Propósitos de Año Nuevo: hacer ejercicio0

Llevas una vida sedentaria. A menudo notas contracturas y otras molestias. Tu ritmo de vida es estresante. Y, por si fuera poco, has aumentado de peso en las Fiestas Navideñas. ¿Verdad que ya hace tiempo que vienes pensando en que deberías hacer ejercicio? Pues ha llegado el momento en que hacer deporte se convierta en un propósito para este Año Nuevo.

Resérvate unos momentos cada semana para la práctica deportiva. Cuando veas que te sientes mejor, esos momentos se convertirán en imprescindibles y querrás ampliarlos. Quizás notes que todo tu organismo funciona mejor porque has eliminado toxinas. Te sentirás bien porque has quemado grasas y has bajado peso. Tu sistema músculo-esquelético también se beneficiará: poco a poco desharás esas contracturas y desaparecerán los dolores. Hacer ejercicio, además, te ayudará a gestionar el estrés (mens sana in corpore sano) y rendirás más en tu quehacer diario.

hacer ejercicio
Consejos para hacer ejercicio

¿Por dónde empiezo?

En el post Cómo empezar a hacer deporte ya te hacíamos algunas recomendaciones y dábamos una breve explicación sobre diversas prácticas deportivas. Lo más importante es que se adapten a tus aptitudes personales, a tu edad y a tu nivel de forma. ¡Hay que tener cabeza!

Si hace tiempo que no practicas ningún deporte, seguramente antes de empezar a correr tendrás que salir unas semanas a caminar 30 minutos cada día a un ritmo rápido. Quizás al cabo de 15 días puedas empezar a correr suavemente y después ya irás incrementando la intensidad.

Es importante que estires antes y después de hacer un ejercicio intenso. Es la mejor manera de prevenir lesiones. Otra buena opción para no correr ese riesgo es optar por la natación. Es un deporte muy completo, beneficioso para toda la cadena muscular e ideal para aliviar los dolores de espalda.

Si practicas deporte intenso (running, bicicleta, deportes de competición, actividades guiadas en el gimnasio, etc.), sobre todo en épocas de calor, es necesario hidratarse bien, bebiendo agua, bebidas isotónicas o agua de coco. Si prefieres un ejercicio más suave, existen opciones como el pilates, el yoga o el tai-chi.

Suplementos alimenticios para realizar deporte

También te aconsejamos una serie de complementos de gran utilidad si haces ejercicio físico:

  • Colágeno con magnesio y vitamina C. En cápsulas o en polvo, puede ser un buen aliado para tus articulaciones y musculatura si realizas deporte regularmente. Para evitar un desgaste prematuro de las articulaciones, tómalo como preventivo antes de notar molestias.
  • Cartílago de tiburónContiene sulfato de condroitina y glucosamina. Protege las articulaciones y mejora su movilidad, además de reducir la inflamación y el dolor.
  • Si sueles sufrir tendinitis, tomar silicio reforzará tus músculos y tendones y a la larga notarás que también fortalece tu cabello y tus uñas.
  • Polen. ¡Que no te falte la energía! Si después de la jornada laboral practicas deporte, toma polen por la mañana y al mediodía para no acabar agotado.
  • L-carnitiva. Si quieres definir tu musculatura y perder grasa corporal, toma carnitiva antes de tu práctica deportiva.
  • Agua de coco. La restauración completa de líquidos y electrolitos tras el ejercicio físico es fundamental para el rendimiento y la recuperación del tono muscular. Para conseguir una correcta hidratación después de un entrenamiento exigente (largo e intenso, con temperaturas o humedad extremas…) es necesario recurrir a las bebidas isotónicas, con una composición en electrolitos equivalente a los líquidos perdidos. El agua de coco se ha convertido en una alternativa a las bebidas específicas para deportistas por su bajo contenido calórico y por su aporte natural de agua y electrolitos.
  • Alcohol vitaminadoEs un macerado de plantas tradicionalmente empleadas por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor: árnica, harpagofito, hipérico, lavanda y romero. Esta loción de uso externo tonifica la musculatura y favorece la recuperación tras el ejercicio.

Energía positiva: Lúcuma2

La lúcuma es el fruto del lúcumo (Pouteria lúcuma), un árbol frutal originario de los valles interandinos ubicados en Perú. Es una fruta muy apreciada en la gastronomía peruana: era la fruta ancestral de los incas aunque en la actualidad se cultiva en diversos países del mundo, entre ellos Bolivia, Costa Rica, Hawaii, México y Chile.

La lúcuma es de color marrón y su pulpa es de color amarillo intenso, con un sabor que recuerda al jarabe de arce. A partir del fruto se obtiene una harina no perecedera, muy dulce y nutritiva, que se utiliza en la elaboración de postres, pasteles, helados y batidos. El helado de lúcuma es el más consumido en Perú, por delante del helado de chocolate o el de fresa.

Lúcuma, la fruta de los incas
Lúcuma, la fruta de los incas

Pero realmente su fama se debe a los recientes descubrimientos sobre sus enormes cualidades nutritivas y medicinales.

Propiedades y beneficios de la lúcuma

  • Fuente de carbohidratos, fibra, minerales (hierro, potasio, fósforo y calcio) y vitaminas (beta-carotenos, vitamina B3 y vitamina C), sustancias clave para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Por su alto contenido en niacina (vitamina B3), se recomienda el consumo de lúcuma en caso de depresión ya que colabora muy eficazmente en el metabolismo de las proteínas y en el proceso de producción de energía corporal.
  • Diferentes estudios han demostrado también que la niacina ayuda a regular el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre. Por ello, es de vital importancia en casos de obesidad o enfermedades cardiovasculares.
  • Ayuda a aumentar los niveles de hemoglobina en sangre.
  • El beta-caroteno que aporta la lúcuma tiene una importante actividad antioxidante y protectora celular. Contribuye a la buena salud de piel, vista, mucosas y sistema inmunitario.
  • Extraordinario energizante natural que proporciona vitalidad para afrontar nuestra actividad diaria

De su fruto seco se obtiene un polvo que se denomina el “oro de los incas”, libre de gluten e índice glucémico bajo, que podemos usar como endulzante.

También combina muy bien con otras frutas como el mango, la papaya, la piña o el plátano. La tomaremos mezclando 2 cucharadas soperas de lúcuma, sola o acompañada de otra fruta, en un vaso de agua, leche o zumo y lo batiremos. Así tendremos un fabuloso licuado altamente nutritivo, energético y saludable para empezar un nuevo día con excelente humor y vitalidad.

Acai: un superalimento antioxidante y energizante2

El acai es considerado un superalimento por su poder antioxidante y antiaging, por contribuir a la salud cardiovascular y por aportar energía al instante. Es, de hecho, el fruto de una especie de palmera (Euterpe oleracea) nativa de América del Sur y ampliamente extendida en las selvas amazónicas. Crece en terrenos pantanosos y el árbol puede alcanzar hasta los 20 metros de altura. Sus frutos, los acai, aparecen en los periodos más secos, de septiembre a diciembre. Son de un color verde y, al madurar, se vuelven de un color púrpura parecido a la uva negra o a los arándanos. Estos frutos son pequeños, pesan entre 1 y 2 gramos, y en su interior se encuentra la pulpa, de gran valor nutritivo. Muchos pueblos de Brasil tienen la tradición gastronómica del acai (açai, en portugués) desde hace siglos. Su consumo data de la época precolombina.

El intenso color violáceo del acai es debido al alto contenido en pigmentos de estas frutas y que nuestro organismo aprovecha como antioxidantes. También contiene vitaminas (especialmente vitamina C), fitoesteroles y ácidos grasos omega-9. El calcio que se encuentra en la pulpa está en una proporción similar a la que encontramos en la leche. Su alto contenido en potasio y bajo en sodio lo convierten en un diurético natural.

El acai es rico en taninos, sustancia que le da un sabor astringente. Así estos frutos se protegen de ciertos pájaros depredadores que no los pueden digerir. En cambio, el organismo humano es capaz de emplear estos taninos como compuestos antioxidantes. Aunque no hay estudios que lo avalen, popularmente se atribuye a este fruto propiedades estimulantes y antiinflamatorias.

El acai en la dieta deportiva

La cultura del consumo del acai es conocida sobre todo en el mundo del deporte y es un superalimento imprescindible en la dieta de muchos deportistas por diferentes motivos:

  • Aporta mucha energía: contiene más grasa que el aguacate.
  • Contiene azúcares para proporcionar energía al instante.
  • Posee omega-9, un destacado ácido graso para la salud cardiovascular.
  • Aporta proteínas de alto valor biológico.
  • Tiene un alto contenido en potasio y oligoelementos.
  • El poder saciante del zumo, sus propiedades cardiovasculares y su poder antioxidante hacen de esta fruta un complemento ideal en las dietas para perder peso.

La pulpa de acai contiene tanta fibra como azúcar, lo que contribuye a una lenta absorción de los mismos, aportando saciedad. Su contenido en flavonoides (especialmente antocianas) es superior al de cualquier otra fruta. Además es rico en zinc, mineral antioxidante poco común en otras frutas.

El acai se puede tomar directamente como fruta, en forma de zumo y en forma de helado. En Brasil es típico el helado de acai con guaraná (otra fruta energizante amazónica). Aquí podemos tomar una cucharada de postre de pulpa en el desayuno. Así dotamos al organismo de material antioxidante y de ácidos grasos beneficiosos para la salud y, además, ¡empezamos el día con energía!