Esencias de invierno: aromaterapia para prevenir afecciones respiratorias0

La difusión de aceites esenciales nos permite crear un entorno armonioso con nuestro estado emocional. Con la aromaterapia también purificamos y desodorizamos el ambiente. Las esencias de invierno son aquellas que destacan por sus propiedades anti-infecciosas, inmunoestimulantes, antivirales y tonificantes para prevenir y tratar las afecciones respiratorias de esta estación.

Para la difusión de las esencias de invierno podemos utilizar un quemador de aceites esenciales. Después de llenar el receptáculo con agua, hay que añadir 3 o 4 gotas de la esencia de invierno que hayamos elegido. Así evitamos quemar directamente el aceite esencial y sólo se calienta para favorecer sus dispersión. Otro tipo de vehículos utilizados en aromaterapia son los difusores de esencias, los cuales dispersan en el ambiente gotas minúsculas de aceite esencial para que puedan ser inhaladas para conseguir el efecto deseado. En este artículo te presentamos cuatro esencias de invierno: eucaliptus radiata, romero, pino silvestre y ravintsara.

Esencias de invierno: romero, eucaliptus...
Esencias de invierno: romero, eucaliptus…

Eucaliptus radiata (Eucalyptus radiata)

El eucaliptus pertenece a la familia de las mirtáceas. Originario de Australia, es un árbol que puede alcanzar los 30 metros de altura. Sus hojas jóvenes son redondeadas y sus hojas adultas, estrechas lanceoladas. El aceite esencial de eucaliptus radiata se obtiene mediante destilación de las hojas. Tiene un olor suave y agradable. Las moléculas aromáticas más abundantes son el 1,8-cineol y el α-terpineol. Es ideal para toda la familia, incluso para los niños.

El aceite esencial de eucaliptus es recomendable para prevenir y tratar trastornos invernales. En difusión contribuye a disminuir considerablemente los riesgos de contagio. Entre las esencias de invierno, este aceite esencial es conocido por sus propiedades anticatarrales, expectorantes, antivirales, inmunoestimulantes, antibacterianas y vigorizantes.

Romero (Rosmarinus officinalis)

El romero es una planta vivaz, de hoja verde grisácea en forma de aguja, con flores blancas-azuladas. El aceite esencial de romero se obtiene por destilación de la sumidad florida. Entre las esencias de invierno destaca por su aroma intenso, fresco y herbal.

El aceite esencial de romero tiene propiedades antibacterianas, fungicidas, anticatarrales, expectorantes y mucolíticas. Está especialmente indicado en casos de infección respiratoria con congestión mucosa, como sinusitis, catarro bronquial y congestión pulmonar.

Pino silvestre (Pinus sylvestris)

El pino silvestre se encuentra ampliamente distribuido en Europa y Asia. Es un árbol perennifolio, con hojas aciculares rígidas que miden de 3 a 10 centímetros. El aceite esencial de pino silvestre se obtiene de la destilación de las agujas. Es una esencia de invierno rica en pineno y limoneno.

El aceite esencial de pino silvestre destaca por su actividad antibacteriana, antiséptica respiratoria, descongestionante y balsámica. Se emplea para combatir la gripe y la tos, en particular en forma de inhalaciones. También es de gran utilidad en caso de rigidez muscular y reumatismo aplicado sobre la zona afectada.

El aceite esencial de pino silvestre combina bien con los aceites esenciales cítricos, maderas, herbales y resinas, si es que se quiere utilizar esta esencia de invierno para purificar el ambiente.

Ravintsara (Cinnamomum camphora qt cineol)

Es un árbol originario de Madagascar, que crece silvestre en los bosques tropicales y que puede alcanzar los 15 metros de altura. Las hojas de ravintsara son ovales, alternas, coráceas y largas, resistentes y brillantes por la parte superior. De la destilación de las hojas obtenemos el aceite esencial de ravintsara. Sabineno, 1,8-cineol y α-terpineol son sus moléculas aromáticas más destacadas.

El aceite esencial de ravintsara presenta una potente actividad antiviral y antibacteriana, inmonoestimulante, expectorante y vigorizante. Numerosos estudios avalan la eficacia de esta esencia de invierno en casos de infecciones virales de todo tipo, deficiencia inmunitaria, bronquitis y como tónico en casos de fatiga.

¿Cómo utilizaremos las esencias de invierno?

Otras alternativas a la difusión ambiental de esencias son la realización de vahos y el masaje. Para realizar vahos, hay que añadir 2 o 3 gotas en un recipiente con agua a punto de ebullición. Al hacer las inhalaciones se deben mantener los ojos cerrados para evitar posibles irritaciones.

Para hacer el masaje se deben diluir las gotas de aceite esencial de pino silvestre en un aceite vehicular (el más utilizado es del almendras dulces). Para calcular la proporción se debe dividir el volumen del aceite vehicular entre 2, si se quiere lograr una dilución normal (2,5% de AE), o entre 4, si se busca una dilución débil (1% de AE). Por ejemplo, para preparar 20ml de una mezcla al 2,5% de AE de pino silvestre en aceite de almendras dulces, mezclaremos en 20 ml de aceite de almendras / 2 = 10 gotas de aceite esencial de pino silvestre.

Artículos relacionados:

Aromaterapia en primavera

Eucalipto: un aliado para el sistema respiratorio0

El eucalipto es un árbol de la familia de las mirtáceas originario de Australia. Su aceite esencial –extraído de las hojas, ramas adultas y frutos– hace del eucalipto una de las plantas más valoradas para tratar enfermedades del sistema respiratorio, puesto que permite respirar mejor, alivia la tos seca y favorece la eliminación de mucosidad.

El aceite esencial de eucalipto está compuesto en sus tres cuartas partes por eucaliptol. También contiene taninos, ácido elágico y ácido gálico, así como un 2,5% de eucaliptina, una sustancia con efectos bacteriostáticos (inhibe el crecimiento de bacterias). El aroma a madera, alcanforado y limpio del aceite esencial de eucalipto es penetrante, balsámico y antiséptico.

El eucalipto y sus propiedades para tratar problemas respiratorios

El eucalipto es una de las plantas más apreciadas para tratar patologías del aparato respiratorio debido a los beneficios que aporta su aceite esencial:

  • Reduce las inflamaciones y permite respirar mejor.
  • Estimula la secreción de saliva y alivia la tos seca.
  • Ayuda a eliminar la mucosidad.
  • Destaca por sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antibacterianas, que le vienen dadas por el eucaliptol.
  • Tiene propiedades antisépticas (reduce la capacidad de infección de los microorganismos) y balsámicas, que aportan bienestar.

Cómo utilizar el aceite esencial de eucalipto

  • Unas gotas de aceite esencial de eucalipto en un bol con agua caliente nos reportará un ambiente limpio y libre de gérmenes infecciosos.
  • En casos de sinusitis o rinitis, los vahos con agua de eucalipto o aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a descongestionar y respirar mejor. Si añadimos al eucalipto unas flores de malva y raíz de malvavisco, el efecto positivo mejorará debido a la acción emoliente de estas plantas.
  • Una fricción en el pecho o espalda con aceite esencial diluido tiene un efecto balsámico y expectorante que estimula las células secretoras de la mucosa bronquial.

El aceite esencial de eucalipto debe utilizarse siempre diluido, a dosis entre el 3% y el 5%. En personas con problemas de alergias, hay que realizar primero una prueba de sensibilidad antes de usar este aceite esencial. Combina muy bien, potenciando sus propiedades, con aceites de lavanda, romero, enebro, cedro, benjuí y pino.

Eucalipto y problemas respiratorios (tos, mucosidad)
El eucalipto también es un poderoso desinfectante ambiental.

Otros usos externos del aceite esencial de eucalipto

  • Las fricciones realizadas con aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a mitigar el dolor de articulaciones afectadas por reumatismo, artrosis, dolores musculares o distensiones.
  • Es efectivo como desinfectante en casos de herpes o picaduras de insectos.
  • Es un poderoso desinfectante ambiental.

El eucalipto: de Australia al resto del mundo

Si bien decíamos al principio que el eucalipto es originario de Australia, lo cierto es que, debido a su rápido crecimiento, se ha aclimatado a toda la cuenca mediterránea, América del sur y amplias zonas de Asia, hasta llegar a competir ecológicamente con numerosas especies autóctonas. Existen más de 130 especies de eucalipto. Las más conocidas en nuestra flora son el Eucaliptus globulus, el Eucaliptus citriodora y el Eucaliptus radiata.

Foto: www.fotoszonasur.com.ar