las piel).

 Modo de empleo del aceite de rosa mosqueta

Hay que aplicar el aceite de rosa mosqueta 3 o 4 veces al día de forma regular y constante sobre la zona de la piel a tratar. Durante 2 o 3 minutos debe efectuarse un suave masaje con la yema del dedo en forma circular hasta que el aceite de rosa mosqueta quede completamente absorbido.

El aceite de rosa mosqueta es eficaz para reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras.
El aceite de rosa mosqueta es eficaz para reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras.

Estudios clínicos

La dermatóloga Faviola Carvajal lideró un estudio en el Hospital de Van Buran de Valparaíso (Chile) sobre la reducción de cicatrices con aceite de rosa mosqueta. En la investigación participaron 90 pacientes con quemaduras, cortes y cicatrices quirúrgicas (recientes o no). Los resultados obtenidos después del tratamiento fueron positivos en el 97% de los casos. El grado de la recuperación varió en función de la duración del tratamiento, del número de aplicaciones diarias y del estado de la piel al inicio del estudio. En ningún caso se detectaron alergias y, en los pacientes que sufrían picazón, ésta desapareció al poco tiempo.

Foto: nosotras.com