Descubre las verduras con más minerales: ¡Atrévete a comer algas!0

Las algas son un excelente nutriente, ya que contienen entre diez y veinte veces más minerales que las verduras terrestres. ¿Sabías que se conocen 24.000 especies de algas, de las cuales sólo una pequeña parte empleamos con fines culinarios o medicinales? En este artículo descubrirás cómo incorporar fácilmente a tu dieta las 9 algas más nutritivas. ¡Empieza a beneficiarte de sus propiedades!

alga chlorella
Alga chlorella

¿Qué tipos de algas existen?

Las algas tienen formas y dimensiones muy variadas. La mayoría proceden del mar, pero también se encuentran en aguas dulces. Se clasifican según su coloración: clorofíceas (verdes), feofíceas (pardas), rodofíceas (rojas) y cianofíceas (azules). Su color viene dado por la clorofila y otros pigmentos que fabrican en función de la profundidad en que viven.

 ¿Cómo se cocinan las algas?

 Las algas en la cocina son muy versátiles y se pueden integrar en cualquier plato: sopas, caldos, consomés, estofados, ensaladas, salteados, postres… ¡Cocinarlas es muy sencillo! Primero se lavan rápidamente bajo el grifo con agua fría. Luego se dejan en remojo (cada alga tiene su tiempo dependiendo de su densidad y textura). Si es necesario se cocinan, y finalmente se cortan y añaden a los platos elegidos.

Una vez abierto el paquete, recomendamos ponerlas enseguida en un recipiente hermético para que no se humedezcan y mantengan todos sus nutrientes.

¿A qué edad se puede empezar a comer algas?

Los bebés pueden tomar algas a través de la leche materna, y cuando empiezan a tomar alimentos sólidos se les puede integrar una pequeña cantidad en las cremas y sopas. Recomendamos empezar con las algas más suaves como el Wakame o el Agar-agar. Con un año, el bebé ya debe poder comer toda la variedad de algas.

Seis razones para incorporar algas a tu dieta:

  • Desintoxican la sangre. Una de las características de las algas es su capacidad para expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos. Su contenido en ácido algínico facilita la eliminación natural de toxinas.
  • Por su abundancia en minerales (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…) neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteína, o como consecuencia de estados mantenidos de estrés.
  • Contienen yodo, difícil de obtener de otra fuente que no sea el mar. Pueden ayudar a prevenir el bocio, y a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen en el organismo debido al consumo de grasas saturadas, carnes y lácteos. Para las personas con hipertiroidismo se recomiendan las algas menos potentes en yodo (Agar-agar, Nori, Wakame, Hiziki), siempre consultando al especialista.
  • Tienen un efecto calcificante de los huesos por su riqueza en calcio (especialmente las algas Hiziki, Wakame, Arame, Cochayuyo, Kombu), y una excelente relación calcio/fósforo que facilita la absorción del calcio. Además, su efecto alcalinizante evita la pérdida de masa ósea.
  • Son ricas en vitaminas y oligoelementos (como zinc o selenio) que refuerzan el sistema inmunitario. Las algas como la espirulina, chlorella y klamath aportan un complemento importante de vitamina B12, importante en casos de dietas vegetarianas, embarazo, fatiga o estrés.
  • Además, se puede aprovechar el agua de remojo que no utilizamos a modo de balneario casero, para cuidar la piel.

Además de todos estos beneficios, las algas te ayudan a decorar de una forma original tus platos. ¡Anímate a añadirlas a tus comidas y disfrutarás de un aporte extra de minerales y vitaminas!

 

 

Melisa: calma los nervios de manera natural0

El estrés, el trabajo o algunas situaciones personales pueden causar ansiedad, depresión, tensión nerviosa, dolores de estómago o malestares digestivos… ¿Quieres descubrir una manera natural de tratarlos? En este artículo te presentamos las propiedades de la melisa, una planta medicinal relajante y tonificante del sistema nervioso.

Melisa ("Melissa officinalis")
Hojas de Melisa

La melisa (Melissa officinalis), también conocida como toronjil, es originaria de la cuenca del Mediterráneo. Es una hierba perenne de la familia de las lamiáceas y crece de forma silvestre.

Propiedades medicinales de la melisa:

  • Relajante: como planta medicinal tiene propiedades sedantes, relajantes y es buena para el insomnio. Además de calmar la sobreexcitación, esta planta medicinal es muy buena para aliviar los dolores de cabeza.
    En las palpitaciones o taquicardias de origen nervioso la melisa tiene la propiedad de relajar el músculo cardíaco y restablecer el ritmo normal del corazón. También se le atribuyen propiedades antiespasmódicas; se emplea en la reanimación de desmayados y como tranquilizante o calmante natural.
  • Antidepresiva: se han encontrado propiedades antidepresivas, ansiolíticas y antioxidantes en los compuestos de la melisa.
  • Antivírica: es eficaz contra las paperas, la varicela, y en la cicatrización de afecciones como herpes labial.
  • Mejora la digestión: como infusión también se usa para curar el dolor de estómago y está indicada para mejorar la digestión.
  • Aromática: sus partes herbáceas se utilizan en aromaterapia ya que poseen un intenso aroma a limón cuando se machacan, debido a su contenido en terpenos, citronella, citronelol, citral y geraniol.
  • Se utiliza como repelente de mosquitos, sin afectar a niños ni bebés. El toronjil es utilizado en algunos dentífricos, debido a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y aromáticas.

La melisa es una planta medicinal muy fácil de cultivar, lo cual es una gran ventaja. Se puede cultivar en maceta, de manera que la tengamos siempre a mano. Se la debe proteger del frío en invierno.

Es una planta de mata densa, frondosa, erecta y perenne, que puede llegar a crecer un metro de altura. Tiene flores blancas, ricas en néctar, que atraen a las abejas y sus hojas son muy grandes y ovaladas. La recolección de sus partes aéreas debe realizarse antes de que florezca, en verano, porque al florecer se pierden principios activos.

Cómo tomar melisa:

  • Infusión: sólo tienes que colocar un puñadito de hojas verdes frescas o secas en una taza, agregarle agua hirviendo y dejar reposar 15 minutos.
    Recomendamos tomar una dosis de 20 a 50 gramos por litro, 3 ó 4 veces diarias para problemas de tensión nerviosa, depresión o agotamiento nervioso. La misma dosis sirve para afecciones de estómago, indigestión o náuseas.
    La infusión caliente de las hojas de melisa o toronjil está indicada también para resfriados y gripes. También se puede utilizar una infusión diluida para los niños con varicela.
  • Loción: agrega 1 ml (20 gotas) de aceite esencial de melisa a 100 ml de aceite de jojoba y obtendrás una loción para aplicarse sobre la piel como repelente de insectos.
  • Aceite para masaje: para obtenerlo añade 5-6 gotas de aceite esencial a 15 ml de aceite de coco y aplícalo masajeando, para la depresión, tensión, asma o bronquitis; o con suaves toques sobre las llagas en cuanto aparezcan.
  • Crema: el aceite esencial diluido en crema o ungüento se puede aplicar sobre llagas, calenturas, heridas que no cicatrizan o picaduras de insecto.
  • Condimento: además de ser una planta medicinal, podemos usar melisa para cocinar, como condimento, gracias a su olor a limón. Sus  hojas se usan tanto frescas como secas, para aromatizar ensaladas, salsas, sopas, carnes y postres.

¿Necesitas refuerzos? Toma las vitaminas y los minerales que necesitas cada día0

Nuestro cuerpo necesita un aporte diario de vitaminas y minerales para su correcto funcionamiento, y es que los micronutrientes presentes en los alimentos son esenciales para la vida. Pero en ocasiones hay factores como el estrés o la dieta que son un obstáculo a la hora de garantizar esas necesidades nutricionales.

¿Quieres conocer las principales fuentes de vitaminas y minerales? Te presentamos una serie de alimentos muy ricos en vitaminas que te ayudarán a conseguir una dieta equilibrada.

Principales fuentes de vitaminas y minerales:

  • El escaramujo es el fruto del rosal silvestre. Suele ser de color rojo anaranjado, pero en algunas especies puede variar hasta el morado oscuro y el negro. Destaca por su riqueza en vitamina C, conocida por su potente acción antioxidante y potenciadora del sistema inmunológico. El escaramujo es comestible en crudo, en tisanas, y con él se elaboran jaleas, confituras y mermeladas.
  • La levadura de cerveza es una gran fuente de energía. Es rica en vitamina B y gracias a sus ácidos grasos insaturados también puede ayudarnos a combatir el exceso de colesterol malo. Además, es rica en selenio, un mineral indispensable con propiedades como antioxidante celular, reparador, antienvejecimiento y desintoxicante del organismo.
  • Los cítricos no sólo aportan Vitamina C, también proporcionan una serie de compuestos beneficiosos llamados bioflavonoides. La piel de la naranja o el limón es rica en bioflavonoides cítricos, que poseen gran actividad antioxidante y antiinflamatoria, son protectores del sistema cardiovascular, mejoran la irrigación en los pequeños capilares y son excelentes nutrientes para la piel.
  • El brócoli o brécol es una hortaliza de flor muy consumida en todo el mundo. Y no es de extrañar porque es un alimento muy saludable que nos aporta vitaminas y minerales que son muy necesarios para que gocemos de una buena salud. Es un vegetal con alto poder antioxidante, nutritivo y detoxificante que mejora el aspecto de la piel, alcaliniza la sangre regulando el Ph y posee glucosinolatos que son componentes anticancerígenos. La mejor forma de preparar el brócoli para aprovechar sus propiedades es cocinándolo al vapor o macerado con jugo de limón y aceite de oliva virgen extra.
  • La Alga Espirulina es un superalimento que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos. Aporta todos los nutrientes esenciales, además de antioxidantes, vitaminas y minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos.
  • La clorofila es un compuesto químico presente en las plantas, responsable de darles el color verde, además de ser clave para realizar el proceso de fotosíntesis, por el cual las plantas se nutren. Por ello, la clorofila es también conocida como “la sangre de las plantas” y su consumo tiene muchas propiedades para la salud. Contiene muchos antioxidantes, oxigena la sangre y depura el organismo por lo que se la considera como una sustancia “milagrosa”.
  • Betacaroteno: están presentes en frutas y verduras con pigmentos rojos, naranjas y amarillos, como la zanahoria, la calabaza, el melocotón o el albaricoque. El betacaroteno es la principal fuente de vitamina A, esencial para el crecimiento y desarrollo, el funcionamiento del sistema inmunitario y la vista. El betacaroteno, además, tiene propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer.

 Ayuda a tu cuerpo con complementos vitamínicos

¿Quieres asegurarte de que tomas la cantidad diaria recomendada de vitaminas y minerales? En estos casos, los complementos vitamínicos son un buen aliado, combinados con una dieta sana y equilibrada.

Manantial de Salud ha elaborado una fórmula muy completa, que cuenta con extractos naturales de levadura de cerveza, alga espirulina, clorofila, betacaroteno, brócoli, escaramujo y bioflavonoides cítricos. Además, se le han añadido oligoelementos esenciales como cobre, manganeso, cromo, molibdeno, inositol y colina.

Zumo multivitamínico de Manantial de Salud
Zumo multivitamínico de Manantial de Salud

Dormir bien con plantas relajantes0

Los trastornos del sistema nervioso están a la orden del día: imposibilidad de dormir bienansiedad, nerviosismo, depresión… Ya sabes que hay alimentos para fortalecer el sistema nervioso, que el ejercicio físico y el contacto con la naturaleza te ayuda a paliar estos desórdenes y que es importante encontrar momentos de relajación para realizar actividades placenteras. El equilibrio emocional es fundamental para nuestra salud global y ayuda a resolver las dificultades del día a día con más serenidad. En este artículo vamos a presentarte plantas relajantes y remedios para dormir.

Plantas relajantes para dormir bien

  • Flor de amapola (Papaver rhoeas). Sus pétalos contienen cierta cantidad de alcaloides isoquinolínicos, lo que le confiere unas propiedades ligeramente sedantes para tratar el nerviosismo y la ansiedad. También tiene propiedades hipnóticas que favorecen el sueño.
  • Lúpulo (Humulus lupulus). Es una planta relajante. Libera la tensión muscular. Se ha empleado tradicionalmente para tratar la inquietud, la ansiedad y para dormir bien.
  • Pasiflora (Passionaria incarnata). Su acción sedante la convierte en uno de los mejores remedios para dormir, ya que también favorece la relajación del organismo. Los tratamientos con pasiflora son prolongados, de 2 ó 3 semanas, si se quiere obtener un efecto terapéutico eficaz.
Pasiflora (Passionaria incarnata).
Pasiflora (Passionaria incarnata).
  • Espino blanco (Crataegus oxycantha). Sus propiedades sedantes actúan sobre el sistema nervioso simpático, responsable de preparar el cuerpo ante una situación de peligro o estrés. Es una planta especialmente indicada para tratar la ansiedad y para favorecer la conciliación del sueño.
Espino blanco (Crataegus oxycantha).
Espino blanco (Crataegus oxycantha).
  • Tila (Tilia platyphyllos). Dependiendo de la persona que la consuma, notará más sus efectos relajantes o somníferos. Es una planta ampliamente conocida para calmar la ansiedad y el estrés y para combatir el insomnio.
Flor de tilo (Tilia platyphyllos).
Flor de tilo (Tilia platyphyllos).
  • Amapola de California (Eschsholzia califórnica). Es una planta sedante utilizada para calmar estados nerviosos, reducir la ansiedad y tratar el insomnio severo ocasional. Ayuda tanto a conciliar el sueño como a evitar pesadillas y terrores nocturnos.
  • Valeriana (Valeriana officinalis). Su acción sedante relaja el sistema nervioso y el cerebro, aliviando el estrés, la ansiedad y los trastornos del sueño.
  • Aceite esencial de lavanda (Lavandula officinalis). Sólo oliéndolo a distancia ya te relajará y te aliviará la ansiedad. Añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda en la bañera te proporcionará un baño relajante y reparador. Dos gotas de este aceite esencial en el cuello del pijama o en la almohada favorecen la conciliación del sueño.
Lavanda (Lavandula officinalis).
Lavanda (Lavandula officinalis).

Más remedios naturales para tratar el insomnio

  • Melatonina. Tomada antes de acostarte, facilita la inducción al sueño y es especialmente útil en casos de cambios en los horarios (por ejemplo, personas que trabajan en diferentes turnos horarios) y de jet lag.
  • 5-HTP. El 5-hidroxitriptófano es un compuesto derivado del triptófano, neurotransmisor que participa en la regulación de los estados de ánimo y los patrones del sueño. Si lo tomas antes de ir a dormir, verás como mejoras la calidad del sueño, sobre todo en las fases REM (rapid eye movement).

Estas son unas breves descripciones de las principales plantas relajantes y remedios para dormir. Como siempre, te aconsejamos que acudas a tu herbolario de confianza para consultarle qué remedio natural es el más apropiado para ti. ¡Gracias por tu confianza!

Alimentos para fortalecer el sistema nervioso2

Cada vez son más frecuentes los casos de ansiedad, nerviosismo, insomnio, depresión y otras afectaciones del sistema nervioso. El equilibrio emocional es fundamental para conseguir y mantener un buen estado de salud. Una alimentación rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos insaturados favorece un buen desarrollo del cerebro y de sus funciones. Reforzar el sistema nervioso nos permitirá afrontar los inconvenientes del día a día con más claridad y nos será más fácil encontrar una solución. Pero hablemos de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso con más detalle y teniendo en cuenta las diferentes causas.

Nerviosismo

El nerviosismo es un estado de excitación en el que el sistema nervioso responde de forma exagerada a estímulos considerados normales. El tabaco, el alcohol, el café, las bebidas estimulantes y las drogas desequilibran el sistema nervioso y causan nerviosismo. En cambio, tomar un buen desayuno y comer a horas regulares ayuda a mantener los niveles adecuados de glucosa en sangre y evitará estados de irritabilidad. Estos cuatro alimentos también reducen el nerviosismo:

  • Avena: es una fuente de vitamina B1 y además contiene avenina, un alcaloide de suave acción sedante.
  • Germen de trigo: es rico en vitaminas del grupo B, necesarias para el equilibrio del sistema nervioso.
  • Lechuga: aporta vitaminas del grupo B y presenta una suave acción sedante.
  • Polen: es un alimento que fortalece el sistema nervioso.

Otros hábitos saludables para reducir el nerviosismo son dormir suficientemente y hacer deporte.

Fatiga intelectual

Las personas que estudian o tienen un trabajo intelectual intenso requieren ciertos nutrientes, que encontrarán en los cereales integrales y en los frutos secos oleaginosos.

  • Almendra: es un excelente alimento para el cerebro. Su proporción de minerales es la más adecuada para lograr el funcionamiento estable del sistema nervioso.
  • Nueces: mejoran el rendimiento intelectual. Son ricas en ácidos grasos esenciales que intervienen en el metabolismo de las neuronas. También son ricas en lecitina, fósforo y vitamina B.

Insomnio

Las cenas copiosas, aun siendo a base de alimentos sanos, pueden alterar el sueño. La hora de cenar debería establecerse un mínimo de dos horas antes de acostarse. A última hora sólo deberían tomarse tisanas sedantes. La miel ejerce un suave efecto sedante. Se puede tomar por la noche junto con infusiones de plantas relajantes como la pasiflora, la tila, la amapola o el lúpulo.

Una alimentación rica en hidratos de carbono favorece la síntesis del triptófano, un aminoácido que en el cerebro se transforma en serotonina, un neurotransmisor de acción sedante.

Estrés

El estrés se produce cuando los sucesos de la vida superan nuestra capacidad de afrontarlos. Sus repercusiones pueden afectar a todos los órganos y funciones del cuerpo. Sus efectos se concentran en el corazón, que se ve forzado a trabajar de manera más rápida; y en el sistema nervioso, que reduce su efectividad en otras funciones orgánicas, provocando por ejemplo una bajada de las defensas.

Hay alimentos que mejoran la adaptación al estrés, mientras que otros lo empeoran. Interesa aumentar la aportación de proteínas, hidratos de carbono, minerales como calcio, magnesio, potasio, vitaminas B y C y grasas insaturadas. Por el contrario, conviene evitar el alcohol, las bebidas estimulantes, el azúcar blanco y los alimentos refinados.

Receta equilibrante: sopa de avena

Ingredientes para 4 raciones:

  • 100 gramos de copos de avena.
  • 50 gramos de avellanas peladas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 ¼ litros de caldo de verduras (sin sal).
  • Sal (opcional).

Preparación:

  • Pelamos y picamos los ajos. También trituramos las avellanas.
  • Ponemos en una olla el caldo de verduras y la sal. Cuando rompa a hervir, le añadimos los copos de avena, las avellanas y los ajos.
  • Tiene que hervir durante 15 minutos.
  • La sopa de avena debe servirse bien caliente.
La avena es uno de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso.
Sopa de avena. Este cereal es uno de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso.

La sopa de avena tiene múltiples beneficios. La avena es uno de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso, dada su acción sedante. Esta receta también es ideal para el sistema cardiovascular: no contiene colesterol, es baja en sodio (si no añadimos sal) y en grasa, y proporciona una buena cantidad de fibra. La sopa de avena también es beneficiosa para el aparato digestivo, por la acción suavizante de la avena, tanto sobre el estómago como sobre el intestino.

Aprende a gestionar el estrés0

El estrés es un conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción ante una situación que percibe como amenazante. El lado bueno del estrés es que nos mantiene activos y nos ayuda a poner en marcha nuevos recursos, incrementando así nuestra autoestima y posibilidades de éxito.

El problema aparece cuando la causa del estrés se prolonga en el tiempo. El cuerpo intenta adaptarse y se esfuerza de manera constante para mantener el equilibrio hasta que acaba agotado. La reacción ante una determinada circunstancia varía de persona a persona e incluso puede ser distinta en un mismo individuo en diferentes periodos de su vida. Los factores estresantes pueden ser de cualquier tipo: el entorno laboral, un nuevo jefe, un nuevo puesto de trabajo, los problemas familiares, una separación, una mudanza, un fallecimiento, una enfermedad… ¡Incluso las fiestas navideñas originan estrés!

Gestionar el estrés de manera natural
El lado bueno del estrés es que nos mantiene activos y nos ayuda a poner en marcha nuevos recursos, incrementando así nuestra autoestima y posibilidades de éxito.

El estrés continuado puede conllevar problemas de salud

Ya hemos dicho que las consecuencias negativas aparecen cuando el estrés se presenta con demasiada frecuencia o se prolonga en el tiempo. Es entonces cuando tiene efectos en nuestra salud.

  • Respuestas psicofisiológicas. El aumento de la tasa cardíaca, de la presión sanguínea o de la respiración son ejemplos de respuestas que se desencadenan de manera involuntaria.
  • Trastornos emocionales. El estrés puede generar ansiedad, depresión, impaciencia, frustración, insomnio, nerviosismo, trastornos alimenticios, pérdida del sentido del humor, del apetito y de la memoria, fatiga y dolores y contracturas musculares.
  • Trastornos físicos graves. Si el estrés persiste puede originar alteraciones cardíacas y enfermedades inflamatorias, deprimir el sistema nervioso  y producir alteraciones metabólicas, por citar algunos ejemplos.

¡Gestiona el estrés de manera natural!

El hecho de aprender a gestionar el estrés es esencial para nuestra calidad de vida. En las siguientes líneas te proponemos cuatro maneras de lograrlo.

  • Hábitos de vida saludables: sal a pasear, practica algún deporte, mantén relaciones gratificantes y haz ejercicios de relajación. Contribuirás a mejorar tu mundo emocional.
  • Flores de Bach. La terapia floral del Dr. Edward Bach no es un tratamiento para dolencias particulares. Sin embargo, como nuestro cuerpo responde de manera positiva o negativa al modo que pensamos o sentimos, al ayudarnos a sentir más positivamente, nuestro cuerpo tendrá la oportunidad de responder de forma igualmente positiva.
  • Aceites esenciales. Además de aliviar los síntomas físicos que suelen manifestarse en situaciones de estrés, nos ayudarán a recuperar la calma. Algunos aceites esenciales para combatir el estrés y restablecer el equilibrio son la mejorana, la mandarina, la bergamota, la lavanda, la manzanilla romana, el naranjo amargo y la ravintsara.
  • Triptófano. Es un aminoácido esencial poco abundante en los alimentos. Es el precursor de la serotonina, el neurotransmisor que estabiliza el estado de ánimo, combate la depresión y facilita un sueño reparador. La serotonina también ayuda a estabilizar la hiperactividad infantil, reduce el estrés, es beneficiosa para el corazón y contribuye a controlar el peso (al reducir el apetito y la ansiedad por comer). El triptófano se obtiene sólo a través de la alimentación y abunda en los huevos, el amaranto, la leche, los cereales integrales, el chocolate, la avena, los dátiles, las semillas de sésamo, los garbanzos, las pipas de girasol, las pipas de calabaza, los cacahuetes, los plátanos, la calabaza y la alga espirulina. Si tu dieta no incluye la cantidad suficiente de estos alimentos, puedes presentar una deficiencia de triptófano y, por lo tanto, corres mayor riesgo de padecer estrés. Con todo, también puedes tomar triptófano como complemento alimenticio.

Rhodiola rosea: mejora tu resistencia física y di adiós al estrés9

La Rhodiola rosae (Rhodiola rosae L., Crassulaceae) –o hierba rhodiola– es una planta medicinal cuya raíz aromática se ha utilizado durante siglos para tratar la fatiga y la mala resistencia física, los desórdenes del sistema nervioso, las infecciones e incluso para estimular la fertilidad. La Rhodiola rosae crece en las regiones más frías de Europa y Asia y en las zonas alpinas de altura.

Históricamente, los vikingos usaban la Rhodiola rosae para estimular la fuerza y la resistencia física. En la actualidad sigue siendo en el norte de Europa donde el uso de la Rhodiola rosae está más extendido. Sólo en Escandinavia se han vendido más de 400 millones de dosis de Rhodiola rosae en los últimos 20 años.

Rhodiola rosae
La Rhodiola rosae tiene propiedades antidepresivas: mejora el insomnio y la inestabilidad emocional.

Principales usos de la Rhodiola rosae

  • La Rhodiola rosae está indicada contra la fatiga y en estados de convalecencia. Es especialmente útil en estados asténicos: en casos de poca energía, debilidad, susceptibilidad ante el estrés físico y emocional y capacidad de placer disminuida.
  • Está clasificada como una planta adaptógena, es decir, que protege el organismo frente a un amplio rango de factores estresantes haciendo que causen el mínimo impacto.
  • La Rhodiola rosae actúa como estimulante y sedante del sistema nervioso central y, por consiguiente, tiene efectos anti-estrés. Incrementa la capacidad de concentración y la función cognitiva en general, la energía y resistencia física, mental y sexual, sobre todo bajo situaciones de estrés.
  • Es útil en pacientes con el sistema inmune disminuido y en deportistas, ya que posee propiedades ergogénicas: incrementa el rendimiento físico, especialmente la resistencia.
  • La Rhodiola rosae mejora la respuesta del organismo frente a influencias externas perjudiciales como patógenos, contaminantes y estresantes ambientales, ya que refuerza la función tiroidea, del timo y adrenal.
  • Posee propiedades antidepresivas para pacientes con depresión leve o moderada. También mejora síntomas específicos como el insomnio, la inestabilidad emocional y los niveles de somatización. Además, no tiene efectos secundarios.
  • La Rhodiola rosae también evita que el estrés afecte el sistema cardíaco, previene las arritmias y tiene cierta capacidad antioxidante y anticancerígena.

Foto: Alpine Garden Society

Marta Martínez: “Gestionar el estrés es recuperar la integridad para tener más calidad de vida”0

Marta Martínez es licenciada en Psicología desde 1983. Por su forma de entender al ser humano se formó en terapia humanista Gestalt, bioenergética, arteterapia, movimiento y, actualmente, coach sistémico. Ahora colabora con Manantial de Salud impartiendo talleres psicoeducativos en Inteligencia EmocionalGestión del Estrés y con terapias individuales como psicóloga.

Como psicóloga perteneces a la llamada “línea Humanista”. ¿Porqué decides seguir esta corriente?

Mi primera experiencia con la psicología empezó verdaderamente cuando recibí mi primera época de terapia en la línea psicoanalista. Más tarde tuve la suerte de ser invitada a una “dinámica de grupo alternativa”. Esta experiencia me cautivó. Fue un primer contacto con la Psicología Humanista Rogeriana y la Gestalt. Fue entonces cuando me pude decir a mi misma: ”Así entiendo yo al ser humano: mente, emociones, cuerpo, contacto, encuentro con el terapeuta”. Me sentí vista. Cuidada. Comprendida. Y desde entonces he seguido formándome en la línea Gestaltica”.

El oficio de psicoterapeuta necesita de tiempo de vida: atravesar el dolor muchas veces, autoconocerse, formarse, viajar, encontrar respuestas, crecer, aprender de los maestros, seguir haciéndose preguntas y, en definitiva, ser una persona más integra. Y desde 1994 estoy trabajando en consulta privada y en colaboración con otros compañeros.

En noviembre empezarás a impartir un taller de técnicas antiestrés en Manantial de Salud. ¿Por qué un taller sobre este tema?

Porque el estrés forma parte inevitable de nuestra vida, tanto si sentimos dolor físico como psicoemocional. También el momento actual hace sentir al ser humano, de alguna manera, en peligro de extinción, y como mecanismo de defensa las personas se desconectan de sí mismas, perdiendo entonces la posibilidad de encontrar caminos de solución. Entonces el ser humano se aísla y le cuesta mantener o restablecer el contacto con lo demás. El objetivo de un taller de gestión del estrés es recuperar la integridad para tener más calidad de vida.

Marta Martínez, psicóloga.
Marta Martínez, psicóloga. Imparte talleres de inteligencia emocional y de gestión del estrés.

¿Qué herramientas utiliza la psicología humanista para trabajar el estrés?

Utiliza  terapias de tercera generación. Esto quiere decir que se combinan todo el conocimiento de la mente humana explorado hasta ahora, tanto a nivel emocional como cognitivo, y que se añade además toda la percepción corporal y la implicación del propio individuo en su proceso de sanación y curación. Entonces el terapeuta es un acompañador y el cliente se vuelve el protagonista de su curación.

Las herramientas que utiliza son:

  • Conciencia corporal.
  • Sentir las emociones.
  • Captar los pensamientos.
  • Aprender nuevas técnicas de respiración fáciles.
  • Elementos de la técnica de Mindfulness.
  • Meditación guiada o visualizaciones creativas.
  • Ejercicios de automasaje. Estiramientos prácticos.
  • Y aromaterapia, como apoyo para producir emociones constructivas.

¿Qué es el Mindfulness?

El mindfulness es una técnica antiestrés surgida en un hospital universitario en Massachusetts por el doctor Jon Kabat-Zinn. Se basa en enfocar la mente en el aquí y ahora. A esto se le llama conciencia plena o atención plena.

¿Qué podemos conseguir con el conjunto de técnicas antiestrés?

Para reducir y manejar el estrés se requiere que estemos presentes. Sólo cuando estamos en el presente podemos optimizar nuestra capacidad de:

  • Encontrar espacios de quietud, autorregulación y autocuidado.
  • Responder, en vez de reaccionar ante la amplia variedad de demandas.
  • Observar nuestros hábitos como generadores del estrés/sufrimiento.
  • Reconocer claramente el estrés/los estresores.
  • Ser conscientes de la interacción mente-cuerpo y su influencia en los procesos de salud/enfermedad.
  • Reconocer los estilos de comunicación que obstaculizan o abren nuevas vías de diálogo.
  • Desarrollar la empatía.
  • Y mejorar la forma en que manejamos las emociones ante situaciones complejas.